#ContraPortada: “Elecciones 2018: Los Buenos vs. Los Malos”

Comparte este artículo:

Las autoridades electorales la califican como la elección más grande y costosa de la historia, los medios de comunicación como el proceso de mayor relevancia en la historia contemporánea y, para los ciudadanos, la oportunidad de elegir por primera vez al bueno, al mejor y al nuevo.

Se disputan 3,400 cargos entre Presidente de la República, gobernadores, senadores, diputados federales, diputados locales y alcaldes. Es la elección más competida que incluye figuras de corta existencia, pero de extensa importancia.

La figura independiente: Está viviendo una de sus últimas oportunidades de consolidarse y de ser realmente una herramienta que les permita a los ciudadanos participar sin ningún vehículo partidista. Luego del contundente triunfo de Jaime Rodríguez “El Bronco” como el primer gobernador independiente en el país, la puerta parecía inmensa para esta figura electoral pero sus pocos resultados, la fallida búsqueda de una candidatura presidencial y la desaprobación de casi la mitad de los neoloneses ha mandado a la lona a muchos esfuerzos desde esta vía.

Los partidos ciudadanos: Han entendido el mensaje más claro de sus electores, saben que están perdiendo la preferencia y que justo son los partidos políticos los que gozan de menor credibilidad entre las instituciones de México. Eso ha abierto la puerta a ciudadanos que no necesitan afiliarse para buscar contender a un cargo de elección popular, lugar desde donde buscarán posicionar sus causas en los congresos locales mayoritariamente.

La era digital: Estas son las elecciones de las redes sociales. El campo digital está ganando mucho terreno y es justo ahí donde radican gran parte de los esfuerzos de los candidatos y sus partidos por lograr conectar con un electorado mayoritariamente joven, que está conectado casi 24/7 y que presenta una desafección política alarmante.

El voto millennial: Poco más del 40% del electorado son jóvenes, más de 12 millones votará por primera vez. Además, no presentan preferencias partidistas ni inclinaciones ideológicas y son un sector muy difícil de convencer. Prefieren la congruencia y la propuesta muy por encima de los discursos bonitos o las fotos acartonadas de campaña. Son quienes decidirán la elección más importante de la historia contemporánea, definitivamente.

Las elecciones del 2018 presentan, como lo he mencionado en este artículo, características que la convierten en la más interesante de los últimos años. Tantos vehículos electorales les han dado paso a los buenos, a personas capaces y congruentes que de otro modo no le hubieran entrado. Es la elección de los buenos vs los malos, de los reciclados vs los nuevos, de lo mal hecho a lo bien hecho, del cinismo a la verdad. ¿Qué elegirás?