Mejor educación, mejores ciudadanos

Todos somos parte de la educación, una parte de nuestra población está recibiendo clases, otros más forman parte del cuerpo docente de alguna escuela, y a muchos, incluyéndome, nos corresponde el llevar a nuestros hijos a clases y motivarlos en aquellos días cuando levantarse de la cama es todo un reto para ellos. La educación de una persona no sólo compete al alumno y al maestro, somos muchos los responsables de formar parte de este proceso; la familia y el gobierno también tienen un rol muy importante.

La educación es una parte fundamental en la vida de las personas, hasta hace unos años considerábamos que un niño se educaba al asistir a la escuela, y este proceso terminaba cuando recibía un título universitario. La sociedad en la que vivimos ahora nos ha impulsado a cambiar nuestra forma de pensar, hoy en día las personas no se conforman con una carrera universitaria, se esfuerzan por estudiar uno o más posgrados. En un mundo que cambia constantemente es difícil creer que el conocimiento no evoluciona.

Una educación no está completa si se dejan de lado los valores humanos.

El mayor nivel de escolaridad ha permitido que la población sea más crítica con su entorno, y esto ha ocasionado que participe en el proceso de construir un mejor lugar para vivir. Es así como hemos entendido que una educación no está completa si se dejan de lado los valores humanos. Creo que son admirables todas aquellas personas que han estudiado y se han preparado para desempeñar alguna profesión, pero que además realizan su trabajo con honestidad, compromiso, respeto e integridad.

El no maltratar a los animales y el cuidar los recursos naturales son muestras de una sociedad más educada.

La educación no sólo se demuestra con mayores grados de estudio, la forma en que tratamos a las personas que nos rodean y a nuestro medio ambiente también son señales de que tan bien educados estamos. El no maltratar a los animales y el cuidar los recursos naturales son muestras de una sociedad más educada. En la actualidad sabemos que al proteger al ecosistema podemos mejorar nuestra calidad de vida, pero de lo contrario, la explotación desmedida de nuestros recursos naturales se traduce en costos y perjuicios para la sociedad.

El dinero que el Gobierno destina a educación es una inversión.

El Gobierno tiene el deber de ofrecer educación gratuita hasta el nivel medio superior, pero también debe de seguir fomentando los programas donde se enseñe a nuestra población a cuidar los recursos naturales. El dinero que el Gobierno destina a educación es una inversión, por ejemplo, los programas para concientizar a la población de no tirar basura pueden evitar problemas de inundaciones por alcantarillas tapadas y los costos asociados con esto. Por su parte, las campañas para concientizar a la población sobre el cuidado del agua hacen que las personas utilicen este servicio de forma racional y no la desperdicien.

Una población más educada implica de un esfuerzo continuo en el cual no sólo intervienen maestros y alumnos, las familias deben de fomentar los valores humanos y el gobierno debe de continuar ofreciendo educación al alcance de todos. En la medida que logremos tener una mejor educación vamos a contar con mejores ciudadanos, personas que no sólo persigan el bienestar propio, sino que estén comprometidas con tener un bienestar común.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”