#ElNidoDelGavilán: “Solidaridad”

Comparte este artículo:

Vivimos en un momento donde el tema del huachicol está en boga. La gasolina escasea en algunas estaciones de servicio y el debate sobre la validad y/o efectividad de la estrategia está en el aire.

Ante ello, el transporte público es una herramienta muy importante la cual cumple con diversas funciones entre la que destaca la reducción en emisiones contaminantes y del tráfico. 

No es sólo una crisis de falta de gasolina, es una crisis de falta de acceso a otros sistemas de movilidad que no sean el carro. Estos días han sido difíciles, principalmente para los que se trasladan en grandes distancias. En el caso de la Ciudad de México, el metro va lleno, los camiones, metrobús también y básicamente todo sistema de movilidad.

Es importante señalar este enorme sacrificio tiene un fin loable que es el combate directo al robo de combustibles. Desafortunadamente es una misión bastante complicada riesgosa y tardada. Una misión con resultados a largo plazo.

La principal lección de esta crisis debe ser qué debemos de dejar de depender en el automóvil como movilidad exclusiva, hay que expandir la cobertura de diversos sistemas de movilidad, de tal forma que tener un automóvil no sea una necesidad si no una opción. 

También hay que tener cuidado con la prensa que en este preciso momento busque defender las prerrogativas de la clase privilegiada, es decir de aquellos que no les interesa el transporte público y sólo utilizan el automóvil en sus vidas por un tema de clasismo y esnobismo.

Cada uno de nosotros tiene que reflexionar sobre el rol que tenemos como ciudadanos, ponernos en el lugar del otro y sobre todo reducir nuestra huella de carbono en el mundo.

Esperemos que la estrategia contra el huachicol dé los resultados esperados y podamos decir que el sacrificio valió la pena y aún si no se lo hubieran logrado resultados, el discutir sobre otros modelos de movilidad sustentables, sobre otras maneras de llegar al trabajo, a la casa, al entretenimiento, siempre serán válidas para la ciudad.

Lo dicho, dicho está.

Desabasto de combustible: Teoría de juegos e hiperindividualismo (Parte I)

Comparte este artículo:

En los últimos días, la Ciudad de México y otras entidades federativas han sufrido escasez de gasolina y diésel en múltiples centros de abastecimiento. La causa de ello es el cierre del flujo de ductos provenientes de PEMEX, medida emprendida por el Gobierno federal para hacer frente a la problemática del “huachicoleo” (robo).

Sobre este fenómeno me gustaría resaltar dos aspectos vinculados entre sí: desde un punto económico, la explicación praxeológica (estructura lógica de la acción) al aumento de demanda en la carga de gasolina; y, desde un punto sociológico, la percepción individualista sobre los efectos negativos de la medida emprendida por López Obrador.

Empero, antes debemos contextualizar y establecer sucintamente las causas del desabasto que se vive en diferentes latitudes del país. Me concentraré específicamente en la Ciudad de México. 

Según el Gobierno federal, ante el robo sistemático, la ordeña institucional y los actos de corrupción de funcionarios de PEMEX coludidos con los huachicoleros, los ductos tuvieron que ser cerrados; ello para evitar la toma clandestina de gasolina y diésel a través de fugas artificiales creadas por este grupo delictivo. 

Ahora, ¿por qué el desabasto en los centros de carga? Claramente cerrar los ductos que distribuyen combustible es la principal razón. Sin embargo, existe otro fenómeno como consecuencia del desabasto que agudiza dicho desabasto.

La teoría del consumidor establece que existen cuatro axiomas que dan sustento teórico a la acción racional de un agente económico. Dicho posicionamiento se sustenta con evidencia empírica, es decir, en la mayoría de los casos los agentes económicos sí se comportan de forma racional. 

Entre los axiomas existe el de completitud (el agente puede decidir claramente la relación de preferencia entre la canasta A y B), transitividad (si el agente prefiere la canasta A a la B y la B a la C, entonces necesariamente prefiere A sobre C), continuidad (si se prefiere A sobre B, entonces en situaciones similares esa relación se mantendrá) e insaciabilidad (el agente preferirá más que menos de un mismo bien). 

Ahora, la teoría de juegos explica los escenarios de interacción de dos o más agentes económicos. Bajo este modelo, los agentes, sin conocimiento de la estrategia del otro, deben decidir qué hacer.

Pongamos el caso del desabasto. Los consumidores de gasolina tienen dos estrategias: cargar combustible ante una potencial escasez o no cargar. Si carga gasolina el agente podrá hacer frente a una futura escasez. 

El agente está a la expectativa de la estrategia del otro. Si el primer agente decide no cargar y el segundo tampoco, entonces el desabasto no se verá agudizado. En cambio, si el primero decide no cargar y el segundo decide sí cargar, entonces el primero sufrirá las consecuencias del desabasto. Por el contrario, si el primero decide cargar y el segundo no, aquel se verá beneficiado y podrá hacer frente a la potencial escasez; y si el segundo decide sí cargar ambos sufrirán los efectos del desabasto pero en menor medida (ya que recargaron). 

Por ello, la estrategia de cargar tiene, ante cualquier estrategia que elija el otro, un menor costo que la estrategia de no cargar. Los agentes decidirán cargar combustible, con lo cual se llega al llamado Equilibrio de Nash: ningún agente querrá cambiar de estrategia ante la estrategia ajena, ya que ese resultado es el que genera el menor costo (daño) posible. 

De esa manera, aunque este escenario es nocivo para la sociedad en su conjunto, los agentes eligieron racionalmente. Ante una posible escasez de combustible, las acciones racionales de los agentes económicos generaron efectivamente la escasez. Es lo que en economía y sociología se le denomina como la “profecía autocumplida”: las acciones para evitar un fenómeno son la causa de la realización de dicho fenómeno. 

P.D. Debido a la falta de espacio, continuaré el desarrollo del segundo aspecto relacionado con el fenómeno del desabasto de combustible en la próxima columna. Todos desean la toma de medidas para un cambio estructural en el país, siempre y cuando esas medidas no afecten su rutina diaria.