2018: Reflexión Final

Comparte este artículo:

Este domingo 1 de julio 90 millones de mexicanos tendremos la oportunidad de votar por el próximo Presidente de la República, es una elección histórica por varios motivos. Es la primera elección en muchos años que un candidato aparece por encima del 50% de las preferencias, en el caso de Andrés Manuel López Obrador, vemos un PRI con una propuesta distinta al postular a un personaje sin partido y con un perfil más técnico como José Antonio Meade, el candidato panista Ricardo Anaya es candidato de una coalición de su partido con el PRD de izquierda y el Movimiento Ciudadano y por primera vez hay un candidato independiente en una elección presidencial, Jaime Rodríguez “El Bronco”

Todos los gobiernos tienen sus aciertos y errores, la corrupción y los malos manejos no respetan colores, pero la gente en cada uno de los estados sacará sus propias conclusiones. Los procesos electorales funcionan también como un referéndum para el gobierno en turno al tratarse de reelección o al partido que lo postuló tratándose de una sucesión, la competencia política en nuestro país impulsada por la apertura democrática, el mayor escrutinio de los procesos electorales con instituciones más rígidas en la materia y el amplio uso de las redes sociales, han ocasionado que no haya en la mayoría de los cargos un candidato con una amplia mayoría de las preferencias. 

De los 125 millones de mexicanos, 90 están inscritos en el padrón electoral, en 2012 con un padrón de 80 millones solamente 50 votaron de los cuales 19 escogieron a quien es nuestro presidente Enrique Peña Nieto. En resumen, solamente 1 de cada 5 mexicanos escogió a quien es ahora nuestro presidente, mientras que los otros 4 no estaban deacuerdo, les era indiferente o no podían votar, esto afecta porque de entrada al comenzar el gobierno el presidente ya tenía el reto de “ganarse” a una mayoría del país que no lo había votado.

Independientemente del resultado de este domingo (de ser una jornada en orden) quien resulte ganador cisión y quienes pierdan deben llamar a la unidad y aportar a la estabilidad política del país, debe abrirse a escuchar e integrar a los demás en el proceso de transición para reforzar su legitimidad. El país tiene muchos problemas pero también ha habido grandes avances y hay mucha voluntad de querer hacer las cosas en muchos sectores de la sociedad, quien llegue debe hacerlo en paz, buscando aplicar su proyecto de nación de la mano de quienes si votaron y no votaron por el.  

En este reflexión final vale la pena preguntarnos ¿Cuál sentimiento o factor tendrá más peso? ¿El enojo a uno o más gobiernos señalados por corrupción, el miedo a ciertas opciones políticas, las propuestas, las opiniones de ciertos medios, los comentarios de ciertos líderes de opinión o la percepción ocasionado por las encuestas? La forma de hacer campañas políticas ha cambiado mucho pero distinto a lo que decía Don Jesús Reyes Heroles, que la política no es ciencia exacta sino ciencia de aproximación yo creo lo contrario, que si puede ser ciencia exacta y que más que sorpresas habrán sorprendidos, porque cuando se generan las condiciones para ciertos triunfos es difícil que no ocurran aún y con todo el dinero del mundo.

Saben que perdieron quienes amenazan con tigres y diablos: Meade

Comparte este artículo:

El candidato presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, afirmó en Tixcacal, Yucatán, que ganará la elección del próximo domingo con estructura y activismo, y quienes amenazan con sacar tigres y diablos, lo hacen porque se han percatado de que ya perdieron.

“Ni con tigres ni con diablos, esta elección se gana con estructura, activismo, ideas, propuestas, haciendo campaña todos los días; quien hoy amenaza con sacar tigres y diablos ya se dio cuenta en su corazón que perdió esta elección, que la perdió por soberbio”, enfatizó el abanderado presidencial en una reunión con educadores y líderes de pueblos originarios del sureste mexicano, agrupados en Nueva Alianza.

Acompañado por Luis Castro Obregón, presidente de ese partido político, el candidato de la coalición Todos por México llamó a seguir haciendo la tarea de aquí al domingo, día de la elección.

Dijo que hay quienes piensan que con un nombre, sin hacer campaña, les alcanza para ser competitivos. Esos mismos, dijo, ahora saben que van a perder y quieren sacar tigres y diablos.

Destacó que esa opción ya perdió los comicios porque no hizo estructura, no tiene una militancia de verdad y, “porque después de 20 años, no hay una sola gente en México que pueda decir: él me ayudó”.

José Antonio Meade destacó que, en cambio, en la coalición que lo postula, todas y todos han entregado una vida al servicio público, están comprometidos, han dado resultados, formado estructura y activismo.

En su mensaje, el abanderado presidencial hizo notar que quienes están familiarizados con la educación también saben hacer cuentas y reflexionó en torno al tema de las encuestas.

“Sabemos que cuando se levanta una encuesta, si la mitad no contesta, eso quiere decir que está pensando en nosotros. Quiere decir también que si de la mitad que contesta, el 30 por ciento está indeciso, está pensando en nosotros, quiere decir que cuando la encuesta ofrece un resultado, está hablando solamente del 30 por ciento que sí contestó, eso quiere decir que el 70 por ciento no se pronuncia en una encuesta, y ese 70 por ciento no va a votar por el que no ha trabajado”, afirmó.

José Antonio Meade enfatizó que, por ello, el sufragio de la elección del domingo lo favorecerá y ese 70 por ciento no votará por quien no ha entregado una vida al servicio y que nunca hemos visto ayudar.

El presidente de Nueva Alianza, Luis Castro, exhortó a sus agremiados a votar por su candidato presidencial, debido a que éste representa la mejor propuesta de gobierno y advirtió que la otra opción significa retroceso para el país.

El que haga fraude, se encontrará con el diablo: Yeidckol Polevnsky

Comparte este artículo:

Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, manifestó que aquellos partidos que intenten algún fraude electoral el próximo 1 de julio se encontrarán con el diablo.

En conferencia de prensa en el Senado de la República, la presidenta de Morena indicó que si bien Andrés Manuel López Obrador ha dicho que no se va meter, ella no permitirá un fraude a ningún precio.

Andrés Manuel López Obrador ha dicho: yo no me voy a meter, pero yo soy presidenta de Morena y yo sí me voy a meter y voy ir al fondo. Que no se atrevan a querer hacer un fraude porque sí se van a encontrar con el diablo, porque no les vamos a permitir un fraude, a ninguno precio, no lo vamos aceptar”, sentenció.

Polevnsky declaró que no existe posibilidad alguna de que exista fraude, ya que el presidenciable de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’ va en las encuestas 30 puntos arriba de los otros candidatos, por lo que estos deben preocuparse de quedarse en el segundo lugar.

Ninguna manipulación es aceptable. Esta elección está definida, está decidida y no queremos con manejos ni manipulaciones que quieran hacer una cosa por otra”, aseguró.

Sin embargo, dijo que cuando escuchan a las otras coaliciones decir que tienen “la estructura para ganar la Presidencia” es un indicador de fraude, puesto que no cuentan con los votos.

“Los votos los tiene Andrés Manuel López Obrador (…) Ellos (Ricardo Anaya y José Antonio Meade) mismos están diciendo que con la estructura van hacer un fraude para poder ganar lo que no han podido ganar en las simpatías”, subrayó.

Además, Polevnsky denunció a Enrique Alfaro, candidato a la gubernatura de Jalisco por Movimiento Ciudadano, por actos de opacidad y corrupción con empresas inmobiliarias.

Va Anaya en contra de Meade y Calderón

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, denunció ante la Procuraduría General de la República (PGR), al ex Presidente Felipe Calderón y a ex funcionarios de su gobierno, en donde se incluye a su contrincante, José Antonio Meade.

De acuerdo a la denuncia, el gobierno de Calderón es responsable de ser parte de un “esquema criminal” y de una “sofisticada red de corrupción” para favorecer a la empresa Breskam-Idesa, filial de Odebrecht.

La denuncia, que es parte de lo que los frentistas llaman el “Decreto Calderón-Meade”, asegura que al menos 23 funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Energía, de quien Meade era titular, y de Hacienda. También se involucra a directivos de la firma brasiles Breskam y del grupo mexicano Idesa, pues de acuerdo a la denuncia confabularon para beneficiar ilegalmente al consorcio con el proyecto de construcción de una planta etileno en Coatzacoalcos, Veracruz.

Por otro lado, se asegura que después de firmar el convenio sin tener las condiciones de suministro de gas natural, Calderón y Meade emitieron en el 2012 un decreto para aumentar los aranceles al etileno importado para impedir la competencia de Breskam-Idesa y permitir que ésta vendiera caro su producto.

En al denuncia se pide investigar al Presidente Enrique Peña Nieto, al Canciller Luis Videgaray, al Secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, al ex titular de Pemex, Emilio Lozoya, y el directo de Pemex Transformación, Carlos Murrieta Cummings, asó como los calderonistas Bruno Ferrari, Juan José Suárez Coppel y Jordy Herrera.

¿Voto útil?

Comparte este artículo:

Hablar del voto útil es remover el hierro en la herida abierta que deja la ausencia de segunda vuelta y que evidencia abiertamente la democracia imperfecta que el sistema político se ha negado de manera obstinada a corregir.  

Voto útil ¿para quién? ¿para qué? ¿Existe tal voto útil? Voto útil a favor de Meade es avalar toda la corrupción que este señor “muy honesto” vio sin abrir boca durante más de doce años. ¿Será realmente útil? Sería volver a abandonar el país seis años a los rapaces que lo están chupando sin piedad desde el poder político o con la bendición del poder político. 

¿Será realmente útil un voto por Ricardo Anaya y sus prácticas antidemocráticas? ¿Nos promete erradicar estas prácticas desde el poder? Generalmente sucede al revés. El poder tiende a hacer sordo quien lo detenga. 

Con razón pretende AMLO promover el voto útil a su favor. Aún si pretende  combatir la corrupción sin tocar a los corruptos y menos a establecer una verdadera democracia, bastante incompatible con su estilo autoritario y excluyente. ¿No ha dicho que no le tiene confianza a la sociedad civil? 

Más que nunca, cada quien deberá hacer su ejercicio individual de análisis de pros y contras, volver a sacar la vieja metodología de Kepner y Tregoe que utilizaban las empresas para hacer decisiones de inversión en los años 80’s. Y admitir que cualquier sea el vencedor, habremos de ser muy vigilantes para seguir combatiendo la corrupción (y los corruptos), y empujar una verdadera participación ciudadana sin la cual el ejercicio del poder cae fácilmente en abusos de exceso de autoridad, para no hablar de peligro de ejercer un poder personal que muchos no dudarían en calificar de dictatorial.      

Se acabaron las campañas

Comparte este artículo:

Con el arranque del mundial, el tercer debate representó la conclusión de las campañas para la presidencia.

Las campañas para presidente de la república terminaron. Si bien oficialmente concluyen el 27 de junio, el comienzo del mundial ha desviado toda la atención mediática del país y en consecuencia, han disminuido los reflectores al proselitismo electoral. 

Y no hay que confundirse, no es algo negativo que la gente prefiera ver el mundial a seguir siendo bombardeada por publicidad, declaraciones genéricas, propuestas generales, poco claras y no aterrizadas a la realidad. 

Lo que nos han ofrecido los 4 candidatos presidenciales es un reflejo del camino que falta por recorrer para tener una democracia plena, donde las propuestas sean realistas, atinadas y que partan de un diagnóstico certero. 

En términos de comunicación, hemos visto pasar muchos y variados spots tanto de Ricardo Anaya como de José Antonio Meade, pero ninguno con la suficiente fuerza para impactar en el electorado, o usted querido lector, ¿recuerda con claridad algún mensaje de estas candidaturas? 

En el caso de López Obrador, su acierto quizá sea el haber mantenido una campaña apegada a la esencia del personaje. Sus spots plagados de frases populacheras y propuestas generales, son simples y sin duda no suficientes para dar claridad a sus propuestas, pero han bastado para transmitir una sola idea: hay que acabar con la corrupción y yo AMLO soy el único capaz de hacerlo. 

Bajo esa premisa, todo en su comunicación es acabar con la corrupción. Y ha sido un acierto, porque en campañas el candidato debe comunicar sentimientos y su equipo encargarse de darle claridad y certidumbre a su propuestas. 

Tanto Ricardo Anaya como José Antonio Meade se han enfocado en explicar lo que proponen, pero con tan poco sentimiento que se ven simplemente grises. 

Faltan 13 días para las elecciones, las campañas ya terminaron, la decisión parece ya tomada, ¿veremos alguna sorpresa en estas semanas? No lo creo, si se fijan, tanto los equipos de campaña de Ricardo Anaya y José Antonio Meade se han enfocado en los últimos días a posicionarse en un segundo lugar, ya no para dar alcance a López Obrador, sino para posicionarse como la primera fuerza de oposición al gobierno que AMLO encabece a partir del 1 de diciembre de este año. 

Anaya y Meade esperan un milagro: AMLO

Comparte este artículo:

José Antonio Meade y Ricardo Anaya están esperando que suceda un milagro para poder ganar la elección presidencial, afirmó Andrés Manuel López Obrador.

“Sólo con un milagro (ganarían), porque ya ni siquiera con un fraude”, sostuvo el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia al terminar un mitin en la ciudad de Colima.

Andrés Manuel aseguró que tanto el priista como el panista están conscientes de que van a perder. “Ya lo saben, pero están esperando que pueda haber un milagro ¿no? Se dan los milagros”, expresó.

“Hay un pleito muy enconado entre Anaya y Meade, o los que patrocinan a Anaya y los que patrocinan a Meade están peleándose por el segundo lugar. En una encuesta aparece en segundo Anaya, en otra Meade aparece en segundo; nosotros estamos de 20 a 30 puntos arriba“, comentó.

“Es como en el beisbol: cuando hay una paliza, cuando se está ganando 20 a cero, el equipo perdedor va a sacar la carrera del honor, la carrera de la honra, eso es lo que están haciendo ya”.

Asimismo, López Obrador propuso emprender una campaña de valores entre la ciudadanía como vía para contener la violencia.

En Colima, donde se ubica el municipio más violento del País, el candidato afirmó que ésta irá aparejada a programas de atención a los jóvenes y rescate al campo. “Aparte de que van a mejorar en lo material, va a haber bienestar material en México, va a haber también bienestar del alma, va a haber un programa muy especial para fortalecer los valores culturales, morales, espirituales, para hacer entender, repitiendo y repitiendo y repitiendo, que sólo siendo buenos podemos ser felices”, explicó.

“Vamos a llevar a cabo toda esta campaña de fortalecimiento de valores porque no sólo de pan vive el hombre, tenemos que resolver lo material, pero también fortalecer lo espiritual”.

También llamó a los gobernadores a comprometerse a cuidar el voto de los ciudadanos.

René Juárez pide “voto útil” para Meade y “no para un inútil”

Comparte este artículo:

En las dos semanas que restan de la campaña por la Presidencia de la República, el PRI buscará consolidar “el voto del corazón y obtener el de la razón” para que a ese cargo llegue un hombre honesto, tranquilo, sereno, equilibrado y con experiencia como José Antonio Meade, dijo René Juárez Cisneros, presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Juárez señaló que “el voto útil tiene que ser para una persona útil y que reúne las anteriores características, y no para un inútil“.

Al inaugurar los trabajos del XXVII Consejo del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radiodifusión, Televisión, Telecomunicaciones, Similares y Conexos de la República Mexicana (STIRTT), aclaró que no hay ningún pacto con Andrés Manuel López Obrador y su partido, la única alianza es con los mexicanos.

El presidente del PRI también pidió al equipo de campaña de Meade “meter el acelerador”, aunque confió que el INE cuenta votos, no encuestas, dijo que seguirán trabajando hasta el último día.

“En un mes se pudo dar un jalón para que entendiéramos que Pepe Meade es nuestro candidato en las condiciones y circunstancias que se dieron y que hoy tenemos la convicción de apoyarlo con todo para ganar la elección”, dijo Juárez.

PAN anuncia que expulsará a Ernesto Cordero del partido

Comparte este artículo:

La dirigencia nacional del Partido Acción Nacional, anunció que prepara la expulsión del senador Ernesto Cordero, al ser acusado de hacer el trabajo sucio del PRI en contra del candidato presidencial de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya.

Damián Zepeda, dirigente nacional del PAN, anunció la explosión del que fuera el presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República y que presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de Anaya, este por un presunto lavado de dinero.

“Es una lástima que el senador Ernesto Cordero siga prestándose, burdamente, a hacerle el juego sucio al PRI. Es complicado de quienes han saqueado a este país con su corrupción”, dijo en un comunicado de prensa Zepeda.

Por otro lado, el panista expresó su apoyó del partido a su candidato Presidencial y recordó que Cordero ha apoyado en varias ocasiones al abanderado del PRI, José Antonio Meade, algo que es violatorio de los estatutos del PAN, así como una contradicción con sus principios y valores, razón por la cual su explosión del partido es inminente.

“Ricardo Anaya es un hombre vertical, honesto e inteligente. Las calumnias y mentiras de quienes son enemigos de la democracia, de la transparencia, y de la rendición de cuentas solo nos animan a redoblar los esfuerzos, porque el triunfo esta muy cerca”, finalizó en el comunicado Damián Zepeda.

#HojaDeRuta: “¿Habrá transición de Estado?”

Comparte este artículo:

¿En qué momento acaba la contienda y comienza la República? A unos cuantos días que termine un proceso electoral al que le han sobrado ataques y le ha faltado sustancia, merece la pena plantearse la pregunta.

Una contienda electoral es parte esencial de una República democrática. Contar con representantes elegidos por la voluntad popular es una condición para su existencia.

Sin embargo, como recién lo explico el profesor Mauricio Merino en la sesión plenaria de Consejo Nuevo León, la democracia tiene dos dimensiones: la primera es contar con representantes elegidos libremente. La segunda, que el poder sea ejercido democráticamente. Dos elementos indivisibles: uno de elección, otro de acción.

Bajo esta lógica, nuestra pregunta de apertura parece contradictoria. En el papel, lo es. En la realidad, no tanto.

Para ilustrar el punto, hace algunas semanas Porfirio Muñoz Ledo compartió en su columna de El Universal un pasaje de la democracia francesa: “después de años de un gobierno de derecha y de una izquierda falsaria, Miterrand ganó las elecciones en 1981 en alianza con el partido comunista. A pesar del gran viraje ideológico que ello representaba, el presidente Giscard d’Estaing promovió una transición de Estado. Miterrand cuenta que días antes de su toma de posesión, recibió a un militar de alta graduación encargado de explicarle los secretos mejor guardados del ejército y el uso de los dispositivos nucleares. El mensaje fue: la soberanía popular decide, pero Francia prevalece”.

En la historia contemporánea de México hay un episodio particular que responde al espíritu de la prevalencia de la República: la noche del 2 de julio del año 2000. El reloj marcaba las 23:02 cuando el presidente Ernesto Zedillo se enlazó en cadena nacional para reconocer el triunfo de Vicente Fox. El imposible se materializaba: por primera vez en siete décadas, el PRI había perdido la presidencia de México.

Zedillo no solamente cortó de tajo con la posibilidad de una “caída del sistema” similar a la de 1988, sino que hizo votos por el éxito de la administración que Fox habría de encabezar a partir de diciembre de aquél año: “Durante el tiempo que resta de mi mandato, seguiré cuidando celosamente la buena marcha del país; he externado al licenciado Fox mi confianza en que su mandato habrá de iniciarse con un México unido, en orden, trabajando y con una base muy sólida para emprender las tareas del desarrollo nacional de los próximos seis años”.

Afirmó también: “Hoy, hemos podido comprobar que la nuestra es ya una democracia madura, con instituciones sólidas y confiables, y especialmente con una ciudadanía de gran conciencia y responsabilidad cívica”. Los adjetivos, aunque frágiles, parecían ir en la dirección correcta: por primera vez se daba la alternancia en la historia moderna, se había conseguido de forma pacífica y con una autoridad electoral de esencia ciudadana a cargo del proceso.

Bien podría argumentarse que la intentona de fraude hubiese podido resultar en un estallido social y eso habría orillado a la decisión. Conjeturas aparte, el hecho es que se el triunfo de Fox se reconoció. Por cierto, la diferencia fue de 6 puntos entre el panista y Francisco Labastida, abanderado del PRI.

Aquella democracia madura y de instituciones sólidas que Zedillo anunciaba durante su mensaje a la nación, habría de sufrir un colapso apenas una elección después durante la siguiente elección presidencial. En aquél enlodado proceso ni siquiera hubo los elementos para definir un ganador, como lo ha documentado José Antonio Crespo en el libro “2006: Hablan las actas”.

Hoy que la tendencia coloca a López Obrador con una ventaja inusitada en las elecciones post-alternancia y que podría incluso ser el primero de esta etapa en alcanzar un gobierno de mayoría, el intento de democracia mexicana tendrá un enorme reto en la actitud que muestren tanto la presidencia de Peña Nieto como las campañas y partidos de Ricardo Anaya y José Antonio Meade.

Aunque las condiciones de fragilidad y disfuncionalidad institucional requieren transformaciones de largo aliento, una actitud de Estado durante la noche del 1 de julio, así como en los meses de transición, abonaría a la idea de que México prevalezca más allá de fuerzas y coyunturas.