Lo mismo de siempre, con los de siempre

El día de ayer se pasó a votación en las comisiones de legislación y puntos constitucionales, un dictamen de la Ley Electoral, donde se pretende en algunos puntos dejar muy mal parados a los ciudadanos.

Duele ver como ciertos actores políticos de una manera ventajosa quieren seguir al frente del Estado, municipio o cual sea su interés propio, no es posible que quieran traicionar a la ciudadanía que en los comicios del 2015 les dio un voto de fe.

Yo no hablo de colores, o estoy culpando en especial a algún partido, porque sé que todas las ideologías y movimientos sociales nacieron de una noble causa.

Lo que no es permisivo, es que nos sigan pegando en donde nos duele a los ciudadanos, dejando siempre un piso disparejo para la participación activa ciudadana; temas importantes que se trataron en el dictamen mencionado solo por nombrar algunos son:

Seguir permitiendo la entrada a las casillas electorales con celulares, esto incentiva el voto clientelar debido a que en lo oscurito se puede seguir tomando la famosa fotografía a las boletas y “entregar” ese voto al encargado de dar el moche, de $500 a $600 pesos por voto.

Otro tema por demás importante es que los actuales Alcaldes no deben dejar su puesto si quiere hacer campaña para su relección, esto es peligrosísimo ya que se puede hacer un vicio monetario y utilizar los recursos públicos en su campaña, o en su defecto, puede tomar 4 meses de licencia si así lo desean, esto para ver lo que les conviene o no, es decir les dejan todo en bandeja de plata.

Sigue el financiamiento desmedido a partidos políticos, es decir sigue nuestros impuestos cubriendo necesidades de campañas políticas en lugar de hacer una correcta distribución de estos o invertir en movilidad por nombrar un caso en específico.

Cabe recalcar que esta fue la primera vuelta, estos puntos no están plasmados en ninguna ley ni tampoco publicado en ningún medio oficial, la bola esta de lado de los diputados y es su misión ver por la ciudadanía, esperemos que está vez no nos fallen.

Sé que este tipo de decisiones se ven ventajosas, de muy mal gusto y aterradoras si así gustan nombrarlo, pero lo que más da tristeza, es que seguimos sin hacer nada, seguimos sin informarnos, seguimos aceptando sin saber cualquier condición que nuestros gobernantes dicten, tal pareciera que estamos destinados a seguir en línea recta hacia un acantilado bastante hondo y no poder revirar.

Es nuestro tiempo, debemos de tomar lo que nos toca y hacer conciencia de boca en boca, informando al vecino, al amigo o a nuestros hijos, según sea el caso, nos urge participar activamente con nuestra sociedad, no más moches, seguir tratando de ser lo más apegados a la cultura de la legalidad posible, sé que cuesta y mucho, pero es la única manera en que podremos tener una educación social positiva para que el día de mañana transformemos Nuevo León, es un duro camino por recorrer, pero si no empezamos dando el primer paso, jamás llegaremos a la meta.

Trascendamos, que esto sea nuestro único deber.