De 10 a 12 años tardará limpiar contaminación del aire de Monterrey

Limpiar el aire contaminado de la Zona Metropolitana nos llevará de 10 a 12 años más, esto según el secretario de Desarrollo Sustentable, Roberto Russildi.

“Estimamos que limpiar el aire de la ciudad de Monterrey, si lo hacemos bien año con año, nos tomará entre 10 y y12 años”, expresó durante la instalación del Consejo Consultivo de Ingeniería Ambiental en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Ante esto Russildi explicó que, para lograr este objetivo, el Estado pretende dar autonomía a la Secretaria, para darle continuidad al proceso de cambiar los procedimientos industriales a nivel estado.

Según Russildi este proceso de limpieza ya comenzó, siendo la regularización de las pedreras la premisa de evolución en la política ambiental del Estado.

Según el funcionario, de las pedreras que están instaladas en el Estado, 12 están ya totalmente cerradas, 10 están suspendidas, 24 mantienen operaciones, una mantiene permiso parcial de operar y una más es federal, por lo que sale de su competencia.

Además, desairó el intento de los diputados locales por establecer una “Ley de pedreras”, ya que en el pasado se ha querido hacer y nunca ha pasado al pleno.

“El congreso nunca hizo nada para controlar a las pedreras”, aseguró, además de que considera, tendría que hacerse entonces también una ley para cada una de las industrias contaminantes.

Para poder medir la evolución de este proceso de manera más precisa, la Secretaría inaugurará el próximo 15 de agosto, una nueva estación de monitoreo de calidad del aire en Cadereyta, en donde a decir de Russildi, las primeras mediciones salen altas en azufre, siendo este el principal contaminante.

El comienzo de una solución




Uno de los temas que ha estado en la opinión pública en los últimos años es la calidad del aire en la ciudad de Monterrey y su Área Metropolitana. Según estudios de las Naciones Unidas, nuestra ciudad tiene la peor calidad del aire de América Latina y por consecuente del país enteró. Este mismo problema ha causado que las enfermedades respiratorias y muertes por consecuencia de las mismas se multipliquen.

Ayer el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón y su Secretario de Desarrollo Sustentable, Roberto Russildi, presentaron una estrategia para mejorar la calidad del aire en los próximos dos años. Aunque ciertamente no es una solución rápida y que se dará de la noche a la mañana, es por lo menos un comienzo.

Entre las estrategias para mejorar la calidad del aire, esta la creación de la Procuraduría Ambiental, misma que se encargará de recibir y dar respuesta a las quejas de ciudadanos y ciudadanas en contra de empresas y lugares que crean ellos que están violando la ley. También el estado se ha comprometido a ahora sí, esperemos, hacer valer la ley y sancionar a las empresas, construcciones y lugares que contaminen más de lo permitido.

Por otro lado, considero que también es importante mencionar quiénes firmaron el acuerdo para mejorar la calidad de vida de nuestra ciudad. Además del gobierno del estado, la Asociación Metropolitana de Alcaldes, 19 organismos, cámaras empresariales, 4 universidades y 9 colectivos ciudadanos firmaron este importante acuerdo.

Y a todo esto, ¿por qué es esto importante? Es importante debido a que esto significa que hay un consenso entre muchos de los grandes representantes de los ciudadanos.

Por último, la creación de esta estrategia para la calidad del aire, significa que la controvertida verificación vehicular no se aplicará. De hecho, durante el evento de ayer, “El Bronco”, dijo que él había caído en un error, al querer aplicar la verificación vehicular antes de tener una estrategia bien estructurada para eliminar la contaminación de la ciudad.

En lo personal, el plan deja muchas incógnitas y un sabor de que tal vez no sea suficiente. Lo que sí es positivo es que el estado por fin está echándole el ojo y dándole solución a un problema que nos afecta a todos y todas.




______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”