La relación entre Édgar Veytia – EPN




Nayarit es una evidencia de los buenos logros que hemos tenido en materia de seguridad”, fueron las palabras del presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante un evento en aquella entidad. Ese 17 de febrero, aún no se sabía que unas semanas después el Fiscal de Nayarit sería arrestado por autoridades estadounidenses, por el delito de narcomenudeo y ser operador del Cártel Jalisco Nuevo Generación.

Los logros que presumía en esa entonces Peña Nieto, se debieron más que nada a una Pax Narca, es decir, un acuerdo entre el fiscal y uno de los cárteles, con el fin de que estos tuvieran el control absoluto de la plaza.

Tal y como lo decía el viernes de la semana pasada, el arresto del Édgar Veytia, ha puesto en jaque a figuras políticas a nivel nacional. Ahora también está levantando cuestionamientos sobre la relación que tenía el fiscal con el presidente de México y si este último sabía que Veytia, tenía nexos con el CJNG.

Desde agosto del año pasado, la Revista Proceso, había abordado los varios cuestionamientos y señalamientos en contra del Fiscal de Nayarit, por sus nexos con el narcotráfico. Desde ese entonces, también ya se hablaba sobre la protección que le daba al CJNG, por lo tanto, parece un tanto increíble que el presidente desconociera la oscura historia de Veytia y que, a pesar del mismo, tuvo la desfachatez de presumir los “logros” en materia de seguridad en el estado.

Por otro lado, el CJNG es el que mayor crecimiento ha tenido durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Durante la administración de Felipe Calderón, el cártel tenía presencia solamente en tres entidades, siendo estás: Colima, Jalisco y Nayarit. Hoy, según información de Narco Data, el cártel opera en ocho entidades más: San Luis Potosí, Veracruz, Aguascalientes, Baja California, Chiapas, Guerrero, Estado de México, Michoacán y Morelos.




El CJNG se ha vuelto uno de los mayores rivales del Cártel de Sinaloa, mismo que hasta hace unos meses lideraba el afamado narcotraficante, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo. Mismo que en enero de este año fue extraditado por el gobierno mexicano a los Estados Unidos. No por nada, nos debe de sorprender que la orden de arresto contra el Fiscal de Nayarit, haya vendió de la misma corte y misma fiscalía, que lleva el caso de Guzmán Loera.

Claramente, el arresto de Édgar Veytia, es una venganza por parte del narcotraficante sinaloense, en contra de uno de sus mayores rivales. Pero también, el arrestó puede llevar esto a un nivel mucho más alto, donde altos funcionarios de los gobiernos estatales y del gobierno mexicano, estén directamente ligados con el narcotráfico.

La pregunta importante que se le debe de hacer de cara Peña Nieto, es si sabía o desconocía los nexos de Édgar Veytia con el CJNG. Y de no saberlo, es una tacha muy grande en el historial de un presidente ya de por si golpeado políticamente.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

El amigo incomodo del Bronco

Esta no ha sido la mejor semana para la administración de Jaime Rodríguez Calderón, “el Bronco. Entre los motines, ahora mejor conocidos como “protestas” en el Penal de Cadereyta, que dejaron como saldo cuatro muertos y más de veinte heridos. Además de esto, debemos de agregarle el arresto en los Estados Unidos del Fiscal de Nayarit y compadre de Jaime, Édgar Veytia, acusado de ser “narcotraficante a gran escala” por una corte en Nueva York y ser un asociado del Cártel Jalisco Nueva Generación.

El arresto de Veytia, no se debe a otra cosa, más a que Joaquín Guzmán Loera, “el Chapo ya comenzó a soltar la sopa a las autoridades de Estados Unidos, tal y como lo anticipaban muchos expertos en la materia.




Aunque el arresto de un fiscal, involucrado en el narcotráfico puede ya hasta sonar “pan de cada día” en nuestro país, Veytia podría llevarse de encuentro a varios de sus asociados políticos.

De entrada, el Partido Revolucionario Institucional, se encuentra ante otra crisis, en pleno año electoral en el estado de Nayarit. Aunque el gobernador de aquella entidad, Roberto Sandoval, ha negado que el supiera de las actividades ilícitas de su aliado político y fiscal, esto no deja bien parada a la administración priista ante la opinión pública. Pero, otro que se podría llevar daño colateral es nada más y nada menos que el gobernador independiente de Nuevo León.

Ayer mismo, el Bronco, admitió su cercana amistad con Veytia y además de esto, aseguro que el fiscal acusado de narcotráfico, comprobaría su inocencia. Eso sí, dejo en claro, que desconocía “sus malas acciones” y solo lo conocía por “sus buenas acciones”.

La cuestión aquí es que Veytia no es acusado de cualquier cosa. Está siendo acusado, por tráfico de drogas, pero en gran escala. El gobierno estadounidense busca confiscarle bienes por 250 millones de dólares. Lo malo para Jaime en todo esto, es que el veía a Veytia como un posible miembro de su gabinete, después de haber ganado las elecciones a la gubernatura del estado en el 2015. Incluso, consideró ponerlo como Procurador del Estado, en lugar del abogado Roberto Flores.

Todo esto se debe a dos razones, una, es bien sabido que el Fiscal de Nayarit, dio dinero para la campaña de Jaime en el 2015 y también, Jaime quería traer la estrategia de combate a la inseguridad de Nayarit a Nuevo León. De las dos, la primera es la que considero más grave.




Si la campaña de “el Bronco” recibió dinero de Édgar Veytia en el 2015, es muy probable que ese dinero venía directamente del narcotráfico, específicamente del Cártel Jalisco Nueva Generación, mismo con el que se liga al fiscal.

Por más que uno quiera minimizar este hecho, no se puede. De esto mismo se le ha acusado por años a Enrique Peña Nieto, de haber recibido dinero del narco en su campaña, en específico de Humberto Moreira y Los Zetas.

Por otro lado, la defensa que ha comenzado a montar Jaime alrededor de su amigo, vuelve la situación más preocupante. Jaime debió de haberse limitado ayer a admitir la amistad, pero no decir que está seguro que Leytia comprobara su inocencia, ni mucho menos hablar de sus buenas o malas acciones.

Ciertamente el gobernador tiene que responder claramente, cuáles fueron sus nexos con el Fiscal de Nayarit, y decir si este, dono o no, dinero para su campaña en el 2015. Y admito que me parecería poco creíble que Jaime, teniendo una amistad tan estrecha con Édgar Leytia, no supiera sobre los turbios negocios en los que estaba metido su compadre y sus nexos con uno de los cárteles más importantes a nivel nacional.

Bien dice la frase, “dime con quién andas y te diré quién eres…”.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Fuga Pactada? Lo que sabía la Segob

The Guardian es uno de los diarios más serios de Reino Unido y del mundo. De hecho, cuando yo realicé mi trabajo de tesis en el 2014, mucha de la información la saqué de este importante diario. Periodistas, expertos y gobernantes de todo el mundo leen este periódico, por lo tanto, cuando The Guardian saca una historia y entrevista con la hija mayor de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, es muy difícil que haya error alguno y hayan falsificado información como algunos medios lo han hecho saber.

El trato, como lo afirma Rosa Isela Guzmán Ortiz, entre el famoso narcotraficante y el gobierno de México puede sonar como pura ficción y algo salido de las páginas web de conspiraciones. Pero tras una investigación, pude encontrar con información de la reconocida revista Proceso e información de Mexicoleaks, que este trato o contubernio entre la Secretaria de Gobernación (Segob) y Guzmán Loera pudo haber existido o por lo menos Segob hizo ojos sordos a la información que se le proporcionaba sobre el recluso.

Los focos rojos estaban ahí

Agentes de la Policía Federal dentro del Penal del Altiplano y que eran los principales responsables del cuidado de “el Chapo” advirtieron de una posible fuga del narcotraficante en distintos reportes que enviaron a través de la División de Inteligencia, pero todo parece indicar que esta información se “perdió” durante el proceso de análisis y entrega de la misma al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

A finales del 2014 reportes de la misma Policía Federal advertían que Guzmán Loera planeaba y tenía la intención de fugarse del Altiplano, claro con ayuda de funcionarios dentro y fuera del penal. ¿Cómo iba a lograr esta fuga? Conociendo al derecho y al revés los planos del Altiplano.

El primer intento de conseguir estos importantes mapas y croquis del reclusorio federal de alta seguridad fueron el 14 de marzo de 2014. Pues al penal ingresaron José Rodolfo Ordoñez Arce, quien es ex funcionario de prisiones en el Distrito Federal y Miguel Ángel Razo Quevedo, ambos visitaron el penal con la intención de instalar un sistema de monitoreo georefenciado, pues ellos son representantes de la compañía Systemtech. Ellos mismos solicitaron los croquis del Altiplano.

Systemtech Sistemas Tecnológicos S.A. de C.V., según información de Proceso, es una compañía registrada y autorizada para vender seguridad privada al gobierno mexicano. Cabe mencionar que la empresa no esta alejada de contubernio, pues uno de los comisarios de la empresa es Samuel Fridman Goldberg, mexicano que aparece en una lista de personas que ocultaron dinero en Suiza. Esta información lo dice el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación.

Guzmán y su contacto con el exterior

Joaquín “el Chapo” Guzmán tuvo buen contacto con el exterior, tan buen contacto que pudo operar su negocio y hacer importantes alianzas dentro del penal con el fin de proteger su vida. Sus principales ayudantes para lograr esto fueron sus dos abogados, Andrés Granado Flores y Oscar Manuel Gómez Núñez. Sus mensajeros eran los abogados y su pareja Emma Modesta Coronel Aispuro, misma que el día de ayer a través de una carta al periódico Reforma, negó que Isela Guzmán sea hija de “el Chapo”.

Según policías federales que eran los custodios de Joaquín Guzmán, el líder del Cartel de Sinaloa, mantuvo durante sus meses dentro de la prisión un perfil bajo y muy negociador, pues el mismo sabía que su vida corría peligro dentro del penal, donde líderes y miembros de la competencia también estaban recluidos.

El senador del Partido de la Revolución Democrática, Alejandro Encinas, dio a conocer en octubre del 2015 que Guzmán Loera recibió durante su reclusión en el Altiplano 294 visitas, de las cuales 272 fueron de sus abogados, 68 de familiares y 46 conyugales, es decir que de los 477 días que estuvo recluido 386 días tuvo algún tipo de contacto con gente en el exterior, un 80% de su tiempo dentro del penal.

La víspera de la fuga

Granados Flores, abogado de “el Chapo” fue el que logró conseguir, a través de contactos dentro de la Segob, imágenes, croquis y planos del penal. También negoció algunos beneficios para su cliente, de los cuales no se especifican. Según dicen agentes federales que pudieron escuchar conversaciones entre el abogado y “el Chapo”, que Granados Flores hacia mucha referencia a un amigo suyo que estaba en una posición más fuerte que Celina Osegura Parra, coordinadora de los penales federales del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS).

Granados Flores fue detenido, pero no se pudo proceder penalmente en su contra por falta de evidencia, por lo tanto fue liberado con prontitud.

La fuga y detenciones

Como sabes Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera se fugo del Penal de Alta Seguridad del Altiplano el 12 de julio del 2015. La fuga represento uno de los golpes políticos más profundos al gobierno Peñista. Pero la fuga involucró a un miembro activo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues el famoso helicóptero en el que “el Chapo” se fugó tras viajar por un túnel era piloteado por Héctor Ramón Takashima Valenzuela. Takashima Valenzuela sale en la página web de miembros registrados y activos del PRI, y él mismo fue procesado por la Procuraduría General de la República por su involucramiento en la evasión de “el Chapo”.

Tras la fuga, 12 elementos de la Policía Federal fueron acusados como culpables, pero lo curioso es que nadie de las posiciones importantes de seguridad, fuera de Celina Osegura Parra, fueron procesados penalmente. Los que se “salvaron” de ser acusados como culpables son el titular de la OADPRS, Ignacio Hernández Mora y el jefe de la División de Inteligencia, Ramón Eduardo Pequeño García, quien era el principal responsable del cuidado y vigilancia de “el Chapo”. Ni tampoco, en su momento se le hizo algún tipo de cuestionamiento a Miguel Ángel Osorio Chong.

Conclusiones

Con la nueva información que dio a conocer The Guardian, es difícil dejar pasar por alto esta información que fue publicada ya hace unos meses. Es increíble pensar que probablemente las declaraciones de Isela Guzmán Ortiz sean reales y haya habido algún tipo de pacto entre el narcotraficante y el gobierno mexicano.

Los reportes estaban ahí, los focos rojos, las visitas y las influencias y aún así ni el titular de la Segob hizo algo para evitar una posible fuga, la cual afecto gravemente al gobierno de Enrique Peña Nieto. Lo que levanta más sospechas es que estemos hablando que el piloto que transportó a Guzmán Loera después de la fuga es miembro activo del PRI.

Es muy probable que tanto la Procuraduría General de la República y Presidencia vaya a negar en los próximos días y en las próximas horas las declaraciones de la hija de “el Chapo”, pero repito: toda esta información no puede ser ignorada y levanta muchas sospechas en contra del gobierno y de esa fuga en un caluroso día del mes de julio.

Con información de:

Proceso (Jorge Carrasco)
Mexicoleaks

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

EL SEÑOR DE LOS CIELOS: EL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO

A principios del siglo XX, se promulgaron las primeras leyes prohibicionistas de la marihuana en 1920 y de la amapola en 1926, dando así lugar a la figura del “traficante”.

Hemos llegado a un punto donde ser narcotraficante es sinónimo de éxito y riqueza para distintas clases sociales mexicanas.

Muchos conciben el negocio del narcotráfico como una relación inherente a la política, puesto que esta última ha sido clave en el proceso histórico del avance y la profundidad con la que el narco se ha metido en los tejidos sociales de nuestro país. Además, esta cultura se ha propagado con agrado en la esencia de la sociedad mexicana que consume narcocorridos, historias mitad ficción y mitad realidad en donde los narcos suelen figurar a un súper héroe o incluso juguetes para niños. Hemos llegado a un punto donde ser narcotraficante es sinónimo de éxito y riqueza para distintas clases sociales mexicanas.

El gobierno federal reporta 6 mil 670 millones 533 mil 926 dólares, más de 11 mil armas aseguradas y más de 13 mil vehículos terrestres incautados.

Las instituciones de la República han logrado detener a 23 criminales del más alto nivel, pertenecientes a los 5 principales cárteles que operan en nuestro país:

• Cartel de Sinaloa (Joaquín “El Chapo” Guzmán, por el que se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos o 5 millones de dólares)
• Cártel de Juárez (Vicente Carrillo Fuentes)
• Cártel del Golfo (Osiel Cárdenas Guillén)
• Brazo armado Los Zetas; un ejército con 600 o 700 miembros
• Cártel de los Beltrán Leyva (Arturo Beltrán Leyva)
• Cártel de Tijuana (Fernando Sánchez Arellano)

Algunos Estados han sido declarados tierra del narco tales como Chihuahua o Sinaloa, donde el poder absoluto se encuentra en manos del narcotráfico. Muchos financian campañas políticas a fin de asegurar el control total de la región.

Los grandes narcos son admirados por los jóvenes mexicanos que ven en este negocio el camino fácil al dinero exorbitante, las mujeres exóticas y el lujo desmedido.

Aun así, los grandes narcos son admirados por los jóvenes mexicanos que ven en este negocio el camino fácil al dinero exorbitante, las mujeres exóticas y el lujo desmedido. El narco no se ataca con medidas prohibicionistas, guerra entre carteles y militares o negociando entre la clase política y los traficantes.

La verdadera solución está en mejorar la educación, ofrecer mayores oportunidades de empleo y reforzar los valores sobre la idea de “lo que fácil llega, termina en muerte”.

La verdadera solución está en mejorar la educación, ofrecer mayores oportunidades de empleo y reforzar los valores sobre la idea de “lo que fácil llega, termina en muerte”. Ahora sí, que venga el debate por la legalización de la marihuana, una persona educada no necesita que nadie le prohíba consumir lo que sabe que termina haciendo daño. ¿O usted qué cree?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”