#PolíticaAPie: “López Obrador y Nuevo León”

Comparte este artículo:

Luego del paso arrollador que tuvo en 2018, Andrés Manuel López Obrador comenzó a gobernar desde el proceso de transición. Sus polémicas declaraciones, acompañadas de sus métodos poco ortodoxos para tomar decisiones, nos hicieron ver a lo que realmente aspirábamos con el nuevo Presidente de México.

Dejando a un lado, sus modos y su torpeza a la hora de coordinar a las bancadas, que por un momento se veían indomables (por las pocas convicciones y muchas ambiciones) AMLO sacó adelante las primeras decisiones del Legislativo a su favor. Pero el tiempo se le venía encima a la Cuarta Transformación para enfrentarse a su primera gran decisión: El presupuesto de la Federación para el 2019. 

En este, se vieron las caras por primera vez, una posible oposición y lo que muchos definían como la nueva forma de hacer política de nuestro país. Menos presupuesto por aquí, más por acá; veíamos como el dinero se iba a los compromisos del Presidente o a sus bastiones, como en el caso del sur de México. Estos estados durante años han tenido un marcado rezago en desarrollo, lo que genera que abonen todos los años al número de pobreza extrema en México, por esto, el Gobierno Federal decidió invertir como nunca en ellos, con un tren, una refinería y las conexiones en el Istmo de Oaxaca ¡pura modernidad! Y entre tanta generosidad, de nuevo, quienes más producen, son quienes menos reciben. 

Esto provoco de nueva cuenta enfrentamientos entre el Presidente, ahora, con los Gobernadores, particularmente entre Enrique Alfaro de Jalisco y Jaime Rodríguez Calderón de Nuevo León, los cuales se presentaron con fuertes posturas ante la asignación para sus estados, quienes ocupan el lugar 2 y 3 en generación de PIB a nivel nacional. Estos desencuentros generaron que Jaime Rodríguez Calderón declarara que motivaría a los ciudadanos de Nuevo León a no pagar impuestos federales, lo que obligo una cita con AMLO en calidad de urgente.

Para quienes tenemos un poco de memoria, AMLO estuvo en NL como parte de su gira en campaña, donde, se comprometió a apoyar al estado con los recursos necesarios para atender los problemas primordiales que han marcado la mitad de mandato del Bronco: seguridad penitenciaria, abastecimiento de agua, la red de salud estatal y para rematar, la línea 3 del metro. Sumando esto, el Gobierno del Estado de Nuevo León, presentó un proyecto cercano a los 4000mdp, de los cuales la Federación solo dará al Estado la cantidad de 500mdp, dejando al Gobernador y a los nuevoleonenses completamente a la deriva, ya que en 3 años, el estado por sí mismo no ha podido solventar esta carga.

El descontento de los ciudadanos es evidente, tanto, que el Gobernador le tocará pagar los platos rotos, pero también los que él quebró, ya que es de preocuparse que en este tiempo, el Gobierno Estatal no ha hecho obra pública, ni una sola. Entonces ¿qué hace el Estado con sus recursos?, ¿Por qué en el 2016 solo San Nicolás lo hizo?, esto nos lleva a la siguiente pregunta, ¿es necesario el aumento a los impuestos estatales?, entendemos que los impuestos son necesarios para la supervivencia del propio gobierno, entendemos que son para administrarlos en mejoras comunes, entendemos que los precios se tienen que ajustar a la inflación y a todos los factores que los rodean, pero, si el Gobernador dice que no le alcanza con lo que tenía estos 3 años, ahora que la Federación entregara un presupuesto menos al estado, ahora que se incrementaran los impuestos vehiculares, ¿que hará Rodríguez Calderón? El hechizo bronco se acabó, y el hechizo AMLO logró salir bien librado en esta ocasión.

PD. Estimados diputados de MORENA NL, si van a aventar la piedra y esconderán la mano, mejor ni voten, es más, ni vayan, porque en vez de verse del lado del pueblo, nadie se las compro y se vieron principiantes a la hora de hacer política. Entiendan, no dependerán siempre de Andrés Manuel.