Y también desaparece el INEE

Comparte este artículo:

El secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, anunció la cancelación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y en su lugar se creará el Instituto Nacional de Revalorización del Magisterio.

“Se crea el Instituto Nacional para la Revalorización del Magisterio y la Mejora Continua de la Eduacion al que se le dota de más competencias en las que se incluye la determinación de estándares e indicadores de resultados, certificación de desempeño, de instituciones, autoridades y actores de la educación para utilizar toda esta información y emitir los lineamientos para la capacitación magisterial y la formación docente”, dijo el titular de la SEP.

Por otro lado, Moctezuma agregó que el nuevo instituto tendrá un Consejo Consultivo mismo que apoyará al sector educativo. Además, estará a cargo de un programa indicativo de más largo aliento, un programa a 30, 40 años, para dar continuidad a una política educativa del Estado.

“Además de ser un centro integrado por un Consejo Ciudadano, que va a ser permanente, que va a ser transexenal, que va a ser una especie de memoria de cómo se toman las decisiones y para qué se toman las decisiones”.

El funcionario federal dijo que la consulta realizada en el País y sus resultados fueron la base de la iniciativa legal que se firmo hoy y que será la plataforma para la construcción de un gran acuerdo educativo donde se invita a toda la sociedad a participar.

EPN deja al 59% de alumnos de sexto de primaria sin comprensión en matemáticas y 49% en español

Comparte este artículo:

Enrique Peña Nieto cierra su sexenio con malas notas en la educación primaria. Ayer, a tres días del cambio de gobierno, se presentaron los resultados de la prueba Planea 2018, aplicada a alumnos de sexto grado. En lenguaje y comunicación, solo 3 % de los estudiantes tiene un nivel sobresaliente, apenas 15 % alcanza el satisfactorio y casi la mitad, 49.1%, está en logro insuficiente.

Estar en este último rango en español significa que un alumno solo puede localizar información explícita (fechas, nombres) en un texto narrativo, como un cuento, y comprender la estructura de oraciones simples (sujeto y predicado). Cinco de cada diez estudiantes se encuentran en este rango.

En matemáticas, la otra área de conocimiento que mide la prueba, Peña Nieto concluye su sexenio con más de la mitad de los alumnos en lo que representaría un nivel reprobatorio. 59 % de los estudiantes de sexto año tiene logro insuficiente, mientras que solo 15% alcanza dominio satisfactorio y sólo un 8 % obtiene sobresaliente.

En esta área del conocimiento, el nivel insuficiente significa que los alumnos pueden resolver operaciones básicas (suma, resta, multiplicación y división) con números naturales; calcular perímetros en figuras regulares o interpretar gráficas de barras, lo cual representa un dominio muy elemental. A ese nivel están seis de cada diez estudiantes en el país.

Teresa Bracho, consejera presidenta de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) destacó que los resultados reflejan que la oferta educativa de las escuelas primarias en México no está garantizando la educación de calidad para todos.

Para este 2018, los resultados muestran que en matemáticas las niñas superan a los niños y están ya ligeramente arriba del promedio de 500 puntos que toma la evaluación. Las alumnas de sexto de primaria obtuvieron un puntaje promedio de 507 contra 499 de los alumnos. Esta ventaja ya se observaba desde la prueba Planea anterior para sexto de primaria, aplicada en 2015, cuando ellas lograron 502 puntos contra 498 de los estudiantes varones.

“La diferencia en los resultados de Planea entre hombres y mujeres es favorable a las mujeres de manera significativa. En lenguaje la diferencia es de 29 puntos y en matemáticas de 8. Esta tendencia se observó desde 2015 y se amplió ligeramente en 2018″, explicó Bracho.

En cuanto a los resultados por entidades, comparando los puntajes promedio, Veracruz mostró un retroceso de 14 puntos en lenguaje y comunicación (de 507 en 2015 y 492 en 2018) y de 15 en matemáticas (501 en 2015 y 487 en 2018). Guerrero y Zacatecas tuvieron una caída mayor en este campo con 15 y 16 puntos hacia abajo (al pasar de 468 a 453 y de 505 a 490 respectivamente), mientras que Tamaulipas descendió en lenguaje y comunicación, 14 puntos (pasó de 512 a 498).

Jalisco, en cambio, mejoró 18 puntos sus resultados en lenguaje y comunicación (al pasar de 495 en 2015 a 513 en 2018) y 39 en matemáticas (de 497 a 535), mientras que Sonora ganó 15 puntos en español (de 499 a 514) y 26 en matemáticas (de 486 a 512), aunque el análisis preciso de qué hicieron bien esos estados para obtener estos puntajes queda pendiente.

“Habrá que profundizar en qué hicieron Jalisco y Sonora para lograr cambios tan importantes en sus resultados. Igual habrá que ver qué sucedió en Veracruz, Guerrero, Zacatecas y Tamaulipas donde disminuyó el desempeño de los alumnos”, puntualizó la consejera presidenta del INEE.

En esta edición de Planea se analizó por primera vez el aprendizaje y su relación con variables personales, de contexto escolar y de la familia. Y se comprobó que en las escuelas multigrado, donde un mismo profesor atiende a varios grados a lo largo de la jornada escolar, los alumnos tienen un desempeño menor. En matemáticas, los alumnos de estas escuelas obtuvieron 471 puntos contra 507 de los de escuela de organización completa, la brecha es de 36 puntos. En lenguaje y comunicación, la diferencia llega a 43 puntos, los de multigrado alcanzaron solo 463 contra 506 de las otras.

De los alumnos que ya trabajan por cuenta propia o como empleados, quienes laboran más de tres horas al día obtuvieron 443 puntos en lenguaje y comunicación, una diferencia de 85 puntos menos con respecto a los que no trabajan, y 461 en matemáticas, lo que representa una brecha de 63 puntos.

Jorge Hernández Uralde, titular de la Unidad de Evaluación del Sistema Educativo Nacional del INEE, precisó “que un clima favorable de participación y respeto en el aula se asocia hasta a 90 puntos más en el logro de aprendizaje de los alumnos; en contraste, el trabajo infantil que vulnera los derechos fundamentales de los niños se vincula con resultados de aprendizaje más bajos, con una diferencia de hasta 85 puntos”.

Balance de cuentas, Fin del Sexenio

Comparte este artículo:

En menos de un mes, millones de mexicanos saldremos a votar a las urnas, a elegir a nuestro futuro Presidente por los próximos 6 años, una de las reglas del presidencialismo mexicano no escritas es: a los 6 años dejará el poder y te retirarás del servicio público.

Hay un candidato que piensa que todo esta mal, que se requiere destruir todo y empezar todo desde cero, que la corrupción galopante es la culpable de todos los males, ciertamente es algo que molesta a todos y más en un país donde el costo de uno de los bienes inelásticos en la economía se compone en 40% de impuestos, me refiero,  a la gasolina.

Es prudente mencionar que el gobierno que está por terminar el próximo 1 de diciembre, se atrevió en conjunto con la oposición a sacar reformas como la energética, educativa, electoral, competencia económica y telecomunicaciones (estas desde el punto de vista propio como las más importantes en los bolsillos de los mexicanos y las “más populares”), desde luego está la reforma hacendaria que nos dejó enojados por el alza en el ISR a las personas que mas ingresos tienen, el IEPS que en opinión propia a alimentos de alto contenido calórico (viene a ser meramente recaudatorio y sin probabilidad de acreditarlo como lo es el caso del IVA).

La reforma energética adopta un modelo de libre competencia en dos empresas productivas del Estado (CFE y PEMEX) que tienen graves problemas en sus finanzas y el tema de las pensiones, que se debió manejar desde tiempos de Salinas de Gortari bajo esquemas de libre mercado e inversión por parte de la IP, mediante estrategia compartida donde el riesgo y ganancias fueran para todos los participantes (incluyendo al Gobierno) y permitir la entrada de capitales en toda la cadena productiva del sector desde exploración hasta venta al público.

La reforma política electoral que tiene a bien incluir a los ciudadanos en las elecciones con la figura de las candidaturas independientes, sin duda algo que la Administración pública tenía como pendiente desde el 2006, con el caso de Jorge Castañeda, que hoy en el caso de Nuevo León una entidad federativa competitiva tiene ya un gobernador independiente.

La de competencia económica introduce organismos (COFECE y Tribunales de Competencia Económica) que por primera vez investiga y castiga de manera efectiva a los agentes económicos preponderantes por prácticas que afectan al consumo de las familias y empresas. 

En materia educativa el garantizar la calidad de la educación y la evaluación de los docentes por un organismo constitucionalmente autónomo (INEE) e instaura una educación de calidad para los niños y jóvenes mexicanos, se le tiene que seguir que apostando e invirtiendo en este rubro pero que sea a gasto de inversión como las TIC e instalaciones de calidad no a “sueldos de aviadores”. 

La de telecomunicaciones que regula y abre el mercado de sectores ante monopólios como son el  triple-play (telefonía, televisión de paga e internet) para que haya mayor cantidad de oferentes y los pequeños productores se beneficien de la infraestructura de los grandes como es el caso de la tarifa de interconexión, eliminando la larga distancia y el cobro por minuto en paquetes de telefonía celular pasando a esquemas de llamadas ilimitadas nacionales e incluso a Estados Unidos y Canadá.

Sin duda alguna en la opinión de un servidor estos cambios son perfectibles, sin embargo no se pueden instituciones o leyes y empezar desde cero, un buen gobierno se caracteriza por responder a intereses del ciudadano, entiendo el enojo ciudadano por los casos de moches y escándalos de corrupción pero creo que el próximo 1 de julio tendremos que salir a votar con la cabeza y no con el estómago, ya que retomando una frase que escuché hace poco tiempo y la dejó a su criterio: “La libertad es algo que solamente valoramos cuando la perdemos y que siempre se puede estar peor cuando se toman decisiones que no son a conciencia”. Lo peor que se puede hacer ese domingo es no salir a votar (abstenerse) o anular el voto.