El Dilema Comercial de Estados Unidos

Comparte este artículo:

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos del 2016 trajeron consigo una serie de especulaciones e incertidumbre ocasionados por el discurso de Donald Trump, pero también trajeron consigo un dilema para los hacedores de las políticas comerciales americanas sobre la importancia o no importancia de atacar su déficit. Recordemos que durante la campaña de Trump uno de sus argumentos principales fue que Estados Unidos importa mucho más de lo que exporta, sobre todo de países como México y China los cuales señala como responsables de llevarse los empleos (sobre todo de la industria manufacturera) de Estados Unidos.

Respecto al tema del déficit hay dos cosas que resaltan por curiosas: primero, ¿Quién dijo que el déficit es un buen indicador para saber si el país está prosperando o no? y segundo, que la realidad de las cosas es que el verdadero motivo de porque Estados Unidos tiene un déficit comercial es porque la gente consume más de lo que gana. Según datos del Instituto Peterson de Economía internacional, en 2016 los ingresos de las familias sumaron 18.6 billones de dólares mientras que tuvieron gastos por 19.1 millones de dólares, 500 mil más.

Esto no es algo estático, sino que existe una tendencia de los estadounidenses a cada vez consumir más de lo que ganan, comparando el primer trimestre de 2015 con el tercero de 2017 podemos ver que los ingresos disponibles subieron en un 7.7% pero los gastos subieron en 10.7% según datos del Buró de Análisis Económico.

Es ridículo que Trump piense que imponiendo aranceles llegará a una solución cuando lo que terminará por ocurrir es que sí, disminuirán las importaciones, pero también lo harán las exportaciones sobre todo si consideramos la dependencia que tiene ese país en ciertos insumos. Está bien buscar mejorar la balanza comercial de un país y estimular la economía en formas que la gente y el gobierno no se endeuden más pero tampoco hay que adoptar medidas extremistas que puedan dejar la situación aún peor.

Los pagos netos al extranjero por parte de estadounidenses también va en aumento al crecer 2.5% de 2015 a 2017. Otro tema que también ha causado revuelo y donde también se está cayendo en un error en su discurso es respecto al argumento de Trump que los mexicanos nos estamos robando sus empleos cuando la realidad es que más de la mitad de los empleos que ha perdido la industria de la manufactura en los últimos 20 años ha sido por la automatización de los procesos y líneas de producción con robots y nuevas tecnologías y no a los mexicanos ni chinos. Es triste ver como en cualquier país sin importar su nivel de desarrollo la gente a veces se da disparos a los pies apoyando a candidatos con propuestas que al final perjudican al propio pueblo.