PAN y PRD buscarán ir en alianza en el 2018

En una conferencia de prensa conjunta, el dirigente nacional del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya y la dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática, Alejandra Barrales, confirmaron que para las elecciones presidenciales del 2018 buscarán hacer un frente amplio opositor.

Por otro lado, también anunciaron que al frente estarán llamando a todos los demás partidos, ya sean de derecha, centro o izquierda. También definieron que entre los meses de octubre y noviembre, estarán definiendo a sus candidatos. Barrales subrayó que el candidato o candidata del frente opositor “podría ser ser un ciudadano, un independiente o un representante de partido.”

Respecto a las elecciones de este año, Anaya y barriales descartaron que alguno de sus candidatos en el Estado de México decline por otro, ya que consideran que el tiempo los ha rebasado y que no existen ni las condiciones ni las razones para que Juan Zepeda o Josefina Vázquez Mota declinen, puesto que ambos partidos creen que podrán ganarle a Alfredo del Mazo del PRI y a Delfina Gómez de Morena en las elecciones del próximo 4 de junio. También en Coahuila descartaron que alguno de sus candidatos vaya a declinar por otro. Pero confirmaron, ir en alianza tanto en Nayarit y Veracruz, donde esperan tener éxito.

La motivación para crear un frente opositor, son los resultados en las elecciones del 2016, donde en coalición ganaron los estados de Quintana Roo, Veracruz y Durango.

Le tiran alianza a Barrales

La corriente perredista Izquierda Democrática Nacional (IDN), liderada por René Bejarano se deslindo por completo del acuerdo que busca integrar Barrales entre el PRD y el PAN rumbo a las elecciones del 2018. Alejandro Sánchez Camacho, secretario de acción política estratégica del PRD, considera que la postura de Barrales es una “opinión personal” y no representa en lo más mínimo al partido y sus miembros..

Además mencionó, que antes de formar cualquier alianza se debe de consultar a los órganos internos del partido como lo son el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), el Consejo Nacional y el Congreso Nacional del PRD. Camacho también advirtió que Barrales no consulto, ni aviso al partido sobre la conferencia de prensa en la que participo de manera conjunta con Ricardo Anaya, Presidente Nacional del PAN.

Padre Solalinde: La cara progresista en la política de la Iglesia Católica

A lo largo de la historia, no ha existido estructura con mayor número de adeptos, así como mayor influencia en los asuntos políticos de México, como lo es la iglesia católica. Si bien los esfuerzos emprendidos por personajes como el presidente Benito Juárez contribuyeron a establecer un distanciamiento entre los asuntos del clero y del estado, así como el nacimiento de un auténtico estado laico, es indudable el peso que dicha institución continua ejerciendo en los aparatos estatales.




Sea por medio de figuras de autoridad que establecen una postura rígida frente a los asuntos que competen al poder legislativo (como lo que se presenció no hace mucho con las declaraciones del Cardenal Norberto Rivera en relación a la iniciativa presidencial sobre el matrimonio igualitario); así como a través de grupos fachada defensores de posturas conservadoras (véase Frente Nacional x la Familia o ConParticipación), una considerable parte de la iglesia ha mostrado una defensa por visiones tradicionalistas, contrarias al progresismo predicado en décadas previas bajo la óptica de la teología de la liberación.

No obstante, si bien resulta verdadero lo anteriormente dicho, es cierto que también existe un sector eclesiástico con una concepción más apegada a un progresismo y a una ruptura con el tradicionalismo predicado por variadas congregaciones. Entre los miembros de tal sector, se puede mencionar al Padre Alejandro Solalinde.

Ministro de culto, activista, defensor de los derechos humanos y defensor de los migrantes, Solalinde representa lo contrario al fundamentalismo actual: a una figura religiosa, que si bien se involucra en los asuntos políticos, lo hace bajo el estandarte de la lucha por recuperar la dignidad del prójimo; más allá de contribuir a mantener la influencia eclesial en los asuntos públicos, Solalinde contribuye más como ciudadano que como representante religioso deseoso de mantener su poder en los poderes de la unión.

Fungiendo como un ejemplo de solidaridad y valor en momentos de gran impacto, como la exigencia de que no quedaran impunes los crímenes cometidos en Ayotzinapa y las acciones de políticos como Javier Duarte, Alejandro nos hace recordar aquella teología de la liberación que orientaba hacia un progresismo en la visión del catolicismo.

Igualmente, es la sinceridad, el coraje y la calidez humana lo que distingue a dicho sacerdote de otros personajes relativos a la creencia predominante de nuestro país, los cuales se valen de su estatus para influir en las decisiones que dirigen el rumbo de la nación.

Tal ejemplo es lo que habría de hacer replantear a la iglesia sobre su postura sobre los asuntos públicos, y hacerlos ver lo fundamental que resulta un cambio en sus formas, el cual debería observarse en contemplar a una Iglesia Católica que ya no se entrometa más, de forma directa, en las decisiones de nuestros legisladores, sino que, como lo ejemplifica Solalinde con su acción diaria, actúen de forma directa en los problemas que aquejan a la población.




Es hora de ver, no solo un cumplimiento verdadero del concepto de la separación iglesia-estado, sino que también de apreciar el surgimiento de una iglesia que verdaderamente se preocupa por el bienestar de su prójimo, y en lugar de contribuir a la realización de marchas que buscan limitar los derechos de un determinado grupo, busquen la forma de ayudar a los desprotegidos y luchen por garantizar el cumplimiento de un piso mínimo de dignidad que supuestamente nos garantiza nuestra Carta Magna.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”