La Taquería

¡Peligros a la vista!

Comparte este artículo:

Morena es una amenaza para el estado de derecho, o lo poco que queda de él. Un estado de derecho ya debilitado por sexenios de dudoso respeto al orden constitucional y por violaciones continuas a las leyes para no mencionar el desprecio permanente a la ética y a la moral pública. 

Lo ocurrido en días recientes en Baja California y en el Congreso federal son atropellos groseros a las leyes y al sentido común republicano. Preocupa igual dichos atropellos que los silencios del presidente de la República, al cual no le parece disgustar lo que sucede sin que intervenga a pesar de su incontinencia verbal, repetida diariamente en Palacio Nacional a las siete de la mañana. 

Dignos de respeto son los gritos de alarma de la todavía diputada morenista Tatiana Clouthier. Pero no serán suficientes si no logra reunir consensos legislativos más consistentes que unos cuantos votos en abstención que pasan desapercibidos frente al tsunami de aprobaciones de lo ilegal por un rebaño ciego y obediente, además de ignorante e inculto. 

En Baja California, se desvirtuó el voto popular, en el Congreso federal, se hacen leyes que ponen en peligro el derecho de propiedad privada por concepto de discrepancias políticas. Parece que regresamos a los tiempos del Terror en la Francia de fines del siglo XVIII, cuando una Asamblea Nacional jacobina disponía de vidas y de bienes de forma rabiosa. 

¿Alguien todavía le creerá al discurso “democrático” de un presidente al cual bastó de 8 meses para desvirtuar totalmente el bono popular recibido en las urnas hace un año? 

La Sociedad Civil debe reaccionar con energía para no permitir las descalificaciones continuas de instituciones cómo el Coneval, que junto con los desfiguros legislativos reflejan una degradación acelerada de la vida política mexicana. 

Sin hablar del seudo gobernador de Nuevo León que tiene más de un año violando la Constitución estatal al no ratificar el Contralor del Estado y que ahora demuestra su prepotencia de déspota al esconder las evidencias de su nepotismo vergonzoso.