Presenta ONG contrapropuesta de Guardia Nacional

Comparte este artículo:

El colectivo Seguridad sin Guerra entregó al Senado su contrapropuesta para la Guardia Nacional, la cual contempla no otorgar a sus integrantes fuero militar y que su capacitación sea absolutamente civil.

La agrupación, que afirma tener el respaldo de 300 organizaciones civiles, busca quitar toda influencia militar de la minuta aprobada por diputados, la cual se discute en la Cámara alta.

Plantea que la convocatoria vaya dirigida a policías federales, sociedad en general y militares en retiro, no en activo.

“La Guardia Nacional es una institución policial de carácter y dirección civil adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana“, indica la propuesta.

Piden que no exista un mando mixto- entre Defensa Nacional, Marina y SSPC– sino sólo a cargo de la Secretaría de Seguridad.

Además que, a partir de la entrada en vigor de la Guardia, el Gobierno tendrá 180 días para presentar un programa calendarizado para la desmilitarización paulatina.

“Con plazos escalonados definidos a partir de un diagnóstico construido con evidencia e indicadores verificables construidos por instituciones imparciales e independientes“, indica el documento entregado.

También demandan que el Gobierno tenga máximo un año para anunciar un plan “de desarrollo penitenciario efectivo y análogo”, que garantice una carrera profesional de custodios y mejoramiento de prestaciones y protección mínima de seguridad.

Además de exigir un reporte trimestral -no anual como quedó aprobado- sobre las acciones de la Guardia.

También quieren crear una comisión, conformada por representantes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, para que, junto con las autoridades, elabore un informe semestral sobre su actuación.

Las organizaciones demandan que las leyes secundarias en las que se detalle la actuación de la Guardia sean aprobadas por las dos terceras partes de las Cámaras, y no por mayoría calificada como cualquier otra legislación.

Acompañado por representantes de organizaciones y senadores del PAN y Movimiento Ciudadano, en conferencia, el senador sin partido Emilio Álvarez, confió en que la disposición de analizar la minuta a través de un Parlamento Abierto permita aceptar las propuestas ciudadanas.

“La discusión pública ha estado marcada por la simulación y la distorsión entre lo que está en la minuta y el discurso público”, advirtió María Elena Morera, de Causa en Común.

“El mando militar, la capacitación y mando operativo a cargo de la Sedena, así como la intención de un artículo transitorio que permita que las Fuerzas Armadas hacer labores de seguridad pública, como lo hacen y por tiempo indefinido, son algunos de los elementos más peligrosos de lo que se podría aprobar en los próximos días”.