No te hace independiente renunciar a tu partido

En la política, como ya se sabe, es costumbre presenciar toda una serie de artilugios que los funcionarios utilizan para no perder o recuperar su credibilidad o bien, conservar su poder; sean por medio de falsas acusaciones hacia los adversarios, de apoyos hacia iniciativas de ley que buscan romper con la forma tradicional de hacer política (como el caso de Margarita Zavala colgándose del estandarte de Kumamoto de “sin voto no hay dinero”), o de “candidaturas independientes”, la clase política busca, y encuentra, el triunfo de la empresa ya estipulada.




Ahora bien, resaltando la última estratagema, las candidaturas independientes si bien representan el triunfo (a pesar de los requisitos que lo complican) de la lucha por el derecho a ser votado, no se escapan de ser utilizadas para fines contrarios al bienestar del pueblo y a la lucha por un país mejor; tal es el caso de diversas situaciones que hemos presenciado en nuestra entidad federativa.

Tras el auge por las candidaturas independientes que resultó del triunfo de Jaime Rodríguez Calderón, no se hicieron esperar los intentos por proyectar, más que un movimiento, una imagen de político sin partido; fue así como los nuevoleoneses pudimos atestiguar una serie de actos desesperados y carentes de congruencia.

Dicho conjunto de acciones comenzó con la diputada Karina Marlen Barrón Perales, y el diputado Marco Antonio Martínez Díaz los cuales, tras haber contendido y ganado la diputación local, fungiendo como candidatos por el Partido Acción Nacional, optan por renunciar a su militancia; tras la renuncia, se abre una nueva bancada bajo el seudónimo de “Bancada independiente”; es ahí donde inicia el show y los baños de pueblo a que ya estamos acostumbrados a ver.

Igualmente, un tiempo después la bancada “independiente” consiguió un nuevo adepto: Jorge Alan Blanco Durán, diputado cuya candidatura por la diputación fue por medio del partido Movimiento Ciudadano.




Al igual que los diputados albiazules, el funcionario Blanco no esperó para sumarse al estandarte de no tener partido (una vez ya habiendo ganado la candidatura por la agrupación política, claro), y eligió el camino de renunciar a su militancia política, fungiendo como el tercer funcionario de la bancada independiente.

Finalmente, hace poco se ha repetido la estratagema, esta vez por parte de un diputado integrante del partido con mayor antigüedad del país: Eugenio Montiel Amoroso.

Al igual que los pioneros que inauguraron dicha práctica, Montiel procedió a ejecutar la misma estrategia: citar diferencias irreconciliables entre él y su bancada, y proceder a su renuncia.

Al ver esta serie acciones, que no parecen más que un circo como cualquier otro en esta tragicomedia que es la política mexicana, yo me pregunto ¿qué tanta desesperación y que tanta hambre de poder se debe tener, como para aplicar estrategias tan carentes de inteligencia? ¿Cómo va a ser independiente aquel que ganó representando a un partido, y posterior a la victoria renuncia a la militancia, y se corona como si desde campaña hubiera contendido sin el respaldo de agrupación política alguna?

Del lado del que lo queramos ver, eso no es ser independiente, eso es ser oportunista y cómplice de lo rancia que está nuestra política; asimismo, esa no es una bancada Independiente, es una bancada mixta en todo caso, pues alberga todo una mescolanza de colores de personas que se les ocurrió dejar su militancia después de haber ganado las elecciones con respaldo de tales colores.

A las cosas hay que llamarlas por su nombre, y ese cuarteto definitivamente no es “independiente”.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

El camino de los independientes

Las elecciones en 2015 dieron claras señales del hartazgo de la ciudadanía frente a los casos de corrupción que encabezan los partidos políticos y por ende, representan un llamado para que éstos últimos se reformen, se renueven y se solidifiquen como instituciones para recobrar la confianza de los mexicanos.

Ahora, en 2016, se llevarán a cabo elecciones a la gubernatura en 13 entidades de la República Mexicana, en los cuales al menos Veracruz, Zacatecas, Chihuahua y Baja California contarán con candidatos independientes a la gubernatura, alcaldías o diputaciones.

Las reglas:

Registro: Para convertirse en candidatos oficiales, los postulantes que carezcan de partidos deberán contar con el respaldo de cierto porcentaje de la lista nominal del territorio al que desean representar. Las reglas dependen de lo que se haya legislado en la materia en cada congreso local. En casos como el de Tlaxcala, los requisitos son mayores a los establecidos en otras entidades, al solicitar firmas que equivalgan al 3 por ciento del padrón.

Las reglas dependen de lo que se haya legislado en la materia en cada congreso local.

Financiamiento: Según un fallo del Tribunal Electoral, se crearán las condiciones parejas de competencias entre los candidatos independientes y los partidos con respecto al tema del financiamiento.

La historia:

Jaime Rodríguez fue el primer candidato independiente en llegar a la gubernatura en nuestro país. Nombrado y elogiado por periódicos como The New York Times y The Washington Post a nivel internacional, sin duda marcó un parteaguas en la historia política mexicana.

El año pasado, también salieron victoriosos figuras como Pedro Kumamoto, diputado local independiente del Congreso de Jalisco; Manuel Clouthier, diputado federal independiente del estado de Sinaloa y César Valdés como alcalde sin partido del municipio de García, Nuevo León.

Los esfuerzos por las candidaturas independientes se desarrollaron mucho antes de las recientes elecciones del 2015.

Sin embargo, los esfuerzos por las candidaturas independientes se desarrollaron mucho antes de las recientes elecciones del 2015.

El estado de Yucatán fue el pionero de las candidaturas independientes al legislar en 2006 para que candidatos sin partido compitieran en la entidad por cargos de gobernador, diputados, presidentes municipales y regidores.

El estado de Yucatán fue el pionero de las candidaturas independientes al legislar en 2006 para que candidatos sin partido compitieran en la entidad por cargos de gobernador, diputados, presidentes municipales y regidores. De esta forma, José Adonay Avilés Sierra, se convirtió en el primer candidato independiente electo en México, al ocupar el cargo de alcalde de Yobaín.

En 2006, Jorge Castañeda buscó registrarse como candidato independiente a la presidencia de México. Sin embargo, su registro fue negado al carecer del respaldo de un partido político que lanzara su candidatura. Acto seguido, Castañeda acudió ante instancias internacionales denunciando el hecho; y en el año 2008, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado mexicano a reformar sus leyes “en un plazo razonable” para proteger el derecho de los ciudadanos a ser electos. La corte argumentaba que las candidaturas independientes podían ser un mecanismo para fortalecer los derechos políticos y la democracia en el país.

Sin duda, este hecho fue un importante impulso para la creación de la Reforma Política en 2012, la cual crea la figura de las candidaturas independientes a través de modificaciones al artículo 35 de la Constitución Mexicana.

El camino a la presidencia:

Hace un par de días Pedro Ferriz de Con anunció a través de un video su intención por subirse a la carrera por la presidencia en el 2018.

No obstante, pocos se detuvieron realmente a escuchar el resto del video o a leer más notas al respecto. La propuesta del periodista es interesante ya que busca la creación de una plataforma llamada “el candidato de México” que albergue a la totalidad de los interesados en postularse sin partido para la presidencia de México, para abrir el debate entre ellos y elegir un candidato único que haga frente al voto duro.

Hasta ahora, los que se van encaminando a la ruta por la presidencia por la vía independiente son:

1. Miguel Ángel Mancera y Margarita Zavala, del PRD y PAN respectivamente, no han descartado postularse como independientes de no encontrar dentro de sus partidos las condiciones necesarias.
2. Graco Fernández Noroña, ex diputado del Partido del Trabajo también ha expresado su interés alegando poseer un “proyecto propio”.
3. Jaime Rodríguez Calderón ha declarado que “si la gente se lo pide” iría por la Presidencia en 2018.
4. Como se mencionó, este mes el periodista Pedro Ferriz de Con expresó su interés por convertirse en candidato independiente.
5. En junio del año pasado, Rodolfo Neri Vela, el primer astronauta mexicano, anunció que buscaría contender para la presidencia para acabar con la corrupción que se vive en el país.

Habrá que ver quién acepta la propuesta de Ferriz de Con para lanzar una candidatura independiente fuerte que sume los distintos esfuerzos, fortalezas e inquietudes de quienes deseen perseguir el camino hacia la presidencia.

La consolidación de candidaturas independientes en nuestro país ha significado un importante paso más para fortalecer nuestra democracia.

Por lo pronto, considero que la consolidación de candidaturas independientes en nuestro país ha significado un importante paso más para fortalecer nuestra democracia. Además, en congruencia con el respeto a los derechos humanos, se garantizan también los derechos políticos de las y los ciudadanos mexicanos.

Nos queda observar este momento en la coyuntura política que seguramente desembocará en la postulación oficial de uno o más candidatos independientes. Faltará ver sus propuestas con detenimiento y estar muy al pendiente tanto de los resultados de quienes ya ocupan un cargo público por la vía independiente, como de los partidos políticos y sus distintas estrategias para reposicionarse en la ruta al 2018.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

VÍA INDEPENDIENTE: SUEÑO DE LOS NO ELEGIDOS

En las elecciones del año anterior, por primera vez en el sistema político mexicano, se permitió la participación de un nuevo actor en la contienda: candidato independiente o sin partido político. Este hecho representó una contienda histórica para los ciudadanos que ahora podrían ejercer al pie de la letra el derecho a votar y ser votado, sin las estructuras políticas cargadas de burocracia y compadrazgos o simplemente sin la necesidad de afiliarse a partidos convencionales que con el paso de los años perdían credibilidad en la sociedad mexicana.

Los resultados fueron buenos a secas. La reforma constitucional que aprobaba esta figura también la acompañaban de diversos obstáculos que hacían que esta figura aún estuviera distante del ideal. Requisitos excesivos: una persona que quiera competir por la presidencia tendrá que recabar las firmas de al menos el 1% del electorado nacional, lo que equivale a unos 780,000 votantes. Para hacerlo, contará con un plazo de 120 días y tendrá que costearlo con sus propios recursos.

Después de los resultados de Jaime Rodríguez “El Bronco”, quién se convirtió en el primer gobernador “independiente” en la historia política mexicana, pasando por encima a los partidos más fuertes de Nuevo León, que incluso sumando sus votos no podrían derrotarlo. Pedro Kumamoto fue otro de los candidatos con mayor apoyo mediático en su candidatura por una diputación local en Jalisco, y Manuel Clouthier logró triunfar en Sinaloa.

Las candidaturas independientes se han convertido en la vía para los “no elegidos”, los que no tienen la certeza de contender por su estructura política o simplemente los que han sido olvidados por los reflectores de sus partidos.

Pero esta figura literalmente se ha “desfigurado” en las últimas semanas con miras a la contienda por la grande en el 2018. Las candidaturas independientes se han convertido en la vía para los “no elegidos”, los que no tienen la certeza de contender por su estructura política o simplemente los que han sido olvidados por los reflectores de sus partidos.

Entonces apareció Margarita Zavala con los arrestos para mandar un mensaje a su partido: “O es con ustedes o es por la independiente”. Le siguió Mancera —que no ve con malos ojos contender bajo esta figura—, el citado Bronco que desde antes de iniciar su gestión era señalado como el candidato natural por dicha vía, Fernández Noroña un ex diputado bastante controvertido y recientemente Pedro Ferriz quien extendió la invitación a Carmen Aristegui para “ir por México”.

Hay dos situaciones que atender con la aparición de figuras políticas o mediáticas que pretenden usar esta vía:

1. Las candidaturas independientes que pretendían empoderar al ciudadano bajo el ideal de una democracia cada vez más justa y eficiente se está perdiendo con las lagunas legales que dejó la reforma constitucional y que les permite a políticos de siempre tener una opción para cuando no se “alineen las cosas”.

2. Las diversas figuras “independientes” que se presenten en la lucha por la presidencia de México en el 2018 tendrán que vivir los egos de todo partido, unirse en una sola fuerza o de plano fungir como un participante secundario de la contienda que permitirá a los grandes partidos dividir la votación en su favor. Como dice el lema “divide y vencerás”.

Lobos disfrazados de ovejas van por la presidencia de la república. ¿Usted les cree?

Lobos disfrazados de ovejas van por la presidencia de la república. ¿Usted les cree?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”