El Senador Miguel Barbosa, acusa a Osorio Chong de ser el responsable del espionaje

Monterrey (23 de junio de 2017).- Asegura Miguel Barbosa, que el responsable del espionaje a periodistas y activistas, a través del programa “Pegasus”, es El Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

Aseguró que la Sedena ni la PGR tuvieron que ver con esto, si no que a través del CISEN y Gobernación.

“Sin duda que cuando hablamos de que el CISEN es quien opera un software que es utilizado para el espionaje político, nos estamos refiriendo al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y al director del CISEN, sin duda que ellos son los responsables políticos frente a estos hechos, no son ajenos”, mencionó.

Barbosa dijo que esto es en referencia a la lucha que tiene el PRI (Partido Revolucionario Institucional), por permanecer en la presidencia de México.

En una conferencia de prensa, el ahora ex perredista y ahora Senador por Morena, mencionó que es reprobable que el CISEN haya utilizado el software con fines políticos.

“Esta fue una entrega controla, una entrega controlada en esa disputa que tiene dentro del propio poder por el asunto del 2018, eso es”, afirmó.

“El presidente está enojado por su Gobierno, como un Gobierno espía. Reconoce que el Gobierno cuenta con herramientas tecnológicas para ello, pero que no las utiliza con sus críticos. Le recomendamos que también se enoje con el ala de su Gobierno que filtro las sabanas de algunos casos de espionaje, ¿o que la operación de los softwares ya está al alcance de todos?”, agregó Barbosa.

También le sugirió al presidente de la república, Enrique Peña Nieto, que tome media en contra del sector de su gabinete que ha sido participe del espionaje.

“A mi también me han espiado; tengo cuidado al hablar por teléfono” asegura Peña Nieto

Durante la inauguración del Parque Industrial Lagos de Moreno en el estado de Jalisco, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, negó las acusaciones por el supuesto espionaje del Gobierno Federal contra periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos.

Peña Nieto, aseguró que incluso a el lo han hackeado, “a mi también me han espiado; tengo cuidado al hablar por teléfono” dijo el primer mandatario de México.

Por otro lado, dio a conocer que se va a denunciar a las personas que lo difamaron con el tema y dijo que el aparato de inteligencia del Gobierno era solamente para mantener la seguridad nacional, no para espiar.

Denuncian casos de espionaje

Periodistas, activistas y defensores denunciaron a la Procuraduría General de la República (PGR) casos de espionaje gubernamental, por lo cual pidieron una investigación.

Dentro de  las víctimas se encuentran Carmen Aristegui y Carlos Loret de Mola, entre otros, quienes en una rueda de prensa en donde se afirmó que recibieron mensajes sobre  los temas que abordan, como el caso de Ayotzinapa, la Ley 3de3 o la  Casa Blanca de la Primera Dama.

“Exigimos rendición de cuentas por parte del Gobierno mexicano sobre el uso de malware para realizar espionaje, la apertura de investigaciones independientes, exhaustivas y transparentes, así como sanciones contra los responsables.” indicó Ana Cristina Ruelas, directora  de la organización Artículo 19.

Además, pidieron a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) medidas para general más controles gubernamentales de herramientas de espionaje. Se documentaron un total de 88 casos de espionaje en México

“El espionaje en México se ha convertido en un mecanismo efectivo de intimidación a los derechos humanos, activistas y periodistas” afirmó Ruelas.

 

Se investigan casos de espionaje

Periodistas, defensores de derechos humanos y activistas denunciaron a la Procuraduría General de la República (PGR) casos de espionaje gubernamental, exigieron investigación.

Se ofreció una conferencia de prensa por parte de las víctimas después de que se divulgara un informe en el que se documentan a más de una docena de nuevos casos de espionaje con el programa Pegasus, vendido al Gobierno de México.

Además, pidieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) medidas cautelares y reformas legales para generar más controles gubernamentales de herramientas de espionaje.

“Exigimos rendición de cuentas por parte del Gobierno mexicano sobre el uso de malware para realizar espionaje, la apertura de investigaciones  independientes, exhaustivas  y transparentes,así como sanciones contra los responsables”, indicó Cristina Ruelas, directora de la organización Artículo 19.

Entre las víctimas documentadas se encuentran periodistas  Carmen Aristegui y Carlos Loret de Mola, y defensores de derechos humanos como Mario Patrón , del centro  Prodh.

Se explicó durante la rueda de prensa que las víctimas han recibido mensajes sobre temas que han abordado, como el caso de Ayotzinapa, investigaciones sobre la Casa Blanca de la Primera Dama, la Ley 3de3, entre otros.

“El espionaje en México se ha convertido en un mecanismo efectivo de intimidación a defensores de derechos humanos, activistas y periodistas” afirmó Ruelas.

La organización documentó un total de 88 casos de intento de espionaje en México.

#ContraPortada: “México: El País en donde hacer las Cosas Bien es más Peligroso que ser un Criminal a Sueldo

Hace algunos días leía con frustración que en México del año 2000 al presente 2017 han asesinado a más de 105 periodistas y que, además, han castigado a menos del 10% de sus asesinos. Que los feminicidios ocurren al menos 5 veces al día en el país. Que al fin hemos logrado un nuevo record en México, el de más homicidios de los últimos 10 años.

Hace un mes durante mi lapso de vacaciones en Baja California Sur asesinaron al periodista Max Rodríguez apenas a unos kilómetros del hotel donde me hospedaba, también en este mes asesinaron a una madre que buscaba con desesperación justicia para su hija que le fue arrebatada a manos de delincuentes, delincuentes que se fugaron de nuestro “magnífico” sistema carcelario para callar a balazos a ésta mujer.

¿Nos estamos acostumbrando a la muerte? Ya parece rutina el leer los principales diarios de México y encontrar al menos una historia de homicidio, de muerte por drogas, de ajuste de cuentas o de riñas campales entre bandas rivales.

Ya no nos conmociona el niño de Nuevo León que a sangre fría disparó contra su maestra y sus compañeros para después suicidarse en una secundaria causando la muerte de todos los desafortunados semanas después.

En México decir la verdad y hacer las cosas bien se paga con sangre, buscar justicia por cuenta propia es un boleto de ida a la tumba, no tranzar y no corromperse es señal de que difícilmente avanzaremos a la velocidad que otros lo hacen a base de billetes y favores.

¿Por qué hacer las cosas bien es más peligroso que ser un criminal a sueldo? La respuesta es muy sencilla. Ser criminal es pertenecer a una clase de poder casi mesiánico que te permite decidir quién vive y quién no, quién avanza y quién se queda.

Las cuantiosas sumas de dinero que manejan los criminales aunado a la corrupción a la que se prestan cientos de funcionarios, les entrega el poder total para hacer y deshacer a su conveniencia. Para comprar a la justicia que debería perseguirlos o, si no acceden, para callarlos a balazos en manos de matones que encontraron en la delincuencia la forma de salir de la pobreza y la falta de oportunidades.

Ya basta de pensar que un presidente vendrá a salvarnos mágicamente de la miseria de país en la que nos han envuelto, ocupémonos nosotros mismos de hacer comunidad, de crear nuestras propias oportunidades y de actuar en colectivo. Que si nos callan, tengan que callarnos a todos y, si nos matan, tengan que hacernos la guerra a todos primero. Involucrémonos ya en las soluciones de esta peste social.

¡YA BASTA, MÉXICO!

Hasta pronto Fernando

Fue un lunes diferente… A quienes te conocimos, mucho o poco, nos conmovió la noticia que hablaba de ti.

Gracias por tanto Fernando. Nos quedamos con tu compromiso a la ciudadanía, con el impecable manejo de tu apretada agenda en la que todos cabían, tu estrecha relación con los activistas, tu razonamiento empresarial y pensamiento humano.

Tu cercanía con los jóvenes y los no tan jóvenes, tu liderazgo y visión de una metrópoli responsable y sustentable. Con tu ímpetu y motivación por esta tierra que te vio crecer, motivación que inspiro a muchos a salir de la zona de confort y luchar por transformar a Monterrey.

Entendías perfectamente la combinación de sociedad civil, empresa y gobierno. Tomaste ese papel y trataste de unir los puntos para que todos caminaran en la misma dirección. Comprendiste que solo así, juntos, podemos llevar a mejor rumbo nuestro estado.

¿En qué puedo participar hoy para mejorar mi estado? Nos quedamos con esa pregunta que planteaste en alguno de tus videos. La participación ciudadana fue uno de tus principales objetivos por muchos años, promoviendo que desde jóvenes la gente se involucrara en los temas públicos y privados; pero siempre fuiste muy claro en que el involucramiento llevaba consigo la responsabilidad de proponer soluciones, no solo de quejarse.

Y así te decimos “hasta pronto Fernando”, descansa con la tranquilidad de que fuiste un ciudadano de tiempo completo. Nos despedimos y nos dejas un enorme legado a todos, ciudadanos, empresarios, políticos y activistas.

Las palabras convencen, el ejemplo arrastra. Honraremos tu memoria y serás eterno en cada rincón de esta tierra. México te extrañará.

Descansa en paz, Fernando Maiz Garza.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La máscara de la ficción

Justo frente a la cama, en una esquina de su alcoba, se yergue un librero de caoba. Por las mañanas, cuando el alba filtra las tenues partículas de luz a través de la débil cortina que protege a la ventana, observa iluminados unas maravillas en cada uno de sus anaqueles.

En el primer anaquel (si se observa de arriba hacia abajo), ve el temor en las murallas de Roma ante Aníbal; y sus elefantes embistiendo a las legiones malditas de Escipión en un continente desconocido. Atestigua el sufrimiento del último Gran Maestre de la Orden del Temple, envuelto en fuego, mientras lanza la maldición que terminó con toda la estirpe del rey de Francia.

Se vuelve cómplice del hidalgo de la Mancha en la lucha entre lo real y lo ideal (esto en una fantástica edición que se acompaña por un volumen complementario; como si no fuesen suficientes las letras románticas que preceden a la lengua cervantina), al enfrentarse a gigantes, ladrones, y enamorarse sin ser correspondido.

Si continua deslizando la mirada, visita aquel pueblo donde los muertos ambulan; donde la tierra es alimento y llueven flores; ahí donde los pergaminos vuelan y se vive –en ciertas ocasiones– más de cien años. Conoce de la osadía de Miguel Strogoff y su travesía por Rusia. Revive la rebeldía de los perros, el asesinato del Esclavo, y la hazaña de un Jaguar en el Colegio Militar Leoncio Prado. Percibe el olor que despiden los libros de la Biblioteca de Babel, el terror de los espejos, y el anacoluto del Tiempo en el Aleph.

Conoce la ingeniosa mente de Guillermo de Baskerville, quien resolvió el terrible crimen en una abadía, pero incendió, en el proceso, una biblioteca entera y la Poética de Aristóteles.

Escucha los ladrillos cayendo sobre lo que sería la girola de la Basílica de Santa María del Mar; muchos de ellos colocados –por cierto– por quien trabajó en la Barcelona del Siglo XIV como palafrenero, estibador, soldado y cambista. Observa a una Reina Duende atormentar a una princesa en el Palacio de Texcoco por las magias de un corazón de jade. Es testigo de la venganza de sangre que derivó de un asedio a una fortaleza solitaria en el médano de Malta.

Acto seguido, levanta esa débil cortina y mira a través de la ventana (no sin antes abrirla para permitir que la frescura y el aroma del rocío permee cada esquina de la habitación) otras tantas maravillas.

Observa la tierra del ombligo de la luna teñida escarlata, donde entre cerros, los crisantemos florecen en vano. La profecía del vuelo del ave que no aterrizó parece haberse cumplido, piensa.

Se percata de lo poco afable que resulta el olvido en la política. Observa una ciudadanía que atraviesa los mundanos pantanos de la indiferencia. Activistas que eligen bandos, portan armas, pero cavan trincheras y en zozobra se esconden. Maestros que exigen, recriminan, azotan; jamás educan.

Escucha voces del pasado a través del eco de cuarenta y tres estudiantes. Nota como la violencia aún permea la ósea del mejicano: ciudades donde no habitan las mujeres; gobiernos que enmudecen la voz de la democracia; pueblos que se alejan de la civilización.

Paisanos que huyen de sus raíces indígenas, y que abrazan el seno materno de culturas extranjeras. Nota un despotismo en la clase política que gobierna distanciado del ciudadano y de la ley; aquel cinismo que diluye el epígrafe de su muerte anunciada.

Entiende que no existen los pobres, sino estadísticas, y que la esclavitud se ha domesticado.

Todo aquello (disculpe el oxímoron) es una realidad quimérica. Son efímeros segundos donde la máscara de la ficción le muestra lo inverosímil que puede mostrarse la realidad, o dicho de otro modo, lo verosímil que resultan ciertas ficciones.

Quizá por ello, a aquel mexicano que observa semejantes maravillas, cada mañana le resulte su país más increíble que las ficciones de su librero…

Se ha convencido: entre los anaqueles de un librero cualquiera, se descubre al espíritu humano, y de tal azar, el de toda una nación. Solo ahí, podrá entonces el espíritu nacional, encontrar sosiego.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Una Doble Victoria: Apuntes sobre Activismo Ciudadano Espiritual

En tu condición de ciudadano(a):

1. ¿Adviertes la necesidad de mejorar la democracia en México?

Recorre esta última semana, y pregúntante qué tanto viste a cada persona con la que interactuaste como un “legítimo otro” con una historia y una voz que merecen ser escuchadas, respetadas y tomadas en cuenta, desde el reconocimiento de su plena dignidad.

2. ¿Te consideras a favor del combate a la corrupción en nuestro país?

Revisa por un instante si en el último año obtuviste algún beneficio personal al “brincarte” algún proceso, ley o norma; algo que permitiera que te “salieras con la tuya” sin que realmente consideraras cómo afectaste a los demás con esa medida, sencillamente para “hacerte la vida más fácil”.

Revisa por un instante si en el último año obtuviste algún beneficio personal al “brincarte” algún proceso, ley o norma

3. ¿Crees que en México se necesita promover más activamente la paz para acabar con los índices tan elevados de violencia?

Nuevamente te invito a reflexionar si, para empezar, has reconocido la propia agresividad que hay dentro de ti ¿la notas? Quizás cuando estás en el auto o en el camión, en el trabajo o en la casa. Son esas semillas de ira, enojo y odio las que carcomen nuestra capacidad de estar en paz con quien realmente somos y con quien realmente queremos llegar ser como individuos y sociedad.

Entre lo obvio, evidente y casi automático que a muchos de nosotros nos pueden parecer las respuestas a las primeras preguntas y lo incómodo, sorpresivo y hasta vergonzoso que nos pueden parecen sus respectivas indagaciones reflexivas, yace una doble victoria que podemos conquistar en nuestra condición de ciudadanos.

Entre lo obvio, evidente y casi automático que a muchos de nosotros nos pueden parecer las respuestas a las primeras preguntas y lo incómodo, sorpresivo y hasta vergonzoso que nos pueden parecen sus respectivas indagaciones reflexivas

La primera victoria es personal, se da en el terreno de nuestra integridad interior y consiste en reconocer que muchas de las banderas tan comunes que se enarbolan en nuestras narrativas políticas (piensen en democracia, paz, justicia, transparencia o equidad) tienen una dimensión interior, nada sencilla de cultivar, que demanda un franco proceso de desarrollo humano en nuestra condición de ciudadanos(as). Antes de criticar el estado de la democracia en nuestro país, vuelca la mirada hacia tu interior y honestamente pregúntate qué tan demócrata eres en casa, qué “reformas” necesitarías aprobar en el “congreso” de tu propio ser para gobernarte incorporando las virtudes de un régimen cuyo credo constitutivo es una igualdad fundamental entre ciudadanos; of the people, by the people, for the people.

La segunda victoria es colectiva, se da en el ámbito de nuestro tejido social y consiste en reconocer que en muchos de nuestros tropiezos cívicos se esconden profundos dolores humanos; en los escándalos de enriquecimiento ílicito, los abusos de poder que quedan impunes, el exacerbamiento de las desigualdes sociales, las desapariciones forzadas o las brutales ejecuciones arden también las dolorosas flamas de la deshonestidad, la injusticia, el resentimiento y la discriminación, lastres todos ellos de un agudo sufrimiento colectivo. Y si bien es cierto que el alivio de estos “dolores sociales” involucra muchas medidas, de distinto orden y naturaleza, como son las jurídicas, económicas y políticas (buenas leyes, buenos incentivos y buenas políticas), también es cierto que existe un dominio espiritual que es fundamental para la salud pública de nuestra polis. Si como ciudadanos podemos hacernos cargo de nuestro propio sufrimiento, nos predisponemos a exigir, tomar y apoyar acciones correctas, esas grandes y masivas que nutren los grandes movimientos sociales que pueden transformar a un país.

Si como ciudadanos podemos hacernos cargo de nuestro propio sufrimiento, nos predisponemos a exigir, tomar y apoyar acciones correctas, esas grandes y masivas que nutren los grandes movimientos sociales que pueden transformar a un país.

Al adoptar una mirada ciudadana que ancla su activismo en mirar primero hacia nuestro propio corazón, podríamos movernos de la incredulidad, la desconfianza, el enojo y la resignación que suelen suscitar los discursos políticos. Podríamos transitar hacia el sólido empoderamiento, la gentil irreverencia y el pleno sentido de auto-realización que supone convertir en pequeñas acciones diarias los grandes ideales políticos.

El activismo ciudadano, sin importar su origen ideológico, suele estar guiado por una sed de cambio, transformación y (re)evolución. Del que hablamos aquí nos atrevimos a bautizarlo con el apellido “espiritual” por una sencila y poderosa premisa: en la salud del alma (este concepto se puede entender de varias formas —pero ése es motivo de otra conversación—; valga aquí su equivalencia para fines prácticos con la noción de mente, corazón o ser) de cada ciudadano está un pilar fundamental de la sana convivencia social.

El activismo ciudadano, sin importar su origen ideológico, suele estar guiado por una sed de cambio, transformación y (re)evolución.

La virtud del ciudadano es toral para el florecimiento de la República. La idea está lejos de ser nueva; vean, por ejemplo y por favor, una versión contemporánea en el siguiente video https://www.youtube.com/watch?v=P_uYxw9r_h4 que hizo una maravillosa candidata para las primarias al Congreso por California en Estados Unidos, sobre lo que implica lo que ella llama una “Revolución de Conciencia, una Revolución de Amor”. Muchos —no me cabe la menor duda— ya están viviendo los principios del Activismo Ciudadano Espiritual en el mundo. Sigamos entonces creciendo el movimiento en nuestras comunidades, expandiendo voz, multiplicando victorias dobles y apoyándonos a hacerlo por un México en paz, reconciliado consigo mismo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”