Desaparecidos en México: mujeres y jóvenes una crisis sin visión ni voz

Comparte este artículo:

“México tiene que superar la pesada herencia de decenios de negación, falta de reconocimiento de la dimensión del problema, ausencia de voluntad, ineficacia y re victimización. Es momento de que México inicie una nueva etapa y ponga fin a la angustia sin tregua que han enfrentado las miles de víctimas de desaparición en el país”, destacó Jan Jarab, representante de ONU-DH en México.

Los feminicidios, los homicidios, la tortura y un sinfín de temas de seguridad en nuestro país, pero hay un tema en particular que no solamente no se ha abordado con seriedad, sino que sostiene una deuda dolorosa y una carga inmensa de incertidumbre legal, emocional y estatal, hablo de los miles de casos de personas desaparecidas a lo largo de los últimos años.

Los desaparecidos en México deben ser un tema primordial en la agenda de seguridad del próximo gobierno federal, puesto que independientemente del dolor individual de cada víctima debemos destacar que este dolor se multiplica al saber que la mayoría de estos casos son mujeres y jóvenes…

En el periodo de enero de 2008 a octubre de 2017, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) reportaba 8 mil 495 mujeres desaparecidas en todo el país. En el año 2016 se registró poco menos del 20% de estas, mientras que hasta octubre del 2017 la cifra es mayor a la correspondiente al mismo periodo del año anterior, por lo que se prevé que el número de desaparecidas durante 2017 sea mayor al año previo. De estos casos, en el 10 por ciento se desconoce el municipio donde sucedió la desaparición.

Las entidades en donde se han registrado mayor número de desapariciones de mujeres son el Estado de México con 2 mil 024, Tamaulipas con mil 245, Puebla con 855, Nuevo León con 657 y Sinaloa con 365.

Ana Lorena Delgado, integrante de la Fundación para la Justicia y el Estado de Democrático de Derecho indicó, que en lo últimos doce años se reportaron oficialmente al menos 5 mil 452 menores desaparecidos de los cuales 3 mil 217 son niñas y 2 mil 235 niños, “esta cifra representa el 18 por ciento del total de casos de desaparición de acuerdo al Registro Nacional de Personas Desaparecidas”.

Pocas de estas víctimas aparecen muertas meses después de investigación y la mayoría siguen como “desaparecidas”. 

No podemos seguir viviendo en un país que no garantiza seguridad ni certidumbre, estamos en un momento crítico y alarmante.

Por obvias razones, la ONU-DH considera que México necesita que el Gobierno ponga en marcha un plan para la implementación de la Ley de desapariciones que dote de recursos suficientes a las instancias encargadas de su cumplimiento y fortalezca las capacidades de investigación criminal, la prestación de servicios periciales y forenses y la asistencia a las víctimas.

No creo que exista peor dolor ni sentimiento para una madre que no saber dónde o que pasó con su hija o hijo… a veces muchas de estas madres lo único que piden a nuestras autoridades es saber si por lo menos hay una investigación en curso.

Si más de 8 mil mujeres desaparecidas no son suficientes para que los gobiernos entiendan la gravedad del asunto ya no entiendo nada.

Las carpetas de investigación deben de dejar de ser “carpetas infinitas”.