Moreno Valle pide “Segunda Vuelta Adelantada”

La inestabilidad política se tiene que lograr liquidar para que el País camine por un mejor rumbo, ante ello, Moreno Valle ha propuesto la realización de una “segunda vuelta electoral”, donde, se logren sumar los proyectos y planes de las fuerzas políticas, logrando así una mayor estabilidad política y social.

El Dr. Moreno Valle sostuvo una plática en privado con Jaime Rodríguez, al cual se le propuso sumarse al movimiento del Frente Amplio Democrático, sin embargo, el Bronco declinó tal oferta al considerar este movimiento totalmente partidista.

Tras su visita en Monterrey, Moreno Valle tuvo la oportunidad de asistir al evento convocado por el grupo “Mujeres en Plenitud”, en el cual se expresó a favor de la equidad de género horizontal y verticalmente, garantizando así, la promoción política de la mujer y el desarrollo gradual de la misma.

“México necesita un cambio radical, el sistema político está agotado, y en crisis”, expresó. Ante ello, plantea la necesidad de una “segunda vuelta adelantada“, en el cual se lograría conciliar las ideologías políticas diversas que tiene nuestro país, y así con ello concretar proyectos y planes para el progreso de México.

La idea del Frente Amplio Democrático es concretar la participación y realización de un gobierno de coalición tras un frente electoral triunfador.

Moreno Valle afirma que el esta dispuesto a competir por candidatura

Rafael Moreno Valle, aspirante a la candidatura del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia de la República en 2018, consideró necesario alcanzar un acuerdo para llevar a buen camino el llamado frente amplio opositor.

Comentó que, de darse este bloque, se debería delimitar la convocatoria para definir al abanderado, y que participen quienes realmente tengan una estructura nacional que les permita “competir en un proceso de esta naturaleza, que evidentemente es complejo”.

“De esa forma, si gana alguien ajeno al PAN, quiere decir que era mejor que nosotros. Y, obviamente, tendríamos que hacer acuerdos previos para tener un gobierno de coalición y tener la inclusión y la suma del capital político de todos los participantes”, expresó.

De igual forma, comentó que “los puestos que he ganado han sido con base en el apoyo de la gente, y por lo tanto yo estoy listo. Mi abuelo decía que quien no puede lo menos, no puede lo más“.

El exmandatario poblano también dijo que, además de buscar ganar la Presidencia, la meta será tener mayoría en el Congreso, y evitar que se queden en la congeladora temas como el nombramiento del nuevo fiscal Anticorrupción.

“Yo he sido diputado local, diputado federal y senador de la República, y conozco el Poder Legislativo, y creo que ésta es una muestra más de que se requiere un frente amplio”, señaló Moreno Valle.

Explicó que la urgencia sería definir si se conforma el bloque, porque, en caso contrario, el PAN debe definir el método que empleará para elegir a su candidato.

Coaliciones: Camino a la victoria

A unos meses de definirse los contendientes para las elecciones de 2018, los partidos comienzan a dejar ver sus objetivos, estrategias y acciones políticas para poder llegar a la silla presidencial, teniendo a la mano infinidad de mecanismos que permitan esta meta. Una de las herramientas más utilizadas es aquella de la coalición entre partidos, una estrategia que ha ido creciendo, y que, gracias a ella, ha dado cabida a victorias inesperadas con grandes cambios en el sistema mexicano. Recordando la coalición victoriosa de PAN-PVEM, a cargo de Vicente Fox, ganando la presidencia en 2000, la primera transición política. O la ya muy usada asociación PRI-PVEM, misma que llevó a Enrique Peña Nieto a la presidencia, y que ha sido de gran utilidad en recientes elecciones para ambos partidos, brindando la posibilidad de hacerse de poder a lo ancho del país.

Es de gran notoriedad que los partidos más grandes están buscando consolidarse mediante esta vía, analizando la mejor combinación posible para lograr el triunfo el año próximo.

Pero una coalición no es una simple suma de votos, donde los partidos más chicos venden su fuerza al mejor postor (aquel que le brinde mayor posicionamiento político), las coaliciones tienen como principales objetivos ser una eficiente alternativa para tener acceso al poder, incrementar la pluralidad partidista y fomentar la democratización política mediante la participación de la oposición, sin caer en un bipartidismo que daña directamente al país.

Sin embargo, la esencia de las alianzas se ha perdiendo en México, desempeñándose incorrectamente, incumpliendo dichos objetivos y poniendo en duda la funcionalidad y credibilidad de la partidocracia. Los partidos más chicos han llegado al grado de venderse, por no decir prostituirse, bajo la bandera de una alianza política.

Y es que estos, los partidos pequeños, son los más grandes favorecidos como resultado de esta colectividad, sin importar si se consigue el triunfo o no. Debido a que la asociación les asegura mantener el registro y continuar en al ámbito político, anteponiendo sus intereses partidistas sobre la verdadera razón y función de las coaliciones. Se ha convertido en mera costumbre política y todo un negocio la asociación entre partidos, inclusive entre aquellos que ideológicamente son antagonistas. Los ideales quedan en segundo término cuando de sobrevivir se trata.

El abuso de esta práctica se ha monopolizado y los partidos de reciente creación o de menor tamaño juegan un rol de acompañantes en cada elección, en un juego político incoherente y tergiversado, donde un partido puede ser aliado de otro, aunque posean una idiosincrasia contraria, o aliarse en una región y ser adversarios en otra en el mismo año, en la misma elección.

Por lo pronto las alianzas partidistas son un mal no tanto necesario, pero sí muy presente en la vida política del país, donde a los partidos políticos más grandes se les acabo la capacidad de bastarse para sí mismos compitiendo solos, y dejando entrever que en la actualidad ningún partido logrará la victoria por méritos propios. No les queda más opción, que dejar a un lado toda vanidad y orgullo, juntándose hasta con su acérrimo rival, siempre y cuando esto les otorgue la presidencia, que para el 2018 no será cualquier victoria, sino un gobierno en la etapa de mayor incertidumbre política, social y económica.

El futuro del país pende de la próxima alianza y su capacidad para persuadir la mayor cantidad de electores. Esperemos se la más óptima y no la más incongruente.

Va PAN por Gobierno de Coalición en el 2018

El presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, aseguró que un Frente Amplio Opositor para el 2018 ayudaría a crear un gobierno de coalición entre fuerzas políticas y sociedad civil.

El dirigente nacional dijo que el objetivo del Frente no es solamente sacar al PRI de Los Pinos, sino que va más allá, y lo que busca es crear un proyecto programático que genere condiciones objetivas para la prosperidad, el desarrollo y el bienestar de todos los mexicanos.

Por otro lado critico a los que tratan de desprestigiar el Frente, esto después de que el sábado los ex perredistas Cuauhtémoc Cárdenas, Alejandro Encinas y el Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, aseguraran que no iban a apoyar alianzas que privilegiaran intereses personales.

Por último, Anaya lamento que el marco legal no permitira la creación de la segunda vuelta antes de las elecciones presidenciales del próximo año. El queretano aseguro que la segunda vuelta ayudaría a que el siguiente Presidente de México llegará a Los Pinos con el respaldo de la mayoría de los mexicanos.