SCJN desecha impugnación del INE a la “Ley Bonilla”

Comparte este artículo:

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha desechado la acción promovida por el Instituto Nacional Electoral (INE) en contra de la Ley Bonilla. Fernando Franco González Salas, el ministro que se está encargando actualmente de analizar el tema en discusión, ha señalado que según afirma la Constitución, “los órganos autónomos, como los es el INE, no están legitimados para promover este tipo de juicios ante la Corte, a menos que se trate de una invasión directa a su esfera de competencias”.

A pesar de que el INE estuviera consciente de este impedimento, el juicio fue promovido, argumentando hacer “valer sus facultades constitucionales implícitas, considerando que el recurso ante la SCJN se inscribe en su función de mantener un Estado democrático, como rector de los procesos electorales a nivel nacional y garante del sufragio secreto, efectivo, libre, informado y directo.”

Al terminarse el plazo para impugnar la Ley Bonilla ante la Suprema Corte, solo fueron admitidas a trámite seis de las acciones de inconstitucionalidad, “promovidas por partidos políticos nacionales y locales, más una controversia, interpuesta por el gobierno saliente de Baja California”.

 

(Con información de La Jornada)

Olga Sánchez Cordero

Comparte este artículo:

Por mera congruencia jurídica, Olga Sánchez Cordero debe renunciar como titular de la Secretaría de Gobernación. Su permanencia en el puesto es un insulto a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y una evidencia del atropello legal que permite la cuarta transformación. 

En su momento, declaró que en su calidad de ex juez de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, calificaba la llamada “Ley Bonilla” como inconstitucional. Esta declaración la hizo en el propio Senado de la República. El viernes de la semana pasada, durante la toma de posesión del nuevo gobernador de Baja California, se atrevió a declara que la “ley Bonilla” habría de “pervivir”, lo que traducido en mexicano contemporáneo, significa que esta ley debe sobrevivir. 

La secretaria de Gobernación de AMLO, le niega la razón a la ex titular de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Con algunas semanas de intervalo, la inconstitucionalidad de la “ley Bonilla”, se transformó en una legalidad que habrá que “pervivir”. Si estos son los argumentos legales del gabinete constituido por AMLO, este país está listo para una revuelta de gran tamaño, ya que la propia Suprema Corte de la Nación, aún no se ha pronunciado sobre la legalidad del caso. 

¿Será que la cuarta transformación le está enviando mensaje a la SCJN, para que no equivoque su dictamen? Todavía no llegamos al año de la toma de posesión y el nuevo régimen está mostrando los dientes. Lo que opina el presidente prevalecerá sobre la Ley y sobre la Constitución. 

Solamente el Ejercito podrá temperar los abusos de un régimen que está perdiendo los estribos. Ya dio los primeros avisos, y es de esperar que en el gabinete tomaron nota de las advertencias.

 Hace muchos meses, antes de las elecciones del 1º de julio del 2018, hice una referencia a Salvador Allende, el malogrado presidente izquierdista chileno que se atrevió a desafiar al imperio, para que le futuro presidente tuviera consciencia de las limitaciones de su poder. Ojalá recapacite antes de que México se vea involucrado en alguna asonada militar como cualquier república bananera. 

¿Adónde está la futura séptima potencia económica mundial? Parece que nos equivocamos de líder.  El potencial sigue estando presente, sólo falta corregir algunos parámetros en el mando del país..

Bonilla toma protesta como Gobernador de Baja California

Comparte este artículo:

Jaime Bonilla tomó protesta como gobernador de Baja California, esto en medio de la polémica sobre su periodo de mandato.

Tras tomar protesta, Bonilla aseguró que si se queda cinco años se someterá a la revocación de mandato.

“Ustedes al mes se van a dar cuenta si este Gobierno sirve o no sirve y les digo otra cosa: si termina en cinco años, yo me voy a someter a la revocación de mandato; el pueblo pone y el pueblo quita”, dijo el ahora mandatario.

Por otro lado, afirmó que acatará lo que decida la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Tras su toma de protesta en el Congreso de Baja California, el morenista dio si primer discursos como Gobernador ante decenas de personas reunidas en la explanada del Centro Cívico en Mexicali, en donde aseguró que no buscan perpetuarse en el poder.

“Así que no se asusten los contrincantes de que queremos perpetuarnos en el poder, no estamos por eso. Estamos para darles resultados a ustedes y si aquí se decidió quién iba a ganar se tiene que respetar”, dijo.

Bonilla destacó que uno de sus principales retos es la inseguridad y que como primeras acciones quiere entregar desayunos a los menores.

Rechaza la SCJN frenar la toma de protesta de Jaime Bonilla

Comparte este artículo:

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó frenar la toma de protesta de Jaime Bonilla como gobernador de Baja California, la cual tendrá lugar el 1 de noviembre.

El ministro José Fernando Franco González Salas determinó negar la suspensión solicitada por el presidente del CEN del PAN, Marko Cortés.

En primer lugar, el panista buscaba que la Corte se pronunciara en el sentido de si es constitucional que Bonilla gobierne cinco años, como lo impulsó el Congreso Local, o solo dos años como ordena la ley. Dentro de las acciones de inconstitucionalidad promovidas por el PAN, PRI, Movimiento Ciudadano y el PRD, Markó Cortés presentó un escrito que solicitaba la suspensión para que Bonilla no tomara posesión de su cargo el 1 de noviembre.

El ministro señaló que rechazó la suspensión solicitada porque no se quedarían sin materia las acciones de inconstitucionalidad aunque Bonilla asuma sus funciones.

“En este sentido, tal como se precisó en el auto admisorio, no es necesario que la presente acción de inconstitucionalidad se resuelva antes de que el próximo titular del Ejecutivo del Estado de Baja California rinda la respectiva protesta para asumir el cargo, pues la norma impugnada continuará surtiendo sus efectos y, por tanto, la sentencia respectiva aún tendrá objeto de pronunciamiento.

“En todo caso, el presente medio de control constitucional se instruirá en los plazos que indica la Ley Reglamentaria de las Fracciones I y II del Artículo 105 de la Constitución. En conclusión, la negativa de suspensión no implica que la presente acción de inconstitucionalidad se quede sin materia, ya que como se expuso con antelación, ésta aún continúa asegurada, en consecuencia, indíquese al promovente que no ha lugar a decretar la suspensión solicitada”, indicó.

 

Con información de Grupo Milenio. 

 

 

La frágil democracia mexicana

Comparte este artículo:

Nos encontramos en un punto de inflexión histórico, hasta hace algunos años las democracias se encontraban en un claro aumento a nivel global, pero la falta de resultados económicos y sociales llevó a que muchas votaran por alternativas de organización política, o simplemente se fueran por líderes carismáticos y autoritarios. 

Para entender qué es una democracia hay que irnos a la base de su creación. Primeramente tenemos que entender que el gobierno, así como la economía, los derechos humanos, el comercio internacional, son constructos sociales. Estas son estructuras e ideas que los humanos inventamos para identificarnos, relacionarnos y vivir en sociedad. No hay ninguna otra especie en este mundo que tenga bancos, ética, congresos, bonos, etc. 

El principal constructo social que promueve la cohesión social, política y económica de un grupo de personas es el Estado, algo que se entiende como esa idea de lo que es México en su gobierno, con su moneda, con su diversidad social, leyes, etc. El Estado está basado en el monopolio de la fuerza, la ética social, el Estado de Derecho, la soberanía del pueblo o la misma razón.

El Estado para funcionar requiere de un gobierno, que son las instituciones que administran la división político-administrativa de un país. O sea son las secretarías, organismos, institutos que administran nuestro México. Los gobiernos a su vez cuentan con ideologías políticas y económicas que utilizan para cumplir sus objetivos. Es por esto que existen los socialistas, capitalistas, progresistas, etc. que a su vez actúan mediante políticas públicas y leyes que reflejan esos ideales. 

Las ideologías se deben ver en un eje económico, que es quién administra los factores de producción (tierra, trabajo y capital) si individuos o el gobierno, y un eje político, que se basa en la capacidad de autorregulación humana y la necesidad de intervención del gobierno en la cohesión social. Hay centenas de tipos de gobierno que combinan sus ideologías, China es un gobierno autoritario con un amplio control de los derechos políticos y sociales, pero con una economía fuertemente capitalista. Alemania tiene una ideología de amplio reconocimiento de derechos políticos y sociales así como una economía mixta entre capitalista para el sector empresarial e industrial y socialista para el sector de salud, transporte, educación, entre otros. No es correcto pintar a China como comunista ni a Alemania como capitalista, el trasfondo es mucho mayor.

Lo que vivimos en México es que el PRI controlaba la totalidad del Estado Mexicano, dependiendo del presidente se marcaba la línea ideológica. Desde gobiernos prácticamente autoritarios y conservadores con Díaz Ordaz, el socialismo de Lázaro Cárdenas, hasta el neoliberalismo de Salinas y Zedillo.

Es por esto que hemos construido un México donde lo importante ha sido la forma y no el fondo. En papel tenemos una protección muy amplia de derechos, herramientas de defensa como el amparo y el reconocimiento de minorías, todo gracias a la mezcla ideológica de nuestro gobierno. Pero ese México sólo existe en papel y para quienes tienen dinero para contratar los abogados adecuados. Para el resto existe otro México, uno que no tiene ideología y todo se basa en el poder político y económico, uno en el que el PRI aún mantiene el poder, y uno en el que el pluralismo partidista ha llevado al borde del descontrol.

Apenas en estos últimos 20 años hemos probado lo que realmente significa ser una democracia. Ya hay una diversidad de partidos en el poder, el problema es la falta de instituciones democráticas fuertes que ayuden a madurar paralelamente a los votantes y a los partidos con el gobierno. Es por esto que contamos con gobiernos estatales que rechazan abiertamente el Estado de Derecho con la Ley Bonilla, la defensa a los derechos políticos con la Ley Garrote, la administración fiscal responsable con la deuda de Coahuila y la protección a sus minorías en el Congreso de NL. Ellos hablan a través del poder y no de valores democráticos como la honestidad, solidaridad, responsabilidad, pluralismo, libertad, justicia social, tolerancia, igualdad, respeto, bien común y la legalidad.

La democracia la construimos todos mediante instituciones fuertes, el INE, la CNDH, el CONEVAL, la CRE, la CNH, BANXICO, el IFETEL, la COFECE, la FGR, todas son de reciente creación. Si queremos que México siga siendo una democracia es necesario defenderlas. En una democracia no cabe el gobierno de uno, un presidente es humano y jamás será la respuesta. En cambio, las instituciones que son democráticas no están sesgadas, no discriminan y sobretodo promueven la justicia y equidad social. Pero es necesario seguir separando a estas instituciones del poder político para que lo regulen, por el bien común. 

Admiten cuatro recursos de inconstitucionalidad contra la Ley Bonilla

Comparte este artículo:

Este jueves, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aceptó cuatro acciones de inconstitucionalidad contra la “Ley Bonilla”, una legislación que consiste en ampliar el próximo periodo de Jaime Bonilla, Gobernador de Baja California, de dos a cinco años. Sin embargo, no se negó su suspensión.

Los cuatro recursos fueron promovidos por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN), Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano.

“Se tienen por presentados a los promoventes y se admiten a trámite las acciones de inconstitucionalidad que hacen valer, sin perjuicio de los motivos de improcedencia que se puedan advertir de manera fehaciente al momento de dictar sentencia”, comunicó la Suprema Corte. 

“No da lugar a decretar la suspensión solicitada en los escritos de las acciones de inconstitucionalidad pues la admisión del presente medio de control constitucional no dará lugar a la suspensión de la norma cuestionada”, agregó.

La admisión de las acciones se dió por parte del Ministro Fernando Franco, quien estableció un plazo de seis días naturales al Congreso de Baja California y al Ejecutivo estatal para contestar la demanda. Para el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), fijó diez días para que le entregue su opinión sobre el caso.

 

Con información de Expansión Política. 

Publican la “Ley Bonilla” en BC

Comparte este artículo:

Se ha publicado en el Periódico Oficial del estado de Baja California la reforma de ampliación de mandato, denominada como “Ley Bonilla” esta fue entregada por el Congreso de Baja California al Poder Ejecutivo.

La mencionada ley entrará en vigor a partir de este viernes 18 de octubre. 

Aquellas instancias que deseen interponer recursos jurídicos para impugnar la “ley Bonilla” ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) podrán hacerlo apartir del lunes 21 de este mes. 

El ocurso fue presentado durante la tarde del pasado 15 de octubre, ante la Oficialía de Partes del gobierno de Francisco Vega de Lamadrid, en la que el departamento jurídico se dedicó a analizarlo para después imprimirlo en la edición especial del periódico oficial. 

Esta ley tiene como función, la ampliación del período de mandato de Jaime Bonilla Valdez de dos a cinco años, el cual iniciará el próximo primero de noviembre. 

 

 

(Con información de Excélsior) 

Sánchez Cordero reitera crítica a la “Ley Bonilla”

Comparte este artículo:

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, expresó ante los senadores que la “Ley Bonilla” es inconstitucional. No obstante, aclaró que únicamente la Suprema Corte de Justicia podrá determinar su regularidad y supuesta invalidez.

La declaración de Sánchez Cordero se hace en respuesta a la senadora del PRI, Beatriz Paredes, quien advirtió sobre los riesgos de “tentaciones separatistas” con “un gobernadorcito frívolo” de Baja California.

Paredes agregó que incluso toda la federación está entrando en una zona de peligro. “Se puede proponer la prolongación del mandato, después algún otro estado de la república propondrá la reelección inmediata y a partir de esos intentos reeleccionistas, podemos cambiar la naturaleza de la democracias y el pacto federal”, explicó.

Durante su comparecencia ante el Senado, Sánchez Cordero respondió a la senadora priista que, aunque está de acuerdo con la mayoría de sus planteamientos, a ella “no le toca” resolver el problema de la Ley Bonilla. Insistió que es la Suprema Corte de Justicia quien establecerá la Constitucionalidad y la validez de la ley que extendió el período del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla.

 

Con información de La Jornada

¿La (Des) Esperanza de México?

Comparte este artículo:

Escribo estas líneas desde la perspectiva de un ciudadano (más) atento a la cosa pública del país. Y es que en vísperas del Primer (o Tercer) Informe del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, la reflexión, autocrítica y conciliación, son esenciales para conducir la política contemporánea a buen puerto. Como muchos otros, la narrativa de campaña de nuestro ahora Presidente, me convenció y también generó inquietudes respecto a su comportamiento con sus contrincantes. Creo, sinceramente, que nuestro país está transitando por terrenos que pueden reconstruir lo perdido o destruir lo ganado. Porque el “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”, son en mi parecer, sumamente fundamentales; pero creo, que existen aristas donde la falta de autocrítica está cegando a aquellos que prometieron ser diferentes a los indolentes, a los indiferentes, a los autoritarios. 

Escribo desde una naciente preocupación ante episodios que son intentos, a mi parecer, de elaborar un nuevo juego político bajo nuevas reglas, que beneficiarían sólo a los incondicionales del poder actual, sin embargo, el argumento de aquellos a favor es la construcción de un nuevo régimen político que abone a la joven democracia mexicana. Pero tenemos sucesos que nos generan una preocupación sobre focos rojos de la falta de principios democráticos de aquellos que dicen defenderla; sucesos como la Ley Bonilla en Baja California que intenta prolongar el periodo del Gobernador Electo Jaime Bonilla; el intento de permanencia de la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; los calificativos a la prensa crítica a su gobierno; le remoción del Fiscal General del Estado de Veracruz por parte de la Comisión Permanente del Congreso Local, sin atender a lo estipulado en la Constitución y en la Ley; la voracidad de MORENA en Quintana Roo en donde la mayoría legislativa en el Congreso Quintanarroense aplicó una Ley sin vigencia pero a modo, para mantener control de la Presidencia; y ejemplo tras ejemplo de lo que a todas luces, es un intento deliberado de tener un entramado jurídico y político a modo, y tiene que ver con que uno de los límites que no se deben cruzar, es  modificar las reglas para evitar que exista un cambio o transición, apostando a la permanencia en el poder, y ello tiene una naturaleza autoritaria que va en contra del génesis del mismo movimiento que ahora ostenta el poder. 

Escribo con la intención de incitar la autocrítica de las personas afines a la Cuarta Transformación; escribo desde la estridencia y el apoyo para tener una verdadera transformación, porque nos urge, porque no tenemos más tiempo, porque vivir una verdadera democracia en México no se puede postergar aún más. Yo no quiero a un presidente omnipresente en la vida política, sino un presidente que sea intransigente con lo autoritario y lo antidemocrático. Porque celebro que ahora vayan primero los pobres, pero también es importante no caer en contradicciones al implementar la agenda social. Escribo desde la esperanza que prometió ser el Movimiento de Regeneración Nacional y el Presidente Andrés Manuel; escribo desde la intención de revirar y llegar a la tierra prometida. 

AMLO: 1er Informe de Gobierno

Comparte este artículo:

Este 1ro de septiembre se tendrá el 1er Informe de Gobierno de Andrés Manuel. En estos nueve meses se han realizado aciertos, se han cometido errores y se ha llevado una política totalmente distinta a sexenios previos. Resumo aquí los principales hechos que han marcado la presidencia de AMLO, y los retos y riesgos que se vislumbran a futuro. 

Iniciemos con los errores cometidos por su administración. Hay 4 principales proyectos que son la bandera de AMLO, ninguno ha librado la crítica y mucho menos han acumulado alabanzas. La cancelación del NAIM y su alternativa de Santa Lucía, la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco en lugar de la optimización de las ya existentes o una refinería en Hidalgo, el Tren Maya a pesar de la negativa de las comunidades y el impacto ambiental, y por último la Guardia Nacional, ignorando Derechos Humanos y una estrategia efectiva para atender las raíces del crimen y la violencia. La falta de planeación, la terquedad para su construcción y la manera en la que se han impuesto estos proyectos ha provocado un claro aumento a la incertidumbre política y económica. Se han ignorando alternativas más viables, así como la crítica de la ciudadanía, aferrándose a su ejecución y muy posible fracaso, además de ir contra los objetivos ambientales globales.

Además las problemáticas graves como la corrupción, migración, desaceleración económica e inexperiencia afectan día a día a un gobierno que no parece tener soluciones claras. El Sistema Nacional Anticorrupción está congelado, prácticamente sin apoyo presupuestal ni institucional en la ASF, SFP e INAI que apoyen su implementación. Un Marcelo Ebrard que prácticamente lidera la política exterior sin interés alguno de Andrés Manuel. La incertidumbre económica provocada por una implementación equivocada de la política de austeridad con la estrategia del “machetazo” presupuestal, recortando sin analizar las consecuencias sociales en temas de salud, deporte, arte, seguridad y economía. Y por último un gobierno sin experiencia que corrió a funcionarios sin asegurarse que los nuevos pudieran cumplir con la carga para ejercer correctamente el presupuesto. 

No todo son fallas, tenemos claros aciertos que AMLO ha logrado y que se deben destacar. Aunque su ejecución no ha sido la mejor, la política de austeridad eliminó la idea y las malas prácticas de súper sueldos, lujos y privilegios de altos funcionarios. El combate al huachicol enfrentó una fuga importante de recursos que el crimen y la corrupción tenía en sus manos. El enfoque a políticas de bienestar social para grupos vulnerables como jóvenes, adultos mayores y madres solteras, especialmente en los muy necesitados estados del sureste del país rendirá sus frutos en poco tiempo. Y sobretodo la cercanía de un presidente con su pueblo, reduciendo de manera importante la brecha entre el poder, sus representados y la prensa. Esto no sólo por la mañanera, ejercicio democrático único en el mundo, sino por la cercanía en sus visitas a cada una de las ciudades que ha pisado. 

Con todo lo acontecido tenemos que interpretar las acciones de gobierno para identificar los posibles riesgos para los siguientes 5 años. Los valores democráticos como la rendición de cuentas y la libre expresión no son prioridad del presidente. Esto se confirma con los ataques constantes a la prensa desde Reforma hasta Proceso, así como los señalamientos a los organismos autónomos desde Banxico hasta el INE. Una centralización gubernamental alarmante en temas de compras y fiscalización. Leyes al vapor como la Ley Garrote, la Ley Bonilla, la Ley Taibó y las que puedan ser necesarias para sus fines. Y una rispidez social entre chairos y fifís, que en lugar de apaciguar termina abonando con sus comentarios matutinos. 

Seguimos con los mismos retos, pero parece que la estrategia para enfrentarlos es más esperanza y buenas intenciones que planeación, análisis, implementación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas. 

Recordemos que “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.