Oposición en México ¿Dónde?

Hablar de oposición en México me hizo concientizar del horizonte político que se aproxima en estos dos últimos años presidenciales de EPN, causando en mí curiosidad por saber cuál ha sido el papel de la oposición en la historia política del país y, principalmente, conocer si es esto lo que la sociedad mexicana requiere realmente.

La necesidad de un partido de oposición para evitar recaer en el repetido y fallido sistema partidista en el cual nos encontramos inmersos.

Encontré, algo que me sorprendió bastante, una estrecha relación entre las fechas de fundación de los partidos y algunos procesos electorales, es decir, partidos políticos que vieron su nacimiento coincidentemente en periodos previos a las elecciones presidenciales permitiendo la inmediata postulación de su candidato.

Y más contraproducente aún, los fundadores de dichos partidos provenían de las filas del partido hegemónico que al no ver posible una candidatura a su favor, rompían con el sistema, alegando corrupción, como excusa para su ruptura e inmediata postulación, o a mi parecer, un capricho demagogo que abusa del sistema y de su poder para alcanzar la presidencia, o al menos anhelar a ella.

El juego político que han abordado los partidos políticos para posicionarse en la silla presidencial a lo largo de los años, ha mantenido similitudes en su proceso de fundación e institucionalización, la búsqueda y lucha del poder, una ambición compartida entre los líderes políticos sin importar ideologías.




La historia comienza con la idea progresista del presidente, Plutarco Elías Calles, creando a lo que hoy conocemos como al Partido Revolucionario Institucional (PRI), precedido por dos nombres, en 1929 por el Partido Nacional Revolucionario (PNR) y posteriormente el Partido de la Revolución Mexicana (PRM) en 1938, con el ideal de unificar a todos los estratos sociales y avanzar a una era de institucionalización, sin embargo, fue la excusa perfecta que permitió a Calles perpetuarse en el poder estableciendo una hegemonía institucional en las elecciones próximas.

Tal proceso partidista fue repetido por Manuel Gómez Morín, al fundar el Partido Acción Nacional (PAN) en 1939, a raíz de la inconformidad social en medio de un sistema preponderantemente unipartidista, en el cual no logra la postulación de un candidato sino hasta 1952 pero que con el tiempo se volvería principal opositor electoral.

El poder hegemónico alcanzado por el PRI causó la retirada de muchos de sus integrantes para reagruparse en un nuevo conglomerado político, el Frente Democrático Nacional, preámbulo del Partido de la Revolución Democrática (PRD) creado en 1989, encausándose en las elecciones de 1988, esta unificación de diferentes partidos políticos fue con la intención de hacer frente a la hegemonía unipartidista pero que, irónicamente, fue liderado por ex miembros priistas que habían sido rechazados por el sistema de continuidad presidencial.




La última gran generación partidista fue llevado a cabo por Andrés Manuel López Obrador, cuando en 2012 fractura su relación con el PRD, al ser excluido a las próximas elecciones, para fundar en 2014 el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), proceso repetitivo en la vida política del tabasqueño, cuando realizó lo propio al desertar de las filas del PRI en la década de los 80´s.

En la actualidad pareciese que el multipartidismo de México, no debe su razón de ser a excelsa capacidad democrática de la política mexicana, ni al de un sistema plural y diversificado, sino que es el resultado de la acción realizada por algunos personajes ambiciosos que antepusieron sus interés profesionales y políticos al querer continuar en la contienda y se vieron encasillados por un sistema que les coloco un techo de cristal en su carrera política.

Esta oposición suena más a un juego de niños, donde el que va perdiendo se lleva  su pelota y decide jugar con los niños de otra cuadra, similar ha sido la proliferación de partidos políticos, donde tomar el camino de la oposición es vía más fácil para seguir en la jugada y no finiquitar su carrera hacia la presidencia y, consecuentemente, seguir viviendo del financiamiento público campaña tras campaña.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “Cae Primer Chivo Expiatorio”

El día de ayer cayó el chivo espiratorio del PAN. El ex gobernador de Sonora, Guillermo Padres, se entregó ante las autoridades, después de dar una entrevista exclusiva al periodista y comunicador Ciro Gómez Leyva, en Radio Formula. En cuanto el ex gobernador dijo que se iba a entregar, personal de la Marina y Ejercito Mexicano se hicieron presentes afuera de las instalaciones de la cadena radiodifusora.

 




Aunque Padres tiene algo de tiempo de ya no ser miembro del PAN, pues el partido lo expluso, claramente es la muestra del partido albiazul que están en el lado de combatir la corrupción. Eso sí, si uno les menciona Margarita Arrellanes o Fernando Larrazabal, no dicen ni pío, pero bueno no es el asunto.

Este movimiento de entregar en bandeja de plata a Padres, es una estrategia muy clara para el 2018, que no dudemos que el PRI en algún momento y si puede va a copiar.

Desde el mismo día de ayer, senadores del PRI le solicitaron o más bien exigieron al ex gobernador de Veracruz, Javier “Ñoño” Duarte, que siga el ejemplo del ex mandatario sonorense, y se entregue a las autoridades para que sea investigado por crimen organizado y lavado de dinero.

Lo interesante de esta cuestión, es que Duarte, a diferencia de Padres, dudo mucho que se entregue, al contrario, es muy probable que ya ni siquiera siga en el país.

Esto mismo pinta un panorama muy negro para el PRI en el 2018. El partido oficial debe de entregar a uno de los suyos para tener por lo menos las más mínimas posibilidades de llegar en tercer lugar en las elecciones Presidenciales. Pero esto se ha ido reduciendo cuando uno se da cuenta que todos, absolutamente todos los mandatarios que están acusados de corrupción, o están desaparecidos o se la pasan amparándose para evadir a la ley, como sucede en el caso de Rodrigo “Golden Boy” Medina.

Ahora no dudemos ni en lo más mínimo que el PRI y hasta el Gobierno Federal, se adjudique el triunfo de apresar a Padres.

 




Son tan descarados que dirán que esa fue la forma en la que demuestran que combaten a la corrupción, cuando en realidad el que quemó su cartucho y de manera muy estratégica fue el PAN, pero bueno ya saben que esto es puro show, así cómo la campaña de “El Bronco”, ¿o no?

¡Ahí Se Leen!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Quieres democracia? ¡Paga por ella!




Cuando me encontraba en Suiza en el verano del 2012 tuve un debate muy interesante con un estadounidense sobre la forma en la cual cada uno de nuestros países financiaba las elecciones presidenciales (recordemos que en aquel año Estados Unidos y México tuvieron elecciones a la Presidencia). ¿Por qué el debate? Te explico a continuación.

En México todos sabemos que cada año cierta cantidad de dinero del erario público se destina al Instituto Nacional Electoral (INE). Después de asignar el presupuesto, el INE se encarga de repartirlo entre los partidos políticos de acuerdo al porcentaje de votos que hayan obtenido a nivel nacional en los comicios de un año anterior. A diferencia de nuestro país, en la Unión Americana, las cosas se manejan de una manera muy diferente, debido a que tú como ciudadano y votante decides si quieres o no aportar dinero en las campañas de recolección de fondos de los partidos políticos y si se da el caso también a los candidatos que se estén postulando a diferentes cargos públicos.

A diferencia de nuestro país, en la Unión Americana, las cosas se manejan de una manera muy diferente, debido a que tú como ciudadano y votante decides si quieres o no aportar dinero en las campañas de recolección de fondos de los partidos políticos y si se da el caso también a los candidatos que se estén postulando a diferentes cargos públicos.

Con esta explicación y el debate que tuve en ese verano del 2012, llegué a la conclusión que en México parece que hay un sistema de que si queremos democracia, debemos pagar por ella. En las elecciones de hace un año el INE dio un total de 5.199 mmdp a los partidos políticos, ya sea para sus campañas electorales, para actividades específicas y para el sostenimiento de las actividades ordinarias permanentes. De hecho el presupuesto asignado en ese año ha sido el mayor desde 1997, esto según información del INE.




Para las campañas que terminan ya este próximo 5 de junio se asignaron 3.953 mmdp y de igual manera son para gastos de campaña, y sostenimiento de actividades ordinarias permanentes. Realmente viendo este tipo de cifras quedé asustado, pero de igual manera me doy cuenta de cuanto se gasta por año para mantener el sistema democrático en el que vivimos y que muchos dudan que funcione correctamente, opinión que en lo personal no comparto.

Lo que sí creo es que es exagerada la cantidad de dinero que se va a los partidos políticos, y aunque viene siendo cierto que muchos sí hacen campañas de recolección de fondos y reciben en muchas ocasiones donativos, estos no son representativos a comparación de la cantidad que reciben de nuestros impuestos.

Por esto mismo se ha manejado ya en varias ocasiones que tener un partido político es absolutamente todo un negocio y muy redituable. No por nada vemos que en cada periodo de elecciones que nacen nuevos partidos políticos, que en muchas ocasiones carecen de ideología e incluso estructura. En el caso de Nuevo León el año pasado tuvimos el Partido Cruzada Ciudadana que tenían como candidato a la gubernatura a Luis Farías. La familia Farías lleva décadas viviendo del erario público teniendo un partido político – Cruzada Ciudadana – y no dudemos que para el 2018 resurja y nuevamente reciba una parte del pastel y con eso viven.

Ahora si vamos a ejemplos a nivel nacional, podemos hablar del famoso Partido Verde Ecologista de México, que desde su registro en 1986 ha pertenecido a una sola familia, la Familia González. También nos encontramos con ejemplos como Andrés Manuel López Obrador, que aclarando no tengo nada en contra de esta figura política, resulta imposible no cuestionar de donde ha podido sostener sus recorridos por toda la República Mexicana, siendo la respuesta muy obvia, con el presupuesto que se le asigna a los partidos políticos que ha pertenecido y al que actualmente dirige. De igual manera otros negocios disfrazados de partidos políticos son el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Nueva Alianza (PANAL) el cual fue fundado por la controvertida Maestra Elba Esther Gordillo.

De igual manera otros negocios disfrazados de partidos políticos son el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Nueva Alianza (PANAL) el cual fue fundado por la controvertida Maestra Elba Esther Gordillo.

Para evitar casos como los antes mencionados, lo que propongo es alejarnos de un sistema que se ha vuelto un negocio para unos pocos y ver hacia el sistema que tienen países como los Estados Unidos. Eso sí, el debate siempre ha estado en que si vamos a un sistema de donaciones y recaudación de fondos es muy probable que ciertos grupos de poder apoyen a partidos y candidatos a cambio de favores. Aunque viene siendo cierto que es una debilidad de ese sistema, no lo hace más diferente que el que tenemos actualmente, pues repito que los partidos políticos son negocios incluso en ocasiones familiares y que poco reditúan en la vida política de nuestro país.

Es hora de despertar y ver alternativas en el manejo de la democracia en nuestro país, el sistema bajo el que nos regimos actualmente lleva muchas décadas y tiende a quedar obsoleto, necesitamos mecanismos que hagan que la voz del ciudadano no se escuche solamente el día de las elecciones sino muchos meses e incluso años antes de emitir el voto. Solamente con un sistema de recaudación de fondos y donaciones podemos combatir la invasión de partidos políticos e incluso mejorar el tipo de candidatos a puestos públicos que tenemos hoy en día.

¿Tú qué opinas?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Sobre Edgar para la Presidencia y algo más…

El fin de semana fue muy destacada la noticia de que Edgardo Martínez, mejor conocido como “Edgar se cae” se estaba lanzando para la Presidencia de México. Si alguien no se acuerda de Edgar, les refresco la memoria, es el chavo que se volvió muy famoso en el 2006 por un video en YouTube en el cual se caía.

Obviamente Edgar no se lanzó a la presidencia de México y todo se trata de un simple proyecto escolar de la clase de Marketing Político en mi Alma Mater la Universidad de Monterrey. Lo sorprendente de la situación, y fue algo que comente en mis redes sociales y son cuestiones que me preocupan, es cómo la gente fácilmente se fue con la finta y comenzaron a echar pestes del joven y por ende el sistema político mexicano. Lo preocupante de esto, no son solo los insultos a Edgar, sino también que la gente no tomara en cuenta dos cosas:

1. Leyeron tan solo el titular de las notas periodísticas sin dar “click” para leer el artículo completo donde se explicaba que era un simple proyecto escolar.

2. Hay gente que no sabe que este año no hay elecciones a la presidencia de México o en todo caso, desconocen la ley electoral la cual prohíbe expresamente a cualquier persona a comenzar una campaña antes de tiempo, a menos que seas AMLO (sacarsmo).

Obviamente Edgar no se lanzó a la presidencia de México y todo se trata de un simple proyecto escolar de la clase de Marketing Político en mi Alma Mater la Universidad de Monterrey.

Esto nos habla mucho del porqué tenemos a los gobernantes que tenemos sinceramente. Si hay personas que no son capaces ni siquiera de abrir un el hipervínculo de una nota periodística y juzgan solo el título, ¿cómo podemos estar seguros que estos individuos antes de emitir un voto se fijan en las propuestas y el perfil de un candidato? Sí, es algo que nos debe de preocupar a todos.

Adicionalmente a notas como la de Edgar, podemos ver otro tipo de trabajo “periodístico” y lo pongo entre comillas porqué es más trabajo facticio de notas de medios dudosos que uno puede ver en Facebook y otras redes sociales. Estas noticias van desde que el hijo de Enrique Peña Nieto salió del closet hasta que Estados Unidos está invadiendo México con equipo militar. Nuevamente lo que sorprende es cómo la gente compra la historia y no realizan su “investigación” o por lo menos no se fijan que medio es el que lo está publicando.

Si hay personas que no son capaces ni siquiera de abrir un el hipervínculo de una nota periodística y juzgan solo el título, ¿cómo podemos estar seguros que estos individuos antes de emitir un voto se fijan en las propuestas y el perfil de un candidato? Sí, es algo que nos debe de preocupar a todos.

A nivel local lo mismo podemos ver con notas ficticias de movimientos en bancadas del congreso local, disque renuncias seguras en el gabinete de Jaime Rodríguez Calderón, o que hay gente conspirando para desbancar a alguna diputada y quedarse con el puesto. Todas estas historias, infundadas son con un solo motivo, grillar y engañar a los ciudadanos y claro crear desinformación.

Es muy importante que nosotros como lectores nos demos cuenta de donde obtenemos nuestra información, y además de eso, antes de hacer algún tipo de opinión sobre la historia no hacerla en base a un titular sino leer el artículo completo. En otras palabras no comerse el chicle .

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”