Javier Duarte se declara culpable

Comparte este artículo:

Javier Duarte se declarará culpable esta tarde ante un juez federal del caso de asociación delictuosa y lavado de dinero en el que le imputan haber desviado recursos del erario de Veracruz a través de una red de empresas fantasma, blanqueados en 41 inmuebles.

El ex Gobernador pactó con la PGR un procedimiento abreviado que le traerá como beneficios la imposición de las condenas mínimas previstas por la ley para cada uno de los delitos, así como la reducción adicional de la tercera parte de cada una de ellas.

Desde el pasado 21 de agosto, al presentar la acusación, la PGR pidió que el ex Gobernador de Veracruz sea condenado a 25 años de prisión -15 años por lavado y 10 por asociación delictuosa-, en caso de que sea llevado a juicio.

En el mismo documento, pidió por anticipado el decomiso de 41 bienes inmuebles, 21 de ellos parcelas en Campeche, 6 inmuebles en la Ciudad de México, 5 en Quintana Roo, 4 en Veracruz, 4 en Guerrero y uno en el Estado de México.

A principios de mes, Reforma reportó que la Procuraduría ofreció 110 datos de prueba con los cuales pretende llevar a juicio a Duarte, 72 de ellos interrogatorios a testigos, 33 escrituras y documentos diversos y 5 series fotográficas y redes de vínculos.

Entre los testigos ofrecidos por la PGR están el ex diputado federal Antonio Tarek Abdalá Saad, y el ex secretario de Seguridad Pública de Veracruz, Arturo Bermúdez Zurita.

También Dominga Xóchitl Tress Rodríguez, a quien un testigo colaborador de la PGR señala como supuesta ex pareja sentimental de Duarte, y Ari Berger Alazraki, apoderado de Berger Joyeros, la joyería de Polanco en la que otro testigo con beneficios dice haber adquirido prendas para Karime Macías.

Detienen a cúpula de la policía de Javier Duarte por desaparición forzada

Comparte este artículo:

La Fiscalía General de Justicia de Veracruz ejecutó el operativo denominado “Tiro de Gracia” que permitió cumplimentar 19 órdenes de aprehensión en contra de ex mandos de la Secretaria de Seguridad Pública durante el gobierno de Javier Duarte, y elementos de dicha corporación, por su presunta implicación en un esquema organizado a través del cual se cometieron por lo menos quince desapariciones forzadas en 2013.

Entre los probables responsables se encuentra Arturo Bermúdez Zurita, ex secretario de Seguridad Pública del estado; José Oscar “N”, ex jefe de reclusorios de la entidad; José Manuel “N”, ex director de Operaciones Especiales; Roberto “N” exdirector de la Fuerza Civil del estado; Manuel Alejandro “N”, ex delegado de Seguridad Púbica y ex comandante de la Fuerza de Reacción; y Roberto Carlos “N”, ex director de la Secretarpia de Seguridad Pública y ex director de Policía Ministerial en Tamaulipas.

El gobierno de Veracruz, además, ofreció un millón de pesos de recompensa por información que facilite la captura de José Nabor “N”, ex subsecretario de Seguridad Pública, por su relación con este mismo caso de desapariciones forzadas.

De acuerdo con la carpeta de investigación FEADPD/ZCX/011/2017 las personas en contra de las que se ejecutaron en las últimas horas las 19 órdenes de aprehensión son responsables de haber implementado una “política ilegal” a través de la cual se detuvo sin órdenes judiciales a supuestos miembros del crimen organizado, que luego eran torturados y finamente desaparecidos.

 

Tras su detención las personas implicadas en esta acusación fueron trasladadas al penal estatal de Pacho Viejo donde quedaron a disposición de un juez de control quien primero calificará su detención y en los próximos días, definirá si hay elementos para vincularlos o no a proceso.

De los 19 acusados había dos que ya estaban detenidos previamente por otros casos y recluidos en Pacho: Arturo Bermúdez y José Oscar “N”

Cabe señala que el delito que se le imputa a todos los detenidos es el de desaparición forzada que ya de por si es un ilícito grave, pero que además tiene una pena más alta cuando hay víctimas menores de edad. Se prevé que los implicados, si son declarados culpables, alcancen penas que podrían de hasta 90 años de cárcel.

La Fiscalía de Veracruz destacó que este es un caso inédito a nivel nacional pues es el primero que llega ante un Juez bajo la nueva Ley General sobre Desaparición Forzada. La investigación estuvo a cargo de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas.