“Robo de Alcaldías fue como un penalti”.- Manuel Negrete

Comparte este artículo:
Para el ex jugador y Alcalde electo de Coyoacán, Manuel Negrete, el robo de las Alcaldías de Monterrey y Guadalupe fueron como un penalti que no existió.
El ex jugador visitó esta tarde a Felipe de Jesús Cantú en el plantón que mantiene en los bajos del Palacio Municipal, donde expresó su apoyo al panista y a Pedro Garza Treviño.
“Esto fue un penalti que no existió y que la gente lo quiere hacer”, expresó.
Negrete señaló que las autoridades electorales deben respetar la decisión de los ciudadanos.
“Lo más importante es la gente, lo que decidió la gente y tenemos que defender el voto, la democracia de Monterrey y de Guadalupe. Espero que el Trife aquí en Nuevo León reaccione y se respete el mandato de la gente”.
Cantú aseguró que esta lucha que mantienen va más allá del partido y que confía en que la Sala Regional actúe conforme a derecho.
“El símbolo de la lucha no es Monterrey ni Guadalupe, no es Pedro y Felipe”, indicó, “es la lucha de ciudadanos que luchan por sus propios derechos y porque no queremos que se pueda vulnerar el voto ciudadano y que esto pudiese hacerse a alguien más”.
“Se trata aquí de garantizar que el voto que deposita cada ciudadano sea respetado y validado por las autoridades.
“Los Tribunales están para dar certeza y eso es lo que esperamos del Tribunal Federal Electoral”.
Garza mencionó que en Guadalupe seguirán en pie de lucha hasta que se haga justicia.
Al Palacio Municipal, Negrete llegó acompañado del también ex futbolista Félix Cruz, quien se sumó a la lucha por la defensa del voto.

Por negligencia y corrupción cayeron edificios.- MCCI

Comparte este artículo:

Los edificios que cayeron en el sismo del 19 de septiembre de 2017 colapsaron por negligencia de autoridades, Directores Responsables de Obra, ingenieros y de los constructores o responsables de los edificios.

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) llegó a esta conclusión tras indagar los antecedentes de 28 edificios que cayeron o se dañaron durante el sismo, de acuerdo con las conclusiones presentadas este martes del proyecto ‘¿Por qué se cayó mi edificio?’.

“El terremoto del 19 de septiembre del 2017 es una tragedia sin explicación oficial, una catástrofe sin juicio a los responsables de las más graves de sus consecuencias y una lección no aprendida para la capital de la república”, abundó Salvador Camarena, Director de la Unidad de Periodismo de MCCI.

“Por parte de las distintas autoridades no se conocen a plenitud las causas de los daños, el origen de todas y cada una de las decisiones humanas que pudieron haber incidido en el colapso de inmuebles donde murieron al menos 228 personas y donde miles quedaron en desamparo”.

No se ha sancionado por la vía de tribunales y del juicio de la opinión pública a quienes defraudaron la confianza de la ciudadanía bien desde un puesto público, desde la gestión empresarial o también se dan casos desde la ciudadanía misma, señaló.

Por ejemplo, Emiliano Zapata 56 fue construido sin respetar materiales y técnicas; en Bolivar 158 las conclusiones apuntan a que había advertencias de Cenapred de que existía un riesgo por una antena colocada en la azotea.

Thelma Gómez, coordinadora de las 28 investigaciones periodísticas, expuso que las autoridades locales obstruyeron la investigación de los colapsos.

“La mayoría de esas solicitudes no fueron contestadas incluso se reservaron expedientes”, advirtió.

Por ejemplo, la Delegación Benito Juárez, Coyoacán y Gustavo A. Madero negaron o entorpecieron el acceso a la información ante más de 800 solicitudes.

¿Y la tarea de Nuño?, deja pendiente reconstrucción de escuelas para irse con Meade

Comparte este artículo:

Aurelio Nuño renunció a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para irse como coordinador de la campaña presidencial de José Antonio Meade, el mismo día en que se tenía previsto comenzar los trabajos de reconstrucción de escuelas dañadas por los sismos de septiembre pasado.

En su agenda como funcionario público tenía el 6 de diciembre como la fecha para comenzar la reconstrucción de 276 escuelas, pero Nuño ya no estuvo en el acto protocolario de inicio de los trabajos, ya que renunció para respaldar al PRI y a su candidato.

Fue el titular del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), Héctor Gutiérrez de la Garza, quien en lugar de Nuño puso la primera piedra en la secundaria técnica No. 17, en la delegación Coyoacán, como parte del plan de reconstrucción, y habló de otros planteles donde se haría la misma labor.

En un comunicado dado a conocer en octubre pasado, la SEP informó que ya contaba con 20 mil millones de pesos para “reparar, rehabilitar o reconstruir más de 16 mil escuelas”.

De acuerdo con la información de la Secretaría, desde el pasado 6 de noviembre comenzaron las reparaciones de las 5 mil 63 escuelas que registraron daños parciales, aunque la dependencia no dio a conocer en cuántas de ellas ya se concluyó el trabajo, ni el avance en los estados.

Existen quejas públicas por la falta de atención a las escuelas dañadas. En noviembre pasado, se registraron dos manifestaciones de padres de familia y alumnos, en la delegación Iztapalapa, porque no han reiniciado las clases.

En su despedida de la SEP, Aurelio Nuño dedicó los primeros tres minutos de su discurso en las instalaciones de la Secretaría a hablar del liderazgo de José Antonio Meade.

Después habló de Peña Nieto, a quien calificó como un “político de gran visión”, destacó lo que consideró sus logros en la SEP, y resaltó la reforma educativa, que le tocó operar.

De lo único que no habló en sus 20 minutos de discurso, fue del proceso de reconstrucción y rehabilitación de espacios educativos, y del déficit de escuelas en activo que dejaron los sismos.

¿Fuero mal entendido?

Comparte este artículo:

Era una noche de octubre de 1913 y el Senador Belisario Domínguez se encontraba en su habitación de su hotel cuando fue sacado y llevado al cementerio de Xoco en Coyoacán en la Ciudad de México donde fue asesinado a punta de balazos, no sin antes que le cortara la lengua su enemigo profesional, el Dr. Aureliano Urrutia, con el fin de enviársela al entonces presidente, Victoriano Huerta. Tras darse a conocer los hechos y que Huerta había estado detrás del asesinato del Dr. Domínguez, Victoriano disolvió el Congreso y mando encarcelar a 90 diputados.

Con ese oscuro capítulo de la historia posrevolucionaria de México, en 1917 nació la figura de la inmunidad procesal o mejor conocido como “fuero”. Lo que entendemos con esto es que realmente este artículo de nuestra Constitución, nace no para darle privilegios infinitos a los Diputados y Senadores de la República, al contrario la idea original era protegerlos del Presidencialismo que existía en la época, ¿qué fue lo que pasó?

Lo que nació como una ley que protegía a los Diputados y Senadores de cualquier acusación en su contra por sus declaraciones y que adicionalmente garantizaba un balance entre poderes, puesto que de ésta manera se salvaguardan de eventuales acusaciones sin fundamento, es hoy por hoy el máximo símbolo de impunidad y corrupción en nuestro país.

La inmunidad procesal o fuero se ha ido viciando con el tiempo hasta llegar a lo que es, una cobija de protección para funcionarios públicos que han hecho algún delito, como el robo al erario, desvío de recursos, tráfico de influencias, entre otras cosas. Hoy para iniciar un proceso penal contra un funcionario público tiene que realizarse un juicio de desafuero, que solamente el Poder Legislativo puede proponer, tal y como fue el caso de Andrés Manuel López Obrador en el 2006. En el caso de Diputados y Senadores es de la misma forma, sus propios compañeros tanto de Cámara como de Partido.

La inmunidad procesal o fuero se ha ido viciando con el tiempo hasta llegar a lo que es, una cobija de protección para funcionarios públicos que han hecho algún delito, como el robo al erario, desvío de recursos, tráfico de influencias, entre otras cosas.

Durante las recientes semanas se ha propuesto y discutido, tanto en el Congreso Local de Nuevo León, como a nivel federal eliminar el fuero que tienen alrededor de mil 854 servidores públicos, entre los que figuran desde Diputados Locales, hasta el Presidente de la República. El fin de eliminar el fuero, para los que lo han propuesto, es que los servidores públicos no puedan seguir escudándose con esta norma.

Tal y como lo dijo esta semana por este portal Jorge Rodríguez, el chapulineo es uno de los males de la política mexicana, y yo consideró que otro de los males es el “fuero” que hoy gozan todas nuestras autoridades. Por otro lado, como Mauricio López lo mencionó, la #Ley3de3 no es lo único que se debe de hacer para combatir la corrupción, algo con lo que concuerdo, pues de igual manera tenemos a la inmunidad procesal impidiendo en más de una ocasión los ejercicios de transparencia y rendición de cuentas.

Durante las recientes semanas se ha propuesto y discutido, tanto en el Congreso Local de Nuevo León, como a nivel federal eliminar el fuero que tienen alrededor de mil 854 servidores públicos, entre los que figuran desde Diputados Locales, hasta el Presidente de la República.

Coincido con los puntos de vista de que se debe de eliminar el fuero de todos los funcionarios públicos, puesto que ya en nuestros tiempos no existe más el presidencialismo que había antes y después de la Revolución Mexicana. Al contrario, hoy en día el Poder Legislativo tiene en ocasiones más poder que el mismo Poder Ejecutivo. De igual forma, el fuero ha entorpecido en más de una ocasión las investigaciones contra funcionarios corruptos. Los que han cometido algún delito de una u otra manera consiguen la forma de “chapulinear” a otro puesto con el fin de seguir con el fuero, esto lo hemos visto en casos como el del ex edil de Monterrey, Fernando Larrazábal, quien en su momento saltó de alcalde a Diputado Plurinominal, con el fin de protegerse de una potencial investigación en su contra.

El fuero es en sí uno de los males del sistema político mexicano. Sin su eliminación completa no habrá Sistema Nacional Anticorrupción o leyes que puedan procesar de manera correcta a servidores públicos que han delinquido durante sus funciones. Por lo tanto, me uno a las voces ciudadanas que han pedido que se elimine por completo el fuero, ya que, desde mi punto de vista, ha sobrevivido a su propósito original.