¿Nuevos tiempos del Poder Judicial?

Comparte este artículo:

La autodenominada Cuarta Transformación, a pesar de sus aciertos o desaciertos, ha desencadenado una serie de debates o nuevas reflexiones sobre la concepción de diversos hechos, instituciones y posicionamientos. En el imaginario colectivo, así como la comentocracia y sujetos políticos, hemos entrado en una nueva dinámica de preguntarnos y cuestionarnos si verdaderamente nuestro Estado funciona como debería o como se establece en la constitución, leyes o conforme a las necesidades sociales. Una de esas interesantes nuevas reflexiones, tiene que ver con el Poder Judicial, en específico, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y su papel en el Estado-Moderno. A lo anterior, me refiero a las nuevas dinámicas en cómo se relacionan y accionan las instituciones públicas, el Estado de Derecho, la democracia y la sociedad moderna con sus nuevas exigencias. 

Este repensar respecto al papel de la Corte, tienen como origen la renuncia de Medina Mora como Ministro, y la serie de comentarios, injerencias, acusaciones y advertencias sobre la autonomía e independencia de nuestro máximo tribunal respecto con otros poderes públicos. En algo sin precedentes y ante el panorama crítico, el Ministro Presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, utilizó las redes sociales para declarar que el Poder Judicial Mexicano no debe ser oposición sino contrapeso, y que dichos términos no pueden confundirse, ya que “la Corte resuelve conforme a derecho y no con criterios políticos”, y remató contundentemente: “los contrapesos deben estar en el Congreso”. 

La declaración del Ministro Presidente, generó una serie de controversias que podemos resumir en dos posiciones principales; para cierto grupo de personas, la Corte debe y es un contrapoder del Ejecutivo y Legislativo, y otro grupo que coincide con el Dr. Arturo Zaldívar. El declaración no coincide plenamente con los postulados básicos de los tres poder establecido por Montesquieu en su obra “El espíritu de las leyes”,  ya que desde la concepción del filósofo político, en todos los Estados se encuentran tres poderes (los antes mencionados) porque “cuando los poderes legislativo y ejecutivo se hallan en reunidos en una misma persona o corporación, entonces no hay libertad, porque es de temer que el monarca o el senado hagan leyes tiránicas para ejecutarlas al mismo modo”. En términos sencillos, debe de existir un poder dividido y no concentrado. En otro plano, Alexis de Tocqueville en “La Democracia en America” analizó la naciente y joven democracia estadounidense, en dicha obra dice que “la mayor dificultad no era saber cómo se iba a constituir el gobierno federal, sino como obedecerían las leyes”. Desde la perspectiva de Tocqueville la teoría debería llevarse a la práctica, por ello, necesitaron constituir un poder judicial independiente, ya que  “en los jueces descansa incesantemente la paz, la prosperidad y la existencia misma de la Unión, sin ellos, la Constitución es letra muerta” y en ese sentido, hacen un ejercicio de defensa de la constitución y del poder público. 

A pesar de todo lo anterior, lo que expresa el Ministro Presidente es también cierto, la Corte no es oposición, ya que no debe estar en constante conflicto de los demás poderes, sino accionarse cuando dichos entes han vulnerado la constitución, y en cambio, si pensamos que el Poder Judicial es oposición, se traduce en una dinámica repetitiva de oponerse, lo cual no es así. Lo que no está en debate, es la necesidad de consolidar una Corte y Poder Judicial independiente y separado del poder político. Sin duda, son tiempos complejos en los cuales estaremos en un continuo análisis de hasta lo que creíamos que era y no es. Cómo alguna vez escribió John Adams: “el Ejecutivo nunca ejercerá los poderes legislativo y judicial o uno de ambos, a fin de que sea un gobierno de leyes, y no de hombres”. 

Rechaza AMLO que renuncia de Medina Mora se haya tratado de una venganza

Comparte este artículo:
El Presidente AMLO rechazó que por una “venganza política” haya renunciado el ministro Eduardo Medina-Mora a su asiento en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Agregó que el ministro tomó libremente la decisión de dejar su cargo para hacer frente a las investigaciones en su contra.
Hay quienes sostienen que es una venganza política (contra Medina Mora). No, nada de eso. Es una investigación y él tomó libremente su decisión de renunciar“, afirmó.
Durante la conferencia de prensa mañanera, insistió en que su Gobierno no es igual al del pasado, pues nunca dio instrucciones de acosarlo.
“Yo no di instrucciones de que se le acosara para que renunciara, es una investigación que tiene la Fiscalía”, asentó.
El jueves, Medina-Mora presentó su renuncia como ministro de la Corte, la cual ese mismo día fue aceptada por el titular del Ejecutivo y la envió al Senado para su aprobación. Se prevé que mañana, la Cámara alta apruebe, por mayoría simple, la renuncia del ministro, con lo que el Presidente podrá enviar la terna para ocupar la vacante. 
La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda confirmó que al funcionario se le investiga por lavado de dinero.
(Con información de Contra Réplica)

¿Sigma o hecho anunciado?

Comparte este artículo:

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) es la máxima autoridad judicial y nuestro Tribunal Constitucional. Desde la concepción de Charles Louis de Sécondat, Barón de Montesquieu, cuando en 1748 publica su conocida obra “Del Espíritu de las leyes”, donde vislumbra y contempla la separación de poderes. Charles decía que “si no estuviera separado el poder, se podría disponer arbitrariamente de la libertad y de la vida de los ciudadanos[…]”. En ese sentido, la SCJN ha tenido un largo, difícil y complejo recorrido para consolidarse lo que es en estos momentos. En días recientes, el Ministro Eduardo Medina Mora renunció a su cargo en la Corte, el cual hubiera concluido en el año 2030. Por supuesto, los comentarios no se hicieron esperar, de un lado están aquellos que gritan y aluden a una crisis dentro de la Corte; y por otro lado, aquellos que mencionan que el Ministro Medina Mora era un persona con un pasado denunciable y un presente aún peor, por lo cual no debe tomarnos por sorpresa este hecho. 

Podemos especular respecto al motivo del Ministro para renunciar a su cargo, sin embargo, ya que conforme a lo establecido en el artículo 98 de la Constitución, la renuncia de un ministro sólo es procedente por “causas graves” y debe enviarse al Presidente de la República para que, en su caso, acepte o niegue dicha renuncia. Sin embargo, el motivo de fondo que la opinión pública y la mayoría de los analistas atribuye a este hecho sin precedentes, es la columna de opinión escrita por Salvador García Soto y publicada en El Universal el 5 de mayo de este año. En dicha columna, el periodista hace publico un reporte de la National Crime Agency (Agencia Nacional del Delito) del Gobierno del Reino Unido, en donde detectan una actividad sospechosa respecto a “transferencias millonarias hechas desde México a cuentas del Ministro Medina Mora, en el Banco HSBC del Reino Unido de Londres por un total de 2 millones 382 mil 526 libras esterlinas, que fueron depositados en los últimos 2 años”. También, el periodista hace mención al Reporte emitido por el Departamento del Tesoro de los Estado Unidos el cual “documentó que entre 2016 y 2018, el ministro mexicano también recibió en sus cuentas de HSBC USA, 2 millones 130 mil dólares en los mismos años”:  

El tema generó en su momento tal nivel de controversia, que desde el Congreso de la Unión se tomaron tribuna por diversos legisladores para solicitar que el Ministro aclare dichos señalamientos. Lo cierto, es que estamos ante un hecho sin precedentes desde la reforma de 1994 que crea a la Suprema Corte como un tribunal constitucional. El único registro conocido fue en 1989 con el retiro voluntario del entonces Ministro Ernesto Díaz Infante por “motivos de salud”, sin embargo, estaba involucrado por la prensa en temas de corrupción.  

Si bien, el tema del Ministro y su desempeño como servidor público es en sí mismo un tema, los motivos de su renuncia otro y independencia del Poder Judicial de la Federación otro. El Presidente de la SCJN, el Ministro Arturo Zaldívar, tuiteó de manera inmediata a este hecho, que “la SCJN ha sido y seguirá siendo independiente y defensora de los derechos humanos todas y todos. Poder equilibrador que controla la constitucionalidad”, y en ese sentido debemos dirigir la discusión. Es equívoco pensar que la renunciar de Medina Mora es una influencia del Ejecutivo para cooptar, secuestrar o influir el máximo tribunal, ya que el pasado y desarrollo profesional de este personaje eran una carga que restaba credibilidad a la Corte, y que renuncia alguien que nunca debió llegar. Y de igual manera, este hecho se da en un contexto judicial interno en el cual el actual Presidente Zaldívar, tiene una política frontal contra la corrupción y los conflicto al interior del Poder Judicial, y por ello existe una probabilidad que la presión de su dimisión viniera desde dentro de la institución y no de fuera. 

Es de celebrar que el origen del debate respecto a este hecho, es porque en México estamos entendiendo, comprendiendo y asimilando el importante e imperativo papel que la SCJN tiene en el desarrollo jurídico, institucional, constitucional y democrático en toda nuestra vida pública. Pero como escriben Javier Martín Reyes y Jesús Garza Onofre en The Washington Post el 4 de octubre: “Se trata no sólo de la primera renuncia de este tipo en 25 años en México, sino también de la dimisión de un político poderoso que abre la puerta a una reconfiguración del tribunal constitucional mexicano”. El proceso de designación de Ministros de la Corte como está estipulado en el artículo 96 constitucional, en el cual establece que el Presidente enviará al Senado una terna de donde se designará a un candidato, como hemos sido testigos (incluso con el proceso para designar a Medina Mora), es un proceso jurídico y político para designar a los miembros de la Corte que no es lo suficientemente estricto, que permita la contradicción y un escrutinio profundo, que tenga como consecuencia que el candidato designado por el Senado sea el idóneo y se procure la independencia e imparcialidad de la SCJN. Es evidente que los ojos estarán centrados en el Senado y en la terna que envié el Presidente Lopez Obrador para llenar la vacante, y será una oportunidad histórica que no podemos desperdiciar. 

Tras Resolución a Favor a la Controversia Presentada por “el Bronco” Medina Mora Renuncia a la SCJN

Comparte este artículo:

Está tarde el ministro, Eduardo Medina Mora, presentó su renuncia a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Once años antes de que diera por terminado su periodo. 

Medina Mora ingresó a la Corte en marzo de 2015 y su periodo vencería en el 2030. 

La renuncia presentada por Medina al ministro presidente Arturo Zaldívar, es un hecho inédito desde la reforma constitucional de 1994, que promulgó la actual Suprema Corte.

Lo acontecido se ve regulado por el Artículo 98 de la Constitución, este estipula que las renuncias de los ministros de la SCJN proceden por causas graves y una vez presentadas se someten para su aceptación al Titular del Ejecutivo, si éste la acepta, la envía al Senado para su aprobación. 

La SCJN informó al respecto por medio de sus redes sociales que: “En relación con la renuncia del ministro Eduardo Medina Mora, esta oficina de comunicación social no cuenta con elementos para confirmarla y se mantiene a la espera del trámite que, en su caso, realice el poder ejecutivo y el Senado de la República, en términos del artículo 98 constitucional.”

Cabe mencionar que antes de que se presentase la renuncia de  Medina Mora, este había concedido una suspensión al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco”, impidiendo al Congreso local sancionar al mandatario por el presunto desvío de recursos para obtener firmas durante su campaña presidencial en 2018.

(Con información de Excélsior) 

Prohíbe SCJN sancionar al Bronco

Comparte este artículo:

El todavía Ministro de la SCJN Eduardo Medina Mora admitió a trámite la controversia constitucional promovida por “El Bronco”. 

El ministro de la Suprema Corte de la nación (SCJN), Eduardo Medina Mora, admitió la controversia constitucional promovida el 27 de septiembre por el gobernador del Estado Jaime Rodríguez, para suspender y dejar sin efectos durante varios meses, cualquier sanción que emane del Congreso de Nuevo León en contra del gobernador por presuntamente haber utilizado a empleados estatales para recabar firmas en apoyo a su candidatura presidencial en 2017. 

El Poder Legislativo estatal podrá instruir el procedimiento, sin embargo no culminará con una sanción, hasta que la SCJN  revise si son legales las reglas que los mismos diputados crearon para desahogar la sentencia del TEPJF.

(Con información de El Universal) 

Llama SCJN a trabajar en armonía; ignora plantón por sus altos salarios

Comparte este artículo:

El Presidente de la Suprema Corte de Justicia llamó a los demás Poderes de la Unión a trabajar en armonía, al tiempo que destacó la importancia de la independencia judicial.

Al rendir su cuarto y último Informe anual, en presencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Ministro Luis María Aguilar adoptó un tono conciliador e institucional, luego de varios días de críticas del Ejecutivo a la Corte y los jueces por sus salarios, y de jaloneos con el Congreso ante la intención de reducirlos.

“El Poder Judicial de la Federación es uno de los tres Poderes de la Unión y, por tanto, reconocemos que somos parte del entramado del Estado mexicano, y que debemos estar articulados y en armonía y concordancia con los otros Poderes, el Ejecutivo y el Legislativo“, dijo Aguilar, quien no aludió al tema de los salarios.

“En estos momentos en los que el País se plantea construir los caminos para la paz, la equidad y la prosperidad, es preciso destacar que estas condiciones son, como ha dicho usted, Presidente, frutos de la justicia. Por lo tanto, es menester fortalecer a las instituciones que imparten justicia”.

Enfatizó que la independencia del Poder Judicial debería ser considerada por todos los ciudadanos como una garantía de verdad, libertad y el respeto de los derechos humanos.

“Esta cualidad es un corolario del principio democrático de la separación de Poderes, en virtud del cual los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial constituyen tres ramas separadas e independientes del Estado“, planteó Aguilar.

Destacó que la facultad judicial de resolver controversias no es obstáculo para el desarrollo y la legítima transformación del País, sino la condición necesaria para alcanzar estos objetivos democráticamente.

Ante la cúpula del Poder Judicial, en el salón de Plenos del máximo tribunal, el Ministro informó en un ambiente contrastante con sexenios anteriores, cuando el Estado Mayor Presidencial (EMP) asumía el control de la seguridad en el edificio de Pino Suárez.

De hecho, López Obrador no ingresó por la puerta principal del edificio, cerrada por unas 50 personas que protestan contra los Ministros, sino que llegó a una entrada lateral, lo que hubiera sido imposible cuando el EMP vigilaba el evento.

El Ejecutivo fue recibido por los presidentes de las Salas, Norma Piña y Eduardo Medina Mora, y ya en el Pleno, sólo saludó de mano a Aguilar.

Al Presidente lo acompañaron los Secretarios de Defensa, Gobernación, Educación y Seguridad Pública, Cresencio Sandoval, Olga Sánchez, Esteban Moctezuma y Alfonso Durazo, respectivamente, entre otros, además de su Consejero Jurídico, Julio Scherer.

También asistieron, como es costumbre, los presidentes de las cámaras de Senadores y Diputados, Martí Batres y Porfirio Muñoz Ledo.

López Obrador rompió la tradición de quedarse a comer con los Ministros.Resume logros y deja pendientes Aguilar, veterano de 50 años en el Poder Judicial a quien aún restan seis años como Ministro, resumió algunos logros de su administración en la Corte y el Consejo de la Judicatura Federal, que a estas alturas ya administra 846 tribunales y juzgados, a cargo de mil 502 jueces y magistrados y más de 45 mil empleados.

Tema relevante fue la infraestructura para el Nuevo Sistema de Justicia Penal, pues entre enero de 2015 y junio de 2016 se instalaron 36 centros de justicia para el NSJP, y a estas alturas ya son 40, con 156 jueces especializados para delitos federales.

En cuanto a disciplina, durante estos cuatro años fueron sancionados administrativamente 260 servidores públicos adscritos a órganos jurisdiccionales, siendo 36 de ellos magistrados de Circuito y 49 jueces de Distrito.

De estos últimos, sólo a ocho se les impuso la sanción máxima de destitución, mientras que 21 fueron suspendidos sin goce de sueldo.

Aguilar dejará varios expedientes relevantes a su sucesor, que la Corte elegirá el 2 de enero.

Destaca el procedimiento contra 15 funcionarios por la filtración y venta, a finales de 2017, de un examen para jueces que fue cancelado en febrero, y por el cual puede ser sancionado el ex Director del Instituto de la Judicatura, Salvador Mondragón.

También está en curso el procedimiento contra el ex Director General de Inmuebles del CJF, Francisco Pérez Maqueda, a quien se encontraron 3.3 millones de pesos en la cajuela de su auto, lo que llevó a la Contraloría del Poder Judicial a presumir que recibió sobornos de constructoras.

Otro caso en investigación desde 2017 son las visitas no justificadas de 10 actuarios de seis juzgados de Toluca y Tepic a narcos en penales de alta seguridad.

Por esa conducta ya habían sido destituidos dos actuarios que trabajaban para el juez Vicente Bermúdez, asesinado en Toluca en octubre de 2016, sin que a la fecha se conozca el móvil.

La carga de trabajo en los tribunales federales tiende a estabilizarse. Entre noviembre de 2017 y 2018 ingresaron un millón 26 mil nuevos casos, por un millón 46 mil en el año anterior, la gran mayoría amparos.

A la Corte, en cambio, llegan cada vez más asuntos: 17 mil sólo este año, lo que ha llevado a los aspirantes a la Presidencia a pedir que se acoten las facultades del máximo tribunal para que no siga viendo miles de casos que no tienen relevancia jurídica nacional.