La Taquería

AMLO: 1er Informe de Gobierno

Comparte este artículo:

Este 1ro de septiembre se tendrá el 1er Informe de Gobierno de Andrés Manuel. En estos nueve meses se han realizado aciertos, se han cometido errores y se ha llevado una política totalmente distinta a sexenios previos. Resumo aquí los principales hechos que han marcado la presidencia de AMLO, y los retos y riesgos que se vislumbran a futuro. 

Iniciemos con los errores cometidos por su administración. Hay 4 principales proyectos que son la bandera de AMLO, ninguno ha librado la crítica y mucho menos han acumulado alabanzas. La cancelación del NAIM y su alternativa de Santa Lucía, la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco en lugar de la optimización de las ya existentes o una refinería en Hidalgo, el Tren Maya a pesar de la negativa de las comunidades y el impacto ambiental, y por último la Guardia Nacional, ignorando Derechos Humanos y una estrategia efectiva para atender las raíces del crimen y la violencia. La falta de planeación, la terquedad para su construcción y la manera en la que se han impuesto estos proyectos ha provocado un claro aumento a la incertidumbre política y económica. Se han ignorando alternativas más viables, así como la crítica de la ciudadanía, aferrándose a su ejecución y muy posible fracaso, además de ir contra los objetivos ambientales globales.

Además las problemáticas graves como la corrupción, migración, desaceleración económica e inexperiencia afectan día a día a un gobierno que no parece tener soluciones claras. El Sistema Nacional Anticorrupción está congelado, prácticamente sin apoyo presupuestal ni institucional en la ASF, SFP e INAI que apoyen su implementación. Un Marcelo Ebrard que prácticamente lidera la política exterior sin interés alguno de Andrés Manuel. La incertidumbre económica provocada por una implementación equivocada de la política de austeridad con la estrategia del “machetazo” presupuestal, recortando sin analizar las consecuencias sociales en temas de salud, deporte, arte, seguridad y economía. Y por último un gobierno sin experiencia que corrió a funcionarios sin asegurarse que los nuevos pudieran cumplir con la carga para ejercer correctamente el presupuesto. 

No todo son fallas, tenemos claros aciertos que AMLO ha logrado y que se deben destacar. Aunque su ejecución no ha sido la mejor, la política de austeridad eliminó la idea y las malas prácticas de súper sueldos, lujos y privilegios de altos funcionarios. El combate al huachicol enfrentó una fuga importante de recursos que el crimen y la corrupción tenía en sus manos. El enfoque a políticas de bienestar social para grupos vulnerables como jóvenes, adultos mayores y madres solteras, especialmente en los muy necesitados estados del sureste del país rendirá sus frutos en poco tiempo. Y sobretodo la cercanía de un presidente con su pueblo, reduciendo de manera importante la brecha entre el poder, sus representados y la prensa. Esto no sólo por la mañanera, ejercicio democrático único en el mundo, sino por la cercanía en sus visitas a cada una de las ciudades que ha pisado. 

Con todo lo acontecido tenemos que interpretar las acciones de gobierno para identificar los posibles riesgos para los siguientes 5 años. Los valores democráticos como la rendición de cuentas y la libre expresión no son prioridad del presidente. Esto se confirma con los ataques constantes a la prensa desde Reforma hasta Proceso, así como los señalamientos a los organismos autónomos desde Banxico hasta el INE. Una centralización gubernamental alarmante en temas de compras y fiscalización. Leyes al vapor como la Ley Garrote, la Ley Bonilla, la Ley Taibó y las que puedan ser necesarias para sus fines. Y una rispidez social entre chairos y fifís, que en lugar de apaciguar termina abonando con sus comentarios matutinos. 

Seguimos con los mismos retos, pero parece que la estrategia para enfrentarlos es más esperanza y buenas intenciones que planeación, análisis, implementación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas. 

Recordemos que “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.