Donald Trump enfría las relaciones con Cuba

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfrío este viernes las relaciones con Cuba, al frenar otro acuerdo clave del legado de Barack Obama, y al endurecer la política exterior hacia la isla caribeña.

El presidente estadounidense impuso limitaciones más duras para los estadounidenses que viajan a Cuba y restricciones para las empresas que hacen negocios con las fuerzas armadas en Cuba.

Además reiterará la oposición de Estados Unidos a los esfuerzos de las Naciones Unidas para levantar el embargo a Cuba hasta que se haga más para que la isla cumpla con los derechos humanos.

Sin embargo, este viernes la relación con Cuba dio un giro y Trump también pedirá al secretario de Estado, Rex Tillerson, convocar a un grupo para trabajar sobre la expansión del acceso a internet en la isla, aunque la Embajada estadounidense permanecerá en la isla. El mandatario argumentó que la flexibilización de viajes y comercio con la isla no benefició a la población cubana y solo ayudó al régimen de los Castro.

Este es el más reciente intento de Trump para socavar el legado de su predecesor. Más temprano, su gobierno cancelo el programa impulsado por Obama que buscaba frenar la deportación de indocumentados que son padres de niños considerados como residentes legales.

OBAMA HACE HISTORIA EN CUBA

Mientras que en Estados Unidos la noticia del día a día es el showman Donald Trump causando división y odio entre norteamericanos y latinos; Obama hace historia restableciendo la relación por demás quebrada ante Cuba, un suceso casi del tamaño de la muralla china o el derrumbe del muro de Berlín.

El distanciamiento entre Estados Unidos y Cuba duró poco más de medio siglo, la relación no solo era distante sino también tensa. Barack Obama se ha convertido en uno de los presidentes favoritos del mundo y tal parece que le gusta hacer historia; inició como el primer afroamericano gobernando un país históricamente de cuello blanco y ahora da el paso gigante para ‘hacer las paces’ con Cuba.

La agenda de Obama incluye reuniones con todos los sectores de prioridad en La Habana; desde empresarios de alto nivel, la iglesia que es un intermediario clave en la política exterior y, por supuesto, ante el máximo líder de los cubanos: Raúl Castro.

Durante su visita está programado un discurso por demás esperado ante miles de cubanos que aún están a la expectativa de lo que pueda decir sobre las condiciones en que se restablece la relación y la opinión de Obama ante los polémicos derechos civiles de los cubanos; este discurso será transmitido en directo para la Isla, detalle que pocas veces ocurre en un país que ejerce el control total sobre los medios.

Barack Obama se ha convertido en uno de los presidentes favoritos del mundo y tal parece que le gusta hacer historia; inició como el primer afroamericano gobernando un país históricamente de cuello blanco y ahora da el paso gigante para ‘hacer las paces’ con Cuba.

Tuvieron que pasar 88 años desde la última visita del presidente de Estados Unidos, en ese entonces Calvin Coolidge, a Cuba. Además Obama no lo hace solo, sino que se deja acompañar por su familia, señal clave de la comodidad y tranquilidad que siente en su visita.

Entre los juicios políticos en Guatemala, Argentina y ahora Brasil; la visita histórica de Obama a Cuba y los constantes intentos de la ONU por evitar nuevos conflictos nucleares la pregunta inminente es: ¿Para cuándo, México?

Durante su visita está programado un discurso por demás esperado ante miles de cubanos que aún están a la expectativa de lo que pueda decir sobre las condiciones en que se restablece la relación y la opinión de Obama ante los polémicos derechos civiles de los cubanos…

Gran trabajo de un presidente fresco, frontal y amigable a las relaciones exteriores, pero sin temblar cuando hay que tener mano fuerte. Barack Obama llega a una población en la que el 80% lo recibe con los brazos abiertos en niveles históricos de popularidad en el país cubano, solo comparado con la imagen del Papa Francisco.

Mientras pasen los días de Obama en Cuba tratando sobre derechos humanos, bloqueo económico e incluso béisbol espero que en la cabeza de los estadounidenses la reflexión tenga un eco profundo y directo ante la división que Donald Trump está proponiendo con la fuerza laboral que mueve a su país. En palabras del mismo Obama: “Confío en que el pueblo de Estados Unidos valora el trabajo serio de un presidente y la importancia de ser un país amigable con el mundo” de lo contrario esta visita quedará tan solo como una estadística más en la historia. Disfrutemos el suceso histórico más importante del siglo XXI.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”