A jalar, que se ocupa

Como bien dijo la Lic. Irma Martínez en su columna de anteayer: “cuidado con los humos del poder”. Este es un mensaje que espero lea, comprenda y haga suyo el Gobernador del Estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.

Yo fui de las más entusiastas de su gobierno. Lo apoyé en campaña, lo defendí de toda crítica, le di mi voto y convencí a otros de dárselo. Ahora, sólo me queda decepción y escepticismo de si habré sido engañada por la facilidad de verbo que tiene. Cada día me inclino más por la idea de que así fue.

Mi escepticismo y decepción son alimentados por su forma de “gobernar”.

Y antes de que me salten a la yugular los defensores del Gob. Rodríguez Calderón, quiero aclarar que no me refiero a la falta de resultados (la cual es evidente), puesto que estoy consciente de que ciento cuarenta días[1] de administración es un tiempo (relativamente)[2] corto para juzgarlo por ella. Mi escepticismo y decepción son alimentados por su forma de “gobernar”:

1. Arrogancia, prepotencia, procacidad y soberbia que lo caracterizan, incapacidad para aceptar errores y críticas fundamentadas.
2. Descalificación continua a los medios de comunicación, tanto que ya la mayoría de sus seguidores ven a “los medios” como un target enemy, y actitud autoritaria con algunos de ellos, al grado de decirle a un periodista que sólo hacía su trabajo: “tu periódico no es la procuraduría”.
3. Pésima conducta ante la tragedia ocurrida en el penal del Topo Chico, tanto insensibilidad con los familiares como tiempo de respuesta[3] a la ciudadanía.
4. Nula voluntad de explicar a la ciudadanía cómo fue que pasó el #cobijagate (compra de cobijas a un precio inflado a casi el triple), el cual es un evidente acto de corrupción, y la falta de exigencia de su parte al Lic. Rogelio Benavides Pintos, quien dio una explicación ridícula[4], a quien él designó como Subsecretario de Administración, para que presente su renuncia (como mínimo) [5].
5. Represión indirecta: ha declarado que no requiere del Congreso del estado para gobernar, ataca directamente a televisoras y periódicos, censura las parodias artísticas a su gobierno y manipula a la ciudadanía mediante presuntas mentiras en torno a tragedias en su familia.

Estas cinco razones que hacen dudar de su voluntad y de su capacidad, ciertamente no son cosas que requieren de tiempo… son cosas que lo revelan tal y cómo es tras la máscara de defensor del pueblo.

Me uno a la exigencia de muchos neoleoneses de que nuestro gobernador se ponga a trabajar, en lugar de estar pensando en las elecciones de 2018.

Me uno a la exigencia de muchos neoleoneses de que nuestro gobernador se ponga a trabajar, en lugar de estar pensando en las elecciones de 2018. Espero que con los humos del poder no se le haya olvidado que lo que lo hizo gobernador fueron las promesas de justicia contra quienes llevaron a nuestro estado a la debacle. Que no se le olvide, también, su promesa de someterse a la revocación de su mandato ese mismo año.

Ojalá y el Gob. Rodríguez Calderón cese de sus descalificaciones falaces en contra de todo aquel que le hace una crítica. Ya cansó su cantaleta de que quienes criticamos estamos cegados por “los medios” (refiriéndose particularmente a Televisa, Multimedios y TV Azteca) cuando muchos de los que lo criticamos no hemos visto nunca alguno de sus “noticieros” o programas.

Ojalá y el Gob. Rodríguez Calderón cese de sus descalificaciones falaces en contra de todo aquel que le hace una crítica. Ya cansó su cantaleta de que quienes criticamos estamos cegados por “los medios”.

Ya basta de echarle la culpa de todo a “los medios”. En lugar de descalificar a quien critica, ya si esa persona es malintencionada ya, sobre todo, si bien no lo es, que contraargumente lo que se le critica… si es que puede. Limitándose a descalificar solamente se muestra ante la ciudadanía como parece ser que es en realidad: intolerante, autoritario e incapaz.

Espero que no se le suban (más) los humos al gobernador. Y no estoy vendida, ni cegada por “los medios”, ni soy priísta ni panista. Soy una simple ciudadana inconforme.

Gob. Rodríguez Calderón: póngase a jalar, que se ocupa.

______________________________
[1] Ciento cuarenta días, considerando desde su toma de protesta hasta el día de ayer.
[2] Por ejemplo: si, según el gobernador, bastaron cuatro días para frenar la corrupción en Topo Chico (cosa que dudo bastante), ¿por qué no lo hizo en seis meses?
[3] Tardó alrededor de nueve horas en salir a dar una explicación (no tan clara) de lo que había sucedido.
[4] a. No prueba lo que afirma de que las diferencias corresponden a un remanente de cobijas adquirido por el gobierno anterior. b. La empresa (fantasma, por cierto) que ganó la licitación es la que siempre gana las licitaciones desde el gobierno pasado. c. Es oscuro al decir que las cobijas adquiridas fueron de medidas “estándar” en el mercado, puesto que no publica el debido estudio de mercado ni especifica a qué se refiere o qué entiende él con “estándar”, entre otras razones.
[5] Al momento de escribir este texto aún no anunciaba su renuncia el Lic. Benavides Pintos, lo cual sucedió una hora después. Si bien aplaudo su renuncia, no es suficiente. Eso era lo mínimo que debía suceder. Esperamos los resultados de las investigaciones y que se castigue con mano firme al que resulte culpable.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El PRD en extinción… Y, sin embargo, se mueve

“La izquierda que me erotiza es revolucionaria: dialoga, debate y acuerda. Pero también sabe replantear las reglas de juego.” – Dr. Alfredo Figueroa Fernández

Este 5 de febrero, se presentó en la Ciudad de México la Iniciativa Galileo, creada por líderes del Partido de la Revolución Democrática. Esta iniciativa busca agrupar a personas que quieran replantear la forma de hacer política y ser actores de cambio en el país. No se trata de una corriente de opinión (o corriente de presión, como suelen serlo las corrientes), sino de una agrupación de militantes del PRD, independientemente de si pertenecen a una corriente o no, y a pertenecientes a otros partidos políticos, ciudadanos, líderes de la sociedad civil y prácticamente cualquier persona que suscriba sus principios y objetivos.

De acuerdo al Lic. Fernando Belaunzarán Méndez, ex diputado federal y actual militante del PRD, la Iniciativa Galileo no sólo se plantea que el PRD sea auténtica oposición al régimen priísta y que con una amplia política de alianzas construya un inclusivo frente opositor con el protagonismo de la sociedad civil y los partidos que suscriban compromisos programáticos de transformación y acepten conformar gobiernos de coalición observados y evaluados por organizaciones civiles prestigiadas, sino que también de plantea establecer un espacio de encuentro transversal entre los perredistas, sin importar su corriente, y de estos con los ciudadanos.

Los galileos tienen muchas tareas dentro y fuera del PRD. Estas tareas van desde metas concretas, como impulsar el diálogo interno e interinstitucional para acabar con el sectarismo, hasta objetivos más complicados, como lo es unificar a las izquierdas.

Como bien lo dijo el Lic. Guadalupe Acosta Naranjo, los galileos tienen muchas tareas dentro y fuera del PRD. Estas tareas van desde metas concretas, como impulsar el diálogo interno e interinstitucional para acabar con el sectarismo, hasta objetivos más complicados, como lo es unificar a las izquierdas.

Si bien el presidente nacional del PRD, el Dr. Agustín Basave Benítez, no es integrante de la Iniciativa, desde que anunció sus intenciones de presidir el partido, ha promovido un renacimiento del PRD. Y me parece que esta iniciativa aporta a este renacimiento.

Me da gusto ver que hay voluntad de hacer algo, de no quedarse de brazos cruzados. Si bien el presidente nacional del PRD, el Dr. Agustín Basave Benítez, no es integrante de la Iniciativa, desde que anunció sus intenciones de presidir el partido, ha promovido un renacimiento del PRD. Y me parece que esta iniciativa aporta a este renacimiento.

Yo no comulgo con ciertas luchas de la declaración de principios del partido, ni tampoco con algunas de las que se defienden públicamente de manera más activa. Pero sí comulgo con la mayoría de sus principios y sus luchas y, aunque me molesta ver que quienes toman las decisiones en el PRD han sido últimamente y en su mayoría personas sin escrúpulos que lo han llevado a su peor crisis histórica, me emociona que la mayoría de los militantes que conozco son gente honrada, honesta, trabajadora, de buenas intenciones y con grandes ideologías. Me emociona ver políticos comprometidos con el pueblo y fieles a sus ideas. Me emocionan políticos, sobre todo, como el Lic. Belaunzarán Méndez y el Dr. Basave Benítez, porque más allá de filias partidistas, saben unirse con quienes comparten luchas y objetivos en pro de la ciudadanía; y esto merma en el partido, volviéndolo más plural e incluyente y logrando crear esquemas políticos y soluciones pensando outside of the box.

Iniciativa Galileo es un proyecto que va naciendo apenas, pero que por sus ideas, principios, convicciones e integrantes se perfila para crecer muy pronto, generando así una metamorfosis del PRD y, con ello, una transformación de la forma de hacer política en la izquierda democrática.

Iniciativa Galileo es un proyecto que va naciendo apenas, pero que por sus ideas, principios, convicciones e integrantes se perfila para crecer muy pronto, generando así una metamorfosis del PRD y, con ello, una transformación de la forma de hacer política en la izquierda democrática.

A pesar de que muchos políticos y ciudadanos acusan al PRD de estar extinto, o por lo menos en vías de extinción, a pesar de todos los obstáculos externos e internos, se mueve…

A pesar de que muchos políticos y ciudadanos acusan al PRD de estar extinto, o por lo menos en vías de extinción, a pesar de todos los obstáculos externos e internos, se mueve…

“Innovar siempre es riesgoso e incierto, pero es el único remedio contra la inercia y el fatalismo de quienes piensan que no hay mas alternativa que aceptar las cosas y sus formas como son.” – Lic. Fernando Belaunzarán Méndez

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El camino hacia la revocación del mandato

En mi última columna del año pasado en Altavoz, critiqué la Ley de Participación Ciudadana recién aprobada por el Congreso de Nuevo León por incluir la figura de la revocación del mandato cuando esta ya ha sido declarada inconstitucional en varias jurisprudencias de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

• (ver: altavz.com/2016/01/03/1517/).

Mencioné, entre otras cosas, que estimo infundado que la Corte haya declarado que la figura de la revocación del mandato no tiene fundamento constitucional, ya que el sustento de esta es el principio de la soberanía popular. Sin embargo, concluí que aunque hayan argumentos fuertes que fundamenten la constitucionalidad de la revocación del mandato, la Corte ya resolvió así y por ello no puede legislarse al respecto.

Concluí que aunque hayan argumentos fuertes que fundamenten la constitucionalidad de la revocación del mandato, la Corte ya resolvió así y por ello no puede legislarse al respecto.

Esta vez quisiera abordar las acciones que se deben tomar para poder, eventualmente, legislar para permitir y regular esta figura jurídica. En este momento, no podría legislarse en Nuevo León sobre la revocación del mandato de ninguna forma que pueda ser considerada constitucional, ya que el argumento de la Corte fue precisamente que no existe fundamento constitucional en el que se base dicha figura.

En este momento, no podría legislarse en Nuevo León sobre la revocación del mandato de ninguna forma que pueda ser considerada constitucional.

Por ello, el primer paso para eventualmente legislar al respecto es crear un fundamento constitucional expreso para la revocación del mandato. Debe promoverse una reforma en materia político-electoral que establezca en la Constitución Política Federal expresamente que la ciudadanía tiene el poder de revocar el mandato a los funcionaros públicos electos por medio del voto popular.

Una vez que el Congreso de la Unión apruebe esa reforma constitucional, se enviaría al Poder Ejecutivo para su promulgación y publicación. Sólo cuando este supuesto de publicidad de la reforma se actualice, existirá fundamento constitucional para legislar en Nuevo León, o en cualquier otra entidad federativa, sobre la revocación del mandato, como pretendieron hacer los diputados de la LXXIV Legislatura neoleonesa.

Y digo pretendieron porque, si bien se aprobó en diciembre la Ley de Participación Ciudadana que incluye esta figura, el Gob. Jaime Rodríguez Calderón la vetó este 15 de enero.

El Coordinador Jurídico de la Secretaría General de Gobierno, Javier Náñez Pro, expuso en sus redes sociales oficiales de manera muy puntual y concisa las 10 principales razones por las que el Ejecutivo del estado decidió vetar esta ley.

• (ver: facebook.com/jnpro/posts/1085425224809993).

En resumen, las razones por las que el Gobernador vetó la Ley de Participación Ciudadana son que la revocación del mandato es inconstitucional, la forma en la que legisló el Congreso la revocación viola el principio de separación de poderes y en la que legisló la figura de la consulta popular viola el principio de progresividad en materia de los derechos humanos y el de certeza jurídica y le otorga facultades al Tribunal Superior de Justicia del estado sin modificar a su vez la Ley Orgánica ni
la Constitución.

Coincido en las mencionadas razones con el Lic. Náñez Pro y me permito agregar dos cosas:

1. Como ya mencioné, ninguna ley que apruebe el Congreso en materia de revocación del mandato será constitucional si no se aprueba antes una reforma a la Constitución Política Federal y las consecuentes (también reformas a la Constitución Política del estado, para armonizar el marco jurídico).

La mencionada ley además de estar plagada de inconsistencias jurídicas, carece de técnica legislativa.

2. La mencionada ley además de estar plagada de inconsistencias jurídicas, carece de técnica legislativa: los diputados neoleoneses confunden los conceptos de ley y reglamento y pretenden regular en la Ley de Participación Ciudadana todo lo relativo a los órganos de participación en lugar de limitarse únicamente a los principios y generalidades, como debe hacerlo una ley (es tan extensa, que está a catorce artículos de igualar en longitud a la Constitución Política del estado.

Cabe mencionar que ya hay en el Congreso de la Unión iniciativas de ley en esta materia: una ciudadana desde el año 2014, promovida por el Partido Sinaloense y una en el año 2015, promovida por el senador Javier Corral Jurado del Partido Acción Nacional. Estas iniciativas siguen en la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado pendientes de dictaminar, o sea, en la congeladora legislativa.

• (ver: proyecto3.mx/2015/09/exhortan-a-senado-dictaminar-iniciativa-de-revocacion-de-mandato/).

Por ello, no es necesario presentar más iniciativas de reforma en esta materia, como quieren hacerlo algunos diputados y algunos funcionarios del Gobierno del estado. Hacerlo, resultaría ocioso.

Lo que debe hacerse es que tanto el Congreso como el Gobernador del estado de Nuevo León presionen a esa Comisión para que dictamine la iniciativa que está en la congeladora.

Lo que debe hacerse es que tanto el Congreso como el Gobernador del estado de Nuevo León presionen a esa Comisión para que dictamine la iniciativa que está en la congeladora.

Si se emite ese dictamen, seguiría la discusión y aprobación en el Pleno del Senado, luego la discusión y aprobación en el Pleno de la Cámara de Diputados y finalmente la promulgación y publicación de la ley por el Presidente de la República. Una vez hecho esto, podrá legislarse en Nuevo León sobre la revocación del mandato. Ese es el camino.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “¿De mal en peor en Nuevo León?”

Desde el día de ayer, en diferentes medios de comunicación y en las redes sociales, comenzó a circular el rumor que el Gobierno Estatal de Nuevo León, encabezado por Jaime Rodríguez Calderón, “el Bronco”, iba a vetar la famosa Ley de Participación Ciudadana que apenas aprobó el Congreso Estatal el pasado 18 de diciembre de 2015. ¿Son los rumores ciertos?

El veto a la ley no es como lo quieren poner el diputado Daniel Carrillo y sus secuaces del PRI y PAN: dicen que “el Bronco” busca tirar una ley que contiene la “Revocación de Mandato”, ya que le tiene miedo.

Según fuentes confidenciales de Altavoz, los rumores son ciertos y podríamos ver el veto de la ley el día de hoy. Pero el veto a la ley no es como lo quieren poner el diputado Daniel Carrillo y sus secuaces del PRI y PAN: dicen que “el Bronco” busca tirar una ley que contiene la “Revocación de Mandato”, ya que le tiene miedo.

La Ley está tan mal redactada y fundamentada —dicen— que es muy fácil que el Poder Judicial con el uso de la Constitución tire partes de ella como lo es la famosa “Revocación de Mandato”.

Según estas mismas fuentes, el Gobierno Estatal está a favor de la Ley de Participación Ciudadana. No olvidemos que el mismo Bronco quiere que “la raza” lo evalúe a la mitad de su sexenio y de ahí el pueblo decida si sigue en la chamba o se va. La Ley está tan mal redactada y fundamentada —dicen— que es muy fácil que el Poder Judicial con el uso de la Constitución tire partes de ella como lo es la famosa “Revocación de Mandato”. Este ultimo punto ya había sido discutido por la colaboradora de Altavoz, María Santos en este artículo: http://goo.gl/UD8RAr .

Nuevamente caemos al juego de los partidos políticos. Daniel Carrillo fue tan lejos como para ayer acusar a la Bancada de Movimiento Ciudadano de estar de acuerdo con el Gobierno Estatal en vetar la ley, cuando han sido los ÚNICOS que no quieren que sea vetada ya que tienen miedo que el PRI y el PAN congelen la ley como lo han hecho los últimos 10 años; y prefieren que se publique la ley y en caso de controversia, que se pelee en tribunales.

Sinceramente, los partidos políticos tradicionales nuevamente nos querían vender gato por liebre. Ellos saben de los huecos legales que tiene la ley como actualmente esta y están jugando un doble juego: si el Gobierno Estatal no veta esta ley y la publica como está, corremos el peligro que luego el PRIAN se pase por el arco del triunfo la ley cuando usted ciudadano quiera quitar a su alcalde, y si el Gobierno Estatal veta esa ley, le echarán la culpa y lo tacharán de antidemocrático. La solución de MC suena razonable (que se apruebe como está y nos preparemos para las batallas legales), ¿pero los demás partidos estarán a bordo de ese barco?

No diré más al respecto, quiero saber SUS OPINIONES.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Revocación del mandato: inconstitucional

Entre las múltiples figuras de participación ciudadana, la que más ha llamado la atención últimamente es la de la revocación del mandato.

Esta figura jurídica es un procedimiento de participación ciudadana por medio del cual la ciudadanía puede dar por concluido el mandato que se le ha conferido por medio del voto popular a cierto funcionario público (ya sea alcaldes, gobernadores o presidentes).

Los argumentos más populares a favor y en contra de la revocación del mandato son los siguientes:

Argumentos a favor

Es una forma de democracia directa sustentada en la soberanía popular, resulta lógico que quien elija a sus gobernantes pueda también destituirlos si no hacen un buen trabajo.

1. Es una forma de democracia directa sustentada en la soberanía popular, resulta lógico que quien elija a sus gobernantes pueda también destituirlos si no hacen un buen trabajo.
2. Medida de presión para mantener la cercanía entre los funcionarios y la ciudadanía.
3. Promueve la participación ciudadana, pues la ciudadanía tendría que mantenerse vigilante y crítica de la actuación de sus gobernantes.
4. Se fortalece el sistema representativo, ya que el funcionario buscará tomar decisiones conforme a lo que la ciudadanía desee.

Argumentos en contra

1. El momento correcto para la evaluación popular de un funcionario es al finalizar su cargo.
2. El procedimiento revocatorio es polarizado y plagado de emociones que confunden al electorado.
3. Puede provocar rigidez en el funcionario por miedo a actuar.
4. Tendría un alto costo la realización del procedimiento.

Se dice que es hasta finalizar el cargo cuando es oportuno evaluar al funcionario, pero no estimo que esto sea lo correcto porque de nada sirve en la praxis el señalar defectos de una administración si ya no puede hacerse nada para revertirlo.

Como yo estoy a favor de la revocación de mandato, me queda decir que suscribo los argumentos a favor y que discrepo de cada uno de los de en contra. Se dice que es hasta finalizar el cargo cuando es oportuno evaluar al funcionario, pero no estimo que esto sea lo correcto porque de nada sirve en la praxis el señalar defectos de una administración si ya no puede hacerse nada para revertirlo. En cambio, a la mitad de su mandato (por ejemplo), si se considera que el funcionario ha actuado mal, se puede evitar mayor daño para la ciudadanía.

En cuanto a que el procedimiento revocatorio está lleno de emociones que confunden al electorado, no me había encontrado con un argumento tan bobo. Suscribo que la revocación del mandato puede estar plagada de confusiones y se presta a manipulación de las masas por medio de otros grupos políticos y los medios de comunicación (¿o medios de desinformación?)… Pero, ¿no es eso lo que sucede en cada una de las elecciones populares? Si a esas vamos, mejor no tengamos una república democrática.

En cuanto a que puede causar rigidez en el funcionario por medio a que sus decisiones sean reprobadas por la ciudadanía, si bien es en parte cierto, más bien puede ayudar ese miedo a que se tome más en cuenta la opinión y los deseos de la ciudadanía. Suscribiría ese argumento si estuviéramos hablando de la eliminación del fuero político, pero estamos hablando de una evaluación ciudadana a los funcionarios que han utilizado mal el poder que les fue conferido.

También se dice que sufriríamos un alto costo debido a la realización del procedimiento revocatorio. Y sí. Pero digo, nuevamente, ¿no es eso lo que gastamos en cada una de las elecciones populares? ¿No es mejor gastar recursos del erario en un instrumento democrático al que la ciudadanía debiera tener el derecho garantizado en lugar de gastar en sobornos, dádivas y otras cosas para las que son usados nuestros recursos? Además, si se gastan más de 40 millones de pesos al año para mantener a nuestros ex presidentes, podemos gastar en un instrumento de participación ciudadana que resulta necesario tener.

Estimo que al intentar participar en las decisiones o evaluar a nuestros gobernantes, debemos primero agotar todos los demás mecanismos de participación ciudadana.

Quiero precisar que, si bien estoy a favor de que se legisle sobre la figura de la revocación de mandato a nivel federal y a nivel local en todas las entidades federativas, eso no significa que lo promueva como primera opción. Es decir, estimo que al intentar participar en las decisiones o evaluar a nuestros gobernantes, debemos primero agotar todos los demás mecanismos de participación ciudadana (como lo son las iniciativas populares, las contralorías ciudadanas, las consultas populares, entre otras figuras) y dejar como último recurso la figura de la revocación del mandato. Esto, con el objetivo de tener un mayor control y evitar que la ciudadanía se apresure en tomar una decisión radical sin antes haber analizado con detenimiento la administración del funcionario que busca destituir.

Sí puede considerarse a la revocación del mandato como un derecho político inalienable del ciudadano, basándose en el principio constitucional de la soberanía popular. Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya ha declarado inconstitucional a dicha figura jurídica y, ante esa jurisprudencia, ya no hay marco de actuación en las Constituciones y legislaciones locales. Ganó el “en contra” en este debate. Y esto desde el 2012 (año de una de las jurisprudencias emitidas por la Corte).

Y, aún así, vemos cómo los legisladores del estado de Nuevo León se felicitan mutuamente por la recién aprobada Ley de Participación Ciudadana, celebrando como logro principal la aprobación de la figura de la revocación del mandato.

No hay que dejarnos manipular. Para empezar, fue aprobada unánimemente. Y vemos a muchos diputados adjudicarse la “lucha ganada” por la aprobación de esta ley y criticando a los de otros partidos (penoso ver peleas entre nuestros diputados en lugar de acuerdos en pro de la ciudadanía). En segundo lugar, no es logro de los diputados, sino logro de las organizaciones de la sociedad civil que llevan aproximadamente 10 años impulsando esta ley.

En tercer lugar, no es siquiera un logro tal cual, puesto que es una ley incompleta (como dicen, es “atole con el dedo”), ya que se crean figuras con facultades que realmente cualquier ciudadano tiene (como las contralorías ciudadanas) y se limita el ejercicio de ciertos mecanismos por los reglamentos que emitirían el estado y los municipios (como los consejos consultivos ciudadanos). Así, hay muchas “trampas” en la ley que lo único que hacen es, repito, darnos “atole con el dedo”.

Y por último, pero no menos importante, está el hecho de que la revocación del mandato, como ya se mencionó, es inconstitucional por jurisprudencia de la Corte. O sea, no sirve de nada que aprueben una ley que contemple esta figura o reformen la Constitución local para que pueda legislarse al respecto. A continuación, transcribo un extracto de la jurisprudencia en cuestión:

Acción de inconstitucionalidad 8/2010

Revocación del mandato conferido al gobernador y a los diputados locales. Constituye una forma de dar por terminado el cargo de los servidores públicos referidos que carece de sustento en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El artículo 109, fracción I, de la Constitución General establece como única forma de dar por terminado el ejercicio de los cargos públicos como los de gobernador y diputados de la Legislatura Estatal antes de la conclusión legal de su mandato, la de la responsabilidad de los servidores públicos, sin que pueda establecerse válidamente una diferente en las Constituciones de los Estados. De ahí que la figura de la revocación del mandato conferido al gobernador y a los diputados locales, como facultad del Congreso del Estado, constituye una forma de dar por terminado su cargo que carece de sustento constitucional.

El Tribunal Pleno, el primero de octubre en curso, aprobó, con el número 21/2012 (10a.), la tesis jurisprudencial que antecede. México, Distrito Federal, a primero de octubre de dos mil doce.

Estimo infundado que la Corte haya declarado que la figura de la revocación del mandato no tiene fundamento constitucional, ya que el sustento es precisamente el principio de la soberanía popular.

No obstante, así es: la revocación del mandato es inconstitucional. Entonces, cuidado con dejarse manipular por nuestros diputados locales. La joya de su “gran logro”, la aprobación de la revocación del mandato dentro de la Ley de Participación Ciudadana, no sirve para absolutamente nada.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿ES INCONSTITUCIONAL EL SALARIO MÍNIMO GENERAL VIGENTE?

“Tú no dependes de un salario para sobrevivir, dependes de los recursos que un salario te permite alcanzar.”
– Fabricio Terán, economista y abogado.

Dos chicles, dos huevos o un bolillo y medio son tres ejemplos de lo que alcanza con 2.94 pesos. De esa cantidad es el aumento al salario mínimo general para el año 2016 que aprobó la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

Dos chicles, dos huevos o un bolillo y medio son tres ejemplos de lo que alcanza con 2.94 pesos. De esa cantidad es el aumento al salario mínimo general para el año 2016 que aprobó la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

Actualmente está en 70.10 pesos; con el aumento en cuestión, será de 73.04 pesos. Este aumento es un descaro, una burla… no hay palabras que pueda utilizar, que no sean soeces, para describirlo.

Actualmente está en 70.10 pesos; con el aumento en cuestión, será de 73.04 pesos. Este aumento es un descaro, una burla… no hay palabras que pueda utilizar, que no sean soeces, para describirlo.

Ante el reproche inquisitivo a la CONASAMI por parte de la sociedad por ese aumento, el Lic. Basilio González Núñez, director de dicha Comisión, replicó: “Los verdaderamente pobres de México son aquellos que no tienen empleo, los desempleados. Y la respuesta básica es entonces para los que no tienen empleo. Si tienen periodos largos sin tener ingresos, ¿qué creen que preferirían? ¿Un salario mínimo o no tener ingresos?”

Esa declaración me parece el colmo de los colmos. Es como decirle a una persona: “Te voy que cortar una pierna. ¿Qué prefieres? ¿Que te corte una o que te corte las dos?” Así de absurdo suena el Lic. González Núñez con su declaración.

Esa declaración me parece el colmo de los colmos. Es como decirle a una persona: “Te voy que cortar una pierna. ¿Qué prefieres? ¿Que te corte una o que te corte las dos?” Así de absurdo suena el Lic. González Núñez con su declaración.

Pero claro, a él le resulta fácil, ya que gana 2,798,600.00 pesos anuales, lo que equivale aproximadamente al salario de 115 personas. Y está en el cargo de director desde 1991, año en que se creó el organismo.

Así las cosas, ¿cómo quieren que no protestemos? Además de que se trata el tema del salario mínimo como si fuera una especie de caridad… ¡No!, es trabajo impago.

En comparación con otros países del continente americano, México está en una posición vergonzosa. El salario mínimo general en Argentina es de 535 dólares mensuales; en Brasil, es de 306 dólares mensuales; en Chile, es de 411 dólares mensuales, en Colombia, es de 359 dólares mensuales; Estados Unidos, es de 1,616 dólares mensuales… Y en México, el salario mínimo es de 112 dólares mensuales, siendo este el más bajo de todo América.

Me gustaría invitar a una reflexión jurídica al respecto que tuve este fin de semana cuando, de repente, se me ocurrió la no tan demente idea de que el salario mínimo general vigente es inconstitucional. Les platico mi razonamiento.

En fin, más allá de la evidente injusticia que es el establecer un salario mínimo tan pobre, me gustaría invitar a una reflexión jurídica al respecto que tuve este fin de semana cuando, de repente, se me ocurrió la no tan demente idea de que el salario mínimo general vigente es inconstitucional. Les platico mi razonamiento.

El artículo 123 fracción VI primer párrafo de la Constitución Política Federal establece lo siguiente: “Los salarios mínimos que deberán disfrutar los trabajadores serán generales o profesionales. Los primeros regirán en las áreas geográficas que se determinen; los segundos se aplicarán en ramas determinadas de la actividad económica o en profesiones, oficios o trabajos especiales.”

En la segunda oración del primer párrafo de este artículo se habla de áreas geográficas para la determinación del salario mínimo general. Esa disposición queda ya inaplicable, puesto a la reciente aprobación de la desindexación. Es decir, México ya no se divide en región A (norte) y región B (centro-sur) en cuestión del SMG. Este es ahora igual para toda la República.

El segundo párrafo del mismo artículo establece lo siguiente: “Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos. (…)”

Por la ambigüedad que conlleva la expresión “necesidades normales”, tomemos lo que cuesta una canasta básica: 86.33 pesos. Ahora bien, el acuerdo por el que la CONASAMI determina el salario mínimo es un acto de autoridad. Y, por principio, todo acto de autoridad debe apegarse a lo que establece la Constitución.

En ese sentido, ¿no puede considerarse inconstitucional cualquier acuerdo de la CONASAMI que determine como salario mínimo general cualquier cantidad menor a lo que cuesta (por lo más mínimo) una canasta básica? Yo estimo que sí.

Un salario de 70.10 pesos cubre apenas el 80% de una canasta básica, pero una canasta básica no es sino lo más mínimo de necesidad humana para sobrevivir… falta tomar en cuenta la educación, vivienda, vestido y demás necesidades.

Quiero recalcar que un salario de 70.10 pesos cubre apenas el 80% de una canasta básica, pero una canasta básica no es sino lo más mínimo de necesidad humana para sobrevivir… falta tomar en cuenta la educación, vivienda, vestido y demás necesidades.

Varios políticos han propuesto que el salario mínimo debe ser por lo menos de 170 pesos por jornada, entre ellos el Dr. Agustín Basave Benítez, presidente nacional del PRD. Y se han logrado pequeñas victorias que encaminan a ello. Una de ellas fue la desindexación del salario, impulsada por ese mismo partido y apoyado por otros.

Un segundo paso es la ahora exigencia de un aumento al salario que llegue a 86.33 pesos, para poder cubrir una canasta básica completa. Y de allí en adelante, la izquierda partidista y la sociedad civil organizada fijan como próxima meta la fijación de un salario mínimo de 170 pesos.

Si bien esa meta parece irrealizable ante tanta oposición gubernamental, estimo que vale la pena reflexionar esto:
1. Si la Constitución establece que el salario mínimo debe cubrir las necesidades normales,
2. Si una canasta básica es lo más mínimo necesario,
3. Si una canasta básica cuesta 86.33 pesos,
4. Y si la Comisión Nacional de Salarios Mínimos determina el salario mínimo en una cantidad menor a, por lo menos, 86.33 pesos,
5. ¿No puede considerar el acuerdo de dicha Comisión inconstitucional?

Es sólo una idea… ¿Qué piensan ustedes?

¿Sí o no? ¿Y por qué? Comenten aquí abajo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”