Camino resbaloso y peligroso por delante

Comparte este artículo:

Apenas pasaron dos meses de este nuevo régimen, (todavía no se puede hablar de un nuevo gobierno, porque si bien hay un nuevo presidente, parece que ocupa todas las funciones del gobierno….¿en dónde está el gobierno?) y ya está dando lugar a análisis políticos novedosos, cómo lo demostró un editorialista el día lunes, dedicándose a estudiar el “mecansogansismo”, nueva palabra del vocabulario político, propio del nuevo régimen. 

Falta ahora que este editorialista o cualquier otro se dedique a analizar esta afirmación presidencial muy sesuda de la mañanera del día de ayer: “el pueblo se cansa de tanta pinche transa”. La República está tomando altura, gracias a estos ejercicios discursivos novedosos que con toda seguridad van a elevar la capacidad de decisión y a lograr una mejor división de poderes. 

Tal afirmación presidencial era probablemente la consecuencia de una agenda dominical frustrada por haber perdido el vuelo de regreso de Veracruz a la Ciudad de México y de haber tenido que regresar por carretera, agregando fastidio al cansancio de un fin de semana dedicado a una gira política, en lugar de procurar un descanso indispensable para seguir cargando con el país. 

Particularmente, sin querer compartir la tarea con un gobierno que no gobierna nada. En intervenciones nada discretas, el presidente ha dejado sentir su descontento con el poder legislativo, acerca de la Guardia Nacional, y ahora con el poder judicial por su tibieza en condenar la corrupción. ¡Ojo! el “mecansogansismo” está a punto de romper con las instituciones. 

Solamente confirmando lo que exclamó hace 12 años en el Zócalo: “Al diablo con las instituciones”. El camino por delante está resbaloso y podría ser peligroso.