Internet, baja los trinches y las antorchas

No cabe duda que las redes sociales son una excelente herramienta para compartir información, y debatir y criticar temas que muchas veces no se hablan en medios de comunicación tradicionales; pero tampoco podemos negar sus desventajas. Ya se ha hablado mucho sobre lo reprobables que son los comentarios intencionalmente destructivos que vienen desde la protección del anonimato, pero me refiero al acoso proveniente de un hambre justiciera desinformada.

Esta gente tiene buenas intenciones, y en sus linchamientos virtuales se refleja la impotencia que inspira la mediocridad del sistema de justicia mexicano. Cuando prevalece la impunidad ante evidencias claras, la respuesta del público es justificable ¿Qué es el ostracismo al lado del castigo que realmente se merecen? El problema es cuando se lincha gente antes de tener evidencias, y que al final resulta ser inocente.

Esto se presentó muy claramente en el caso de Andrea Noel. Las redes sociales alzaron sus trinches y antorchas contra el conductor Andoni Echave. Las autoridades construyeron el caso alrededor de esta sospecha, y fue el mismo Echave quien tuvo que evidenciar su inocencia ante la falta de recursos de la Procuraduría. [1] Hay que admitir que hay un razonamiento lógico detrás de la sospecha, Echave conducía un programa de televisión donde había comportamientos similares (que se reveló eran planeados previamente).

Cuando prevalece la impunidad ante evidencias claras, la respuesta del público es justificable ¿Qué es el ostracismo al lado del castigo que realmente se merecen? El problema es cuando se lincha gente antes de tener evidencias, y que al final resulta ser inocente.

En otros casos las bases de los atacantes son más inestables, como sucedió con el pederasta de Tabasco. Hace poco más de un mes se viralizó un video de un hombre sin identificar tocando a una menor en un restaurante, y esto comenzó una cacería. Anonymous México respondió a la falta de respuesta de las autoridades revelando la información del presunto culpable: Mandy A. García Maza. Difundieron sus fotografías e información personal [2] y la horda enardecida que es el Internet se fue contra él. ¿El detalle? Resulta que no era… Días después se dio a conocer que el hombre del video era Juan Vicente Hernández León, el padre de la niña. [3]

Anonymous ha orquestado este tipo de acciones con anterioridad, y con resultados que -debo confesar- he festejado. Por ejemplo, en el caso de los Porkys de Costa de Oro, publicaron la información personal de los culpables y de sus familiares (hay que preguntarnos hasta dónde se deben meter con los familiares), pero la gran diferencia es que Daphne Fernández y su padre ya habían señalado sus identidades y aportado evidencias públicamente.

Anonymous ha orquestado este tipo de acciones con anterioridad… en el caso de los Porkys de Costa de Oro, publicaron la información personal de los culpables y de sus familiares … pero la gran diferencia es que Daphne Fernández y su padre ya habían señalado sus identidades y aportado evidencias públicamente.

Estos ataques se han dado también sin la intervención de Anonymous. Un ejemplo local es el de la peluquería de Frank Hörrmann. Empezó con un video en el que el dueño insulta a sus trabajadores en una rabieta. [4] Meses después, otra denuncia exhibió el uso indebido de su esposa del estacionamiento para discapacitados. [5] El castigo por parte de la sociedad está en los reviews de su página oficial: de 448 calificaciones, 435 son de una estrella. La baja calificación viene acompañada de comentarios que reprueban su comportamiento. [6]

Qué bueno que haya una reacción ante estas situaciones. Si a la gente no le nace comportarse correcta y legalmente, por lo menos pueden ser intimidadas para que lo piensen dos veces y se eviten la exhibición pública, el hashtag y el título nobiliario del que disfrutan tan distinguidos personajes como #Lady100Pesos, #LordFerrari, #LadyPROFECO, y otros.

La conclusión no es que guardemos nuestros trinches y antorchas para siempre, simplemente que debemos detenernos a analizar la información disponible antes de levantarlos y lanzarnos contra el objetivo. Si muchos han tomado el rol de justicieros, es precisamente por el hartazgo que despiertan las autoridades oficiales. Si empezamos a señalar a los sospechosos sin pruebas, ¿entonces qué es lo que nos diferencia de ellos? Evitemos cometer sus mismos errores.

[1] Radio Fórmula, “Agresor de Andrea nos agravió a los dos; hay que dar con él: Andoni. Con Ciro Gómez Leyva,” 05 de mayo, 2016, http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=591259&idFC=2016.

[2] Fabiola Xicoténcatl, “Anonymous revela que pederasta de Tabasco es el abuelo de la niña,” Excélsior, 07 de abril, 2016, http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/04/07/1085238.

[3] Redacción, “VIDEO: Así fue detenido el presunto pederasta de Tabasco,” Excélsior, 12 de abril, 2016, http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/04/12/1086024.

[4] Periódico ABC de Monterrey, “Periódico ABC/Changos africanos: locatario de Tanarah a trabajadores,” YouTube, 21 de mayo, 2015, https://www.youtube.com/watch?v=F11iO0tvf3A.

[5] Imelda Gzz, https://www.facebook.com/imegzz/posts/10156497624915099.

[6] Frank Hörrmann – The must for hair, https://www.facebook.com/frankhorrmann.mty/reviews/.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Exhibiendo a México en Internet

Hace unos cuantos días comenzó a hacerse viral el video de una chica que trataba de sobornar a oficiales de tránsito con un billete de $100 pesos tras haber chocado ligeramente con varios automóviles y estar en completo estado de ebriedad. Gracias a esta acción, Lorena Daniela hoy se llama Lady $100. Hace algunos años también se viralizó otro video donde se exhibió a mujeres faltándole al respeto a los agentes de tránsito y ahora son referidas como las Ladies de Polanco… pero verdaderamente ese no es el problema.

La clase alta mexicana –y no solamente esa– está acostumbrada a mirar por encima del hombro a todos los servidores públicos y más si se tratan de los que ‘velan’ por nuestra seguridad. Estamos acostumbrados a faltar al respeto a la autoridad y hacemos caso omiso a tantas recomendaciones que nos indignamos cuando los agentes comenten un error, pero no nos ponemos a pensar que mucho de lo que pasa es porque está en nosotros. ¿Qué hubiera pasado si Lorena Daniela no hubiera conducido aquella noche? Estoy casi seguro de que solamente la seguiría conociendo el mismo grupo de personas que sabía de su existencia hace menos de un mes, pero también sé que seguiría intentando sobornar a oficiales de tránsito en cuanto tuviera la oportunidad.

La clase alta mexicana –y no solamente esa– está acostumbrada a mirar por encima del hombro a todos los servidores públicos y más si se tratan de los que ‘velan’ por nuestra seguridad. Estamos acostumbrados a faltar al respeto a la autoridad y hacemos caso omiso a tantas recomendaciones…

Por otro lado, el problema presenta una óptica que no solamente tiene que ver con cómo la sociedad se maneja, sino cómo ‘nos cuidan’. En México, los sueldos de los policías y agentes de tránsito varían mucho dependiendo de la zona donde se encuentren y el rango o cargo que ostenten. Según información del Sistema Nacional de Seguridad Pública (2011), un policía de bajo rango en Tamaulipas puede ganar tan poco como $3600.00 MX, mientras que su homónimo en Aguascalientes recibe más de $18000.00 MX. En Nuevo León, según esta misma información, un policía estatal tiene un sueldo promedio de aproximadamente $9500.00 MX mensuales. Por cierto, si gustan consultar más datos como este, sólo se necesita hacer una búsqueda rápida en Google.

¿Qué se puede esperar de la calidad de servicios de seguridad si los policías ganan una mínima parte de lo que podrían obtener por participar, por ejemplo, en actividades del crimen organizado? La brecha de ingreso que existe entre los padres de una chica que conduce un auto de lujo en completo estado de ebriedad por las calles de Guanajuato y el sueldo de un policía de su entidad (aprox. $8300.00MX al mes), es probablemente tan grande que no solamente se puede medir en términos de sueldos e ingresos, sino que también pone en evidencia la carencia de valores como el respeto y la congruencia.

Aunque suene alarmista, nos estamos enfrentando a un tiempo donde lo oculto ahora es público y lo embarazoso es ‘lo que vende’: lo viral es lo de hoy. La era del desarrollo de las telecomunicaciones es tan impresionante que nuestra sociedad puede estar completamente sincronizada a unas cuantas publicaciones en Facebook, algunos mensajes de WhatsApp, o a un video de YouTube. La comunicación es tan rápida, que la vida de las personas puede terminar en instantes, como ha sucedido con otros casos de personas que tras ser exhibidas en Internet, han optado por quitarse la vida.

Aunque suene alarmista, nos estamos enfrentando a un tiempo donde lo oculto ahora es público y lo embarazoso es ‘lo que vende’: lo viral es lo de hoy. La era del desarrollo de las telecomunicaciones es tan impresionante que nuestra sociedad puede estar completamente sincronizada a unas cuantas publicaciones en Facebook, algunos mensajes de WhatsApp, o a un video de YouTube.

Más allá de la burla, el mayor aporte que puede hacer este tipo de videos “denuncia” es que nos dejan entrever las carencias y las necesidades que tiene nuestra misma gente: carecemos de cultura vial, de respeto, de educación cívica y de valores y principios que alienten el buen vivir. En México, seguimos adoleciendo las consecuencias de vivir en una sociedad paternalista donde las decisiones se siguen tomando desde arriba, donde el dedo del rango más alto pesa más que el sudor de la clase media mexicana, y si no, volteen a ver a ‘Los Porkys’.

¿De qué lado te gustaría estar: del lado del México impune donde no nos enteramos de nada y cada quien vive lo suyo, o donde nos damos cuenta de que la impunidad se compra a billetazos o se construye con relaciones de compadrazgo, amiguismo y se aprovecha de la estructura patriarcal?

Con todo respeto, ahí se las dejo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”