Denuncia Felipe clonación y violación de permisos a casinos en Administración de Adrián

Comparte este artículo:
Al evidenciar con documentos la corrupción, colusión y complicidad de Adrián de la Garza al permitir la operación de casas de apuestas, Felipe de Jesús Cantú denunció la clonación de licencias de uso de suelo para casinos, apoyadas por la actual Administración.
El candidato a la Alcaldía de Monterrey señaló que el Gobierno municipal del priista ha violado sellos de clausura y solapado el funcionamiento de negocios como Winland, Foliatti y Broadway.
“Los casinos fueron vencidos en juicios de amparo por no tener la licencia de uso de suelo”, dijo Cantú en rueda de prensa en el PAN municipal.
“El giro de los casinos está prohibido en la Ley de Desarrollo Urbano desde antes de comenzar la presente Administración.
“El día de hoy confirmamos que estos casinos, y quizás otros más, están operando con licencias de uso de suelo clonadas y con una responsabilidad, colución y complicidad del PRI y de Adrián de la Garza, y los funcionarios medinistas que se encuentran en su Administración”.
Felipe mostró documentación de los permisos ilegales de las casas de apuestas. Uno de ellos fue el expediente con número L-945/2001, que otorgó durante su Administración 2000-2003 para construcción de un restaurante en el cruce de Alfonso Reyes y Garza Sada. Sin embargo, el uso de suelo se cambió para casa de apuestas pese a la prohibición.
“Tengo en mis manos”, señaló, “un documento original que tiene el folio L945/2001, que supuestamente es para casa de apuestas, pero no es así”.
“¿Cómo lo sé? Porque este permiso se dio en la Administración que yo presidí para restaurante. Y tengo aquí otro que tiene el mismo folio, el 945/01.
“Es el mismo permiso, pero un documento dice que es para casino y otro dice que es para restaurante, es decir, fue clonado, fue tomado el folio anterior con el ánimo de asegurarse de que pudiera operar un casino con este permiso”.
El panista indicó que, curiosamente, el despacho que representa legalmente a este casino es propiedad de Filiberto de la Garza Santos, hermano del Alcalde con licencia.
“Este caso no deja lugar a dudas de la corrupción que está imperando, que está sobresaliendo en el Gobierno de Adrián de la Garza, quien no ha querido hacer nada para erradicar este tipo de negocios ilegales”, aseguró Cantú.
“¿A cuántos casinos más tendremos en las mismas condiciones?”.
Felipe exhortó a la autoridad municipal a revisar estos casos a profundidad y a dejar de simular que están poniendo orden en estos giros.

#PulsoUrbano: “2017: Favor de no blindar al urbanismo de la política”

Comparte este artículo:

Lo que nos dejó el 2017 fue un largo año de tensiones para hacer que la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano aprobada a nivel federal en 2016 pasará con éxito en los Congresos locales al menos como un marco de referencia para la adaptación local de qué es lo que deberíamos poner a consideración de la Agenda legislativa como propuesta para la reglamentación de las ciudades del futuro.

En medio de confusiones, ignorancias y desinformación absoluta, así como de perfiles egóicos de técnicos que han vivido de hacer negocio con lo que saben pero no entienden qué significa a profundidad el bien común, así como de muchos intereses en juego, Nuevo León fue el único estado en la República Mexicana que se amparó ante esta naciente Ley que fue liderada por el Senador Francisco Burquez en el Senado.

La tan urgente como importante #ReformaUrbana pasó a la historia como una renovada visión legislativa que permitiría servir de brújula para hacer ciudades de escala humana. Una apuesta ríspida para quienes siguen creyendo que la ciudad sólo se puede sostener de prácticas, diseños o Planeación errónea del pasado.

Sin embargo, pese a ese conflicto, algunos de los puntos importantes pasaron y son ahora parte de la Ley de Desarrollo Urbano de Nuevo León. No salió de forma ideal como lo hubiéramos querido quienes hemos impulsado durante años una nueva reglamentación para la ciudad. Pero al menos se generó el debate necesario.

No pudimos con la carga cultural e historia que piensa que la ciudad sólo debe ser para transitarse y no para vivirse. A pesar de eso, la realidad seguirá marcando el reloj de los cambios que podrán ser rechazados pero que tarde o temprano son inevitables.

Porque si hay algo que debemos rescatar es el cómo le haremos para transformar esta urbe regiomontana que hoy no es competitiva para hacer la que necesita de serlo a raíz también de la agenda urbana internacional. El reto es enorme cómo la carencia de indicadores de calidad de vida que auguren su éxito.

Considero que la mayor proeza en este año que termina fue no blindar al Urbanismo de la política. Que, al contrario, técnicos tan comprometidos con su ciudad como Paulino Decanini, Gabriel Todd y la que le escribe, hayamos dado la cara de forma frontal a defender el futuro que no puede seguir estando en el monopolio de intereses que más que nocivos empiezan a ser en la distancia del tiempo, arcaicos.

Está confrontación al menos hizo ese debate mucho más factible y no el espléndido silencio en el que ha vivido un tema tan importante como el diseño de la ciudad.

Había escrito hace tiempo en este mismo espacio que perdimos, pero en realidad viéndolo en esa perspectiva ganamos abrir la puerta de manera transparente en la defensa de la ciudad competitiva, justa, segura, humana y sustentable no que queremos, sino que hemos trabajado desde la raíz.

No más blindajes en lo “oscurito”. Hay que hacer política urbana. Porque como diría la abuela de un amigo. Nadie puede defender como uno lo que es de uno.

Nuestro fue el gran logro de la Reforma Urbana a nivel nacional en su adaptación en los Congresos locales de cada entidad del país. Ese es un gran logro. Velar hoy por el mañana de las ciudades en México. Aún y cuando la nuestra sigue en el rezago urbano en el que quiere estar.

Jorge Blanco urge revisión de la Ley de Desarrollo Urbano tras derrumbe en Monterrey

Comparte este artículo:

Al lamentar el derrumbe ocurrido este miércoles en el Fraccionamiento Antigua, al sur de Monterrey, el Diputado Jorge Blanco hizo un llamado a las Comisiones de Desarrollo Urbano y de Desarrollo Metropolitano, a que revisen con detenimiento la nueva Ley de Desarrollo Urbano que se pretende aprobar esta semana.

Aseguró que la Ley debe proteger a los ciudadanos de eventuales accidentes y garantizar que no haya riesgos en los permisos de construcción que se otorguen.

“Buscaremos prohibir este tipo de cosas, estamos hablando de que hasta ahorita va la pérdida de una vida humana, sin tomar en cuenta los daños materiales y, obviamente, las personas que viven alrededor de los lugares donde sucedió esto van a perder su patrimonio, no van a poder quedarse a dormir ahí el día de hoy y yo creo que ya nunca más, porque sus casas se les van a derrumbar y están arriesgando su vida”, señaló.

El diputado sin partido fijó el posicionamiento desde la tribuna del Congreso, al apuntar que este viernes se pretende someter a votación la Ley de Desarrollo Urbano, por lo que pidió sea revisado el dictamen a detalle.

“Estamos muy a tiempo de dejar un ejemplo de que debemos de hacer las cosas bien, salvaguardando la integridad de las personas y que el dictamen no venga con fallas”, añadió.

#PulsoUrbano: “De los “ExExEx” del urbanismo”

Comparte este artículo:

¿A quién le conviene un modelo de ciudad basado en planeación urbana que está a merced de intereses económicos voraces y de decisiones políticas sin ética? La respuesta inmediata de personas conscientes, sería “a nadie”. Sin embargo, contrario a lo que parece, sí existen personas que no sólo les conviene de “ayer”, sino que han construido esta ciudad a propósito de sus negocios y no de los intereses comunes. Aunque se disfracen de “justicieros”.

Por eso, ante el debate del dictamen de la Ley de Desarrollo Urbano de los últimos días, deberíamos de cuestionarnos qué hay detrás de lo que está en juego. Que no se reduce a un enfrentamiento personal como algunos lo han querido presentar (como si el Senador Francisco Burquez, quien impulsó la Reforma Urbana a nivel nacional fuera el “culpable” de todo) o al monstruo del libre mercado que parece que pone una “pistola” a sus consumidores para que sean idiotas que no cuestionan. Cuando cientos de años nos han comprobado que el mercado jamás se dará “un balazo en el pie”.

No. Tampoco es que ONU-Habitat tenga intereses “perversos” que vienen del “extranjero” o del “sur” para la conquista delirante en esquizofrenia que padecemos los mexicanos como enfermedad de lo que no sabemos ni conocemos, pero que nos encanta el chisme que contiene teorías de la conspiración.

Más bien, lejos de la Ley o no Ley, deberíamos de estar analizando también cómo es que llegamos a este punto. El de vivir en una urbe con la peor calidad del aire de América Latina, con la menor competitividad en nuevos negocios y un déficit en espacios públicos verdes en el promedio del que deberíamos tener, entre un largo etcétera. En resumen: Una metrópoli “venida a menos”, que de ser el ícono y el epicentro de la economía mexicana ha pasado a estar por debajo del deseo de las nuevas generaciones para desarrollar sus talentos y el futuro de sus vidas aquí.

Mi madre dice que “crecer, duele”.

No hace mucho me llegó este mensaje del urbanista Juan Ignacio Barragán: “¿Sabe cuál era el negocio de Burquez antes de entrar a la política? Desarrollador Inmobiliario […] Lo invitamos a que se vaya a vivir ahí y nos deje en paz a los nuevoleoneses”.
¿Vivimos en paz en esta ciudad en el declive? ¡No!

Cuando lo recibí, pensé de inmediato: “Como diría mi abuela: para tener la lengua larga, hay que tener la cola muy corta”. Porque una Ley que tiene que ver con la calidad de hábitat de la población, no debería reducirse a lo que son o no son las personas que la impulsan. Porque si se trata de aventar culpas, en mi lista estarían los que no han hecho para impedir esta situación o para crear un futuro distinto y el citado en cuestión, que ha sido corresponsable de esto porque ha sido Ex Director, Ex Secretario, Ex, Ex, Ex, no qué aportar ni qué decir, que eso de “déjennos en paz” será para él y sus negocios, que entonces quedaría en el mismo lugar de lo que crítica.

Vayamos más d-e-s-p-a-c-i-t-o. Pertenezco a una generación nacida de la crisis. Al menos, de forma personal, no estoy dispuesta a que las generaciones anteriores por sus errores o aciertos, dirijan mi -nuestro- futuro. La Reforma Urbana podrá ser un poema bien contado de “bicis, árboles y banquetas”, pero al menos es un poema del que la gente se ha “amparado” entre miedos del futuro que viene inevitable y como la expectativa de que se deje de ver a los cambios legales como inamovibles, ¡vaya mínimo el debate que por mucho tiempo ocultaron detrás de su escritorio existe! Más nos valdría estar anticipándonos a lo que nos espera que no está en una bola de cristal, sino es tan predecible como observar nuestra realidad presente.

Por eso es tan importante, velar por una Reforma Urbana que prevea y cree (de crear) el futuro que hoy se puede incluso acariciar con tantos avances, pero sobre todo con tantas necesidades evidentes de las comunidades junto con sus habitantes. Agua, aire, propiedad de la tierra, espacios públicos, movilidad. No le podemos dejar eso a los “ExExEx” que ya vivieron su momento y en lugar de aprovecharlo nos crearon una ciudad de planes obsoletos, que sólo están listos en la gaveta para que en cualquier cambio de partido político se vayan a la basura. Planeación absurda de unos cuantos, de los que el dinero le puede pagar a los “ExExEx”…

¡Se rompió! Y con o sin Reforma Urbana, estamos creando otra urbe, la que no ven, pero es. A la que no toman en cuenta, pero es. A la que ven desde Google Maps, pero es.

Lo siento, esto no es personal, es la vida humana que en la urbe necesita de “agua fresca” capaz de anticiparse a lo que viene. Porque lo que fue, fue y lo que será, será. Si es que pudiera ponerme un letrero, diría no que nos dejen en paz, que no nos dejen en paz, que nos cuestionen lo suficiente como para ni siquiera conciliar el sueño ante la gravedad de la urbe regiomontana.

Lo sentimos, no es personal.

Estamos trabajando por una Ley de no sólo permisos. Sino por una Reforma Urbana digna del futuro de la humanidad. Que los “ExExEx” no pudieron crear.

Marco Antonio Martínez presenta reformas a la Ley de Desarrollo Urbano

Comparte este artículo:

La Bancada Independiente del Congreso del Estado presentó el día de ayer una serie de Reformas a la Ley de Desarrollo Urbano, con el fin de acotar el tiempo de respuesta ante autoridades por denuncias de posibles construcciones irregulares.

El diputado Marco Antonio Martinez, preentó en el pleno la iniacitiva de reforma a la Ley de Desarrollo Urbano en sus artículos 381 y 382 respectivamente.

Con las reformas, se buscaría que no solamente los vecinos pudieran denunciar predios irregulares, sino cualquier ciudadano del Estado.

De igual forma se busca que las autoridades den respuesta a las denuncias de los ciudadanos en un plazo de 15 días por el tema de posibles irregularidades en predios locales.

“Quien denuncie una construcción irregular, tendrá que proporcionar nombre, razón social o denominación y domicilio del propietario o usuario del predio afectado, o en su caso, los datos necesarios para su localización e identificación“, esto se estaría presentando dentro de la Reforma a la Ley de Desarrollo Urbano.

Discuten anteproyecto de Ley de Desarrollo Urbano

Comparte este artículo:

Diputados locales se reunieron el día de ayer con vecinos de diversas colonias de Monterrey, con el fin de analizar de manera mutua el proyecto de Ley de Desarrollo Urbano, el cual está en proceso en el Congreso del Estado, sin embargo, en esta mesa de análisis no se contaron con especialistas ni académicos para que avalaran lo presentado.

Dentro de los diputados presentes se encontraban: Karina Barrón, Samuel García, Jorge Blanco, Marco Martínez, Eugenio Montiel y Jesús Nava.

Karina Barrón, quien es coordinadora de la fracción de diputados sin partido (independientes) recalcó la necesidad de tener a especialistas en la mesa de trabajo y análisis, a lo que culpó de irresponsabilidad a la Comisión de Desarrollo Urbano presidida por Jesús Nava.

Barrón aseguró que las propuestas presentadas por los ciudadanos estarán dentro de la Reforma, la cual se verá el próximo 4 de septiembre.

De los principales problemas a considerar dentro de la Ley de Desarrollo Urbano, es la creación de uso de suelo mixtos; la reducción de cajones de estacionamiento; construcción en pendientes hasta 45%; y la creación de espacios públicos con otros fines. Lo anterior, es lo que más preocupa a la ciudadanía, la cual se ha movilizado en exigencia al respeto de una sostenibilidad real.

De igual forma se les exigió a los diputados que no sacaran los cambios a la Ley de manera fast track, sino que la analizaran con calma y sin albazos en perjuicio de los ciudadanos.