La Taquería

Movilidad 2020 ¿Colapso o solución?

Comparte este artículo:

¿Monterrey empezará un proceso de mejora en su sistema de movilidad o seguirá su camino al colapso total? Esa es la pregunta con la que iniciamos el año.

Lo podemos analizar haciendo un balance de lo sucedido en 2019 y ver sus implicaciones para el 2020.

Terminamos el año con calles completas. En las calles Juárez y Juan Ignacio Ramón se ampliaron y se arborizaron banquetas con la finalidad de dar más espacio peatonal a las personas que se desplazan caminando y utilizando el transporte público. Un proyecto que, con áreas de oportunidad, nos da una nueva forma de visualizar cómo deben ser las calles en la ciudad pensadas en las personas y no solo en los vehículos automotores. Lo bueno es que se tiene un nuevo estándar de como deben ser las calles, lo malo es que siguen teniendo defectos de ejecución. 

El Gobierno del Estado publicó una Normativa de aceras en la que indica cómo deben ser las banquetas en los municipios del estado, principalmente en el área metropolitana de Monterrey. Buen inicio, el reto estará en que dicha normativa se convierta en reglamentos municipales durante el año. Los estándares de calidad que marquen dichos reglamentos serán decisivos para tener una buena movilidad peatonal o solo cubrir los requisitos para cumplir con la norma establecida. 

Después de meses de “trabajo” legislativo se concluyó la Ley de Movilidad. Lo digo entre comillas porque a mi entender la labor del Congreso es desarrollar leyes que su principal motivación sean los ciudadanos que representan, pero la realidad es que el trabajo es una lucha de partidos, acuerdos entre participantes, negociaciones para no afectar procesos de trabajo que requieren cambiar de manera urgente y la negación a trabajar verdaderamente bajo parlamento abierto. Esto es solo el principio, el 2020 estará marcado por muchos temas relacionados con esta ley.

El Senado realizó un cambio en la Constitución para establecer el derecho a la movilidad. Se agrega un párrafo en el artículo cuarto, que dice: “Toda persona tiene derecho a la movilidad en condiciones de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad”. Además, se da facultad a las cámaras de diputados y senadores para legislar en materia de movilidad y seguridad vial y a los municipios los faculta para elaborar planes en estas mismas materias.

¿Para que realizar estos cambios?  Para que durante el primer semestre del año, se tenga una Ley General en materia de Movilidad y Seguridad vial. 

Con esta ley se fijarán las bases para el diseño o modificación de calles y carreteras en el país, con la finalidad de que sean seguras para todo tipo de usuarios y disminuyan así las muertes y lesiones por hechos de tránsito. Gran reto si consideramos que Nuevo León es líder en excesos de velocidad, choques, atropellos y faltas al reglamento de tránsito. 

Con este contexto yo veo que los retos del año serán de todos y para todos. 

El reto del gobierno del Estado será lograr que su normativa llegue de manera eficiente a reglamentos municipales y que con la nueva ley de movilidad se logren cambios positivos para usuarios de la calle. 

El de los municipios será cambiar su visión de hacer calles y que el concepto de calles completas no se quede en solo una buena intención. 

El del Congreso será trabajar en nuevos proyectos como la ley de seguridad vial para el Estado y proponer reformas que nos lleven a tener calles más seguras. 

El de la ciudadanía será respetar el reglamento de tránsito que con todos los defectos de diseño vial que se tengan, sigue siendo el reglamento y hoy es casi letra muerta. 

Y el reto mayor para quienes habitamos esta ciudad será no aferrarnos a lo conocido y hacer cambios en nuestra manera de vivirla, aunque en algunas ocasiones nos implique renunciar a privilegios y malas prácticas que ya vemos como lo cotidiano.