Anaya habla del aborto y matrimonio homosexual en la Ibero

Comparte este artículo:

El candidato a la presidencia de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, acudió este martes a la Universidad Iberoamericana campus Ciudad de México, fue cuestionado sobre corrupción, aborto y matrimonio entre personas del mismo sexo, y en diferentes momentos fue ovacionado, en un auditorio lleno.

Durante el diálogo con alumnos y el periodista Jorge Ramos, Anaya dijo que no piensa declinar bajo ninguna circunstancia, y que su campaña apuesta por el cambio, no por la continuidad.

Marta Tiana, una alumna de la prepa Ibero, le preguntó a Anaya si investigaría los casos de corrupción del gobierno de Enrique Peña Nieto, si el candidato José Antonio Meade declinara a su favor.

Anaya contestó que no le interesa el apoyo de Meade, porque representa al régimen con el que él quiere romper.

Cuando Jorge Ramos le recordó a Anaya que López Obrador le había dicho “Ricky Riquín Canallín“, durante el segundo debate presidencial, el candidato del Frente dijo sentir “pena ajena” por los recursos utilizados por el político tabasqueño, para atacarlo, y fue ovacionado por los asistentes al diálogo en la Ibero.

En el auditorio José Sánchez Villaseñor de la Universidad, un joven se levantó con una bandera arcoíris, justo en el momento en que el periodista Jorge Ramos cuestionaba al candidato presidencial:

-Si uno de sus hijos fuera gay, ¿iría a su boda?

-Por supuesto que sí-, respondió Anaya.

Sobre el aborto, Anaya dijo que está en contra.

“Ya te dije que estoy a favor de la vida. Quieres que lo frasee al revés, en contra del aborto. Nada más que tengo que aclarar, hay quien está en contra del aborto y quiere criminalizar a las mujeres. Bueno, está bien, siempre y cuando no se criminalice a las mujeres, sí”, respondió ante la insistencia de Ramos, para que se expresara con claridad sobre el tema.

Gloria Ramos, estudiante de Derecho, le preguntó qué iba a hacer con el caso Ayotzinapa y si aceptaría que volviera a venir a investigar el GERI, a lo que el panista respondió que estaba de acuerdo con la ayuda internacional, y que la resolución de un tribunal había dejado claro que el actual gobierno, lejos de ayudar a resolver la verdad, fue un obstáculo en el caso.

Anaya es el primer aspirante presidencial que acude durante este proceso electoral a la Ibero, la universidad que hace seis años marcó un antes y un después en las campañas, con el nacimiento del movimiento YoSoy132 contra el hoy presidente, Enrique Peña Nieto.

Al salir del auditorio, Anaya fue ovacionado y se escucharon gritos de “presidente, presidente”. El Partido Acción Nacional e integrantes de su equipo de campaña presumieron en redes sociales el desempeño del candidato y la reacción que obtuvo ante los alumnos.

Aunque la mayoría de las expresiones fueron a favor, un pequeño grupo de jóvenes gritó a su paso “es un honor estar con Obrador“, y otro alumno con una cartulina lo tildó de “canaya”, “doble cara” y “ambicioso”.

Otro grupo llevó pancartas exigiendo justicia por el caso Ayotzinapa e hizo la cuenta del 1 al 43 para rematar gritando “justicia”, mientras Anaya pasaba de largo hacia la salida, tomándose selfies con quienes sí lo apoyaban.

Y esa es la exigencia en general, al sistema político, que ha decepcionado y que es la causa principal de que este país esté como está. Desde que Felipe Calderón implementó su supuesta guerra contra el narcotráfico. Y Anaya no se deslindó ahorita, eso es muy interesante”, criticó Ekaterina Sicardo, de 23 años, estudiante de historia del arte y que participaba en esa protesta.

¿Qué le pasó a Anaya?

Comparte este artículo:

El candidato del Frente se vio a medio gas, sin punch, desperdiciando la oportunidad de sumar puntos y acortar distancia a López Obrador

Si definiera en una frase el segundo debate presidencial realizado el domingo en la ciudad de Tijuana, sería la siguiente: cero propuestas y muchos malos ataques. Habrá sido que los temas no son del mismo impacto que el primer debate (corrupción y seguridad), o que el protagonismo de los moderadores hizo deslucir a los candidatos, o que la falta de propuestas fue palpable y desafortunada.

Habrán sido muchas cosas, pero la realidad es que ayer presenciamos dos horas de nulas propuestas y muchos ataques. 

José Antonio Meade fue quien mostró un mayor crecimiento con respecto al primer debate. Se vio un candidato menos técnico y más fluido, pero de poco le sirve cuando no se puede deslindar de la losa que representa el gobierno de Enrique Peña Nieto. 

Jaime Rodríguez “El Bronco” fue un cero a la izquierda que se aventó un par de puntadas. Eso sí, de lo positivo es que se le vio con un poco más de propuestas y menos ocurrencias, pero su necesidad de ser populista lo llevó a declarar que está dispuesto a expropiar Banamex para amedrentar a los gringos (aquí sí tenemos a un Chávez en potencia). 

López Obrador cumplió un papel más decente que en el primer debate. Dos cosas que le fallaron y mucho en aquél evento de abril, fueron la tardanza en la que articulaba sus ideas y la nula capacidad de respuesta a los ataques de sus contrincantes. Y aunque se vio tosco al responder con frases como “Ricky Riquín Canallín” o al llamar a Ricardo Anaya como cínico y mentiroso, algo que sí mejoró y mucho fue la velocidad con la que compartía sus ideas, ayudándole a verse menos tieso. 

El que de plano decepcionó fue Ricardo Anaya. El candidato del Frente sin duda ganó el debate, porque es quien más preparado está, quien tiene mejor manejo de tiempos y la agilidad mental para responder a preguntas del público, moderadores y sus adversarios. Pero hasta ahí.

Vi a un candidato medio pasmado, sin gas, como que todo el punch se le fue en los golpes que le aplicó a la pera de box más temprano. Sin duda era la gran oportunidad del panista para colocarse un poco más cerca de López Obrador y la realidad es que las tendencias no se modificarán y la distancia seguirá rondando los 15 puntos porcentuales, algo que para el momento de la campaña, se vuelve inalcanzable. 

Veremos que pasa en los siguientes 40 días, pero estamos entrando a una campaña que parece de mero trámite. Lo visto la noche del domingo por Anaya, el que se haya ido del recinto sin declarar a medios, incluso lo dicho por Jorge Castañeda, su coordinador y Damián Zepeda, el presidente nacional del PAN, muestran a una candidatura resignada, desgastada y desanimada porque los días pasan y la distancia no se acorta. 

Aquí los mejores memes que nos dejaron el segundo #DebateINE

Comparte este artículo:

¿Qué es lo mejor que nos deja el segundo #DebateINE? Definitivamente no son las propuestas de los candidatos, ya que de esas no hubo muchas o casi ninguna, lo mejor que nos dejo fueron los memes. Por lo tanto el equipo de Altavoz MX te hace un resumen de los mejores:

  1. “Ricky, Riquin, Canallin…” ¿El viejito de oro se gancho con el bebé?

2. “Dale con lo de la honestidad morro”

3. No podía faltar el mocha manos… Que por cierto, insistió en su propuesta…

4. ❤

5. Hubo momentos en el que el #DebateINE estaba mejor que “La Rosa de Guadalupe”.

6. Pobre vato, lo dejaron en el limbo.

7. “Tromp, trompin, trompetin”