Inflación alcanza objetivo del Banxico; su mejor nivel en 3 años

Comparte este artículo:

Durante la primera quincena de septiembre, la tasa anual de inflación en México se ubicó en 2.99%. Este ha sido su mejor nivel en tres años, además de que  encajó con el rango objetivo establecido por Banxico de 3% +/- un punto porcentual.  

Este resultado es información suficiente para confirmar su tendencia de desaceleración ya que ha sumado tres meses y una quincena dentro de la meta. Según las cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), el nivel de precios actual obedece a las bajas en los precios de productos agropecuarios y una estabilización en los precios de los energéticos.

La información proporcionada por el Inegi, también indica que durante este periodo del noveno mes del año, el nivel de precios se mantuvo presionado positivamente por el abaratamiento de mercancías con alta ponderación en el INPC (Índice Nacional de Precios al Consumidor); la cebolla encabezó la lista ya que se vendió 9.29% más barata que la quincena anterior. Otros alimentos que bajaron su precio fueron el plátano (4.61%), el aguacate (3.83%) y la carne de cerdo (0.56%). Así mismo, el precio de los servicios profesionales disminuyó (16.53%), los servicios turísticos contratados en paquete (3.31%) y los servicios de telefonía, internet y televisión por cable en paquete (1.24%)

Sin embargo, el gas doméstico LP y la gasolina tipo Magna, aumentaron su precio en 0.73 y 0.36% respectivamente; estos energéticos habían tenido una tendencia de abaratamiento.

Buen desempeño en componente no subyacente

Durante este año, el nivel de precios nacional ha visto un correcto funcionamiento, especialmente resultado de un buen comportamiento de su componente no subyacente, que incluye a los productos más volátiles como los agropecuarios y los energéticos.  Hasta esta quincena de septiembre, algunos de los agropecuarios de alto consumo en México habían mostrado bajas en sus precios.

Con información de El Economista.

El pataleo de la partidocracia

Comparte este artículo:

En la última sesión del periodo legislativo de primavera, los diputados del HCNL  aprobaron la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, supuestamente modificada para ajustarla a las necesidades del Sistema Estatal Anticorrupción. Esta Ley tiene por objeto distribuir competencias entre los órdenes  de gobierno para establecer las responsabilidades administrativas de los servidores públicos.  Y las sanciones correspondientes a las fallas de los propios servidores públicos. 

Curiosamente, en esta Ley destinada a los servidores públicos, se incluye un artículo obligando a los accionistas y socios de las empresas que quieren hacer negocio con el gobierno como proveedores, a presentar su declaración 3 de 3 (patrimonial, fiscal y de interés). Se intentó establecer la misma obligación a nivel federal, hace algunos años, y el presidente Peña Nieto la vetó. El origen de esta exigencia es una venganza de los políticos que no aceptan que les exijan sus declaraciones de bienes y que pretenden exigir la misma obligación a los empresarios que quieren hacer negocio con el gobierno. Solamente, se olvidan una cosa: los servidores públicos administran los recursos de todos los mexicanos. Los empresarios, administran sus propios recursos. 

En Nuevo León, la partidocracia del PRIAN logró imponer la permanencia de este artículo en la Ley, y en forma por demás extraña, la llamada chiquillada de los partidos minoritarios, la aprobó cómo si fuera algo natural.  La Ley fue aprobada por unanimidad de los diputados. Ocurren situaciones muy raras en el Congreso; por esto tiene tan poca credibilidad, a pesar de algunas excepciones valiosas. 

¿Por qué no existirá la independencia de juicio para rechazar posturas a todas luces inaceptables? ¿Qué fuerza sobrenatural tendrá el PRIAN para que los diputados de MC, de Morena y otros se dobleguen frente a imposiciones tan absurdas y cuyo único propósito es provocar el veto de la Ley y por lo tanto la imposibilidad de aplicarla hasta que en una nueva sesión legislativa, se corrija o ¡hasta que nunca se corrija! 

El ejercicio de la política no es de extraterrestres. Hace falta que enviemos al Congreso más diputados dotados de sentido común, y no individuos que se atribuyan privilegios inexistentes. La política es la búsqueda del bien común. No del bien particular de unos cuantos individuos que pretenden picarnos los ojos. Aquí en Nuevo León, la partidocracia sigue disfrutando de la poca capacidad de quienes quisieran imponer un nuevo orden.