#ElNidoDelGavilán: “El Rey de España no juega béisbol”

Comparte este artículo:

En un país beisbolizado donde el equipo conservador compite 24/7 contra el pueblo bueno, el presidente aprovechó su visita en Centla, Tabasco y en un video junto a la Dra. Gutiérrez Müller, les aventó un “wild pitch” al Rey de España y al Papa Francisco pidiendo que ofrezcan disculpas por los agravios en tiempos de la Colonia. Desde ahí, la opinión pública se volcó a un debate muerto desde el principio desviando la atención de unos y otros.

A las pocas horas llegó el chisme a Madrid y el Gobierno de España, básicamente, lo mandó por “un tubo”, que ya pasó mucho tiempo, que no se puede valorar a los conquistadores con los criterios actuales, (porque matar en 1500 era vintage, quizás). En algún momento, el padre de Felipe, Juan Carlos, (sí, ese que puso Franco en el trono antes de morir y otrora rockstar del internet por el “¿Por qué no te callas?”), pidió perdón por cazar elefantes, los dos junto al gobierno español deberían hacer un mea culpa por mandarnos a Locomía y a Enrique Bunbury, al menos… 

Cuando todo seguía en un ambiente de cordialidad y chismes, salió el conocido escritor Arturo Pérez-Reverte, polémico por su machismo, para defender la Conquista como un favor que le hicieron al mundo. Éste tampoco le entendió al pitcheo del macuspano.

Andrés Manuel les hablaba de fortalecer la relación a base de pedir perdón y llenar Coyoacán de restaurantes “100 montaditos”, pero el Rey le entendió otra cosa y pensó que sería avivar al fantasma de Chávez y a Evo Morales por nacionalistas de izquierda. Y pues, eso sí no, porque el absolutismo nada más puede venir de un lado, según don Felipe.

Lo bueno de la historia es que la derecha clasista mexicana salió a hacer el ridículo -otra vez- defendiendo la Conquista, quizás esperando algún retweet de la Corona o un disco de Maná con la foto de doña Letizia.

Nunca sabremos que decía la carta o si hubo otra, pero quizás decía “Y como vosotros decís en Méjico, -Que te vaya bien, te lo lavas!! atentamente el Rey”.