Anaya bajo la lupa por supuesta triangulación de recursos

Comparte este artículo:

El precandidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, fue señalado este fin de semana por la Revista Proceso, de haber cuadrado un presunto negocio millonario a través de una fundación que el mismo creó en su estado natal de Querétaro en mayo de 2009.

De acuerdo a lo publicado por Proceso, pese a que el objetivo social declarado por la Fundación por más Humanismo, es el de “fortalecer la conciencia democrática de los querétaros y su formación cívico-política”, el precandidato panista la habría utilizado para encubrir una triangulación de recursos, misma que beneficio a empresarios cercanos al PAN en Querétaro y a directivos de la fundación.

Según documentos a los que tuvo acceso Proceso, en el 2010, un año después de que fue creada la fundación, Anaya recibió en la cuenta bancaria de la fundación un depósito de un millón 650 mil pesos del empresario Abraham Jaik Villarreal, que es dueño de JV Construcciones Civiles.

Con el dinero depositado, se adquirió un terreno donde se construyó un edificio que luego fue vendido en el 2016 por 7 millones 854 mil pesos a la empresa Agacel Agregados y Asfaltos, copropiedad de Lorena Jiménez Salcedo, quien fuera exsecretaria particular del gobernador panista Francisco Domínguez Servién. Por otro lado, Proceso explica que donde se construyó el edificio, fue en terrenos que fueron expropiados por el exgobernador Francisco Garrido, con quien Ricardo Anaya trabajo en la secretaría particular.

Hasta el momento el precandidato se ha deslindado de los posibles hechos de corrupción, argumentando que el dejó la asociación civil en el 2014, y que desconoce quien los reemplazó como presidente.