Impugnaciones y Procesos de Transición

Comparte este artículo:

Como en cualquier democracia moderna las impugnaciones y demás recursos legales son parte fundamental de un proceso electoral, pero en ocasiones estos podrían repercutir en los procesos de transición. Estas elecciones de 2018 no fueron la excepción, la reñida competencia política en muchos estados ocasionó resultados muy parejos que dieron pie a una serie de impugnaciones y peticiones de nulidad, entre otros. También siguieron habiendo casos , lamentablemente, de irregularidades mayores en procesos sobre todo en municipios rurales. 

En esta ocasión las impugnaciones a nivel federal disminuyeron considerablemente en comparación con la elección presidencial del 2012, al bajar de más de 200 recursos presentados contra la elección presidencial a menos de 10. En el resto de los procesos electorales se recibieron 505 impugnaciones, 348 de diputados y 134 de senadores. En la Ciudad de México hubieron 187 impugnaciones, 27 de ellas por el tema de los diputados de representación proporcional, mientras que en Nuevo León el Tribunal Estatal Electoral acumula 227 denuncias, 100 de las cuales son de Monterrey, en su mayoría presentadas por ciudadanos.

La obligación de la autoridad electoral es actuar conforme al derecho, todos los partidos y ciudadanos tienen el derecho a presentar los recursos que la ley les permita, pero también deben considerar cuando la diferencia es amplia o si el ambiente social no es el indicado, que tan viable o conveniente es el hacer la impugnación. Muchas veces la gente se molesta cuando ve que gana un candidato en tribunales pero también es cierto que repetir una elección no es cualquier cosa, además de los costos económicos también implica un costo social al someter a la ciudadanía de cierto estado/ municipio a otra campaña y otra jornada electoral que históricamente presentan menores votaciones en promedio que votaciones emparejadas a procesos electorales o estatales regulares.

Los procesos de transición no deben parar, habla bien de la madurez de los estados y municipios que han iniciado estos procesos de entrega-recepción a otros partidos aún y que se podrían cambiar las cosas, también hace falta ver si hay consecuencias por candidatos que rebasaron su tope de campaña, el tema es que en algunos países e inclusive en casos de ciudades mexicanas hay ejemplos históricos de cómo aunque la diferencia entre el 1er y 2do lugar es mínima no se pierde el clima de estabilidad social, los partidos y candidatos tienen una responsabilidad de asumir su derrota si así fue o de impugnar en tiempo y forma si creen que realmente fue injusto pero la propia autoridad electoral tuvo y tiene una responsabilidad mayor en realizar las jornadas con las menos irregularidades posibles y respetar el espíritu de las leyes, que no dejen de servir a la voluntad popular. 

“No se puede ir lo que no estuvo”; dicen Panistas tras la renuncia de Javier Lozano

Comparte este artículo:

Monterrey N.L. (10 de Enero 2018).- La dirigencia nacional del Partido Acción Nacional, celebró ayer la renuncia del senador de Puebla, Lozano Alarcón, mismo que aseguran los panistas, su lealtad esta con el PRI.

“La lealtad de Lozano desde hace ya mucho tiempo estaba con el PRI. Asó lo acreditaban sus propias redes sociales, sus votaciones en el Senado. Así que con esta renuncia simplemente es consistente con esta actitud que él ya venia expresando públicamente”, así lo dijo el blanquiazul Fernando Rodriguez Doval.

Mediante un vídeo, Javier Lozano anunció su renuncia a las filas panistas y lanzo fuertes acusaciones al ex dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya.

Rodriguez Doval descarta repercusiones negativas para el PAN tras la salida de Lozano.

“Si su lealtad estaba con Meade y con el PRI, lo más congruente es que haya renunciado al PAN, en ese sentido celebramos la decisión que tomo”, agregó Doval.

Por su parte Fernando Herrera, coordinador del PAN en el Senado, asegura que la salida del poblano se debe a que no sera el candidato del blanquiazul al gobierno de Puebla.

“No se puede ir lo que no estuvo. Sus intereses ya no estaban en Acción Nacional, desde que opto por apoyar iniciativas legislativas del PRI, partido del que fue militante hasta 2005, y al dar la espalda a acuerdos de la bancada panista en el Senado”, dijo.