Primer Acta del País se Elaboró en Nuevo León

El Registro Civil fue una de las instituciones creadas por Benito Juárez, cuando emprendió la formulación de una serie de leyes que tenían como objetivo establecer un poder civil laico superior al de la iglesia.

Desde la época prehispánica, hace más de quinientos años, se llevan registros de índole familiar, lo que permitía construir el árbol genealógico del individuo. El antecedente directo al Registro Civil es la Iglesia con el sacramento bautismal, ya que ésta desarrollaba libros parroquiales con los nombres de quienes se convertían en el cristianismo, en ellos se señalaban la fecha de inscripción, los datos generales de los padres, nombre y ocupación de los testigos y finalmente en el margen inferior se podía observar la firma del párroco.

Fue hasta el año de 1827 cuando se publicó en el Estado de Oaxaca el primer Código Civil en donde se le concede al Clero lo relativo a los nacimientos, matrimonios y muertes. Años más adelante, con la Constitución de 1857 se garantizaron libertades básicas civiles a los mexicanos. Durante el mismo año se expidió la Ley Orgánica del Registro del Estado Civil por el Presidente Ignacio Comonfort, que comprendía los nacimientos, las adopciones, los matrimonios, los votos religiosos así como los fallecimientos. Además se establecieron las bases para la expedición de actas y junto a esto se instaura formalmente la figura de Oficial del Registro Civil.

El Presidente Benito Juárez García promulgó la Ley Orgánica del Registro Civil el 28 de julio de 1859, con la que se generó la independencia del Estado y la Iglesia, estableciendo a nivel nacional Jueces del Estado Civil e iniciando formalmente la historia de Registro Civil.

Hasta hace poco, en nuestra historia se contaba que el acta de nacimiento más antigua de nuestro país, pertenecía a la hija del Presidente Benito Juárez nacida durante el año de 1860, sin embargo, durante mi gestión como Director del Registro Civil, se publicó la existencia de un acta de nacimiento perteneciente a la Sra. María Leonor Tamez Marroquín, ciudadana del municipio de Allende, Nuevo León, inscrita con fecha del 10 de noviembre de 1859, un año antes que el acta de nacimiento perteneciente a la hija del Presidente Benito Juárez, resultando en el acta de nacimiento más antigua del País.

Es para nosotros un honor haber realizado éste hallazgo y saber que fue aquí, en Allende, Nuevo León donde se comenzó a escribir la historia del Registro Civil.

Recientemente los familiares de la Señora María Leonor Tamez Marroquín presentaron la propuesta de un punto de acuerdo para que los Diputados de la actual Septuagésima Cuarta Legislatura establezcan en el calendario cívico del Estado al día 10 de noviembre como Día de la Primer Acta de Nacimiento del País para que sea conmemorado y nunca olvidado tan importante acontecimiento.

Veamos si es aprobado.

EL PAPA FRANCISCO Y EL PENAL DE TOPO CHICO

papa

El fin de semana se logró evidenciar que existen un sinnúmero de caras en México; por un lado la paz y el mensaje de amor que mandaba Francisco y por el otro 49 familias ahogadas en llanto por la muerte de sus hijos, los reos.

En la Ciudad de México, el Papa Francisco era recibido por el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa a nombre de un país en su mayoría fiel a la iglesia católica. Esta era una visita diferente; atrás quedó el Papa Juan Pablo II que era recibido con júbilo y emoción en medio de multitudes deseosas de recibir su bendición. En el olvido y poco trascendente quedó Benedicto que aun cuando fue un boom comercial para las televisoras denotaba la lejanía cada vez más ancha entre la iglesia y un país que ya no creía en casi nada.

Éste es un Papa distinto al menos en su mensaje. Debo decir que no soy católico y sin embargo admiro a la persona que en la jerarquía más alta de la religión llena de lujos y poder se atreva a mandar un mensaje de humildad como camino al cielo.

Un Papa americano que voltea las miradas del mundo a una región que pocos envidian y muchos amamos. Francisco representa una luz en medio de la pederastia y el enriquecimiento de Obispos que han hecho de la fe un negocio opulento y redituable.

Pero a varios cientos de kilómetros- aprovechando el mes del amor- el llanto ahogado y la frustración hacían eco en el Penal de Topo Chico por la riña en la que 49 o más perdieron la vida. A las afueras del penal las familias de los reos estaban devastadas, los medios de comunicación circulaban videos del suceso en donde ni un solo policía intervino para detenerlo; todo parecía un ajuste de cuentas entre cárteles del narcotráfico.

Aún con el sufrimiento de las familias, el desastre por sí mismo y la fe que en estos días está a “flor de piel” por el Papa Francisco, no bastó para que un grupo de inadaptados inundaran las redes sociales con comentarios como “se lo merecían por ser delincuentes y asesinos”, “para que lloran las madres si es su culpa por no educarlos bien” o “prefiero que muera un reo a un policía” como si nos correspondiera el juicio final del bien y el mal, como si nuestra vida tuviera un valor superior a la de un “delincuente o asesino” que además, en al menos un tercio del penal, lleva un proceso como ‘presunto culpable’ e incluso otros que siendo inocentes tuvieron la suerte de estar en el lugar y a la hora equivocada, cuestión que hoy los tiene dentro de la madriguera.

En el día del amor y la amistad característico de una mercadotecnia empalagosa y sin fin, el mensaje que México mandaba con sus reos asesinados y con periodistas callados a balazos era justamente lo contrario por lo que adoraban a Francisco.

¡Bienvenidos a México!, el país donde Dios, el Papa y el día de San Valentín duran lo mismo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”