Rosario Robles asegura que termina su trabajo con la cara en alto

Comparte este artículo:

Rosario Robles dijo este miércoles que al finalizar el gobierno de Enrique Peña Nieto ella está “muy tranquila, con la cara en alto”, esto pese a los señalamientos de desvíos millonarios de recursos públicos en las dependencias que encabezó este sexenio, Sedesol y Sedatu, con el esquema de la Estafa Maestra.

“Aquí voy a seguir, aquí voy a estar, así es que, vamos a seguirnos viendo”, agregó Robles al acompañar al presidente Peña Nieto a un evento en Jalisco, de acuerdo con un reporte de Reforma.

La aún funcionaria federal insistió en que no es responsable de corrupción, y aseguró que no necesita perdón ni amnistía. Hizo ese comentario con el antecedente de que el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, descartó iniciar una persecución contra altos funcionarios que hayan incurrido en casos de corrupción, en los gobiernos que lo antecedieron.

“No tengo absolutamente nada de qué avergonzarme”, expresó.

Robles agradeció al presidente Peña Nieto por su apoyo, incluso en los momentos en que fue criticada.

“Todos en algún momento hemos sido objeto de cuestionamientos, de señalamientos, por unas razones o por otras, y yo sólo puedo reconocer, siempre, la mano amiga, el apoyo incondicional y la confianza del presidente Enrique Peña Nieto”, dijo.

Es mu fácil retroceder en la política: Peña Nieto

Comparte este artículo:

México está hoy ante la oportunidad de seguir avanzando al amparo de un modelo económico abierto que ha permitido mayores niveles de desarrollo y crecimiento, dijo el presidente Peña Nieto en esta ciudad.

“Crecer toma tiempo y cuesta mucho. Retroceder es muy fácil cuando las políticas son equivocadas y cuando realmente adoptamos modelos que son de un pasado fracasado”.

Durante su participación en un foro junto con Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y previo al arranque esta tarde de la VIII Cumbre de las Américas, el titular del Ejecutivo federal dijo que esa es la ruta que el país debe mantener.

Se deben “dejar atrás los modelos fracasados del pasado, que los hubo en México y en países de la región latinoamericana, que sólo llevaron a sobre endeudamientos y a crisis económicas recurrentes”, amplió.

Y es que cuando eso ocurre, alertó, “significa dar pasos en reversa de manera bien acelerada”.

México hace muchos años abandonó el modelo, todavía prevaleciente en los años 70, de ser un Estado intervencionista y un Estado que se ponía el ropaje también de empresario para migrar a uno que le ha dado al país mayores niveles de desarrollo y crecimiento”.

El modelo económico vigente respeta y apoya la libertad humana y creativa de cada persona y ha generado un andamiaje para que las oportunidades de cada empresario puedan detonarse y materializarse, completó.