11 de marzo: “100 días de AMLO”

Comparte este artículo:

Se cumplieron 100 días de mandato de Andrés Manuel López Obrador, 100 días que se han sentido eternos. Muchas cosas han sucedido en este corto periodo de tiempo. Entre sus conferencias mañaneras que nos mantienen en cunclillas para conocer que otro cambio se avecina y lo que pasa todos los días en el país, ya no sabemos que viene, si un abrazo o un balazo.

Sólo queda hacer un pequeño recuento de todo lo que ha cambiado en tan poco tiempo. Se ha cortado o trasladado financiamiento público en programas como PROSPERA, publicidad y comunicación para la Secretaría de Turismo, apoyo a guarderías y centros infantiles, entre otros. Se han adelgazado a las Instituciones, centralizando el poder en una figura magnanima y benevolente. Yo sigo cuestionando, ¿Cómo se puede construir una democracia fuerte, estable y efícaz sin instituciones que la respalden?

Ustedes dirán: “pero las instituciones continúan”; pues sí, pero ¿hasta cuándo? En los últimos meses, se ha buscado forjar nuevas, un claro ejemplo: la Guardia Nacional. Esta nueva figura de seguridad pública, que brindará certeza para los gobernantes, pero no del todo para los gobernados. En estos 100 días, una gran cantidad  de organizaciones en favor de los derechos humanos, se han posicionado en contra de esta propuesta que ya ha sido aprobada por la Cámara de Diputados, Senadores y 17 Congresos locales.

Por otra parte, se ha cancelado el aeropuerto de Texcoco con argumentos de daño al medio ambiente y falta de transparencia en las licitaciones. Así mismo, se ha iniciado el proyecto del Tren Maya con la misma falta de estudios medio ambientales en las zonas que no cuentan con vías ferroviarias.

En las últimas semanas, se ha mandado una terna de candidatas a juezas de la Suprema Corte verdaderamente preocupante, no sólo porque las aspirantes han contrapuesto sus posturas personales por encima del marco constitucional, sino porque se cuestiona su independencia y poder de contrapeso con respecto al ejecutivo, ya que llevan una relación cercana con el presidente.

En estos últimos meses, ha comenzado una lucha contra el huachicol, que se aplaude, pero una vez más la implementación queda corta y refleja una falta de expertise en el manejo de la administración pública.

No todo es malo, acorde a la última encuesta elaborada por Paramatría,  las acciones del representante del poder ejecutivo son vistas de manera positiva por más del 80% de la población. Después de haber tenido un presidente ausente en casos de crisis y sin capacidad de respuesta, llega ahora alguien que acorde a la ciudadanía da la cara ante la población. La legimitimidad la tiene, y por lo tanto las acciones antes mencionadas parecen pasar de largo, pero la pregunta queda latente, ¿Hasta cuándo durará ese apoyo, si se sigue tomando decisiones a ciegas y sin un plan realmente estructurado? El tiempo lo dirá todo, claro, en más de 100 días.