La Taquería

Definitivamente, Durazo tiene que renunciar

Comparte este artículo:

Aunque coincido, en parte, que fue acertada la decisión del Gabinete de Seguridad de liberar en su momento al hijo del “Chapo”, Ovidio Guzmán López, misma que fue avalada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, considero que el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, debe dimitir de su puesto.

Hace poco más de dos semanas Durazo en un video que duro a lo mucho tres minutos, dio a conocer que durante un “patrullaje de rutina”, elementos de la Guardia Nacional fueron atacados por sujetos armados desde un domicilio, en la ciudad de Culiacán,  al ingresar a dicho inmueble los elementos detuvieron al Guzmán López.

Menos de veinticuatro horas después, el mismo presidente López Obrador “maromeo” a su secretario de Seguridad y dijo que se había tratado de una operación y que al ver la situación de riesgo por la que podía pasar la ciudadanía, decidieron dejar libre a Ovidio.

¿Fue una decisión acertada? Como ya dije antes, muy probablemente sí, el problema no reside en eso, sino en que llevó a tomar dicha decisión, una operación mal planeada y mal ejecutada, una operación, que según el mismo López Obrador, no estaba él enterado, ¿en quién recae la responsabilidad? Ciertamente en el Gabinete de Seguridad, pero en específico en Durazo.

Por otro lado, no podemos dejar a un lado la mentira, la mentira que Durazo soltó al pueblo mexicano la noche del 17 de octubre, y no dar a conocer que se trató de una operación planeada y ejecutada por el gobierno federal. Hoy, el Dr. Durazo se escuda diciendo que era “la información que tenía en el momento”, ¿en serio secretario? ¿el jefe del Gabinete de Seguridad no estaba tampoco entrado de la operación para detener a uno de los hijos del narcotraficante más conocido del mundo?

Ahora veamos más allá de la operación fallida en Culiacán, vayamos a los números, de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) hasta el mes de septiembre se han registrado 25,890 homicidios, si sigue la tendencia en los meses que restan del 2019, este año podría ser el más violento en la historia moderna de México, ¿cuál es la respuesta de Durazo? “Es la herencia que nos dejo Calderón”. Sí, no se puede negar, Calderón movió el avispero y así lo dejó, inició una guerra sin darse cuenta de las consecuencias, pero eso fue hace más de seis años. Tal parece que Durazo, es ese comprador de un coche destartalado, que le advierten que está dañado, pero aún así lo compra, y luego se queja de las condiciones en las que está el automóvil, ¿no sabía en qué se estaba metiendo?

Hoy no gobierna Calderón, ni Peña Nieto, quien dio continuidad a una estrategia fallida, sino López Obrador, es hora que dejen de culpar a los sexenios pasados, es hora que haya una estrategia efectiva y clara para combatir a la delincuencia, que vaya más allá del “fuchi”, “guácala” y culpar a los otros gobiernos “conservadores, neoliberales”.

En cuanto a Durazo, insisto, tiene que renunciar. Durante su comparecencia en la Cámara de Diputados, mencionó en múltiples ocasiones la falta de “calidad moral” que tiene el PAN para criticar su trabajo, pero es hora que él se de cuenta que el perdió toda la calidad moral para mantener el puesto que hoy ostenta.

Por congruencia, Durazo, renuncia, te quedó grande el puesto, deja que alguien con experiencia tome la estafeta.