Dimes y Diretes: “Bronco fuera de control”

A veces Jaime hace que lo vea como un Trump cualquiera. Y es que estimado lector, fíjese en las conductas que tiene nuestro gober.

Cuando se le cuestiona, se enoja, cuando le revelan cosas, dice casi, casi que los medios de comunicación mienten, o sea es como su versión de fake news, que tanto usa Trump contra los medios que lo cuestionen. Por otro lado, cosas que “el Bronco” dice tener bajo control, realmente no las tiene, como es el caso del Penal del Topo Chico.

Antier y ayer estuvieron circulando en redes sociales videos donde se demuestra el poco control que tiene el Gobierno del Estado, sobre el Penal del Topo Chico. En los videos se puede apreciar como miembros del Cártel de “Los Zetas, supuestamente recluidos en el penal y con ropa de civiles, golpean, denigran y hasta acosan sexualmente a miembros del Cártel del Noreste que también esta recluidos.




Después de los acontecimientos sucedidos en febrero del año pasado, donde 49 personas perdieron la vida, el gober lo que hizo fue: primero echarle la culpa al gobierno de Rodrigo “Golden Boy” Medina, después prometer que las cosas en el sistema penitenciario de Nuevo León iban a cambiar.

No olvidemos que después de la tragedia, se les dieron uniformes naranjas a los recluidos y las recluidas, también hicieron operativos donde retiraron celulares y armas blancas, bueno hasta con duchas completas y salas fueron retiradas del penal.

Pero la cosa no parece que haya cambiado. Las imágenes difundidas en redes sociales demuestran las muchas deficiencias y lo mucho que está dejando a desear la administración del “Bronco”. Aunque saben que el problema lo tienen, y que una vez explotó, y que pueda volver a explotar, no se ve el interés por parte de Antúnez o “el Bronco” de poner orden en el sistema penitenciario de Nuevo León.

¿Qué nueva tragedia tiene que pasar en el Penal del Topo Chico para que esta administración haga algo? Se necesitan acciones contundentes, no solo palabras.

¡Ahí Se Leen!

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “¿Y el General Antúnez?”

Ante la ola de inseguridad que azota a nuestro estado, porque diga lo que diga nuestro gobernador, “el Bronco”, el estado está pasando por una mala racha, el que ha estado muy desaparecido es el mismísimo Secretario de Seguridad Pública el General Antúnez.

Al inicio de la administración el General Antúnez tuvo una actitud de mucha apertura hacia los medios de comunicación, incluso en algún punto asistió a un famoso programa de radio local. Pero desde el incidente en el Penal del Topo Chico, no se le ven ni las luces al General y esto nos debe de llamar mucho la atención.

…ya estamos a siete meses desde que inició su administración si hay un incremento en la violencia debe ser usted el que lo corrija, ya no se puede estar apuntando a otros culpables. Así que Sr. Gobernador, con todo el respeto, ¡A JALAR QUE SE OCUPA! Y sobre todo ponga a jalar a su Secretario de Seguridad, el General Antúnez y si no esta dando resultados es hora de echarlo para la calle.

Roberto Flores, Manuel González, Jaime y hasta en su momento Miguel Treviño dieron la cara durante la situación de hace unos meses en el Penal del Topo Chico, pero el que nunca la dio e incluso ni una declaración de aventó fue el General Antúnez, que en teoría es uno de los responsables de la seguridad dentro de los reclusorios dentro de nuestro estado.

Ahora con esta ola de violencia que nos está azotando desde inicios del mes, Antúnez ha brillado por su ausencia, la mayoría de las declaraciones sobre seguridad las ha hecho Manuel González o el Procurador del Estado, Roberto Flores, y este fin de semana “el Bronco” el cual antes que nada cuestionó que los ciudadanos sepamos algo sobre seguridad y además descalificó que por lo que se está pasando sea algo anormal, sino todo lo contrario como ya es usual señalo que los medios de comunicación siempre le estuvieron tapando al gobierno anterior.

Al inicio de la administración el General Antúnez tuvo una actitud de mucha apertura hacia los medios de comunicación, incluso en algún punto asistió a un famoso programa de radio local. Pero desde el incidente en el Penal del Topo Chico, no se le ven ni las luces al General…

Bronco, no es por nada, pero ya deja de salir con el mismo pretexto de siempre, que si el gobierno pasado no hizo, o hacía, que los medios de comunicación tapaban o no, lo siento ya estamos a siete meses desde que inició tu administración si hay un incremento en la violencia debe ser usted el que lo corrija, ya no se puede estar apuntando a otros culpables. Así que Sr. Gobernador, con todo el respeto, ¡A JALAR QUE SE OCUPA! Y sobre todo ponga a jalar a su Secretario de Seguridad, el General Antúnez y si no esta dando resultados es hora de echarlo para la calle.

P.D. ¿Qué onda con la renuncia del director de Canal 28/TVNL, Luis Yermak Torres? ¿Entonces si fue verdad que se robó inmobiliario del Canal? O ¿Es otra renuncia al puro estilo Rogelio Benavides Pintos, para no manchar a la administración actual? Muchas preguntas por resolver.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La columna que no quieren que leas

television

López Obrador dice que no quieren que se escuche su voz, que lo quieren borrar. Irónicamente, lo menciona en un spot publicitario que aparece varias veces al día en radio y televisión.

No es mentira que existió una terrible campaña de miedo y ridiculización en contra de AMLO en años anteriores, reconocida incluso por autoridades electorales. Tampoco lo es que él no se ha ayudado mucho a sí mismo con sus decisiones posteriores a la controvertida elección de 2006.

Sin embargo, existiendo un historial de medios de comunicación en su contra, su discurso sigue haciendo énfasis en la mafia del poder y los intereses ocultos que maquiavélicamente manejan a México auxiliados por el “cuarto poder”.

Lamentablemente, sí existen en nuestro país privilegios para ciertos grupos, una inmensa desigualdad social y una corrupción reinante; hay muchos temas que afectan nuestra vida diaria sobre los que no conocemos la realidad y es natural que queramos saber, al menos, las causas.

¿Por qué estas ideas siguen teniendo cierta efectividad? Porque, lamentablemente, sí existen en nuestro país privilegios para ciertos grupos, una inmensa desigualdad social y una corrupción reinante; hay muchos temas que afectan nuestra vida diaria sobre los que no conocemos la realidad y es natural que queramos saber, al menos, las causas.

Quizá por eso los amantes de hacer videos con fotografías de políticos y música dramática (muy comúnmente el tema de “Requiem for a dream”), o a escribir notas relacionadas con teorías conspirativas, utilizan títulos como: “Lo que no quieren que sepas”, “Difunde antes de que sea removido por el gobierno”, etcétera.

Es muy difícil conocer la verdad, tal vez la única alternativa sea leer tantas fuentes como sea posible para formar una hipótesis propia o más fácil: creer que leímos o vimos lo que no quieren que sepamos.

Y es que, lamentablemente, también es cierto que los medios de información han sido omisos o hasta inquisidores en no pocas ocasiones.

Como ejemplo, Luis Mandoki denominó “Televisión golpista” a los medios de comunicación que después del asesinato de Paco Stanley, enfocaron todas sus energías en atacar al entonces jefe de Gobierno de la ciudad de México, Cuauhtémoc Cárdenas. Incluso, la televisora Tv Azteca llevó helicópteros a sobrevolar las oficinas del Ministerio Público para “vigilar su trabajo”.

Los que padecemos una memoria poco selectiva, recordamos a Jorge Garralda al borde de las lágrimas manifestando su indignación y responsabilizando directamente al gobernante o a Ricardo Salinas Pliego, presidente de TV Azteca, exigiendo la renuncia de Cárdenas.

En nuestro caso, la televisión regiomontana suele presentar los mismos vicios pero de una manera más burda. Los sesgos informativos de nuestros medios alcanzan temas tan triviales como el fútbol, y los asuntos políticos no escapan de ello ni cambian mucho su forma de operar.

María Julia Lafuente o Héctor Benavides haciendo una campaña negativa en contra de Rodríguez Calderón durante las elecciones pasadas, hasta el grado de hacer un auténtico berrinche cuando fueron mostrados los resultados que lo declaraban ganador, son ejemplo de la clase informadores que tenemos. “Mañana será otro día”, dijo la conductora.

En concordancia con el modo de operar descrito, la semana pasada, el conductor Gregorio Martínez, emitió un enérgico y “valiente” comunicado en contra de Jaime Rodríguez Calderón, actual gobernador, en virtud del motín acontecido en el penal de Topo Chico.

Sin esclarecer todavía los hechos ni definir estrategias, el gobernador dedicó un par de minutos para contestarle directamente al comunicador, una decisión que me pareció innecesaria y un desatino.

Puedo entender que dedique una oportuna respuesta a los medios sesgados, pero no que la priorice respecto a la información a la comunidad.

Y es que los eventos de Topo Chico evidenciaron la existencia de presos privilegiados que gozan de lujos que van desde acuarios, saunas, comidas exóticas, sistemas de aire acondicionado, visitas de prostitutas y televisión satelital y la de otra clase de presos que padecen el infierno de pagar cuotas de supervivencia. La posibilidad de comer o la garantía de no ser torturado o asesinado, cuesta y cuesta caro.

Estas circunstancias no sólo son padecidas por quienes han sido condenados por cometer delitos graves, sino por los presos en general, incluso los que “roban barbacoa” para alimentar a su familia.

Los sucesos nos hacen preguntarnos por qué existe para algunos la completa libertad para seguir extorsionando, lesionando, torturando, violando o asesinando y para qué sirve encarcelarlos si pueden seguir cometiendo las atrocidades que quieran.

Los sucesos nos hacen preguntarnos por qué existe para algunos la completa libertad para seguir extorsionando, lesionando, torturando, violando o asesinando y para qué sirve encarcelarlos si pueden seguir cometiendo las atrocidades que quieran.

A este evento habría que sumarle las deficiencias en la integración de averiguaciones previas y las violaciones al debido proceso que terminan inevitablemente encarcelando inocentes en unos casos o liberando a culpables en otros, dicho sea de paso, con condenas mediáticas a los jueces o a los derechos humanos sin enfocarse en los verdaderos responsables: los policías ministeriales.

Los eventos y la situación requieren de estrategias precisas y la comunidad demanda respuestas.

Es completamente injusto considerar a Rodríguez Calderón como responsable de un sistema penal que lleva décadas siendo deficiente me parece adecuado solicitarle que en el futro no caiga en el juego de los medios de comunicación ni pierda energía acusando guerras sucia. Ya habrá tiempo para responderles, lo prioritario debe ser comenzar a trabajar en depurar una situación podrida y deprimente.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

EL PAPA FRANCISCO Y EL PENAL DE TOPO CHICO

papa

El fin de semana se logró evidenciar que existen un sinnúmero de caras en México; por un lado la paz y el mensaje de amor que mandaba Francisco y por el otro 49 familias ahogadas en llanto por la muerte de sus hijos, los reos.

En la Ciudad de México, el Papa Francisco era recibido por el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa a nombre de un país en su mayoría fiel a la iglesia católica. Esta era una visita diferente; atrás quedó el Papa Juan Pablo II que era recibido con júbilo y emoción en medio de multitudes deseosas de recibir su bendición. En el olvido y poco trascendente quedó Benedicto que aun cuando fue un boom comercial para las televisoras denotaba la lejanía cada vez más ancha entre la iglesia y un país que ya no creía en casi nada.

Éste es un Papa distinto al menos en su mensaje. Debo decir que no soy católico y sin embargo admiro a la persona que en la jerarquía más alta de la religión llena de lujos y poder se atreva a mandar un mensaje de humildad como camino al cielo.

Un Papa americano que voltea las miradas del mundo a una región que pocos envidian y muchos amamos. Francisco representa una luz en medio de la pederastia y el enriquecimiento de Obispos que han hecho de la fe un negocio opulento y redituable.

Pero a varios cientos de kilómetros- aprovechando el mes del amor- el llanto ahogado y la frustración hacían eco en el Penal de Topo Chico por la riña en la que 49 o más perdieron la vida. A las afueras del penal las familias de los reos estaban devastadas, los medios de comunicación circulaban videos del suceso en donde ni un solo policía intervino para detenerlo; todo parecía un ajuste de cuentas entre cárteles del narcotráfico.

Aún con el sufrimiento de las familias, el desastre por sí mismo y la fe que en estos días está a “flor de piel” por el Papa Francisco, no bastó para que un grupo de inadaptados inundaran las redes sociales con comentarios como “se lo merecían por ser delincuentes y asesinos”, “para que lloran las madres si es su culpa por no educarlos bien” o “prefiero que muera un reo a un policía” como si nos correspondiera el juicio final del bien y el mal, como si nuestra vida tuviera un valor superior a la de un “delincuente o asesino” que además, en al menos un tercio del penal, lleva un proceso como ‘presunto culpable’ e incluso otros que siendo inocentes tuvieron la suerte de estar en el lugar y a la hora equivocada, cuestión que hoy los tiene dentro de la madriguera.

En el día del amor y la amistad característico de una mercadotecnia empalagosa y sin fin, el mensaje que México mandaba con sus reos asesinados y con periodistas callados a balazos era justamente lo contrario por lo que adoraban a Francisco.

¡Bienvenidos a México!, el país donde Dios, el Papa y el día de San Valentín duran lo mismo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

URGENTE RETOMAR EL CONTROL DE LAS PRISIONES EN MÉXICO

logotipo1

¿Cómo es posible que haya sucedido un enfrentamiento tan cruento dentro de un recinto bajo la responsabilidad total del estado?

El motín de la madrugada del jueves 11 de febrero en el penal del Topo Chico, en Monterrey, N.L., es una muestra de la decadencia del sistema penitenciario en México. Menospreciado como parte fundamental de cualquier estrategia de seguridad ciudadana y olvidado como eslabón en la cadena de justicia.

La autoridad debería tener control absoluto de lo que sucede al interior de las prisiones, pero hechos tales demuestran todo lo contrario. No se tiene el control de las prisiones.

El problema tiene raíces en el uso indebido que se ha hecho de la prisión, al llevar a reclusión a una gran cantidad de personas sin contar con una sentencia, y no considerar otras alternativas a la privación de la libertad.

El problema tiene raíces en el uso indebido que se ha hecho de la prisión, al llevar a reclusión a una gran cantidad de personas sin contar con una sentencia, y no considerar otras alternativas a la privación de la libertad. La sobrepoblación ha minado los recursos, servicios y la capacidad de control de las autoridades penitenciarias.

Tal saturación penitenciaria desencadena un sinfín de problemas al interior de las prisiones como hacinamiento, violencia, contaminación carcelaria, violación de derechos humanos, y pone en riesgo la vida e integridad de internos y custodios.

Tal saturación penitenciaria desencadena un sinfín de problemas al interior de las prisiones como hacinamiento, violencia, contaminación carcelaria, violación de derechos humanos, y pone en riesgo la vida e integridad de internos y custodios.

Pero también el deficiente funcionamiento de las prisiones afecta la seguridad ciudadana, pues vulnera a las familias de las personas internas, y propicia que desde dentro se cometan delitos cuyo objetivo, incluso, es la comunidad al exterior.

En marzo de 2015, Renace convocó a los candidatos y candidata a la gubernatura del Estado —incluyendo al actual Gobernador, Jaime Rodríguez Calderón— para que firmaran diez compromisos para retomar el control de las prisiones en Nuevo León.

En marzo de 2015, Renace convocó a los candidatos y candidata a la gubernatura del Estado —incluyendo al actual Gobernador, Jaime Rodríguez Calderón— para que firmaran diez compromisos para retomar el control de las prisiones en Nuevo León.

Para nosotros, era evidente que el penal del Topo Chico, al igual que los otros penales estatales, estaba en una situación que requería atención inmediata. A cuatro meses desde la toma de posesión del gobernador independiente, y habiendo participado él mismo en la firma de los diez compromisos, aún no se han llevado a cabo las acciones necesarias para retomar el control de las prisiones. La tragedia nos alcanzó. Este 11 de febrero quedó demostrado que esta situación no puede esperar más.

La situación de las prisiones en Nuevo León, al igual que en México, requiere de la pronta actuación de la autoridad, para llevar a cabo un plan de acción estratégico y garantizar la inversión necesaria para hacerlo realidad.

No bastará con trasladar personas internas a otros reclusorios. Es momento de que los gobiernos estatales trabajen en conjunto con el Gobierno Federal, para colaborar hombro con hombro en la mejora integral del sistema penitenciario.

Por mucho tiempo, se ha dejado de lado el tema, y hoy somos testigos de sus consecuencias. Desde la sociedad civil hemos señalado la magnitud de la problemática, pues el óptimo funcionamiento del Nuevo Sistema de Justicia Penal en México requiere de la respectiva reforma al sistema penitenciario.

Esta crisis es una oportunidad para retomar el control de las prisiones con base a un plan estratégico que se anticipe a los problemas. El gobierno no puede seguir reaccionando ante fatalidades.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Penales en México: Una olla Express

La tragedia en el Penal del Topo Chico, donde murieron 49 personas, no es la primera ni la última en México. De hecho, según cifras, desde 1988 a la fecha más de 300 personas han perdido la vida en centros penitenciarios de nuestro país. Lo que paso en el Topo Chico pudo haber sido evitado si las autoridades federales y estatales (sin importar gobernante en turno) hubieran actuado, pues los focos rojos siempre han estado ahí. Le daré una breve semblanza del problema penitenciario que tenemos en Nuevo León (que está en boca de todos por los hechos de ayer) y en México.

En el 2013, un año después de la tragedia en el Penal de Apodaca donde 44 personas murieron, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) hizo un estudio en el cual reveló la falta de custodios en los diferentes penales estatales, cifras que, por cierto, son alarmantes y aquí muestro:

  • Penal del Topo Chico: 75 custodios, pero número satisfactorio es 1,015.
  • Penal de Apodaca: 31 custodios, el número ideal es de 349.
  • Penal de Cadereyta: 96 custodios, el número ideal es de 402.

En el mismo informe del 2013, la CEDH alerta sobre la presencia de 300 internos armados y 60 personas secuestradas en los penales neoleoneses.

La cifra más alarmante es la del Topo Chico, pues este penal tiene una capacidad para 3,635 internos y en el momento de la visita tenía 4,585 internos.

En el 2014, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) elaboró otro reporte a nivel nacional. En Nuevo León, la CNDH encontró sobre población en dos de los tres penales estatales, pues el Penal de Apodaca —que tiene capacidad para 2,088 internos— contaba en el momento de la visitas con 2,039 internos. La cifra más alarmante es la del Topo Chico, pues este penal tiene una capacidad para 3,635 internos y en el momento de la visita tenía 4,585 internos.

Algunos otros hallazgos de la CNDH fueron los siguientes:

  • Inexistentes acciones para atender incidentes violentos.
  • Insuficiente personal de seguridad y custodia.
  • 0 capacitación de personal técnico.
  • Problemas de hacinamiento.
  • Aunque la Constitución lo prohíbe, personas sentenciadas y procesadas están recluidas en las mismas celdas.
  • En los penales de Apodaca y Topo Chico había presencia de cobros por parte de custodios. Mientras que los tres penales tenían presencia de cobros por parte de los internos.

En los penales de Apodaca y Topo chico existen áreas de privilegios, es decir, como áreas VIP para los internos. Una clara muestra de la corrupción que existe dentro de los penales de nuestro estado.

La otra situación que es alarmante, y que ya venían mencionada en el reporte de la CEDH, es la existencia de objetos y sustancias prohibidas, así como internos que ejercían violencia o control sobre el resto de la población. Sin contar que en los penales de Apodaca y Topo chico existen áreas de privilegios, es decir, como áreas VIP para los internos. Una clara muestra de la corrupción que existe dentro de los penales de nuestro estado.

Nuevo León no es el único en todo México con este tipo de problemas. De hecho, los penales de máxima seguridad sufren de los mismos problemas que los estatales. Digo, al final de cuenta no es como que esto viene como sorpresa, pues Joaquín Guzmán Loera logró escaparse dos ocasiones de penales de máxima seguridad. El Altiplano, Oriente, Puente Grande, Noreste y Noroeste tienen problemas de sobrepoblación.

En enero de 2015, la organización “¿Cómo Vamos Nuevo León?”, junto con especialistas en diferentes materias, creó la “Agenda Ciudadana”. Documento que tuvo el objetivo de ser la base para la formulación de metas y acciones que los nuevos alcaldes y el nuevo gobernador deben de cumplir durante sus actuales mandatos.

En la Agenda Ciudadana se habla nuevamente del peligro que representan los centro penitenciarios en el estado. Dentro de las propuestas del documento para mejorar el sistema penitenciario del Estado está considerado el cierre del Penal del Topo Chico de forma temporal con el fin de garantizar “su gobernabilidad interna y externa”. De igual manera se propone “aumentar el presupuesto de las cárceles, erradicar y prevenir el maltrato de los internos y realizar la separación efectiva entre procesados y no procesados”.

Hasta el momento, lo que ha hecho el estado es reconocer primero el problema que se tiene, pues el Secretario de Seguridad Pública del Estado, el Gral. Cuauhtémoc Antúnez, reconoció hace ya una semanas el descontrol que existe en los centros penitenciarios.

Este punto de la Agenda Ciudadana se convirtió en una de las metas para “¿Gober, Cómo Vamos?”, misma a la que el gobernador Jaime Rodríguez Calderón se comprometió a cumplir durante la campaña. Hasta el momento, lo que ha hecho el estado es reconocer primero el problema que se tiene, pues el Secretario de Seguridad Pública del Estado, el Gral. Cuauhtémoc Antúnez, reconoció hace ya una semanas el descontrol que existe en los centros penitenciarios. ¿Por algo se empieza no cree usted?

El problema en los penales a nivel estatal y federal no son un problema de hoy, ni tampoco que inició con el gobierno de “el Bronco”. Son un problema de siempre, y la gravedad ha ido en incremento. Lo que trato de decir es que no importa el partido político que este en el gobierno; ninguno, absolutamente ninguno, ha puesto cartas en el asunto y en verdad darle una solución fundamental. Si nadie le da solución los penales seguirán siendo escuelas del delito y situaciones como la del día de ayer, donde lamentablemente gente perdió la vida, seguirán sucediendo, y tal vez el día de mañana no estemos hablando de 49 muertos, sino cientos de muertos y peor aún cientos de fugados.

Diputados, Senadores, Gobernadores, Presidente de la República es hora de darle solución a este tema, que es un elemento más del cáncer de la corrupción de nuestro lindo y querido México.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Postura de Avance A.C. por los hechos en el Penal del Topo Chico

Logo Avance JPG

Nuestra postura ante los acontecimientos en el Centro de Prevención y Readaptación Social Topo Chico la madrugada del 11 del presente mes.

Es inconcebible que la autoridad haya permitido llegar a tales extremos en el Penal Topo Chico.
Esta es una muestra mas del alto grado de impunidad y corrupción que impera en el sistema penitenciario. Muchas veces les hemos señalado la problemática, incluso desde el anterior gobernador del Estado de Nuevo León. Esto no es nuevo, data desde el 2008, en donde la violencia y la inseguridad imperaron en nuestro Estado, y dentro de los Centros Penitenciarios.
Es un secreto a voces la situación dentro de los penales, en donde se pide “seguridad” a los internos, por parte de los mismos de la delincuencia organizada, así como la inseguridad que se vive.

Pero ¿En qué cabeza cabe que estén juntos dentro de un mismo espacio, dos bandas rivales?
Si de por si, es indebido el que estén juntos los reos acusados de delito común con los acusados de delito grave y/o federal, el colmo es juntar a bandas rivales.
El hecho es que no sólo es inseguro para los internos, sino también para los guardias custodios, policías, las familias que acuden a la visita, los organismos de la sociedad civil que participan en diferentes apoyos así como a las mismas autoridades penitenciarias. Esto pone en riesgo a muchos y se viola los derechos humanos de todos ellos.

Bajo ningún motivo debe de continuar la situación de inseguridad, siendo que se debe de dar celeridad a los casos, especialmente en los casos de delito federal, en donde los indiciados deben de ser trasladados lo antes posible a los Penales correspondientes, esto para que no tengan contacto con personas de delito común, y/o de grupos rivales.

Hacemos responsables a las autoridades, del Poder Judicial (Jueces y Magistrados del Sistema Penal) por no dar celeridad a los casos y juicios para que los internos de alta peligrosidad y acusados de delitos federales sean trasladados en el menor tiempo posible a los Centros Penitenciarios correspondientes.

Exigimos que se proteja la seguridad de los internos y de las familias que visitan los Centros Penitenciarios ( Topo Chico, Apodaca y Cadereyta ) y se respeten los derechos humanos de ellos. Así como de las autoridades que laboran dentro de los penales

El Sistema Penitenciario. El problema que todos vemos y del que no se hace nada al respecto

El Estado de Nuevo León cuenta con 3 centros penitenciarios, a saber: el Penal de Topo Chico (Centro Preventivo de Reinserción Social, CE.PRE.RE.SO); así como los penales de Apodaca y Cadereyta (Centros de Reinserción Social, CE.RE.SO), en los cuales, todos han sido foco de atención no por sus políticas de reinserción y tratamiento penitenciario, sino por ser escenarios de violencia entre sus internos.

El día de ayer, una pelea por el control del centro penitenciario de Topo Chico dejó un saldo de 49 internos sin vida y 12 heridos de gravedad.

El día de ayer, una pelea por el control del centro penitenciario de Topo Chico dejó un saldo de 49 internos sin vida y 12 heridos de gravedad. No es el único hecho de violencia; en 2012, en el Penal de Apodaca ocurrió uno similar con 44 muertos y la fuga de 29 internos.

El Estado, a sabiendas de la deficiente y precaria infraestructura penitenciaria, continúa privilegiando la pena draconiana de prisión sobre las otras alternativas penales (como ya se había mencionado), lo que genera un hacinamiento dentro de las instituciones penitenciarias.

Entre los tres centros penitenciarios, se tiene un 50 por ciento de sobrepoblación y un déficit del 65 por ciento en custodios.

Datos con lo que se cuenta, señalan que el Penal del Topo Chico presentaba hasta hace algunos meses una sobrepoblación aproximada de 24.25 pro ciento, mientras que Apodaca y Cadereyta registraban una sobrepoblación de 27.79 y 51.45 por ciento, respectivamente. Asimismo, entre los tres centros penitenciarios, se tiene un 50 por ciento de sobrepoblación y un déficit del 65 por ciento en custodios.

Pero el hacinamiento, si bien es uno de los factores más relevantes, no es el único.

El autogobierno que tienen las prisiones por parte de los internos, y donde el Gobierno del Estado ha señalado que efectivamente no tienen el control al 100 por ciento de las instituciones, produce que estos sean considerados una “bomba de tiempo”.

El autogobierno que tienen las prisiones por parte de los internos, y donde el Gobierno del Estado ha señalado que efectivamente no tienen el control al 100 por ciento de las instituciones, produce que estos sean considerados una “bomba de tiempo”.

El Penal de Topo Chico como el de Apodaca cuentan con un autogobierno por parte del grupo de los zetas, mientras que el de Cadereyta podría considerarse que está bajo control del Gobierno del Estado, debido a que este es considerado como la institución “más tranquila” del Estado.

¿La solución está en construir otro centro penitenciario como el que se tenía proyectado en el municipio de Mina? No. La solución está en poner orden y control en las instituciones penitenciarias, en cumplir el traslado de internos del fuero federal a instalaciones que puedan albergar este tipo de internos y a reforzar el sistema penitenciario como tal, considerado el pattit

Es común, para aquellos quienes han entrado a los centros penitenciarios, ver en el Penal de Topo Chico caminar a internos de un lado a otro en los pasillos y en los patios, teniendo áreas donde la autoridad no interviene por temor a agresiones.
El penal de Apodaca no se queda atrás. Son muchos los rumores (que podrán ser ciertos… o no) sobre las fiestas, excesos y permisos que disfrutaban los internos, quienes tenían el control del centro penitenciario.

¿Cuál ha sido la constante entre los brotes de violencia en los centros penitenciarios? El control del mismo, entre los grupos de la delincuencia organizada.

Si la autoridad no se mete de lleno a poner orden en los centros penitenciarios, cada vez será más común este tipo de hechos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”