Ecovía: Proyecto defectuoso y mal implementado

¿Donde empieza la ecovía?

Hace unos días, en pleno informe de gobierno, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez anunció la requisa del polémico sistema de transporte Ecovía.

Desde el inicio de operaciones el sistema ha pasado por una serie de críticas tanto de usuarios por la calidad del servicio como de automovilistas que perciben al sistema como ineficiente y generador de caso vehicular.

Es preocupante ver que un sistema de transporte que se ha implementado en muchas partes del mundo y ha sido exitoso, cuente con tan duras críticas y con serios problemas de operación.

Visité algunos puntos de la Ecovía para entender un poco su problemática pero también su esencia como medio de transporte.

¿Cuál es el problema de Ecovía?

Ya se han mencionado muchos problemas desde la decisión de hacerlo en esas avenidas, eliminar carriles para autos en calles ya de por sin caóticas, la eliminación de rutas de camiones, las frecuencias, y demás problemas operativos.

Poniéndome un poco filosófico y tomando de base a una gran cantidad de autores que mencionan que en la vida lo importante no es llegar sino el camino o lo importante es el recorrido y no el destino me pude encontrar otro punto de vista.

 




 

Me parece que el problema empieza con una ciudad en la que la dependencia y aspiracionalidad por el automóvil es muy alta. El costo social de eliminar carriles para autos y sustituirlos por carriles confinados para transporte público puede ser muy alto si no se muestran claramente los beneficios.

Y en los beneficios está un buena parte del problema. No sólo es el servicio, el problema mayor se encuentra al bajar de la Ecovía y seguir el camino.

Al principio no entendía por qué la gente utilizaba el carril central del servicio para caminar en lugar de utilizar las banquetas. Me parecía ilógico e inseguro. Muy pronto me di cuenta que lo hacen porque sencillamente no hay banquetas.

Entre invasiones por autos mal estacionados y malas condiciones físicas , las banquetas se vuelven un peligro para el peatón que en repetidas ocasiones tiene que hacer uso del arroyo vehicular en avenidas en donde la velocidad de los vehículos sobrepasa los límites establecidos en completa impunidad. Si a eso sumamos cruces peatonales mal señalados y la inexistencia de semáforos que brinden seguridad al peatón, el recorrido se puede volver una pesadilla.

Tampoco existen beneficios adicionales como sería la promoción de medios de movilidad sustentable como bicicletas que sean alimentadores del sistema.

En conclusión, el problema es más complejo que el servicio, la capacidad de las unidades y su frecuencias. El problema está en la integración al sistema de movilidad de la ciudad en la que usuarios y automovilistas vean a Ecovía con buenos ojos , como una alternativa al auto y le guarden respeto.

Banquetas amplias y en buen estado, cruces peatonales seguros, opción para llegar en bicicleta, mejora en la sincronización de semáforos, respeto a la velocidad establecida y educación vial para todos, son algunos de los factores a considerar para mejorar Ecovía.

 




La requisa al servicio no debe ser solo al concesionario del servicio, es una oportunidad para también generar acciones entre los gobiernos municipales y estatal para proporcionar un proyecto integral que beneficie a todos los ciudadanos.

Un buen sistema de movilidad para la ciudad debe empezar en la puerta de la casa y terminar en la puerta del destino.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Injuve Partidista

“Lo guacarie al PRI, Felipe, esperó que guacares el PAN”. Estas fueron las palabras de Jaime Rodríguez Calderón en el primer debate entre los candidatos a la gubernatura de Nuevo León el año pasado en el Tecnológico de Monterrey. En sí, la campaña del “Bronco” estuvo formulada alrededor de “decirles adiós a los partidos” y “viva los candidatos independientes” o “la independencia”, misma que hasta el día de hoy presume en sus discursos y hasta en la comunicación social del Estado.

Pero tal parece que ese mismo discurso no aplica en el Instituto Estatal de la Juventud (IEJ), hasta el día de hoy se mantiene a la misma titular del gobierno de Rodrigo Medina, la Lic. Karla Morales Ponce.

Morales Ponce está afiliada al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y llego al puesto que hoy ocupa en el IEJ desde el 2012 y aunque en la página del instituto se presume que su periodo termino en el 2015, fuentes allegadas nos informan que Morales Pone sigue siendo la manda más dentro de la dependencia que tiene un presupuesto anual de veinte millones de pesos.

 




En el 2014, Milenio reveló que Karla Morales Ponce le estuvo pagando cerca de $168 mil a la empresa Fase Producciones, misma de la que era propietario su pareja en ese entonces. A pesar de este conflicto de interés, y al puro estilo Rodrigo Medina, no fue separada de su cargo. Tras la entrada de Jaime Rodríguez Calderón, se esperaba un cambio profundo en el IEJ que terminara con los malos manejos del mismo, pero no ha sido el caso.

Karla Morales Ponce mantiene su puesto, y además IEJ se ha vuelto una dependencia casi inoperante. Según la investigación que hizo este medio, desde hace dos meses la página de IEJ no ha publicado actividades nuevas que haya tenido la institución.

Además, durante su Informe de Gobierno en Pabellón M y al momento de hablar de los jóvenes, el gobernador no hizo referencia alguna de que dentro de las actividades haya estado involucrado el IEJ.

 




A todo esto, vienen las preguntas, ¿por qué el gobernador no separo a Karla Morales Ponce de su puesto? ¿Por qué no se le ha dado la oportunidad a que otros jóvenes líderes y sin pasados corruptos ocupen puestos en el IEJ? ¿No era el objetivo del gobernador de deshacerse de los partidos? Dada la inactividad, ¿qué se hace con el presupuesto de veinte millones de pesos anuales?

Definitivamente son preguntas que debe de contestar el gobernador y el personal del IEJ.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Sin confianza, no hay gobierno

“La confianza es algo que si dejamos que se erosione termina derrumbando al gobierno más poderoso.”
– Stephen M. R. Covey

Del 29 de septiembre al 8 de octubre del presente año, se llevaron a cabo las comparecencias en el Senado de la República de diferentes secretarios con motivo del Tercer Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Fueron unos días de mucha tensión. Los senadores de todos los partidos políticos, menos el PRI y el Verde, por supuesto, aprovecharon para increparle face à face al gabinete presidencial todo lo que habían ignorado y negado en los medios.

Acudieron a comparecer al Senado los titulares de la Secretaría de Gobernación, de la Secretaría de Educación Pública, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de la Procuraduría General de la República. Pero de entre todas estas comparecencias, la que me pareció más intensa fue la del Srío. Miguel Ángel Osorio Chong.

Lo que hizo a esta comparecencia la más intensa de todas, fue el careo entre el Srío. Osorio Chong y la Sen. Layda Sansores San Román. Me emocionó bastante el discurso de la senadora en la tribuna, en la que increpó muy fuertemente al secretario. Fue un discurso fortísimo, pero increíblemente preciso, atinado, acertado, pertinente y afortunado. Nadie pudo haberlo dicho mejor. Cada segundo de los cinco minutos y medio que duró el discurso, la Sen. Sansores San Román me tuvo asintiendo con la cabeza y aplaudiendo. (Ver el video aquí: Tunden a Osorio Chong en el Senado).

La senadora le reclamó, directo y a la yugular, al Srío. Osorio Chong por la corrupción, por sus mentiras…

La senadora le reclamó, directo y a la yugular, al Srío. Osorio Chong por la corrupción, por sus mentiras, por el nombramiento de Arturo Escobar —el antes vocero del Partido Verde— como subsecretario de Prevención del Delito, por el conflicto de intereses con Grupo Higa, por la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa… y le dijo algo que le debió de haber dolido: “Peña Nieto no lo respeta”. ¡Auch!

La exigencia principal de la Sen. Sansores San Román fue que renunciara. A esta exigencia y a los reclamos mencionados, se unieron los senadores de los distintos grupos parlamentarios. Entre ellos destacando los del PAN, que expusieron pancartas en las que agregaban a sus reprimendas el lema: #SinConfianzaNoHayGobierno.

#SinConfianzaNoHayGobierno. Este lema me pareció excelente porque resume en un hashtag todo lo que representa el gobierno peñanietista: desconfianza.

Este lema me pareció excelente porque resume en un hashtag todo lo que representa el gobierno peñanietista: desconfianza.

Y es una desconfianza generalizada provocada por sus escándalos cada semana de corrupción y de conflictos de intereses, por los delitos cometidos por las fuerzas del Estado, por los asesinatos a periodistas, por la decadencia del peso frente al dólar, por la falta de capacidad intelectual del presidente, por las mentiras históricas fabricadas por los órganos de gobierno encargados de defender la verdad… Esta administración es un verdadero “desgarriate”, citando a la Sen. Sansores San Román, de verdad que “ni cómo ayudarles”.

De acuerdo a una encuesta realizada en agosto del presente año por Grupo Reforma, el 82% de la población desconfía de los partidos políticos, un 70% desconfía de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, un 60% desconfía de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y un 66% desconfía del Presidente de la República. ¿Qué tal?

Es bastante preocupante que las instituciones más importantes de un régimen (supuestamente) democrático como el nuestro tengan altísimos niveles de desaprobación y desconfianza de parte de la ciudadanía. Así, ¿cómo podemos hablar de un Estado de Derecho? ¿Cómo podemos hablar de un verdadero gobierno?

Platicando el día de ayer con la senadora independiente Martha Tagle, quien coincide en el contenido del discurso de la Sen. Sansores San Román, aunque “no en las formas”, me dijo que considera que “el cargo le queda grande a Osorio Chong”. Le pregunté: “En una frase, ¿cómo describirías la administración del Presidente Peña Nieto?” A lo que me contestó: “Ineficiente, negligente y corrupta”.

Le pregunté: “En una frase, ¿cómo describirías la administración del Presidente Peña Nieto?” A lo que me contestó: “Ineficiente, negligente y corrupta”.

Suscribo con la opinión de estas valientes mujeres.

_____________________________
Fuentes:

• Grupo Reforma. Encuesta nacional de Gobierno y Política. 2015.
• Senado de la República. Versión estenográfica de la comparecencia de Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, dentro del análisis del Tercer Informe de Gobierno del Presidente de la República: Primera Parte. 2015.
• Aristegui Noticias. Video de la intervención de Layda Elena Sansores San Román en la comparecencia de Miguel Ángel Osorio Chong: en Youtube. 2015

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”