Dimes y Diretes: “PRI no sale de las mismas”

¡Compadres y comadres! Como ya saben, chango viejo no aprende maroma nueva, y parece que esta misma frase aplica para nuestros buenos amigos del Partido Revolucionario Institucional. Esta semana es clave para el PRI, pues la Comisión Nacional de Justicia Partidaria va a decidir si sacan o no del partido a Javier “Ñoño” Duarte, actual gober de Veracruz del partido.

Esta decisión no puede venir en un peor momento para el partido oficial, pues este fin de semana que paso le dieron una destapada a su líder nacional, Enrique Ochoa Reza. Pues se dio a conocer en varios medios de comunicación que el ex director de la Comisión Federal de Electricidad recibió una liquidación por su renuncia de 1.2 mdp.

A todo esto, Ochoa Reza contestó que a él no se le había dado ningún trato preferencial y que sus antecesores igual habían recibido una indemnización y que claramente el reportaje era un ataque de sus contrincantes a los que invitaba a debatir sobre corrupción. La cosa aquí es que ¿cuál es la calidad moral que tienen los priistas para debatir de corrupción o tratar de evadir reportajes que los señala de lo mismo?

¿Realmente usted le cree a Ochoa Reza? Pues claro que no, nadie le cree, nada más que su mamá. Por más que él diga que no le dieron ningún trato preferencial, lamentablemente se está topando con el pero tiempo en la historia del PRI, por mucho.

Las aclaraciones ya no son suficientes para el PRI, lo que la gente quiere ver es acción.

Por esto mismo, las decisiones que tome la afamada Comisión Nacional de Justicia Partidaria definirá el futuro de este partido, definitivamente como dijo Federico Arreola, “El PRI continua o muere en base a lo que decida la Comisión”.

Ahí Se Leen.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Presidencia en Estado Vegetativo




Las cifras de rechazó a la Presidencia de Enrique Peña Nieto que público el día de ayer Grupo Reforma, son una muestra de la decadente y cada vez peor percepción que tienen los mexicanos sobre su actual Presidente.

La Presidencia de Peña Nieto está tan desgastada que cualquier escandalo es directamente relacionado con conflicto de interés y levante el repudió nacional.

El día de ayer el periodista, Federico Arreola, comentaba que los desaprobatorios a la administración de Enrique Peña Nieto, se debían al desgaste que han dejado las Reformas Estructurales y que si el “costo de no estar como Venezuela es tener un Presidente reprobado por la ciudadanía, lo vale”. Yo considero que el Sr. Arreola está equivocado y por múltiples razones.

Al contrario, el Presidente está reprobado por ciudadanos y líderes del país por la muy poca efectividad que han tenido las Reformas en nuestro país. Hoy la gasolina y luz suben de precio, a pesar de que con la Reforma Energética se prometió que sería todo lo contrario.

La Reforma Educativa, dejará de ser Reforma después de las negociaciones y pasará a ser más de lo mismo. El Sistema Nacional Anticorrupción es un conjunto de leyes a modo y se ignoró en gran parte la Ley 3de3 que era una iniciativa ciudadana.




Las reformas, efectivamente le han costado a Peña Nieto, pero no por eficientes, sino por ineficientes. Nadie espera resultados de la noche a la mañana, pero todo lo que está sucediendo actualmente va en contra de lo que se había dicho originalmente.

Otra razón por la cual el Presidente Enrique Peña Nieto esta reprobado es el “Caso de la Casa Blanca” en Lomas de Chapultepec. Aunque Peña ya se disculpó y pidió “perdón”, un nuevo caso salió donde se involucra a un potencial contratista del Gobierno Federal y un departamento en Miami, propiedad de la Primera Dama, Angélica Rivera.

La realidad es que la investigación hecha por el diario británico, The Guardian, deja muchos huecos y cosas sin explicar, pero ciertamente ha afectado de nueva cuenta la imagen Presidencial.

Lo interesante de esto, es que nadie lo duda, nadie reflexiona si fue o no fue conflicto de interés, si hay corrupción o no, la mayoría ya lo asegura y sanciona. Esto es solo un reflejo de la situación precaria en la que se encuentra la administración peñista y desde mi punto de vista está lejos de mejorar y Peña es consciente de esto, ayer en su visita al estado de Veracruz, evito ser recibido por el controversial gobernador de la entidad, Javier Duarte y durante la ceremonia se sentó lejos del mandatario estatal. Señal que parece como un, “aléjate, que si me ven contigo me va peor”.

Es ya casi seguro que Peña Nieto se ira con los niveles más bajos de aprobación de la historia reciente de México. Tal y como sucedió en estados como Quintana Roo, Veracruz y Chihuahua, donde los gobernadores fueron la razón primordial por la que el PRI perdió las elecciones, Peña será el culpable de la derrota del PRI en el 2018.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”