El crear nuevas reformas y mejorar las existentes, tiene que ser el reto del nuevo presidente: OCDE

Comparte este artículo:

Dar continuidad a las reformas estructurales, mejorarlas y complementarlas, junto con el desarrollo de una segunda ola de reformas, son las recomendaciones que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) pone sobre la mesa para quien sea el próximo presidente de México.

En su discurso inaugural del Foro OCDE México 2018, el ejercicio que el organismo internacional realiza por tercera ocasión en el periodo previo a elecciones presidenciales en México, el funcionario destacó los beneficios que ya están dando las reformas estructurales implementadas por el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Además de dar continuidad y mejorarlas, el líder de la organización destacó que el próximo jefe del ejecutivo debe lanzar una segunda ola de reformas complementarias en áreas clave como fortalecer las instituciones y del Estado de Derecho, la puesta en práctica del Sistema Nacional Anticorrupción a nivel nacional, el funcionamiento expedito y transparente del Sistema Judicial y el combate a la inseguridad.

En la presentación del reporte ‘Prioridades Estratégicas para México’, el secretario de la OCDE habló de los retos que se identifican como la alta dependencia del petróleo que obliga a ampliar la base tributaria para poder hacer frente a las necesidades sociales.

El funcionario del organismo internacional, señaló que ya ha tenido acercamiento con los candidatos tanto independientes como con los respaldados por las diferentes coaliciones de los partidos políticos para entregarles el informe.

El único con el que no han coincidido en tiempos ha sido con Andrés Manuel López Obrador, pero dijo que en los procesos electorales de 2008 y de 2012 que se hizo este ejercicio, si se le otorgó.

Por su parte, el secretario de Salud, José Narro, destacó la importancia de hacer una evaluación rigurosa de las reformas para fortalecer la economía porque “el crecimiento económico es condición necesaria para mejorar los niveles de vida del pueblo mexicano”.

Apuntó que las reformas logradas constituyen un buen camino para seguir avanzando y sería adverso que por protagonismos se vinieran abajo ya que el país requiere continuidad y que se logren consensos para la implementación de las políticas públicas.

En su intervención, el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, calificó el ejercicio que realizó el equipo de la OCDE para identificar los retos del país como “un balance interesante”, pero señaló que es igual de importante reconocer los avances.