Jueza federal da suspensión definitiva a Javier Duarte.

Un juez federal otorgó una suspensión definitiva en contra de dos órdenes de aprehensión emitidas por las autoridades de Veracruz en contra de Javier Duarte, ex gobernador de ese estado,  por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, peculado, tráfico de influencia y coalición.

Sandra Leticia Robledo Magaña, la juez Primero de Distrito en Amparo Penal de la Ciudad de México, fue la que otorgó la suspensión definitiva a favor del ex mandatario de Veracruz.

Sin embargo, esto no significa que el ex gobernador vaya a quedar en libertad, puesto que la suspensión definitiva tiene como objetivo evitar que Javier Duarte sea trasladado del Reclusorio Norte, donde se encuentra detenido, a un penal en Veracruz. Además, el ex mandatario enfrenta un proceso por cargos federales.

A petición del equipo de abogados de Duarte, la juez Primero de Distrito en Amparo Penal de la Ciudad de México ordenó que los jueces de Veracruz tienen un plazo de tres días para establecer la fecha en la que, vía videoconferencia, se realizarán las audiencias iniciales por estas dos acusaciones.

El pasado 19 de Julio, la misma juez le había otorgado a Javier Duarte una suspensión provisional en contra de las órdenes de aprehensión dictadas en Veracruz.

Tras conocer la suspensión provisional a favor del ex mandatario, el fiscal de Veracruz, Jorge Winckler, aseguró que esa decisión no anula procesos ni se trata de una sentencia absolutoria. “La justicia llegara a los veracruzanos por favor tengan confianza”, señaló.

El pasado 22 de julio, Javier Duarte quedó vinculado a proceso y, cinco días después, su abogado presento una apelación en contra de esa medida.

Para argumentar su apelación, la defensa de Duarte señaló que a su criterio no se cumplían los requisitos legales que el Código Nacional de Procedimientos Legales contempla para que se vinculara a proceso a Duarte por delincuencia organizada y lavado de dinero.

Puntos claves del juicio a Javier Duarte.

El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, llega a México este lunes extraditado desde Guatemala. En su primera semana de vuelta en el país, enfrentará dos audiencias clave ante el juez federal que ordenó su aprehensión, por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

En dichas audiencias, que se desarrollan bajo las reglas del nuevo sistema penal acusatorio, y por lo tanto son públicas.

Entre los delitos que se le imputan a Duarte son:

Enriquecimiento ilícito, peculado, incumplimiento del deber legal, delincuencia organizada  y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y delitos electorales.

El Código Nacional de Procedimientos Legales, que rige el funcionamiento del nuevo sistema penal, indica que cuando una persona es capturada con una orden de aprehensión debe ser puesta de inmediato a disposición del juez que emitió dicha orden.

Esto significa que, al estar de regreso en MéxicoDuarte tiene que quedar a disposición legal del juez federal de control en el Reclusorio Norte, de la Ciudad de México, que es quien autorizó la orden de captura.

Acto seguido, el juez dará un plazo de 72 horas para decidir si vincula a Duarte a proceso; sus abogados podrán pedir que se duplique el plazo a 144 horas, como lo permite la ley, con el objetivo de reunir indicios que traten de desvirtuar los señalamientos iniciales de la PGR. La audiencia inicial terminará con la solicitud de la Procuraduría para que se imponga la medida cautelar de prisión a Javier Duarte.

Después el juez federal de control decidirá si vincula a proceso al ex mandatario veracruzano o lo deja en libertad.

Puede darse el caso de que el ex gobernador sea vinculado a proceso solo por uno de los dos delitos que se le imputen

Si hay vinculación a proceso, el juez fijará un plazo de investigación complementaria, que puede ser hasta de seis meses, de acuerdo con el artículo 321 del Código Nacional, para que la Procuraduría General de la República concluya de reunir las pruebas y formalice la acusación.