James Comey testificará frente al Senado

El día de hoy, James Comey el ex jefe del FBI que fue despedido por Trump en mayo, testificará en el Senado frente al Comité de Inteligencia del Senado.

Partes del testimonio de siete folios que presentará Comey fueron filtradas por The New York Times y por el Washington Post, en este el ex director habla sobre las tres conversaciones en persona y seis telefónicas que sostuvo con Donald Trump entre enero y abril de este año.

Entre las revelaciones más impactantes de Comey, se destaca que el 27 de enero en una cena, el ahora presidente de los Estados Unidos le dijo “Necesito lealtad, espero lealtad” a lo que el ex director respondió “Siempre obtendrá de mí sinceridad” pero considera que el interpretó esa lealtad de manera diferente a la Trump lo comprendió.

También en la cena del 27 de enero, Comey declara que “El presidente empezó preguntándome si quería seguir como director del FBI, lo que vi extraño porque ya me había dicho en dos conversaciones previas que esperara que continuase y yo le había asegurado que pretendía hacerlo” y “…que mucha gente quería mi puesto…”

Así mismo, Comey compartió que en una conversación que tuvo con Trump en el Despacho Oval el 14 de Febrero, el presidente le dijo “Espero que encuentres la forma de dejar pasar esto, de dejar ir a Flynn, es un buen tipo. Espero que puedas dejar pasar esto”.

Esto con el fin de que Comey abandonara la investigación que se estaba haciendo a Michael Flynn, el ex asesor de seguridad nacional, por sus vínculos con Rusia.

También el ex director relata que el 30 de marzo Trump lo llamó por teléfono para saber que es lo que podía hacer el FBI para “despejar la nube” que era el asunto de sus supuestas conexiones con Rusia.

En su audiencia ,hoy jueves, Comey compartirá con los senadores información sobre estas conversaciones y otras que sostuvo con Trump antes de su despido.

Con información de El País

 

La Infiltración Rusa

La decisión del FBI de reabrir la investigación en el caso de los correos electrónicos de Hillary Clinton a menos de dos semanas de la elección, le ha dado un giro inesperado a una elección que ya tenía prácticamente una ganadora. Ahora el candidato republicano a la Presidencia de ese país, Donald J. Trump, tiene buenas posibilidades de salir victorioso el próximo 8 de noviembre.

Ciertamente el tema de los correos electrónicos ha sido durante toda la elección el talón de Aquiles de Clinton. Cuando se le pregunta, pide perdón, acepta su error o simplemente evade la pregunta. Pero la realidad es que el tema de los correos ha vuelto a la mesa de las elecciones gracias a la intervención de Wikileaks e indirectamente de Rusia.

Como nunca antes en la historia de los Estados Unidos, un país extranjero está influyendo en el proceso electoral. Según lo que se maneja en la prensa internacional, Rusia sería el país que ha proporcionado a Wikileaks, organización que preside Julian Assange, los correos electrónicos de Hillary Clinton, mismos que han hecho que se reabra nuevamente una investigación en su contra.




Este hecho, ha causado que Trump vuelva a acercarse a la candidata demócrata en las encuestas. Simplemente el día de ayer se daba a conocer que en algunas encuestas Clinton le lleva solamente un punto de ventaja a Trump. También en un promedio de todas las encuestas, Hillary solo aventaja a Trump por cinco puntos porcentuales, esto después de tener hasta una ventaja de dobles dígitos.

Trump ha declarado en repetidas ocasiones su admiración y “respeto” al Presidente ruso, Vladmir Putin. Donald ha también motivado a los rusos a que “hacken” a la candidata demócrata y por supuesto influir en las elecciones de Estados Unidos, mismo que ha sucedido ya en repetidas ocasiones durante este proceso electoral.




Es muy probable que Putin, ve en Trump, alguien que llevara a Estado Unidos al fracaso, por su falta de experiencia y por su estupidez. Putin sabe muy bien que Trump podría ser su títere y por lo tanto tener más poder de influencia en zonas cómo el Medio Oriente y por qué no, Europa Occidental.

Lamentablemente, el FBI no lee la situación de esta manera, y ha iniciado una investigación que bien, puede resultar que Clinton salga absuelta y sin culpabilidad alguna, pero que a estas alturas de la campaña le puede costar la elección. Por esto mismo, creo que la historia de Estados Unidos está en peligro, estoy seguro que existe una infiltración rusa en el proceso y que Trump ganará las elecciones del 8 de noviembre.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”