Cannabis. Regulación Propuesta por Morena

Comparte este artículo:

El 1° de octubre de 2019, el coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, Mario Delgado Carrillo, presentó la Iniciativa de proyecto por la que se expide la Ley General para el Control de Cannabis, así como la reforma, adición y derogación de diversas disposiciones de la Ley General de Salud, el Código Penal Federal y la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios.

Dicha iniciativa será sujeta al proceso legislativo federal, reabriendo con ello el debate entre la sociedad mexicana y la necesidad de aplicar un modelo de control legal en las actividades relativas al cannabis.

A través de la expedición de la Ley General para el Control de Cannabis, se busca regular las actividades relativas al cultivo, producción, distribución y venta de cannabis y sus derivados para usos personales, terapéuticos, médicos y científicos, además de su control sanitario; lo anterior, mediante la apertura de un mercado lícito.

Con ello, grosso modo se establecen aspectos específicos como el autocultivo, el mercado de precios y ventas, las licencias de cultivo y producción, los usos medicinales que se darán al cannabis, sus fines terapéuticos, las autoridades encargadas de realizar las inspecciones y verificaciones, así como las sanciones administrativas que pueden aplicarse por su incumplimiento, mismas que serán independientes de aquéllas constitutivas de delitos.

Asimismo, destaca la creación de la Cannsalud, como empresa del Estado, encargada de tener el monopolio en la compra al mayoreo del cannabis y sus productos, su análisis, su autorización exclusiva de venta a la industria farmacéutica para la producción de medicamentos y la venta a los franquiciatarios, quienes a su vez venderán a menudeo.

En virtud del modelo propuesto, considero atinados los fines que persigue la Ley General para el Control de Cannabis.

Esto, pues encuentra sustento en tres vertientes fundamentales, a saber: i) proteger el derecho a la salud como un objetivo que legítimamente puede perseguir del Estado, evitando se restrinja el acceso a tratamientos y/o medicamentos derivados del cannabis que pueden implicar un cambio significativo en la salud y la persona; ii) salvaguardar el derecho al libre desarrollo de la personalidad mediante su autoconsumo; y iii) combatir la violencia propiciada por grupos delincuenciales que lucran con su tráfico y venta.

Tal regulación no solo puede dar pauta a la reglamentación constante y directa del mercado del cannabis, sino también a la creación de nuevas fuentes de empleo, sumándose los beneficios fiscales que pueden derivar, como es la previsión que el 25% de lo recaudado del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios deberá destinarse a programas sociales en los municipios y comunidades en los que se hubiere realizado la erradicación de cultivos de cannabis durante los últimos 50 años.

Asimismo, estimo acertado que se adecuen las normas al entorno social y se atiendan los criterios emitidos por el Poder Judicial de la Federación, en los que se ha determinado la responsabilidad del Poder Legislativo de crear políticas públicas que den pauta a garantizar el derecho fundamental de los mexicanos al libre desarrollo de la personalidad y su relación con el consumo de la marihuana y sus derivados, lo cual incluye su adquisición, cultivo, preparación y consumo; tal y como fue señalado en el comunicado número 092/2018 de 4 de julio de 2018, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Por todo lo anterior, mediante su intervención, la bancada de MORENA en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, acertadamente busca regular un mercado que ha sido manejado por criminales, atribuyendo potestades al Estado como órgano regulador directo en la producción y venta del cannabis.

Situación, que traería beneficios en materia de salud, derechos humanos y en los índices de violencia del país.

Va Samuel en contra de ‘Gasolinazo’

Comparte este artículo:

El senador por Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, presentó una iniciativa para eliminar los impuestos que han aumentado los precios de las gasolinas, es decir, eliminar el gasolinazo.

Ante el alto costo de los combustibles que han llegado a 21 pesos por litro afectando la economía de las familias mexicanas que destinan hasta una quinta parte de sus ingresos en transporte, García planteó la derogación de la fracción D del artículo 2 de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios.

“El salario mínimo hace seis años que estaba en 62 pesos alcanzaba para pagar 5 litros de gasolina, hoy a pesar de que ha aumentado a casi 90 pesos, solamente nos alcanza para 4, es decir, perdimos un litro. Todo esto cobra relevancia ya que para la mayoría de las familias mexicanas el costo de transporte, según la encuesta nacional de ingresos y gastos de los hogares, detalla que el mexicano promedio, la familia promedio gasta 19.3 por ciento de sus recursos, es decir una quinta parte se va al pago de combustibles, vía transporte.

“Por eso conscientes de la economía de las familias mexicanas y que las familias gastan una quinta parte de nuestro recursos en gasolina es que proponemos a esta soberanía un proyecto para derogar el inciso D fracción primera del artículo 2 de la ley del IEPS, yo quisiera en un plano de congruencia, solicitar, ya viene el paquete fiscal, si no eliminamos o derogamos esta fracción será imposible hacerlo posteriormente en la ley de ingresos y será imposible darle reversa al gasolinazo.

García Sepúlveda exhortó a los legisladores a respaldar la iniciativa en congruencia con sus promesas de campaña, incluyendo al partido del Presidente electo de México.

“Este debe ser en un acto de congruencia debe ser la primer reforma que hagamos al paquete fiscal 2018”, agregó.

La iniciativa tuvo el respaldo de senadores de la mayoría de los partidos, incluyendo legisladores de Morena y todos los integrantes de la bancada del PAN, destacando el apoyo de Miguel Ángel Mancera, del PRD, y Emilio Álvarez Icaza, senador independiente.

De aprobarse la reforma los precios de la gasolina regresarían a como estaban en 2012, ya que en promedio desde ese año aumentaron en predio un 82 por ciento.

“Durante los últimos seis años, en México los precios de las gasolinas se incrementaron en más de un 80 por ciento. Para los consumidores el costo de los combustibles prácticamente se duplicó, pues mientras en diciembre del 2012 por cada litro de gasolina Magna pagaban 10.81 pesos, ahora, en el mes de agosto del 2018 pagan 19.39 pesos, lo que representa un incremento de 79 por ciento.

“A su vez, la gasolina Premium pasó de 11.37 pesos por litro a 20.89, lo que representa un incremento de 84 por ciento y el diésel pasó de 10.90 pesos a 20.09, aumentando también un 84 por ciento. Así, en el sexenio de la publicitada reforma energética, en promedio el precio de las gasolinas en nuestro país aumentó un 82 por ciento”.