CULTURA DE LA VIOLACIÓN

Ha conmocionado al mundo el caso reciente de una menor que fue víctima de una violación colectiva en Brasil, presuntamente a manos de 12 hombres mayores de edad.

“¿Qué traías puesto?”, “¿qué hacías allí de noche?” y “¿estabas borracha?”: son preguntas que suelen hacerse a las víctimas de violencia sexual y son una expresión de la cultura de la violación.

Este es un término que surgió en los años 70 en Estados Unidos gracias a las feministas de la segunda ola que tomaron esta como una de sus luchas principales.

Se trata de un sistema compuesto por actitudes, conductas y estructuras que normalizan el delito de violación: justificándolo, culpando a la víctima y no sancionando al agresor.

No tomarse en serio las acusaciones de violación e inflar los números de denuncias falsas son actitudes propias de esta cultura, la cual se alimenta de la tolerancia social al delito.

No tomarse en serio las acusaciones de violación e inflar los números de denuncias falsas son actitudes propias de esta cultura, la cual se alimenta de la tolerancia social al delito.

El Primer Diagnóstico sobre la Atención de la Violencia Sexual en México, publicado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) en marzo pasado, muestra las cifras de los casos de violencia sexual que se han dado entre 2010 y 2015.

Este diagnóstico expone que se han dado 3 millones de casos de violencia sexual en ese periodo, incluyendo el 94 por ciento de cifra negra que calculó la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública en 2014, lo que equivale a 600 mil casos por año y a mil 644 casos por día.

Además, se demuestra que en México el 81 por ciento de las víctimas son mujeres y el 90.5 por ciento de los agresores son hombres.

Está el caso de Enrique Capitaine, hombre mayor de edad acusado de pederastia por presuntamente violar a una menor, junto con otros tres, hace más de un año en Veracruz. Fue detenido hace tres semanas.

De 2011 a lo que va de 2016, se han dado en Nuevo León 26 mil 911 incidentes por violación, de acuerdo a los datos del Semáforo Delictivo e incluyendo la cifra negra estimada de 91 por ciento. Esto equivale a 5 mil 78 casos por año y a 14 casos por día.

Estas cifras no son de una tarea de matemáticas: representan a personas reales. A finales de mayo, El Norte dio a conocer el caso de una mujer que sufrió en Monterrey un intento de violación por parte de un presunto taxista y que, al intentar defenderse, fue acuchillada.

Si esto no es cultura de la violación, yo no sé qué lo es. Si de verdad no está normalizada la violación, ¿por qué hay tanta impunidad y la cifra negra es tan alta?

Como dice la activista Jaclyn Friedman, la verdad es que se aborrece la idea del violador (el estereotipo del monstruo que abusa de las niñas), pero no se desprecia a los violadores reales: al tío, al amigo, a la pareja… En México, en el 59.8 por ciento de los casos la víctima conoce a su violador, de acuerdo al diagnóstico mencionado.

La violación es silenciada por las propias víctimas por vergüenza, debido a que vivimos en una sociedad machista que cosifica a las mujeres y revictimiza a las sobrevivientes. Esta vergüenza es la principal aliada de los violadores.

La violación es silenciada por las propias víctimas por vergüenza, debido a que vivimos en una sociedad machista que cosifica a las mujeres y revictimiza a las sobrevivientes. Esta vergüenza es la principal aliada de los violadores.

Las mujeres tenemos derecho a tomar, a usar faldas cortas y a ir a fiestas. Y los hombres no tienen derecho a violarnos. Sin embargo, la víctima es a quien la sociedad suele culpar de la agresión.

Allí tenemos el caso de Brock Turner, estudiante de Stanford condenado por violar a una mujer que visitaba el campus: la víctima fue culpada por haber consumido alcohol y el violador sólo obtuvo seis meses de prisión (con posibilidad de libertad condicional).

Es muy cómodo negar la existencia de la cultura de la violación, porque la sociedad prefiere pensar que esto no sucede: si se denuncia, la víctima miente o exagera. Es más fácil voltear al otro lado, pero la realidad es que en México sólo se consigna al 1 por ciento de los agresores, según el diagnóstico de la CEAV.

Ignorar la realidad implica permitir que los violadores sigan violando y que las víctimas sigan sufriendo en silencio.

La cultura de la violación existe: es real y es un gravísimo problema que debemos combatir.

_____________________
mariasantosv.blogspot.mx

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¡Héctor Cruz, mejor cállate la boca!

En lo que solo puede ser un desesperado intento por salvar su reputación, Héctor Cruz, padre de uno de los infames Porkys de Costa de Oro, concedió una entrevista a Ciro Gómez Leyva [1]. Seguramente el hombre ya se percató de que aunque la pobre excusa que Veracruz tiene por autoridad los solape, la condena y el rechazo social también pueden ser bastante pesados.

Como suele pasar cuando se trata de defender lo indefendible, sus comentarios delatan no solo inconsistencias, sino su propia ignorancia y franca estupidez. Por un lado se entiende que el hombre se niegue a ver la realidad, debe ser muy duro aceptar que un hijo es capaz de hacer algo así. Pero lo que no se le puede perdonar es que, en su ceguedad voluntaria y terca, decida atacar a la víctima.

La cultura machista de México se ve perfectamente reflejada en los argumentos del Señor Cruz, quien lamentablemente, no está solo en sus creencias. Las justificaciones ridículas que nos presenta hablan de una forma de pensar torcida, que sin duda tuvo una consecuencia en el desarrollo de sus hijos.

El padre de Daphne dice que entre los cuatro se la llevaron en contra de su voluntad, la incomunicaron y la tocaron. El Señor Cruz responde diciendo que su hijo Diego no hizo nada. ¿Nada? ¿De verdad, nada? ¡Ah, claro! Es que quien consumó la violación sexual fue Enrique Capitaine, y comparativamente, unas manoseadas por aquí o por allá no hacen gran diferencia ¿Verdad? No son nada.

El Señor Cruz habla como si nos estuviera confesando algo que cambiará toda la narrativa. Daphne se subió al carro por su propia voluntad y ella pidió cambiarse al frente. ¿¡Que hizo qué!? No bueno, Héctor Cruz, ¡Esto cambia todo! Ah no… no es cierto. No cambia nada porque meterse en el carro de alguien no quiere decir que deseas tener sexo con sus ocupantes. Si esa es tu forma de pensar, de verdad espero que nunca le des un aventón a nadie.

Por más ilógico que suene, ese es el proceso mental de mucha gente. Son personas como Héctor Cruz quienes normalizan los chiflidos en la calle, las manoseadas en el transporte público, y casos como los de Gabriela Nava [2] y de Andrea Noel [3].

Durante el resto de la entrevista, el Señor Cruz hace un esfuerzo sobrehumano por tratar de vender una versión en la que la familia de Daphne parezca culpable. Acusa al padre de Daphne, Javier Fernández , de haberlos amenazado con un arma para grabar las confesiones. Dice que antes de sacar conclusiones se necesita hacer “un estudio del señor Javier Fernández (…), en su vida anterior y su vida actual.”

¿Cómo te explico, Héctor Cruz? Aunque descubrieras que el Señor Fernández lleva una doble vida como asesino a sueldo, la realidad no va a cambiar: tu hijo fue partícipe de una agresión sexual. Tu hijo no se vuelve inocente solo porque incrimines al Señor Fernández. O a lo mejor lo que estás buscando es que sea su compañero de celda.

El Señor Cruz habla como si nos estuviera confesando algo que cambiará toda la narrativa. Daphne se subió al carro por su propia voluntad y ella pidió cambiarse al frente. ¿¡Que hizo qué!? No bueno, Héctor Cruz, ¡Esto cambia todo! Ah no… no es cierto. No cambia nada porque meterse en el carro de alguien no quiere decir que deseas tener sexo con sus ocupantes. Si esa es tu forma de pensar, de verdad espero que nunca le des un aventón a nadie.

La cultura machista de México se ve perfectamente reflejada en los argumentos del Señor Cruz, quien lamentablemente, no está solo en sus creencias. Las justificaciones ridículas que nos presenta hablan de una forma de pensar torcida, que sin duda tuvo una consecuencia en el desarrollo de sus hijos.

¡Ni si quiera he llegado a la parte más indignante! Y esto se remonta a la grabación de la segunda reunión. “Yo pienso, no sé, en el desprestigio de tu hija,” le dice el Señor Cruz al Señor Fernández [4]. Y vuelve a hacer alusión a este tema en su entrevista, diciendo: “creo que yo esto no se lo haría a Daphne, hacerla tan víctima, pobrecita – no que me dé lástima. Yo a mi hija no la expondría de esa manera.” Y concluye diciendo que haberla exhibido fue haberle destruido la vida.

Esa mentalidad es la que más me causa problema. Héctor Cruz, que no te preocupe el desprestigio y la exhibición del rostro y el nombre de Daphne, ¡Que te preocupe la de tu hijo! El rostro de Daphne representa la batalla contra la misoginia que ha plagado a nuestro país; su nombre se suma al ejército de miles de víctimas que, sin temor a las consecuencias, han levantado la voz para exigir justicia. Un rol que conlleva mucha más dignidad que a la que alguien como tu hijo pudiera aspirar.

No nos queda más que esperar a que el sistema judicial no vuelva a decepcionarnos. Pero también hay que fijarnos en nosotros. ¿Qué podemos hacer para mejorar las cosas? Empecemos por dejar de excusar a los hombres que violan y por romper con esa fea costumbre de culpar a las víctimas. Es que así son los hombres, es que estaba alcoholizada, es que llevaba mini falda, es que andaba afuera a deshoras… El análisis es mucho más sencillo: un avance sexual solo es aceptable cuando la otra persona deja en claro y explícitamente que también lo quiere.

Si has sido víctima de abuso sexual, denuncia, no te calles. La Secretaría de Salud de Nuevo León recomienda acudir a una de sus unidades dentro de las primeras 72 horas después de la agresión para prestar atención psicológica y física, además de información para evitar embarazos no deseados [5]. También puedes buscar organizaciones independientes y centros de atención que ofrecen asesoría legal [6].

[1] “Ciro Gómez Leyva entrevista a Héctor Cruz. Daphne no fue violada, el padre nos amenazó armado para grabar disculpa: Héctor Cruz, Con Ciro Gómez Leyva,” Grupo Fórmula, 11 de abril del 2016, http://www.radioformula.com.mx/reproductor.asp.

[2] “Joven de FES Acatlán identifica a su agresor,” El Universal, 08 de abril del 2016, http://www.eluniversal.com.mx/articulo/metropoli/cdmx/2016/04/8/agresor-de-joven-en-fes-acatlan-trabajador-de-la-unam.

[3] “Periodista denuncia agresión en La Condesa,” El Universal, 09 de marzo del 2016, http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/seguridad/2016/03/9/periodista-denuncia-agresion-en-la-condesa.

[4] Javier Fernández Gómez, “2 Reunión 290415,” YouTube, 27 de marzo del 2016, https://www.youtube.com/watch?v=XAYUKNRbMQo.

[5] “Prevención y Atención a la Violencia Familiar y de Género,” Secretaría de Salud de Nuevo León, http://www.saludnl.gob.mx/drupal/violencia-familiar-y-de-g%C3%A9nero.

[6] “Centros de atención para mujeres en situación de violencia,” Gobierno de Nuevo León, http://www.nl.gob.mx/servicios/centros-de-atencion-para-mujeres-en-situacion-de-violencia.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

LOS PORKYS VENTILAN LA SUCIEDAD EN MÉXICO

Cuatro mirreyes de Veracruz dan testimonio fiel de la teoría que muchos tenemos sobre la justicia mexicana- si es que puede decirse que exista- donde prevalece la ley del más fuerte, el que tenga una mejor cuenta bancaria o una extensa red de influencias.

Los responsables son Enrique Capitaine -hijo del exalcalde de Nautla, Felipe Capitaine-, Jorge Cotaita Cabrales, Gerardo Rodríguez Acosta y Diego Cruz Alonso, hijos de funcionarios y empresarios dedicados a la comisión de delitos contra mujeres y niñas con fines de explotación sexual, que asistían al Instituto Rougier junto con la víctima.

Muchos en México pagan condenas de años por haber robado un kilo de barbacoa o una barra de pan para alimentar a sus familias. Otros son violentados por policías y autoridades de nuestro sistema de justicia. Políticos endeudan a estados y países enteros sin pagar un solo peso de lo que se llevaron.

Recientemente circulan vídeos que se han vuelto virales donde los Porkys “ofrecen” disculpas a Daphne Fernández a la presuntamente (digo esto por mero protocolo) violaron y la agredieron sexualmente. Indignación, repudio, amenazas de muerte y frustración fueron los sentimientos que han dejado estos videos en la sociedad mexicana; la respuesta del fiscal que lleva el caso fue: “un video no es prueba suficiente para la detención”. Se apega a la ley y a sus lagunas legales para proteger a un grupo de delincuentes que creen que con dinero y la protección de sus ‘papis’ pueden jugar con lo que se les antoje, incluso si su antojo es una joven en una noche de antro.

Debo confesar que por primera vez escribo un artículo con rabia y frustración; apenado por la realidad que existe en nuestro país donde el sistema de justicia no solo es incompetente, sino que también es descarado. Plagado de oportunidades para violar la ley que deben defender, donde el cheque en blanco basta para culpar a otros y dejar libre a los delincuentes reales.

En las cárceles de México casi un tercio de los detenidos son inocentes, no tuvieron dinero para pagar un buen abogado o simplemente se encontraron en el lugar y momento incorrecto, situación que aprovecharon nuestras autoridades corruptas para terminar de atar los cabos a su conveniencia.

Debo confesar que por primera vez escribo un artículo con rabia y frustración; apenado por la realidad que existe en nuestro país donde el sistema de justicia no solo es incompetente, sino que también es descarado.

Muchos en México pagan condenas de años por haber robado un kilo de barbacoa o una barra de pan para alimentar a sus familias. Otros son violentados por policías y autoridades de nuestro sistema de justicia. Políticos endeudan a estados y países enteros sin pagar un solo peso de lo que se llevaron. Narcotraficantes y delincuentes andan por las calles sin el más mínimo temor de ser encarcelados algún día.

Mientras tanto Daphne no solo tiene que vivir con saber que sus violadores se encuentran libres y lo estarán por mucho tiempo pudiendo delinquir cuando se les pegue la gana, tiene que soportar el recuerdo casi ineludible de las manos de estos ‘Porkys’ inhumanos pasando por su cuerpo y, por si fuera poco, tiene que responder a acusaciones de familias ultraconservadoras que la acusan de tener la culpa de su propia violación por “andar en la calle de noche y vestir de manera provocativa”, vaya tontería.

Para muchos igual de frustrados y enojados que yo quienes dicen que“de la justicia divina no se salvan”, a mí ya me comienza a hacer falta algo más que la justicia divina para que estas personas dejen de dañar tanto a nuestro país. Ah, por cierto, los “tesoritos violadores” son de Veracruz, un estado en donde Javier Duarte ha hecho desaparecer la justicia y ha callado a muchos periodistas a balazos, vaya coincidencia.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”