La Taquería

Adiós Loret: Necesitamos nuevos periodistas

Comparte este artículo:

La semana pasada se anunció la salida de Loret de Mola de su espacio en el noticiero mañanero de Televisa. Con un poco de optimismo, podemos considerar esto como el inicio de un cambio en la dinámica de la información pública en México. A nadie escapa que los grandes medios han jugado durante años un papel corporativo, beneficiando a las élites. Nos toca ahora a nosotros impulsar el relevo, una nueva generación de periodistas y medios de información: más independientes, más críticos y más comprometidos. 

Tan pronto se anunció la salida, los tradicionales opositores del gobierno se apresuraron a decir que esto era una prueba del autoritarismo del gobierno de AMLO. Si somos rigurosos con nuestra información, veremos que no es muy difícil concluir que la causa fue la mala situación económica de Televisa. En el sexenio de Peña Nieto, por conceptos de publicidad oficial, la empresa recibió más de 10,000 millones de pesos, fue la más beneficiada del sexenio. (Proceso, INAI, Presidencia) [1]. Recientemente, la empresa redujo sus ventas por publicidad en un 17% y espera que se reduzcan más debido al recorte en publicidad oficial del gobierno. En junio, sus acciones cayeron un 33.2%, su nivel más bajo desde el 2005. (Infobae) [2].  Para afrontar esta crisis, ha tenido que hacer cambios drásticos como la venta de su negocio de casinos (17 casinos de Play City) y, como ahora vemos, transformar su plantilla estelar. (La Política Online) [3]. Además, pronto se enfrentará a la competencia de una línea de televisión de América Móvil, uno de sus rivales más fuertes en otros sectores. (La Jornada) [4].

Una empresa en crisis, con nexos históricos con los gobiernos corruptos que nos antecedieron, sin mucha expectativa de mejora, no le queda más que doblegarse e intentar ganar tiempo en lo que logra elaborar un plan para salvar a la compañía. Yo dudo que el gobierno de AMLO se atreva a intentar presionar o siquiera a ligarse a una empresa de medios de comunicación y menos a Televisa. La filtración de, aunque sean detalles de un hecho así (información con pruebas, esto es, justo lo que falta ahora), sería una noticia que se expandiría como fuego y que golpearía las entrañas en la que este gobierno basa su legitimidad. 

Cambiar para que todo cambie

Hace unos meses, presidencia, respondiendo a una solicitud de información del INAI y de un ciudadano, reveló los gastos en comunicación social de presidencia (ojo, sólo de presidencia) y qué periodistas fueron los beneficiarios de estos gastos (solo periodistas, no medios). La noticia causó un revuelo general. Profesionales reconocidos del periodismo salían salpicados como beneficiarios de esta estrategia de comunicación social de la presidencia de Peña Nieto. Nada menor, las cifras eran enormes: Lopez Dóriga recibió 3.4 millones por mes, Federico Arreola (SDP Noticias) 2.13 millones, Krauze (Letras Libres) 2 millones, Riva Palacio (El Financiero y Eje Central) 400 mil mensuales, Hiriart (El Financiero) 300 mil, etc. (El Norte) [5]. 

A pesar de todo el revuelo, nada pasó. Fuera de que los señalados vieron heridas sus sensibilidades y, en gran parte, destruida su credibilidad periodística, no hubo consecuencias reales en el sistema de medios. Todo el gran revuelo se quedó en los comentarios constantes que muchos mexicanos les ponen en sus redes sociales, donde los acusan de chayoteros, de fifís, de prianistas, etc.

México siempre ha tenido un sistema de medios corporativizado y corrupto, siempre ligado al poder, nunca verdaderamente crítico. Solo hay que recordar la histórica alianza PRI-Televisa, el papel de los medios de comunicación en la campaña difamatoria e ilegal que fue el Peligro para México o, más recientemente, la cuestionable cobertura que se dio a las manifestaciones feministas de las pasadas semanas. (DataPop) [6].  

Ante todo, no hay que olvidar que el sistema de medios actuales favorece los intereses de los dueños de los medios, políticos y empresarios, sobre la veracidad de la información que se entrega al público.

Lo cierto es que, en la actualidad, la crisis ha pegado duro a los medios. Hace poco, El Norte cambió a su director editorial por un personaje sin experiencia periodística, sólo por su rol abierto y destacado como crítico de AMLO. Algo que, sumado a los recortes en salarios y personal que ha tomado la empresa de un tiempo para acá, ha generado molestias entre sus filas y ha provocado una caída en su credibilidad. ¿Por qué haría algo así? Porque también están en quiebra. Ahora publica constantemente notas sesgadas que deben ser leídas con lupa. 

¿Hay que intentar una reforma a los medios de comunicación? No lo sé. Tal vez sea aun algo temprano para eso, aunque sin duda es algo que en el mediano plazo tendrá que suceder. Una reforma que obligue a dar derecho de réplica, que imponga sanciones a los medios o periodistas (o hasta la inhabilitación para ejercer la profesión) por difundir información falsa o claramente sesgada con fines políticos. Ya habrá tiempo de debatir esto. 

Cuando sea hora de afrontar una reforma así, será necesario que haya ya formada una nueva generación de periodistas y medios de comunicación críticos y profesionales que puedan suplir a los actuales y que puedan satisfacer las necesidades de información de la ciudadanía. Hay que trabajar en nuevos modelos de medios, atrevernos a debatir como líderes de opinión. Medios de reciente fundación han dado grandes avances. Pensemos en Animal Político o en Horizontal o en proyectos como lo es Verificado Mx. Proyectos así que puedan finalmente sacar del escenario a los medios que sólo se preocupan por su beneficio personal.

Esta semana, Loret salió de su privilegiado espacio en Televisa, pero seguirá haciendo su sesgado periodismo en El Universal y en W Radio. Con su salida entró Danielle Dhiturbide, la responsable de la falsa historia de la Niña Frida atrapada en los escombros durante los sismos el 2017. Loret, en su columna en El Universal, declaró que el gobierno entretiene con circo al pueblo mientras cada vez hay menos pan. Curiosas palabras del que apoyó al régimen priista y nos regaló historias como la de Florence Cassez. 

Fuentes:

  1. Fuente: https://www.proceso.com.mx/587306/inai-difunde-lista-de-beneficiados-de-publicidad-oficial-con-epn-miles-de-millones-a-televisoras/amp
  2. Fuente: https://www.infobae.com/america/mexico/2019/07/09/televisa-registro-una-caida-de-ingresos-de-publicidad/
  3. Fuente: https://www.lapoliticaonline.com.mx/nota/124795-los-acuerdos-de-bernardo-gomez-con-la-4t-detonaron-la-salida-de-loret-de-televisa/
  4. Fuente: https://www.jornada.com.mx/ultimas/economia/2019/06/24/preven-caida-record-en-la-publicidad-de-televisa-7954.html
  5. Pongo la cifra en cantidades mensuales porque ayuda a dimensionar lo enorme de las cantidades recibidas. Fuente: https://twitter.com/reformanacional/status/1131764965738721281
  6. Una investigación de DataPop que monitoreó 679 notas periodísticas que dieron cobertura a la marcha, encontró que sólo 122 hablaron de la violación, mientras que 557 condenaron los daños al Ángel, al metrobus y el golpe que un infiltrado dio al reportero de ad40. Esto da 7.6 notas diarias sobre la violación, frente a 51 diarias sobre el Ángel. La gráfica es más enfática en mostrar lo errónea de esta cobertura. Pasó de ser una marcha legítima para exigir el fin de la violencia contra las mujeres, en una imagen sesgada del movimiento feminista como algo violento en sí mismo. Nada más equivocado. Gráfica: 

pastedGraphic.png

Avatar
Acerca de Adán Caballero
Le gusta la literatura y la política. Le molestan los conservadores, que le digan que algo no se puede hacer y su mayor enemigo es la ficción política.