¿Transparencia o abuso?

Las nuevas tecnologías, y en particular las redes sociales, han facilitado la comunicación, los negocios y hasta el empleo. Pero también han generado graves problemas de derecho. Un claro ejemplo de ello es la reciente polémica por el uso que le da a Periscope el City Manager de la delegación Miguel Hidalgo en la Ciudad de México, cuyo propósito es exhibir a quien incurra en alguna falta administrativa. Con esta conducta abusiva se vulneran toda una serie de derechos de la ciudadanía; algunos de ellos son el de la protección de datos personales, el honor, la propia imagen y la privacidad.

La información gráfica y acústica (como lo es un video de Periscope) es parte de los considerados datos personales de acuerdo al derecho mexicano. El derecho al honor, en este lance, se refiere a la fama o la reputación. El derecho a la propia imagen, en este caso, se refiere a que el titular del derecho puede impedir que se divulgue cualquier tipo de información que afecte su imagen sin su consentimiento. El derecho a la privacidad, en esta dimensión, se refiere a los aspectos de la vida de una persona que, de acuerdo a su propia voluntad, deben mantenerse en carácter confidencial. De acuerdo a la Ley de Protección de Datos Personales, el responsable del trato de éstos debe conducirse con base en el principio del consentimiento. Violar éste u otro(s) principio(s) constituye una infracción a dicha Ley.

El tema de Periscope, más allá de las reprobables violaciones a los derechos de la ciudadanía, conllevan un riesgo más peligroso: la constitución de facto de un tribunal alterno al poder institucional que castiga al presunto culpable de la infracción.

Los ciudadanos exhibidos en Periscope no sólo no han dado su consentimiento para la difusión de su imagen, sino que se han manifestado expresamente en contra para que se difunda. Esta conducta del City Manager viola casi todas las fracciones del artículo 63 de la misma Ley (las más importantes para esta cuestión son: I, IV, XIII y XVI), lo que le sería merecedor de una sanción por parte del Instituto Nacional de Acceso a la Información.

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México ya emitió una recomendación argumentando que este (ab)uso de Periscope constituye una violación al principio de legalidad y a los derechos ya mencionados. Parte del razonamiento de la CDH es que la utilización de esta app para exhibir a los ciudadanos infractores nada tiene qué ver con la transparencia y constituye una violación a la garantía de seguridad jurídica. (Lamentablemente, las recomendaciones de la CDH no son vinculatorias.)

El gobierno de Miguel Hidalgo justifica todas estas violaciones a derechos excusándose en el principio de máxima publicidad en materia de transparencia y el derecho a la documentación ciudadana. Sin embargo, su argumento no se sostiene, puesto que: 1. La máxima publicidad aplica, según la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, a toda deliberación o acto relacionado con la autoridad, no a la conducta de los particulares; y 2. La documentación ciudadana es para que los particulares documenten a los funcionarios, nunca al revés. Este punto ya lo sostuvo la CDH en su recomendación.

Los ciudadanos exhibidos en Periscope no sólo no han dado su consentimiento para la difusión de su imagen, sino que se han manifestado expresamente en contra para que se difunda. Esta conducta del City Manager viola casi todas las fracciones del artículo 63 de la misma Ley … lo que le sería merecedor de una sanción por parte del Instituto Nacional de Acceso a la Información.

El tema de Periscope, más allá de las reprobables violaciones a los derechos de la ciudadanía, conllevan un riesgo más peligroso: la constitución de facto de un tribunal alterno al poder institucional que castiga al presunto culpable de la infracción. Se genera un castigo doble: la sanción administrativa y el escarnio público. La cultura cívica es escasa en estos tiempos y sobre todo en México. Aplaudo que busque hacerse algo para inculcar ésta y para combatir a los que el City Manager llama “vecinos gandallas”.

Pero el fin no justifica los medios. Y lo más preocupante de ésto, es la actitud de la autoridad responsable frente a la Comisión de Derechos Humanos. Preocupa que, en lugar de dialogar respetuosamente, se ataque e incluso se insulte. Ya llegó el City Manager al punto de decirle a la CDH: “recomiéndame ésta”. Increíble, pero cierto. Y ésto únicamente refleja el nivel de desprecio por los derechos humanos que tiene dicha autoridad.

Ojalá esta actitud no la repliquen otros gobernantes, pues la posición de poder seduce y pervierte al grado de disfrazar discursos autoritarios de democráticos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Respuesta de Gobierno del Estado a CADHAC

El siguiente texto es en respuesta a la crítica que surgio el día de ayer por parte de la organización Ciudadanos en Apoyo los Derechos Humanos (CADHAC) donde cuestiona el proceso de selección del nuevo titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos por parte del Gobierno del Estado:

Agradeciendo atentamente la crítica que hace CADHAC en su sitio de internet (http://www.cadhac.org/comunicado/cadhac-ve-con-preocupacion-el-proceso-de-designacion-del-titular-de-la-cedhnl/) sobre el proceso de designación para la titularidad de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, son de nuestra mayor consideración los siguientes puntos:

– Lamentamos que esta organización civil que se ha destacado en la defensa de los derechos humanos no solo a nivel estatal, sino nacional, no se hubiera aproximado antes con nosotros a sugerir formas de perfeccionar la designación, sino que a escasas horas antes de las comparecencias hagan una publicación en su sitio de lo que no les pareció sobre una convocatoria publicada desde hace más de tres semanas. Al Gobierno del Estado, y estamos convencidos que también a la ciudadanía, nos hubiera encantado recibir sus observaciones y comentarios al respecto, y ponerlos oportunamente en práctica para lograr un aún mejor resultado.

– Lamentamos también que hayan declinado nuestra invitación a participar en el proceso, pues de esta forma Nuevo León no puede aprovechar su gran experiencia en la materia para poder hacer una designación más idónea. Es desafortunado que teniendo en nuestro estado a la Hermana Consuelo, Premio Nacional de Derechos Humanos de apenas este año pasado, no vaya a participar en la elección del próximo Titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Recordemos que este es un proceso de convocatoria abierta a la ciudadanía para la designación de este cargo, totalmente transparente que nunca había sido realizado con anterioridad en el estado. Tengan todos la certeza de que seguimos trabajando, en estricto apego a Derecho, por un mejor Nuevo León para todos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”