Meade se siente contento con Debate

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Todos Por México”, José Antonio Meade, se dijo contento con el resultado del Tercer Debate Presidencial, celebrado ayer en Mérida, Yucatán.

“Me siento muy bien, muy contento. La verdad es que fue muy buen debate y estoy muy contento, se acreditó quién es el que mejor conoce los temas”, dijo a su llega a la Ciudad de México, acompañado por su esposa, Juana Cuevas, colaboradores entre ellos el ex precandidato Presidencial por la vía independiente, Armando Ríos Piter.

Meade fue abordado por algunos simpatizantes en el AICM y además hasta se dio la oportunidad de bromear al ver a unos policías federales, pues dijo, “ahí viene por Anaya”.

#ElNidoDelGavilán: “Meade vs Anaya, el rebase en la Curva Final”

Comparte este artículo:

En estas semanas del post debate, los grandes ganadores del debate fueron AMLO y José Antonio Meade.

En lo que representó el segundo round cara a cara entre los candidatos, el formato fue innovador y refrescante. La presencia de nuevos moderadores también brindó un nuevo aire de cambio en la manera en que se han llevado los debates en la historia. 

En general, AMLO con el apodo de “Ricky Riquín Canallín” o haber guardado su cartera enfrente de Anaya desvió la atención de su deficiente preparación para el debate en temas donde se mostró débil como comercio internacional y el asunto de los migrantes. 

José Antonio se destacó por sus ataques a AMLO y a Anaya por el tema de Nestora Salgado y su familia en Atlanta, respectivamente. 

Si de algo no queda duda es que tanto Anaya como Meade lucieron preparados en sus temas, Meade por encima de los demás por su experiencia como Secretario de Relaciones Exteriores.

El Bronco volvió a usar sus frases características, sin embargo, no tuvo el mismo impacto que en el anterior debate y perdió ese momentum que le dio la propuesta de “mochar manos”. Aunque se le atacó en redes por una posible expropiación a Banamex, sin embargo, claro se vio que la palabra no la usó él sino la moderadora al querer poner palabras en los candidatos.

Meade sabe de sus limitaciones en las preferencias, pero se vio bien, lo suficiente para sumar algunos puntos, pero aun distante de Anaya.

En estas semanas, es el momento perfecto para que Meade salga al twitter y a la prensa a seguir posicionándose. Las encuestas ya muestran el avance de Meade y eso es el oxígeno que necesitaba la campaña.

Anaya perdió un momento fundamental de la campaña. Este era el momento crucial para levantar. Ya lo dijo Luis Ernesto Derbez en estos días. Anaya tendrá que apelar a reforzar su guerra sucia y buscar al electorado indeciso. 

AMLO luce por todo menos por sus argumentos sólidos lo cual es preocupante en un puntero. Sin embargo, la racha que tiene y lo bien librado que ha salido de los debates lo mantiene fortalecido en el primer lugar en una posición casi invencible.

¿Qué le pasó a Anaya?

Comparte este artículo:

El candidato del Frente se vio a medio gas, sin punch, desperdiciando la oportunidad de sumar puntos y acortar distancia a López Obrador

Si definiera en una frase el segundo debate presidencial realizado el domingo en la ciudad de Tijuana, sería la siguiente: cero propuestas y muchos malos ataques. Habrá sido que los temas no son del mismo impacto que el primer debate (corrupción y seguridad), o que el protagonismo de los moderadores hizo deslucir a los candidatos, o que la falta de propuestas fue palpable y desafortunada.

Habrán sido muchas cosas, pero la realidad es que ayer presenciamos dos horas de nulas propuestas y muchos ataques. 

José Antonio Meade fue quien mostró un mayor crecimiento con respecto al primer debate. Se vio un candidato menos técnico y más fluido, pero de poco le sirve cuando no se puede deslindar de la losa que representa el gobierno de Enrique Peña Nieto. 

Jaime Rodríguez “El Bronco” fue un cero a la izquierda que se aventó un par de puntadas. Eso sí, de lo positivo es que se le vio con un poco más de propuestas y menos ocurrencias, pero su necesidad de ser populista lo llevó a declarar que está dispuesto a expropiar Banamex para amedrentar a los gringos (aquí sí tenemos a un Chávez en potencia). 

López Obrador cumplió un papel más decente que en el primer debate. Dos cosas que le fallaron y mucho en aquél evento de abril, fueron la tardanza en la que articulaba sus ideas y la nula capacidad de respuesta a los ataques de sus contrincantes. Y aunque se vio tosco al responder con frases como “Ricky Riquín Canallín” o al llamar a Ricardo Anaya como cínico y mentiroso, algo que sí mejoró y mucho fue la velocidad con la que compartía sus ideas, ayudándole a verse menos tieso. 

El que de plano decepcionó fue Ricardo Anaya. El candidato del Frente sin duda ganó el debate, porque es quien más preparado está, quien tiene mejor manejo de tiempos y la agilidad mental para responder a preguntas del público, moderadores y sus adversarios. Pero hasta ahí.

Vi a un candidato medio pasmado, sin gas, como que todo el punch se le fue en los golpes que le aplicó a la pera de box más temprano. Sin duda era la gran oportunidad del panista para colocarse un poco más cerca de López Obrador y la realidad es que las tendencias no se modificarán y la distancia seguirá rondando los 15 puntos porcentuales, algo que para el momento de la campaña, se vuelve inalcanzable. 

Veremos que pasa en los siguientes 40 días, pero estamos entrando a una campaña que parece de mero trámite. Lo visto la noche del domingo por Anaya, el que se haya ido del recinto sin declarar a medios, incluso lo dicho por Jorge Castañeda, su coordinador y Damián Zepeda, el presidente nacional del PAN, muestran a una candidatura resignada, desgastada y desanimada porque los días pasan y la distancia no se acorta. 

Camino hacía la democracia

Comparte este artículo:

Cada quien sigue con sus obsesiones; cada quien sigue descalificando generosamente a los otros tres; cada quien demuestra un nacionalismo indispensable y deseable; todos acuerdan en la necesidad de unión nacional frente a las agresiones del diablo de la peluca anaranjada. Salvo por el candidato del PRI, el rechazo a la visita de Donald Trump a México es un excelente tema de coincidencia; faltó denunciar con más virulencia el trato denigrante a los migrantes. 

¿Será un sueño y una ilusión? Me pareció algo más aterrizado el debate de anoche, bajo la batuta experta de dos excelentes moderadores, que tuvieron el valor de plantear buenas preguntas, adicionales a las del público (que supongo habían sido cuidadosamente filtradas). No siempre son muy convincentes las propuestas y casi siempre están fuera de contexto los ataques personales. ¿Tendrá sentido acusar a AMLO porque su hijo fue a estudiar a España? ¿Ayuda a entender la política de migración saber que la mamá del candidato no sabe leer ni escribir? 

El debate fue más movido que los anteriores; permitió a cada quien reafirmar sus políticas básicas. ¿Habrá convencido a los electores? Por la tardío del horario (¡México es más futbolero que político!) supongo que la audiencia fue algo limitada. En una primera evaluación, confirmó posturas, no trajo sorpresas  significativas, pero fue menos acartonado que otras prestaciones similares. ¿Habrá modificado el voto de algunos electores? Lo dudo. Sin embargo, es un ejercicio necesario para el acercamiento a la democracia que tanto necesita México. 

Aquí los mejores memes que nos dejaron el segundo #DebateINE

Comparte este artículo:

¿Qué es lo mejor que nos deja el segundo #DebateINE? Definitivamente no son las propuestas de los candidatos, ya que de esas no hubo muchas o casi ninguna, lo mejor que nos dejo fueron los memes. Por lo tanto el equipo de Altavoz MX te hace un resumen de los mejores:

  1. “Ricky, Riquin, Canallin…” ¿El viejito de oro se gancho con el bebé?

2. “Dale con lo de la honestidad morro”

3. No podía faltar el mocha manos… Que por cierto, insistió en su propuesta…

4. ❤

5. Hubo momentos en el que el #DebateINE estaba mejor que “La Rosa de Guadalupe”.

6. Pobre vato, lo dejaron en el limbo.

7. “Tromp, trompin, trompetin”

#Kleroterion: “El debate y el futuro de la elección”

Comparte este artículo:

Entre los resultados del primer debate Presidencial en Palacio de Minería, hemos encontrado diversas postulaciones, por supuesto en entrevistas posteriores, cada uno de los candidatos, se han declarado ganadores del mismo.

Respecto a la audiencia, el INE informó que más de 3 millones de personas vieron el debate por medio de redes sociales como Facebook, Twitter y Periscope, por otro lado 11.4 millones de personas mayores de 18 años, lo vieron por televisión.

Es importante conocer las visiones del debate desde un aspecto ciudadano a nivel nacional, sin embargo,  hoy en día y desde la época de Vicente Fox, sobresale la división de ciudadanos a través de grupos, en este caso nos referiremos al mencionado “Grupo Rojo” o conocido en la política como “Círculo Rojo” y cómo puede intervenir de manera importante para las próximas elecciones.

Este círculo está integrado principalmente por líderes de élite en todos los ámbitos, son formadores de opinión pública y consumen información de calidad reconociendo los intereses y compromisos de cada medio y en varias teorías se refieren a que esta información se forma habitualmente de arriba hacia abajo, es decir, primeramente de la opinión del grupo rojo y posteriormente al que le llaman “sociedad de masas” o para algunos investigadores el llamado “grupo verde”, al que pertenecen los demás mexicanos, donde la gente no se preocupa por conocer a los candidatos o propuestas, ni mucho menos fuentes de información eficaces para poder tomar la decisión más acertada a sus necesidades.

Por supuesto sé muy bien que esto se escucha totalmente elitista o desigual, pero es una realidad hoy en México y es de vital importancia para poder tomar decisiones respecto a elecciones, aunque el grupo verde no percibiría de manera directa los beneficios que postula el grupo rojo, por lo que pareciera que éste sólo se beneficiaría y no la población en general.

Al día de hoy en la etapa de campañas, se percibe un intento en el círculo rojo  de generar una percepción respecto al crecimiento del candidato Ricardo Anaya, la caída de José Antonio Meade en las encuestas, así como la de AMLO, para ser ya un referéndum Andrés Manuel contra el segundo lugar que en este caso sería Anaya. En este sentido ya observamos organismos intermedios, cámaras, y líderes de este círculo rojo, operando  abiertamente en contra de Andrés.

Es importante señalar que este círculo también tiene fijaciones internacionales, por lo que su espectro de crítica e información, trasciende fronteras, por ejemplo, diversos medios informativos a nivel internacional tuvieron reacciones ante el primer debate presidencial, para el Russia Today, no hubo un ganador, resaltando el enfrentamiento de todos contra AMLO, el Associated Press igualmente destacó los ataques en contra de Andrés Manuel estableciendo que este candidato permaneció centrado y preparado, El País consideró que López Obrador fue previsible y que los momentos más destacados fueron la bala del Bronco y mochar la mano al funcionario que robe, la amnistía de Obrador y por último el reto de Anaya a Meade para aclarar los actos de corrupción del PRI, para el Newsweek, lo más relevante fue lo de cortar la mano, para el Irish Time Andrés Manuel salió ileso del debate y para el Turkish Telegrah Ricardo Anaya fue el que se llevó el debate, pero AMLO no entró en provocaciones y el debate versó en atacarlo.

Según los analistas después de este primer debate es poco probable que cambien las preferencias expuestas en las encuestas, donde hasta el momento, supera el candidato Andrés Manuel, seguido por Ricardo Anaya y de acuerdo a la notoria actuación de los cuatro candidatos a atacar a AMLO, los analistas concluyen que realmente éste ganó en sus términos, que sólo fue, como manejaron algunos actores, a administrar su victoria, sin embargo, en una encuesta telefónica que realizó Grupo Reforma menciona que el 36% de los entrevistados consideraron ganador a Anaya.

Después de todos estos datos y razonamientos el asunto medular de fondo no es si gana Andrés Manuel, sino más bien qué va a pasar si pierde.

Estamos totalmente ciertos que con su victoria o no, la vida política y legislativa cambiará de manera drástica, ya que MORENA será parte fundamental de todas las actuaciones venideras del Congreso, se convertiría en una parte medular para aprobar reformas estructurales, desde las más sencillas hasta las más vitales, por lo que podríamos caer en signos de ingobernabilidad en las cámaras, paralizadas por la fuerza que tendrá este partido.

Asimismo, no estamos seguros si al perder AMLO, se podrían generar estallidos de violencia después de que encuestas lo ponían 22 puntos arriba a dos meses de la elección, en el supuesto escenario de que sus seguidores presumieran que exista un fraude, habría que ver los riesgos que presenta esto para el país y el tipo de comportamiento que surgiría, además de saber que AMLO estaría nuevamente en una encrucijada histórica, aceptar la derrota y retirarse, o como comentamos, tomar otro camino.

Por lo anterior, considero que es de vital importancia fortalecer a las instituciones y la civilidad en la elección, ya que al blindarse las autoridades electorales, podremos tener la tranquilidad de que el resultado final, será el que realmente México decidió a través de su voto.

 

¿Por qué nos limitamos? NO tiene que ser una o la otra…

Comparte este artículo:

El pasado domingo 22 de abril fue el primer debate presidencial, y el primer segmento que se discutió fue sobre seguridad. En dicho segmente pudimos escuchar algunas propuestas por parte de todos los candidatos, algunas muy buenas y otras no tanto (mochar manos…), pero lo que no escuchamos fue una propuesta completa, integral y transversal de como abordar de manera completa todo el problema de inseguridad que vive nuestro país.

De Meade escuchamos dos buenas propuestas:

  • Código Penal único
  • Ministerio Público autónomo 

De Anaya:

  • Inversión en tecnología para investigación
  • Control y rastreo del efectivo

López Obrador:

  • Amnistía con las bases, es decir campesinos, jóvenes y mujeres que sin otra opción económica cayeron en el crimen organizado (sembrar-distribuir-vender etc). 

Margarita Zavala:

  • Profesionalizar y duplicar la Policía Federal, a fin de que sea más confiable y eficaz.

A que me refiero cuando digo una propuesta integral, transversal y completa, a que justamente no basta con las propuestas de un candidato. 

Y si pensamos mejor en una propuesta de las propuestas (como ninguna candidato o candidata citará o reconocerá a otro de sus adversarios), pues aquí una humilde idea para generar una mejor estrategia en 8 puntos:

  1. Código Penal único
  2. Ministerio Público autónomo
  3. Invertir en tecnología para investigación
  4. Control y rastreo de flujos de efectivo
  5. Amnistía en los términos ya explicados
  6. Profesionalizar y duplicar la Policía Federal (y estatales)
  7. Iniciativa al congreso para legalizar la venta de marihuana recreativa
  8. Fortalecimiento de las fronteras para controlar y detener el flujo ilegal de drogas y armas (México-EUA, EUA-México, México-Centro América-CA-México)

OJO no estoy descubriendo nada ni considero que todo se resuelva mágicamente pero si creo en la coordinación de esfuerzos, si creo que México es mucho más que el proceso electoral y las propuestas de X o Y candidato, y si creo que quien gane tiene que sumar ideas, estrategias y esfuerzos para sacar adelante al país.

Considero que esta reflexión puede hacerse desde todas las estrategias para abordar diversos temas, otro debate tendríamos y otro nivel de política si en vez de defender lo indefendible y justificar por justificar, nos abriéramos a escuchar, contrastar y reconocer esfuerzos para sumar. 

NADIE TIENE LA ÚLTIMA PALABRA NI NADIE TIENE LA CAPACIDAD DE RESOLVER TODO SOLO.

Invito a la gente a estar más tranquilos durante el proceso electoral, no pierdan amistades por una elección mejor intenten convencer con argumentos desde la cabeza y no desde el estómago. Sí se puede y se debe hablar de política en la mesa solamente hacerlo con ideas, una botana en el centro, agua (refresco-una cerveza “sin S”) y un juego de mesa para después de debatir. 

Le pide Anaya a AMLO tranquilizarse

Comparte este artículo:

El candidato presidencial de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, pidió su contrincante, Andrés Manuel López Obrador, tranquilizarse ya que lo nota enojado desde después del debate.

“Que se tranquilice, desde que terminó el debate se fue muy enojado por lo visto sigue muy enojado y está muy claro porque no quiere debatir, porque teme volver a ser exhibido en sus contradicciones y en sus engaños… Es uno síntoma de su enojo, está muy enojado desde que terminó el debate, vieron la actitud con la que se fue y no se le ha pasado el coraje”, dijo el panista durante su conferencia mañanera.

Por otro lado, Anaya llamo a la civilidad después de las protestas de trabajadores sindicalizados en contra de López Obrador y la petición de Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco” de cortar la mano a los delincuentes.

“Hago un llamado a que nos conduzcamos con civilidad, a que esta campaña transcurra de manera pacífica y sea una campaña donde podamos privilegiar las propuestas y el contraste de las ideas, no los adjetivos violentos y no las expresiones públicas violentas… Yo a él lo respeto en lo personal, hay propuestas que nos e comparten y es una propuesta que no comparto”, aseguró el ex dirigente nacional del PAN.

(Con información de Noticias MVS)

#ElNidoDelGavilán: “Cianuro para todos”

Comparte este artículo:

Los lugares comunes del análisis del debate han sido: “Ganó Anaya”, “hay que mochar manos”, “AMLO se vio lento”, “Meade no levanta”. La tonalidad del debate fue la esperada, ataques a Andrés Manuel y la esperada oratoria de Ricardo Anaya.

Sin embargo, hay que salirnos un poco y reflexionar sobre el trasfondo de las posturas y del contexto de los candidatos.

Lo de “mochar mano” me parece que es una de las mejores propuestas en términos de publicidad que se ha hecho en un debate en México. Es una propuesta lo suficientemente irracional, suicida, bárbara y contundente para un personaje que apela al costumbrismo, la irreverencia y el desparpajo. Obviamente, Jaime Rodríguez no piensa siquiera en la posibilidad de ejecutar dicha ley. El cumplió y se le recordará a nivel nacional por esa frase. Ganó la notoriedad que no había tenido.

Es un país donde hay regiones que tienen un grado de barbarie peor que Afganistán en pleno régimen talibán ese tipo de propuestas descabelladas hacen eco en algunos grupos. Ya en Acapulco dejaron a un decapitado con una referencia al Bronco. 

Mientras Meade y Anaya apelan a un público de clase media aspiracional con frases técnicas y programas bien estructurados. La nota la han hecho las ideas y el humor de AMLO y ahora la frase de Jaime.

Es en cierta forma lamentable tener un nivel de propuestas tan débil y un electorado tan decepcionado de todo y todos que la clase política vive ridiculizando constantemente. 

Dadas estas condiciones de falta de credibilidad, inseguridad, ausencia de estado de derecho y escándalos de corrupción, el electorado se radicaliza y candidatos pueden apelar a la irracionalidad para ganar.

En Monterrey, Patricio Zambrano, con una plataforma ausente y de simple oposición obtuvo un 20% en la elección pasada a la alcaldía.

Si El Bronco capitaliza el momentum actual, puede subir un 3-5% que obviamente no lo hará ganar, pero si entraría a ese bloque de la población descontenta y profundamente desinteresada en el proceso electoral.

Cuestionaban diversos analistas a nivel nacional el que este tipo de propuestas suban preferencias de voto, sin embargo, es bastante corto de miras asumir que el electorado nacional es homogéneo, de clase media con estudios por encima de educación superior y citadina sin entender el contexto cultural de cada región, así como el capital cultural con el que cuenta cada ciudadano. 

Lo dicho, dicho está.

Apuntes del primer debate presidencial

Comparte este artículo:

¿Quién ganó? Ricardo Anaya

¿Quién perdió? José Antonio Meade

¿Qué pasó con AMLO? Salió tablas

¿Y los independientes? Mejor suerte para la próxima

Y se llegó el primero de los tres debates de la campaña presidencial. La noche del domingo pudimos apreciar un ejercicio que pocas veces se ve en México: un verdadero intercambio de ideas. Bien por el INE que dejó a un lado el típico formato acartonado y dio paso a una dinámica más entretenida donde los moderadores pudieron hacer preguntas a las candidaturas y los candidatos y la candidata, tuvieron la oportunidad de contrastarse.

Sin duda, Ricardo Anaya es el ganador del debate. No debería sorprender, su capacidad de oratoria quedó demostrada la noche de las elecciones estatales de 2016, cuando tundió y exhibió a un político con amplia experiencia como Manlio Fabio Beltrones. El candidato del Frente se vio preparado, con exactitud de tiempos y con dos o tres ganchos al hígado de sus contendientes. Quizá su único aspecto negativo es que por momentos se veía como el niño aplicado del salón que le cae mal a todos porque cree saber todas las respuestas.

El gran perdedor se llama José Antonio Meade. El candidato del PRI tenía la gran oportunidad de repuntar algo su perdida campaña, pero no lo logró. Sus tecnicismos y frases rebuscadas aplicaban bien para una clase de doctorado, pero poco permeaban en un debate nacional. Meade se mostró como un buen maestro, pero sin duda un mal candidato. Tuvo destellos, cuando supo confrontar a Andrés Manuel y tiró el dardo de la recogedora, o cuando comparó a Ricardo Anaya con Roberto Borge. Pero fuera de eso, la loza de cargar con un partido y un presidente desprestigiado, le impidieron a Meade poder resaltar. Parece que el barco de la presidencia ya zarpó y él se quedó sin subirse.

López Obrador salió tablas porque jugó a la segura. Como el puntero de las encuestas y con una ventaja de doble dígito, salió a repetir su narrativa de campaña. Mostró poca preparación con los tiempos y las temáticas. Dejó ir la oportunidad de dar cátedra de los temas que probablemente domine más, como lo son la corrupción e impunidad. Probablemente su mayor triunfo haya sido que lo rasparon pero no lo suficiente para que su ventaja decaiga. Veremos cuál será su estrategia con miras a los siguientes debates.

Margarita Zavala imprecisa, trabada, con entusiasmo pero sin carisma. Sin duda fue de lo más gris en el debate y no tanto por su falta de elocuencia o de dinamismo, sino porque no fue tomada en cuenta por nadie. Veremos qué tanto mueve sus tendencias, pero la realidad es que no fue su mejor noche.

Jaime Rodríguez en el plan que ya le conocemos, arrebatado, hablador, confrontador, con puntadas del nivel de “mocharle la mano a los funcionarios corruptos”. Así el nivel de su candidatura. Hablaba de sus cartas para ser presidente tomando en cuenta sus logros en Nuevo León, pero si uno revisa los números, la situación en el estado es hoy peor que la de hace 3 años cuando ganó la gubernatura. Pero bueno, su forma de hablar le trajo algunos reflectores y sin duda el apoyo de uno que otro despistado. 

Así las cosas en el primer debate. Considero que los números no cambiarán tanto, pero sin duda servirá para consolidar las tendencias: un AMLO sólido en el primer lugar, un Anaya que se planta en el segundo; un Meade que cada vez se ve más perdido y unos independientes que luchan pero no figuran.