SISTEMA ESTATAL ANTICORRUPCIÓN

Los fracasos del gobierno de Enrique Peña Nieto han logrado hacer consenso nacional sobre la urgencia de erradicar la corrupción y de eliminar la impunidad que es su principal soporte. Tan es así que antes de tomar posesión, él mismo anunciaba un Sistema Nacional Anticorrupción, para desactivar sus antecedentes de gobernador corrupto.

Tardó más de tres años, necesitó los escándalos de la casa blanca de la Gaviota y de la de Malinalco de Luis Videgaray, la amenaza de escándalo internacional del tren rápido a Querétaro, para finalmente darle luz verde al PAN para presentar una propuesta.

¿Era lo más adecuado pedirle al PAN, cómplice de múltiples asaltos a la moral y al erario federal, ser el portavoz del combate a la corrupción? Probablemente no. Por esto salió un Sistema Nacional Anticorrupción descolorido, sin dientes y que no asusta a ningún político medianamente capacitado en asuntos de corrupción.

Los estados deben por mandato constitucional, elaborar un Sistema Estatal Anticorrupción, “equivalente” al Nacional. Pero en Nuevo León, después de los atracos de la familia Medina y de sus amigos de los cuales varios están todavía en posición de saquear las finanzas públicas, después de un cobijagate que reveló la falta de compromiso del nuevo gobierno contra la corrupción, la Sociedad Civil se levantó en armas legales y decidió acompañar de muy cerca la elaboración del Sistema Estatal Anticorrupción.

Esto dio nacimiento a la Coalición Anticorrupción, agrupación de ONG’s, de diferentes asociaciones enfocadas al combate a la corrupción y de un buen número de individuos comprometidos a contribuir a título personal en la elaboración de un Sistema Estatal Anticorrupción bastante más sólido que la copia pálida que nació en San Lázaro.




6 meses de trabajo constante, con innumerables reuniones, con mucha paciencia, con algo de creatividad y mucha comprensión mutua, permitieron demostrar que la democracia participativa es posible cuando existe fe, particularmente buena fe, suficiente confianza, dedicación y profesionalismo de los dos lados.

Las reformas constitucionales que permitirán el nacimiento del Sistema Estatal Anticorrupción que aprobaron las Comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Asuntos Legislativos el día de martes en el HCNL, incluyen muchos elementos que la harán la base para diseñar el mejor Sistema Estatal Anticorrupción del país.




Falta todavía concretar la tarea con una labor titanesca de corrección y adaptación de siete leyes, que van desde la creación de la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción, hasta las reformas al Código Penal, a la Ley de Fiscalización y la del Servicio Público y a otras tantas.

¿Se podrá realmente combatir la corrupción desde la Ley y la erradicación de la impunidad? La apuesta es muy alta. El compromiso ciudadano irrenunciable. En juego, se encuentra el deseo de restablecer una sociedad que tenga fe en si misma, en la cual el político haga política para contribuir al bien común y no para su provecho personal.

En juego, se encuentra el deseo de cambiar un sistema político fallido, pero sin violencia, en base a la Ley y a la Justicia.

¿Será posible? Sí, si todos colaboramos con nuestro granito de arena y mostramos que la Sociedad dispone de la voluntad y de los argumentos suficientes para construir un país mejor para todos.
______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

México enojado

Hoy, en México, todos están enojados con todos. El Presidente con los ciudadanos malhumorados que no lo entienden y no quieren aceptar que su casa blanca es producto del arduo esfuerzo de la Gaviota en su trabajo con Televisa. Los ciudadanos con el Presidente por su insensibilidad y su terquedad en afirmar que la corrupción es un asunto cultural (¿quién habla de problema?).

Los Senadores con los ciudadanos por querer imponer la transparencia cómo regla de juego para los políticos (¿entonces dónde está el beneficio de ser político?), y los ciudadanos con los Senadores por burlarse de su iniciativa y trasquilarla sin piedad. De paso, los Senadores se vengaron de los ciudadanos más a la mano, los empresarios, y les dieron unas patadas en los tobillos que pretenden dejarlos calladitos y sumisos, sin pena de quedarse sin los jugosos contratos del gobierno (la ocurrencia de la madrugada).

De paso, los Senadores se vengaron de los ciudadanos más a la mano, los empresarios, y les dieron unas patadas en los tobillos que pretenden dejarlos calladitos y sumisos, sin pena de quedarse sin los jugosos contratos del gobierno (la ocurrencia de la madrugada).

El Consejo Nuevo León, con el Gobernador Rodríguez Calderón, al cuál le reclama dedicarse a cosas sin importancia cuando ellos quisieran fijarle la agenda de acuerdo con lo que determinaron en su Plan Estratégico 2015 – 2030. El gobernador y su nuevo equipo (trabajosamente armado para satisfacer su círculo íntimo y cercano) enojados con el Consejo Nuevo León, porque no le entienden a sus exigencias y que no los deja enfocarse a sus negocitos largamente planeados.

Los ciudadanos con los diputados locales porque no se concentran en lo que más importa que es el rechazo de las cuentas públicas infames de Rodrigo Medina para los años 2013 y 2014 (¡está cuenta maravillosa que tiene una observación que señala 1,100 millones de pesos de gastos sin comprobar!). Y los diputados locales con los ciudadanos porque no los dejan dedicarse a sus juegos perversos (y jugosos) y que nadie le da importancia a un juicio político contra Samuel García, promovido por el amigo del pueblo, Gilberto Lozano, por unos asuntos irrelevantes.

Los ciudadanos contra los alcaldes porque se les ocurrió que no tenían suficiente presupuesto de donde robar (o para obras faraónicas) y que quieren inventar nuevos impuestos (con el apoyo de los diputados locales muy dispuestos a apoyarlos), y los alcaldes contra los ciudadanos porque no se dejan robar en silencio y protestan por cualquier bachecito en sus calles o por cualquier robo en sus casas (cómo si no fuera normal que haya robos en las casas y baches en las calles).

Los ciudadanos con los diputados locales porque no se concentran en lo que más importa que es el rechazo de las cuentas públicas infames de Rodrigo Medina para los años 2013 y 2014 (¡está cuenta maravillosa que tiene una observación que señala 1,100 millones de pesos de gastos sin comprobar!)

El México de hoy necesita en forma urgente un terapeuta capaz de hacer sentir a los unos y a los otros que su enojo impide que el país encuentre soluciones a sus problemas reales, que son la pobreza extrema, las remuneraciones insuficientes, la dependencia exagerada de las remesas de los paisanos para sostener el poder adquisitivo, la corrupción y más corrupción y todavía más corrupción, una clase política que perdió el contacto con la sociedad civil de la cual proviene y que solamente aspira a robar más antes de que se le acabe el veinte.

¿Alguien podrá serenar el país? ¿Alguien sabrá proponer en lugar de reclamar? ¿Alguien es capaz de proyectar una visión de un México exitoso y no quejoso? Faltan menos de dos años para que se dé a conocer este personaje mítico. Si no aparece, nos esperarán seis años más de lo mismo. ¿Qué producirán seis años más de enojo colectivo? Peligro, mucho peligro.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “Al Pueblo Pan y Circo”

Desde los tiempos del Imperio Romano, los emperadores de uno de los imperios más fuertes en la historia del mundo le daban al pueblo pan y circo con tal de distraer al público de los temas importantes que afectaban a la población. Hoy en día la cosa no es nada diferente: los gobernantes siguen dándole al pueblo pan y circo. Un ejemplo es Argentina, donde el “pan y fútbol” está reflejado en la política “Fútbol para todos” de la cual hablo José Galindo ayer.

En México, las políticas “pan y circo” no son una excepción. Aquí quiero demostrarles dos recientes políticas de este tipo:

A veces siento que “el Bronco” está más interesado en darle solución a en donde se pondrá el estadio que a la situación de inseguridad que está viviendo el estado.

1. “El Nuevo Estado de los Tigres”: Aunque la verdad yo soy Tigre y sí creo que los felinos necesitan una nueva casa —porque seamos honestos, el Universitario ya está obsoleto—, siento yo que el gobernador, Jaime Rodríguez “el Bronco”, no está ahorita en una posición para estar hablando de un estadio nuevo para el equipo de su alma mater. A veces siento que “el Bronco” está más interesado en darle solución a en donde se pondrá el estadio que a la situación de inseguridad que está viviendo el estado, entre otros temas que necesitan prioridad.

Algunos miembros del gabinete de Enrique Peña Nieto, como es el caso de Osorio Chong, ya se aventuraron a decir que el Papa va a traer “luz, paz y esperanza” a nuestro país. ¿Se la creen?

2. La visita Papal de febrero: El estadio de los Tigres se quedó corto a comparación de esto. Desde el año pasado, el Gobierno de la República confirmó la visita del Papa Francisco I el próximo mes de febrero. Si esto no fuera poco, algunos miembros del gabinete de Enrique Peña Nieto, como es el caso de Osorio Chong, ya se aventuraron a decir que el Papa va a traer “luz, paz y esperanza” a nuestro país. ¿Se la creen? El Papa viene en un punto en que la inconformidad social y la violencia está en su apogeo aquí en México. Y qué decir de la Primera Dama, Angélica “la Gaviota” Rivera, ya hasta lanzó disco para darle la bienvenida al Papa y organizó todo un evento con sus amigos artistas. ¿Quiénes probablemente pagaron todo el circo? Nosotros. ¿Qué no éramos un estado laico?

Y qué decir de la Primera Dama, Angélica “la Gaviota” Rivera, ya hasta lanzó disco para darle la bienvenida al Papa y organizó todo un evento con sus amigos artistas. ¿Quiénes pagaron todo el circo? Nosotros con nuestros impuestos.

Las políticas de pan y circo van a seguir hasta el fin de los días del planeta tierra, queda en nosotros los ciudadanos en seguirle la corriente a esas políticas o no. Creo yo que es mejor concentrarnos en los temas que realmente afectan a nuestra sociedad que en un estadio de fútbol nuevo o la visita del máximo representante de una religión.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”